Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Ir abajo

UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Amberle el Dom Mar 20 2016, 21:04

Amaneció y con el primer rayo de sol Amberle se despertaba, la cueva que usaba como casa era algo oscura pero dejaba entrar algo de luz a través de las raíces de los arboles. Arregló lo que ella llamaba cama, unas ramas y hojas en el suelo y cogió todo lo necesario para partir, esa rutina común pero hoy era diferente, hoy había quedado con una vieja amiga para investigar algo y, quién sabe, hacer alguna locura o vivir alguna aventura. Una sonrisa lucia en su cara mientras caminaba por el bosque y tarareaba una canción, hacía mucho que no tenía una amiga, quizás demasiado, se había acostumbrado a la soledad del bosque y siempre había pensado que tener amistades te hacía vulnerable, pero quizás se equivocaba.

Solo caminó un par de metros cuando escuchó un rugido, ese aterrador ruido no era ni más ni menos que su barriga avisándole de que le diera de comer, así que decidió desviarse un poco para cazar algo. Al cabo de unos minutos miró a las ramas de un árbol y pudo ver un nido con unos huevos, “¡bien comida!” pensó, y trepó al árbol con cuidado, justo cuando iba a poner sus manos encima de aquellos huevos notó como si la observaran, se detuvo en seco con las manos a pocos centímetros de la preciada comida, giro su cabeza y entonces lo vio. Muchos cuervos la miraban con una expresión casi de enfado, miró alrededor y vio todos esos nidos, entonces una mueca apareció en su rostro y un cuervo graznó, fue entonces cuando todos empezaron a seguirle, a mover las alas e incluso a abalanzarse contra Amberle para intentar arañarle con sus garras. – Malditos pájaros – dijo mientras cogía su arco y lo agitaba para espantar a los cuervos. Puso tanto empeño y fijación en los pájaros que se olvidó de que estaba subida en una rama, y en un aspaviento demasiado exagerado perdió el equilibrio y cayó al suelo de espaldas. Desde allí podía ver como todos los cuervos la miraban, se reincorporó un poco, alzó el puño y dijo - ¡ya me vengaré malditos¡ - pensó por un momento volver a subir pero sería inútil, a demás la caída le había lastimado la espalda y no quería romperse nada antes de explorar la montaña quemada con Elia.

Con mucho cuidado se acercó a los muros de Talos, no le gustaba la ciudad y no quería que la viesen, así que continuó bordeando los muros.
“¿Cuánto tiempo llevo andando?” se preguntaba Amberle mientras miraba a su alrededor, espero no haberme perdido aunque con las indicaciones que Elia le había dado no sería nada extraño. Miró al suelo y se llevó la mano a la barbilla para intentar recordar las palabras de Elia “Nos reuniremos junto a un árbol, al lado del desierto, tras los muros de Talos” recordó. Entonces se dejó caer sobre sus rodillas, miró al cielo y gritó - ¡Pero es que esto está lleno de árboles! -
avatar
Amberle
Hybrid

Ocupación : cazar
Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Elia el Mar Mar 22 2016, 03:57

Cada noche desde aquel baile de luces con el que se iluminó el cielo nocturno, Elia salía a su ventana, apoyaba la cabeza en los brazos y éstos en el alféizar, elevando la mirada hacia el oscuro y estrellado manto y preguntándose, en el más escrupuloso e íntimo de los silencios, si tendría ocasión de volver a ver tan hermoso fenómeno. Podía pasar horas en aquella posición, sentada sobre un viejo baúl en el que guardaba buena parte de sus objetos personales, antes de que, con el único preludio de un quedo e indescriptible suspiro, terminase por cerrar los batientes de la ventana y arrastrar los pies hasta la cama. Allí, aguardaba pacientemente a que el sueño la invadiese, a que el calor de las sábanas y las mantas de piel envolviesen su cuerpo con la suavidad propia de un amante gentil, y a que el juego de luces y sombras que se proyectaba contra las paredes de su habitación le mostrase algo más interesante que la estela invisible de los sueños de los habitantes de Talos… aunque en realidad ninguna de esos tenues velos que ella no podía ver le importaban lo suficiente. No tanto al menos, como para dejar la mente volar hasta la cetrina luz que había emitido el altar de la tierra aquel día en el bosque.

A veces le gustaba rememorar lo sucedido aquella noche con Kael. Otras, le bastaba con reproducir hasta la saciedad todas y cada una de las cosas buenas que había vivido en aquel cementerio de árboles, refugio de toda clase de criaturas y recipiente de una magia que no había empezado sino a despertar en un mundo hostil. Proyectaba en su mente las imágenes de cuando encontró a Munin, a Amberle o a su hermano pequeño. Recordaba los largos paseos por la zona, la manera en la que había sorteado animales, piedras y arbustos; los baños en las cristalinas aguas del lago antes de que la nieve caída y la repentina bajada de las temperaturas hiciera que tan impoluta superficie sucumbiese al gélido beso del primer invierno en siglos. Revivía el terror de saberse vulnerable entre las garras de Lennart; pero también la magia de un cuerpo junto al suyo… y por eso, por esa magia que tan capaz era de hacer que la joven esclava volviera a creer que había algo más allá de la miseria de sus días, Elia se había levantado aquella mañana con los primeros rayos de un tímido sol que no tardó en colarse por los pliegos de las finas cortinas con las que vetaba la mirada al interior de sus aposentos.

Lo había dejado todo preparado la noche anterior y por eso, si bien tuvo que demorarse un poco en darle las órdenes pertinentes a los palurdos que tenía a su cargo, no permaneció en aquella cárcel en forma de hogar más tiempo del necesario. Se calzó sus botas, prendió la capa más ajada con la que contaba y se ajustó las manillas de cuero a las muñecas antes de colgarse la bandolera de un hombro y precipitarse escaleras abajo a fin de salir de la mansión. Intentó que sus pasos no pareciesen demasiado acelerados; intentó que su presencia pasase desapercibida y no hiciera eco contra las paredes del lugar… y por eso decidió que era buena idea recogerse el cabello en una trenza de raíz cuando los soldados optaron por posar sus ojos sobre su discreta silueta. Desgraciadamente, algunos de ellos ya la conocían por los continuos líos y las visitas al castillo, a veces como presa y otras… en calidad de invitada. Afortunadamente, había pasado bastante tiempo por las calles como para conocerse, casi como la palma de sus manos, todos los callejones y callejuelas por las que deslizarse como una sombra.

Conocía cada metro de Talos y, gracias a sus “contactos”, había tenido también ocasión de enterarse por qué alcantarillas caminar, por qué trampillas deslizarse y dónde esconderse hasta que finalmente le perdieran la visa y ella pudiera seguir, en un camino subterráneo lleno de tierra, piedras y demás sustancias cuya naturaleza prefería no conocer, para salir de los muros de la ciudadela sin que nadie la viera. Sin que pudieran acusarla de desobedecer ninguna de esas estúpidas normas con las que la Reina Madre pretendía oprimir al pueblo que gobernaba en tiranía y evitar que el populacho saliera a investigar lo que había sucedido noches atrás… y en realidad, si había quedado con su querida Amberle en aquel lugar, había sido porque quizá ir al bosque resultaba demasiado evidente.

No pasó demasiado tiempo hasta la que femenina figura de la esclava emergió de la tierra por una caverna convenientemente tapada con unos rastrojos resecos que se encargó de devolver a su posición inicial mientras su guardián, Munin, su cuervo alado, alzaba el vuelo desde su hombro y se perdía en la inmensidad del horizonte que se abría ante ella. Echó tras eso una mirada en derredor, y aún permaneció unos minutos quieta donde estaba a la espera de que la cabecita rubia que tan familiar le era saliese de detrás de una rama, o una roca, o de cualquier sitio en realidad, y la increpara por haberse demorado… pero eso no llegó a suceder. ¿Quizá sus indicaciones sobre el lugar de encuentro no habían sido lo bastante precisas? ¿O quizá sí lo habían sido pero la otra era lo bastante despistada como para haberlas pasado por alto?

No lo sabía en realidad, y de no ser porque a los pocos minutos el ave albina regresó de vete a saber dónde, graznando y emprendiendo un nuevo rumbo, indicándole así que le siguiese, probablemente la humana no había encontrado forma de localizar a la híbrida.

- ¡Amber! –la llamó con una sonrisa, acercándose a ella a paso vivo- ¿Llevas mucho por aquí?
avatar
Elia
Human

Mensajes : 502

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Amberle el Miér Mar 23 2016, 21:25

Amberle alzó su vista al cielo y vio un cuervo blanco acercándose. “perfecto otro de esos pollos” pensó y cuando se dio cuenta se encontró con que el ave sobrevolaba sobre su cabeza en círculos. Se levanto, cerró el puño y con la otra mano lo señaló - ¡No te estarás burlando de mi verdad maldito pollo! – dijo enfadada, después de lo que había pasado era normal que pensara eso… o no tanto. Cogió el arco, tensó la cuera con una flecha y se dispuso a apuntarle. “servirá de comida” pensaba mientras lo buscaba, pero el ave albina se había ido.

Otra vez sola en un sitio que no conocía, esto ya se estaba volviendo una costumbre y comenzó a pensar en qué hacer para encontrar a Elia, o al menos para que ella la pudiese encontrar, porque claramente estaba perdida.

Primero subió a un árbol. “no sé si esto será buena idea después de lo que ha pasado hace un momento” pensaba mientras trepaba, pero desde arriba vería mejor, o eso pensó. Pero las ramas no le dejaban ver bien así que subió lo más alto que pudo y al asomar la cabeza por la parte más alta del árbol se dio cuenta de que estaba demasiado alto y que los demás árboles no le dejaban ver el camino así que agachó la cabeza y comenzó a bajar con resignación. Después se le ocurrió la feliz idea de esperarla en el sitio donde estaba, después de todo la mejor forma de que te encuentre es no moviéndote el sitio. Vio tres setos juntos bastantes frondosos, cogió su cuchillo y quitó algunas ramas y se metió en el interior, se hizo una cama con hojas y rama y se tumbo ha esperar.

No había pasado ni un minuto cuando de un salto se levantó, dándose en toda la frente con una rama un poco más gruesa que las demás. “Pero qué hago aquí dentro” pensó “aquí es la mejor forma de que no me encuentre, pero en que estaré pensando”. Tanto tiempo sola, sin que nadie la buscase que sus costumbres estaban fijadas. Salió de entre los setos y volvió a escuchar a un cuervo. Se puso en alerta para saber de dónde venía y al mirar a su derecha vio el albino y debajo de él venía a paso ligero Elia saludándola sonriente. Entonces Amberle se acerco a ella – Hola Elia, acabo de llegar – le dijo sonriente – pero, ¿¡Qué haces con ese pollo!? – dijo señalando al cuervo blanco. - No me gustan esos pollos -continuó lanzándole una mirada de odio al ave. – Pero me alegro de verte y si es tu amigo no le haré nada, hacia las montañas incendiadas íbamos ¿no?- decía mientras caminaba en dirección contraria.
avatar
Amberle
Hybrid

Ocupación : cazar
Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Elia el Sáb Mar 26 2016, 02:45

Elia seguía el camino que Munin le marcaba sin pararse a pensar en realidad si el animal se estaría o no equivocando. El tiempo que llevaban juntos había sido suficiente como para que ambos forjasen un vínculo especial, fuerte y único que les había llevado irremediablemente a entenderse con poco más que gestos, mohínas o un par de míseras palabras. Desde el momento en el que la esclava le había rescatado de aquel árbol al que había alcanzado un rayo, lo había protegido bajo un techo, alimentándole, preocupándose por él, protegiéndolo de los continuos intentos de envenenamiento del resto de esclavos de la casa que en las últimas semanas había pasado a regentar y encargándose de sus heridas por muchos picotazos que sus dedos se llevasen. Aun a día de hoy no estaba segura si aquello que unía el corazón del ave con el suyo era una amistad basada en la insistencia, en el odio inicial que se termina volviendo amor, o había trascendido a algo más… algo más profundo. Más único. Más retorcido. Algo que hacía que aquellos ojos rojos le taladrasen el alma y la encontrasen allá donde estuviese, o que supiera, aun cuando ella no le hubiera dicho nada, a qué persona o qué objeto estaba buscando. Algo que hacía que él quisiera ayudarla y guiarla por ese camino.

Sonrió de manera inconsciente, más para sí misma que para quien pudiera verla, conforme tuvo que ir acelerando los pasos para poder seguir el ritmo de su vuelo. No tardó demasiado hasta que vio la figura de Amberle bajo un árbol,  no pudo evitar rodar la mirada hasta el cuervo albino y musitar unas palabras de agradecimiento que, probablemente, ninguno de los dos oiría… o eso creía, porque él, tras describir un par de círculos en el aire y graznar otras tantas veces, descendió describiendo una bonita espiral hasta aposentar sus garras en el hombro zurdo de la mujer. Como fuere, las palabras de aquella vieja amiga con la que se había citado en aquel lugar tan lejos de todo, al margen de la ley que la Reina Madre imponía, ajena a todo el orden que representaban los soldados de la armada, la inquisición o cualquiera de sus figuras visibles y perdidas entre un mar de arena y roca en el que esperaban que nadie las encontrase, se le antojaron ciertamente extrañas. Tanto fue así que tras escucharla hablar dirigió una mirada de reojo al pájaro, que se revolvió inquieto en su hombro antes de mullir las plumas para parecer más grande.

- ¿Le has hecho algo a Amberle? –y tiró de su pico con suavidad al tiempo que la criatura trataba de graznar. Dejó escapar una risa antes de continuar- Te presento a Munin, querida. –dijo acariciándole las plumas- Es mi compañero de viaje. Allá donde yo vaya, viene conmigo. –metió la mano en una bolsita de cuero que llevaba prendida al cinturón, y de ella tomó unos cuantos granos de maíz que esparció convenientemente por su propia palma antes de acercárselo al animal.- Es un poco cabroncete… –picotazo al dedo en señal de queja por el insulto- pero en el fondo no es malo. –cuando terminó, dejó que se subiera a su mano, y con un movimiento del brazo, lo lanzó hacia el aire, dándole el impulso suficiente como para que volase y se perdiera, una vez más, en las infinitas  difusas líneas que se perfilaban en el horizonte. Le observó perderse en silencio, sintiendo una extraña sensación de miedo y melancolía entremezclarse en su pecho, pero volviendo a la realidad cuando su compañera puso rumbo a lugar que se habían marcado como objetivo… si entendemos como rumbo caminar en dirección contraria, claro. Elia sonrió con benevolencia, corriendo hacia ella para tomarla por los hombros y girarla hasta hacerla quedar de cara al lugar al que iban.- Montañas quemadas. –golpeteó  con el dedo un par de veces en la nariz contraria, recordándole el nombre antes de continuar marchando al lado de la mujer.- Seguro que nos espera una gran aventura, Amber. –comenzó a decir sin apartar la vista del frente. En realidad, lo esperaba.
avatar
Elia
Human

Mensajes : 502

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Amberle el Dom Abr 10 2016, 06:26

“Así que ese pollo tiene nombre y es amigo de Elia… bueno no será comida entonces pero como se atreva mirarme mal le despeino las plumas que seguro que gracia no le hace” pensaba mientras caminaba cuando sintió las manos de Elia en sus hombros. Le dio media vuelta y pudo ver una sonrisa en su rostro “vaya me alegro de que este tan feliz” pensó mirando hacia un lado un poco sonrojada, siempre había sido una chica solitaria así que el que alguien estuviera tan cerca le daba mucha vergüenza.

Elia le dio dos golpecitos suaves en su nariz – quemadas, chamuscadas, incendiadas… todo es lo mismo ¿no? – dijo mientras cerraba los ojos, fruncía el ceño y levantaba los puños cerrados, como si quisiera mostrar enfado pero no podía esconder que le hacía gracia. – Todo va en ese tema, fuego y calorcito – continuó mientras movía la mano haciendo un gesto de indiferencia.

Empezaron a caminar en dirección a las montañas quemadas, esta vez en dirección correcta, el camino estaba repleto de piedras y animalitos pequeños y por supuesto Amberle no podía contenerse en preguntar por todo lo que veía, ya que había sido criada con lobos que no podían enseñarle nada más que a cazar y después por una tribu de salvajes, algo más civilizados pero que tampoco sabían grandes cosas.

Se encontró un caracol encima de una pequeña roca plana, al ras del suelo, de inmediato hizo cuerpo tierra y se tumbo al lado de él apoyando el brazo izquierdo en la nieve y la cabeza sobre este para evitar tocar con la piel el frio suelo, dobló las rodillas para levantar los pies del suelo y comenzó a moverlas como si estuviera dando pataditas al suelo, ladeó la cabeza y empezó a darle con el dedo en la cabeza al pequeño caracol – ¡ Elia ¡ ¿ Que es este animal? Porque… ¿Es un animal no? En mi tribu no le pusieron nombre porque como es tan pequeño que no se puede comer pues no merece la pena pensar en ellos, pero a mí me parece muy curioso – dijo mientras molestaba al pequeño caracol – mira como esconde esos dos palitos cuando les doy – continuó mientras sonreía de oreja a oreja.
avatar
Amberle
Hybrid

Ocupación : cazar
Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Elia el Sáb Abr 16 2016, 04:59

Soltó una pequeña carcajada cuando Amberle se pronunció al respecto del nombre de las montañas. A ella en particular le daba absolutamente igual cómo se dirigiese cada uno a los diferentes accidentes que poblaban el mundo en el que vivía. No podía, en realidad, reclamarle nada a nadie cuando ella misma lo único que sabía escribir era su nombre; cuando apenas si podía reconocer unos grafos de otros después de varios minutos observando un escrito; cuando era el dragón de ojos rojos al que detestaba aquel que finalmente se había ofrecido a permitirle, a pesar de ser humana, a pesar de ser esclava, a pesar de ser mujer, obtener ciertos conocimientos que, de otra forma, le habrían estado vetados. No podía exigirle conocimiento cuando todo cuanto conocía lo había aprendido a base de repetición, a base de fijarse, a base de tener a alguien que la guiara, que la tomara de la mano, que le dijera que había algo que no estaba bien y le enseñase el camino correcto para las cosas. Primero había sido su madre. Luego su padre. Luego los soldados a los que se enfrentó y de ahí le siguieron una serie de dragones que creyeron poder hacerla suya de alguna manera…. Pero sabía que Amberle no había tenido ni esa suerte, ni esa desgracia.

En realidad, tampoco se había parado nunca a pensar por qué a los dragones a veces les gustaba poner nombres tan evidentes a las cosas. ¡Oh! ¿Tenemos una cordillera cuya ladera de ceniza nos recuerda lo muchísimo que nos ha costado quemarlo todo para volverlo a levantar? ¿Por qué no ponerle “Las Montañas Quemadas”? ¿Tenemos un castillo en el que vive la Reina Madre y buena parte de sus incuestionables seguidores? ¿Por qué no lo llamamos “Castillo”? ¿Y “mercado” al mercado? ¿Sería muy obvio quizá si a la plaza la llamamos “Plaza”? Sonrió al pensarlo. Su querida amiga rubia tenía toda la razón del mundo. Daba igual, en realidad, que fueran quemadas, chamuscadas o incendiadas. Al final todo se reducía a lo mismo: fuego. Fuego como el que corría por las venas de todos aquellos que, como su compañera, tenían la capacidad de convertirse en una criatura alada y con el cuerpo cubierto de escamas. Fuego como el que hacía que toda la belleza de esos seres sólo fuera comparable a la letalidad que llevaban de la mano. Fuego como el que había visto brillar en la garganta de aquel híbrido que amenazó con reducirla a cenizas. Fuego como el que había incendiado la plaza el día de la ejecución; como el que había visto brotar de la garganta de Kael el día que empezó a nevar cuando tuvo que unirse a lo que la Inquisición le requería.

Fuego como ese altar al que se dirigían. Como ese altar, oculto en una cueva y alrededor del cual unas llamas custodiaban la figura de Maaikaela. Precisamente estaba pensando en cómo sería la silueta de esa soberana, de esa deidad elemental, cuando se dio cuenta de que se había adelantado unos metros con respecto a los de la otra mujer, que se había quedado rezagada y se había tirado al suelo, dándole con el dedo a un pobre animalillo que intentaba esconderse en su concha.

- Sí, es un animal. –sonrió y se acuclilló a su lado, entrelazando sus manos y apoyándolas en las rodillas.- Es un caracol.- dijo, y lo cogió con cuidado por la concha antes de colocarlo sobre la palma de su propia mano. Giró un poco hacia ella. Haberse criado con lobos realmente le había pasado factura- Hay quienes se los comen, pero se necesitan muchos para llenar el estómago. –se quedó mirándolo, al animal y a ella, viendo cómo la criatura intentaba escaparse y cómo ella le daba con el dedo para que se escondieran las prolongaciones de la cabeza. Rompió en carcajadas.-Le estás metiendo los dedos en los ojos, por cierto. –aguardó unos segundos antes de dejar al bichito donde estaba y ponerse en pie.- Venga, vamos, la cueva ya no queda muy lejos.

De lo que no se dio cuenta sin embargo al llegar, fue del par de ojos ambarinos que, entre las rocas, las observaban con detenimiento.




If you know the enemy and know yourself, you need not fear the result of a hundred battles.
If you know yourself, but not the enemy, for every victory gained you will also suffer a defeat.
If you know neither the enemy nor yourself, you will succumb in every battle.


avatar
Elia
Human

Mensajes : 502

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Amberle el Sáb Abr 30 2016, 03:36

Amberle se levantó del suelo con el caracol en el dedo índice – vaya, que animales más curiosos, pero yo no me los comería, desprenden una cosa que es pegajosa - soltó al pequeño animal en una ramita fuera del camino –lo dejaré aquí para que no le hagan daño, no me lo puedo llevar porque no sabemos que pasará a donde vamos, pero si encuentro otro a la vuelta a lo mejor me lo llevo, ¿qué comerán? - dijo con una sonrisa, Amberle respetaba a todos los animales eso lo aprendió muy bien de los lobos, como a cazar. Los únicos animales que merecían ser cazados son los humanos y porque no sienten nada al matar, pues bien había desarrollado un sentimiento hacia ellos el día que mataron a su manada, odio.

Cuando alzó la mirada hacia un árbol vio en las ramas unos cuantos cuervos - ¡ No seréis vosotros otra vez! ¿No? - preguntó alzando la voz con una mirada de enfado. Se acercó al árbol y lo tanteó, era demasiado grande. Sabía escalar árboles pero pequeños o con muchas ramas para apoyarse y ese era alto y liso. - vaya a los lobos no se le da bien trepar - abrazo el árbol con los brazos y empezó a dar saltitos e intentar abrazarlo con las piernas para intentar subir.

- ¡Elia! Si eso adelántate que tengo que resolver unos asuntos pendientes con esos pollos -  dijo mientras intentaba subir de esa forma  tan pintoresca - que por cierto ¿por donde tenemos que ir? Me dijiste que era todo resto ¿Qué hay que atravesar esa roca? - decía mientras miraba a una montaña hecha de roca maciza, sin cuevas y con puntiagudos ángulos en sus paredes, entonces lo señaló y al separar uno de sus brazos que abrazaban al tronco del árbol perdió fuerza y cayó de culo en el frío suelo.
avatar
Amberle
Hybrid

Ocupación : cazar
Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Elia el Mar Mayo 03 2016, 00:45

Elia no pudo evitar esbozar una sonrisa, cálida y sincera, ante esa repentina inocencia que acababa de aflorar en Amberle. Su amiga siempre se había caracterizado por ser un poco ruda en cuanto a las formas, por tener costumbres extrañas, por hacer gala de comportamientos más propios de un animal salvaje que de una persona y por ver el mundo a través de los ojos de un lobo. Un lobo con muchas peculiaridades, pero un lobo al fin y al cabo. Vivía, se escondía, cazaba y hacía vida como si fuera uno, casi ignorando su parte de dragón, casi ignorando su parte humana… pero en ocasiones, sólo algunas veces, esa niña que una vez conoció y que se hizo a propósito una marca en el costado como la que la propia esclava llevaba en su cuerpo, volvía a aparecer. Esa chiquilla risueña e inocente superaba el denso pelaje del animal que era, rompía la coraza de escamas que la separaba del mundo y se asomaba con una curiosidad difícil de igualar al mundo que la rodeaba.

Estaba allí, justo frente a ella. Esa criaturita traviesa que sólo entendía de juegos y para la que su amiga era su familia. Parte de su manada. La humana entornó los ojos cuando la híbrida dejó al caracol sobre una hoja, y asintió con la lentitud y la ternura de una madre indulgente cuando ella le dijo que, a la vuelta, si veía uno, quería llevárselo consigo. Ya reanudaba, de hecho, su marcha hacia la cueva, cuya entrada ya casi podía ver, cuando la voz de su imprevisible acompañante la invitó a quedarse quieta en el sitio y a girar sobre sus propios talones. No tardó demasiado en encararla y contemplar, con gesto crítico, cómo escalaba torpemente por el tronco de un árbol mientras balbuceaba una tontería tras otra.

- ¡Amber! –la llamó, colocando las manos en jarras a sendos lados de su cintura. Se acercó al pie del árbol- ¡Deja a los cuervos tranquilos! –le iban a sacar los ojos. De ahí salía con esos preciosos ojos fuera de sus cuencas. Elia suspiró y se cubrió la cara con una mano, masajeándose tras eso el puente de la nariz. ¿Qué demonios le habían hecho esos pájaros como para lanzarse contra ellos en cuanto veía a unos cuantos obre una rama? Miró a Munin, y el ave blanca se tapó el rostro con un ala. Suspiró.- Vamos, venga. ¡No tenemos todo el día! –pero la rubia parecía tan empeñada en llevar a cabo su venganza personal, que incluso le dijo que se adelantase… y por un momento pensó que podría convencerla y hacer que bajase. Un momento que duró tan poco como ella tardó en volver a hablarle. Sus cejas se levantaron de golpe- ¡¿Pero cómo vamos a atravesar la piedra?! Tenemos que ir por… –Elia se detuvo en seco cuando vio a aquella criatura avanzando sinuosa entre las rocas, deteniéndose, mirándola y retomando la marcha- Amberle… –llamó con cuidado, intentando no alzar la voz más de lo que ha había hecho- Mira allí.

Y ahora sí, empezó a caminar en dirección al animal, acelerando el paso con la esperanza de no demorarse tanto como para perderlo de vista. Fue precisamente en una de las veces que la criatura se detuvo, que vio que llevaba algo extraño colgado al cuello.




If you know the enemy and know yourself, you need not fear the result of a hundred battles.
If you know yourself, but not the enemy, for every victory gained you will also suffer a defeat.
If you know neither the enemy nor yourself, you will succumb in every battle.


avatar
Elia
Human

Mensajes : 502

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Amberle el Mar Mayo 03 2016, 02:08

Amberle se levantó del suelo, se sacudió la ropa un poco con ambas manos y miró a Elia y a su pollo blanco -  ¡es que esos pollos no paran de burlarse de mí! – Dijo señalando a los cuervos del árbol -  cuando pille uno lo destrozaré y me lo comeré y sus alas la usaré para decorar algo – concluyó mirándolos de reojo y con una cara de enfado. Entonces miro al pequeño albino de Elia, no sabía por qué había elegido un pollo de compañero, con ese pico y esa mirada, aunque ese fuese más agradable a la vista que los demás y más gracioso seguía siendo un pollo a los ojos de Amberle, nada imponente y muy burlón, pero si a su amiga le agradaba ella se llevaría bien con el pollito, al fin y al cabo era como de la familia y si alguien le tocaba una pluma tendría que vérselas con sus colmillos y sed de sangre.

- esto… ¿cuer…. Qué? Que nombre más raro les has puesto… son pollos ¿no lo ves? Pico, alas, plumas… pollo   – decía mientras se acercaba y señalaba a la vez que mencionaba las partes del cuervo en el pobre Munin.
Entonces señalo con el dedo a la “mejilla” de Munin y empezó a acercar el dedo a su cuerpo pinchándole suavemente. La primera vez al separar el dedo el pájaro sacudió la cabeza y miro a Amberle con una cara que casi se podía afirmar que era de enfado. La segunda vez como el cuervo la estaba mirando con el pico apuntando a su dedo y la mirada fija en el mismo Amberle cambio de objetivo y pinchó en el vientre, esta vez el cuervo sacudió las alas y graznó un poco como aviso, la tercera, que también se dirigía a la barriga, Munin seguía el dedo con el pico. Miró a Amberle y empezó a graznar muy fuertemente, ella sonrió y acercó el dedo una cuarta vez, pero esta vez el pájaro respondió intentando picarla, gracias a sus reflejos pudo evitar el picotazo y empezó una lucha a ver quién era más rápido, si el picando o ella esquivando, estaba muy interesante todo cuando Elia interrumpió la batalla alegando que tenían prisa y que no se podía atravesar la roca.

Amberle se acercó a una roca, se desvistió y cambió a su forma de dragón, blanco con un cuello largo y alas con plumas. Miró a Elia y dijo - ¿apostamos a que podemos cruzarla?   – Pero su amiga no la estaba escuchando, había visto algo y cuando Amberle estaba cogiendo aire para poder soltar una llamarada e intentar destrozar la roca escucho como Elia la llamaba muy bajito, paró en seco y empezó a toser, fue entonces cuando giró la cabeza y vio a ese animal que nunca antes había visto -  ¿eso es comida o es otro amigo? – dijo mirando a Elia con cara de sospecha ya que no le había dejado comer aun.
Entonces alzó el vuelo para intentar capturar al animal, pero este era demasiado pequeño y ágil para un híbrido, que a pesar de no ser tan grande como un dragón tenía unas dimensiones considerables, y en su intento de capturarlo se pasó de frenada y acabo rodando y acabando haciendo medio el pino en una especie de montaña “por favor, ¿en serio?” pensaba mientras se reincorporaba.
avatar
Amberle
Hybrid

Ocupación : cazar
Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Elia el Sáb Mayo 07 2016, 17:59

De haber podido alzar más su ceja, Elia lo hubiera hecho. ¿Acababa Amberle de decir que unos cuervos se habían estado metiendo con ella? ¿Que se habían estado burlando de su persona? ¿Unos pájaros? ¿Unas criaturas que se pasaban la vida en los árboles buscándose la vida como buenamente podían? ¿Y cómo se supone que un ave hace eso? ¿Había alguna danza similar al cortejo que indicara que había alguien con quien no simpatizaban o cómo iba la cosa? ¿El graznido cambiaba su intensidad? ¿Su tono? ¿Su volumen? ¿Cambiaba la forma de mover las alas? ¿El vaivén de la cabeza del animal? ¿La manera de ladear el rostro para mirar a quien tuvieran enfrente? ¿Quizá le sacaban la lengua? Y en ese caso… ¿Cómo hacía el cuervo para mantener el pico abierto, observar a la rubia y sacarle la lengua? ¿Podría mantenerse así mucho tempo? ¿Y qué ganaba la criatura llevando a cabo tal comportamiento? La esclava agitó la cabeza, intentando apartar su mente de derroteros tan ilógicos… pero le fue sencillamente imposible.

¿La habrían enseñado los lobos a hablar el idioma de los animales y por eso era que entendía que esos animales se estaban burlando de ella? Y en ese caso, ¿cómo demonios aprendes a comunicarte con un pájaro, un lobo, un gato, una ardilla o una babosa? ¿Se fijaba en los gestos? ¿Los movimientos de orejas, de nariz o de cola? ¿Por eso había sido que no sabía qué era un caracol, porque la criaturilla no tenía rabo, ni hocico, ni patas? ¡Claro! Tenía cierto sentido en realidad. Si Amberle entendía esa clase de movimientos, era normal que no simpatizase con otras criaturas como pueden ser las que tienen plumas, o pico, o que caminen a dos patas; al fin y al cabo, ¿cómo va a comunicarse con una criatura que no entendía? No tenía ninguna clase de sentido. Lo que aún le quedaba por averiguar era por qué no era capaz de subirse a un árbol… o por qué tenía tanta fijación por comerse a uno. ¿Dónde había quedado la vida en armonía y el equilibrio en el que estaban todas las criaturas vivientes?

Elia… ¿Has chupado sapos o qué demonios pasa contigo? –aquella voz tenía razón. Mucha, de hecho. ¿Por qué no la escucharía más a menud…? Oh, por eso.

- Amber, tienen pico, alas y plumas, pero su nombre es “cuervo”. –explicó con la indulgencia que la caracterizaba.- Cada pájaro tiene su nombre. –y ya iba a ponerle algunos ejemplos cuando su amiga y su guardián empezaron una batalla. Una batalla absurda en la que la híbrida le clavaba el dedo a su acompañante y este, por toda respuesta, se agitaba, graznaba y trataba de picotearle las manos. Sus ojos cetrinos saltaron de un contendiente a otro, observando en un silencio escéptico y surrealista cómo ambos se chinchaban el uno al otro. Aquello sólo vio su final cuando, ante su propio comentario de no perder tiempo, la otra se acercó a la ropa, se desvistió y se transformó. Elia se cubrió el rostro con la mano- Amber, no puedes ir quemando todo lo que se interponga en tu camino. –pausa requerida- Bueno, en realidad sí, pero nos estaríamos canteando demasiado si nos ponemos a fundir piedra ahora. Para que nos pille la armada… –aunque, en realidad, no sonaba tan mal. El verdadero problema sería la Inquisición.

Vio cómo su compañera se lanzaba en pleno vuelo contra el felino que los observaba, y por un momento realmente creyó que lo alcanzaría… al menos, hasta que un fallo de cálculo la hizo llenarse las fauces de tierra, piedras y roca. La humana se acercó a ella a toda prisa, llegando hasta su cabeza para sacudírsela de la arena. La miró fijamente. Si Amberle era, de por sí misma, hermosa en su forma humana, cuando se transformaba en dragón no se quedaba atrás. No importaba su tamaño, ni la envergadura de sus alas. No importaba su color, ni tampoco la cálida humanidad que sus ojos rasgados seguían desprendiendo a pesar de todo. No importaba que se hubiera tenido que tumbar casi sobre su hocico para poder sacudirle la frente, ni que tan sólo una de sus patas bastase para envolver a la esclava. No importaban sus experiencias pasadas, las cicatrices de su cuerpo, el miedo ni esas escamas que tantos problemas causaban a uno y otro. Allí, de pie frente a una criatura que parecía sacada de su imaginación, supo que no importaría qué o quién quisiera hacerles daño, quien tratara de perseguirla, de darle caza como si fuera un animal salvaje, de someterla o de acusarla… porque ellas, como las niñas que fueron, seguirán protegiéndose. Seguirían jugando. Aquello no era, en realidad, más que eso. Otro juego.

- ¿Vemos quién lo coge primero? –sonrió y le guiñó un ojo antes de darse la vuelta y echar a correr tras la criatura a la velocidad que sus piernas le permitían y que no era, ni de lejos suficiente, para dar alcance al felino de ojos ambarinos que de cuando en cuando se volvía para mirarla y comprobar cuán cerca las tenía.




If you know the enemy and know yourself, you need not fear the result of a hundred battles.
If you know yourself, but not the enemy, for every victory gained you will also suffer a defeat.
If you know neither the enemy nor yourself, you will succumb in every battle.


avatar
Elia
Human

Mensajes : 502

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Amberle el Miér Mayo 18 2016, 02:06

Al reincorporarse agitó su cabeza para limpiarse la arena que le molestaba en sus escamas, se levantó sobre sus cuatro patas y miró como su, ahora pequeña amiga salía corriendo detrás de aquel gato mientras le retaba a cogerlo. "Realmente tiene sangre vikinga, quiere atrapar a un gato corriendo a dos patas luego dice que yo estoy loca..." pensaba, pero la verdad es que la humanita estaba en forma, corría bastante rápido para tener solo dos patas y no podía dejar de mirar esa melena rubia que iba ondeando al viento mientras corría y le trasladaba a una época antigua, cuando ellas tenían al rededor de 10 años y jugaban juntas.

Se sentó sobre sus patas traseras, plegando las alas mientras observaba a Elia correr con una sonrisa tras el gato. La miraba y no podía dejar de recordar todos lo juegos, todas las tonterías, vaya... casi se había olvidado de todo ya.
Se llevó la garra al costado donde, debajo de tanta escama, tenía su cicatriz que se hizo por aquella época, "como me gustaría volver a esos años... o... espera... tal vez no sea tarde para recuperar el tiempo" y con un batir de alas y un impulso de sus patas traseras salió disparada en busca de aquel animal peludo.

Adelantó a Elia en un abrir y cerrar de ojos, pasando por su lado, giró la cabeza para verla. Amberle le sonrió - ¿seguro que quieres enfrentarte a mi? de niñas tenía piedad ahora no se si contenerme - dijo mientras guiñaba un ojo.

Entonces se acercó al animal y le fue a agarrar, pero otra vez fue inútil, era demasiado pequeño para su tamaño. Tenía la velocidad pero no la precisión para capturarlo, nada mas sus garras se cernían sobre su presa esta en un quiebro las esquivaba despreocupadamente. Apoyó sus patas en el suelo y lo miró con enfado mientras saltaba de roca en roca - maldito gato... - farfullaba mientras pensaba una forma de cogerlo.
avatar
Amberle
Hybrid

Ocupación : cazar
Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Elia el Sáb Mayo 28 2016, 22:58

No había empezado aquella carrera porque de verdad pensase que tenía opciones de ganar. Era absurdo, en realidad, pensar que una simple y débil humana podría ganar en velocidad a una criatura alada como lo era un dragón… aunque su sangre estuviese diluida, pero Elia no pretendía ganar.

Llevaba mucho tiempo lejos de sus amigos de la infancia. Había tenido la suerte de reencontrarse con Sylenn hacía no demasiado, y se le había brindado la ocasión de poder recuperar el tiempo perdido con ella. Habían robado en la huerta de un burgués disfrazadas de espantapájaros y de oveja. Habían cabalgado cerdos por las calles de Talos. Habían bebido cerveza en una taberna, inclinadas sobre una mesa para que nadie las escuchara cuchichear y bromear. Había podido reír con ella. Hablar con ella. Hacer locuras con ella. Había podido vivir toda una serie de variopintas situaciones y haber recuperado el tiempo que los perros de la Reina le quitaron una década en el pasado… pero con Amberle la cosa había sido distinta. Muy distinta… porque no había sido sólo que las separasen cuando apenas eran unas niñas. No había sido sólo que hubieran estado más unidas de lo que quizá nunca lo estaría con nadie. No había sido sólo que hubieran pasado años sin verse y la condición de híbrida de una y de esclava de la otra dificultase que se vieran. No era sólo la soledad que cada una había llevado sobre su espalda después de aquel fatídico día… era que ella, en su inocencia, en su ignorancia, en su dolor, había creído que Elia la había abandonado.

A fin de cuentas, su rubia favorita no dejaba de ser una niña. Una niña grande. Una niña capaz de transformarse en un dragón. Una niña que era capaz de sacar esa que la propia humana guardaba en su interior oculta tras mil máscaras y cien velos. Una niña que ahora reía como cuando ambas correteaban por el bosque. Una niña a la que no le importaba rasparse las manos si un tropezón la hacía caer de boca en su carrera por alcanzar a aquella pantera de las nieves sólo un poco antes de lo que la otra lo haría. Una niña para la que, más que ganar o perder, lo que importaba era la compañía en la que estaba.

Elia se levantó impulsándose con la fuerza de sus extremidades, aprovechando un saliente de una roca para evitar caer los dos metros que acababa de ascender. Echó entonces la mirada atrás, y vio a su amiga en su forma reptiliana, sentada sobre sus patas de atrás como una verdadera dama y ladeando la cabeza hasta tocarse el costado donde tenían las cicatrices gemelas. La esclava sonrió, tocando la suya por encima de la ropa.

- ¡Culo gordo! ¡Has perdido facultades! –y entonces ella saltó al frente y remontó el vuelo con un solo batir de aquellas poderosas alas, adelantándola en un abrir y cerrar de ojos y obligándola a echar el cuerpo a tierra ante la poco atrayente idea de que aquellas afiladas garras apresasen su piel en lugar de al animal. Elia continuó corriendo, y a punto estuvo de atrapar al animal de no ser porque el felino realizó un quiebro en el último momento que la hizo rodar por el suelo, quedándose a pocos metros de su compañera.- Nos está ganando un maldito gato, Amberle. –comentó mientras se incorporaba y se masajeaba la espalda, poniéndose en pie tras eso y acercándose a la otra para palmearle el escamoso cuello- Tú eres demasiado grande y yo demasiado lenta… –frunció los labios, mirando al animal con gesto crítico.- A no ser… –se volvió hacia la otra, ¿sería posible que sólo con mirarla a aquellos ojos rasgados pudiera hacerle entender qué era lo que se le acababa de pasar por la cabeza? Eso esperaba, porque no dijo una sola palabra más cuando echó a correr de nuevo- ¡Vamos! –la llamó sin volver la cabeza, dirigiéndose hacia una piedra más alta que las demás que le permitiese, a la carrera, dar un salto sobre la roca y sobre el aire lo suficientemente alto como para que la otra pudiera agarrarla sin tener que preocuparse por caer sobre piedras.


Última edición por Elia el Dom Jun 19 2016, 12:49, editado 1 vez




If you know the enemy and know yourself, you need not fear the result of a hundred battles.
If you know yourself, but not the enemy, for every victory gained you will also suffer a defeat.
If you know neither the enemy nor yourself, you will succumb in every battle.


avatar
Elia
Human

Mensajes : 502

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Amberle el Vie Jun 17 2016, 21:02

- ¿culo gordo yo? - dijo apretando los dientes  -  no soy yo quien necesita impulsarse en rocas   - concluyó con una sonrisa mientras miraba a Elia que estaba en el suelo junto a ella después de ese intento de coger al animal. Esto era como un juego de niños, de cuando eran unas renacuajas y jugaban al pilla pilla, pero en vez de pillarse entre ellas ahora tenían que coger a una gatete, este juego le gustaba más la verdad, al fin y al cabo era una caza, y si lo hacía acompañada mejor, hacía mucho que no cazaba en... manada.

- Ha ganado una batalla... bueno... dos... bueno vale... cuatro si juntamos tus dos intentos con los míos - renfunfuñaba mirando de reojo a Elia - ¿pero sabes qué? nosotras ganaremos la guerra - dijo con mirando a Elia a los ojos una sonrisa quebrada - Asi que ya estas pensando en un plan para atraparlo - continuo mientras sacaba la lengua.

De repente Elia la llamo, Amberle hizo un gesto con la cabeza y se quedo expectante, de haber tenido orejas de lobo las tendría totalmente erguidas y un poco inclinadas para atrás cual cachorro, entonces Elia comenzó a correr y tubo una ligera idea de lo que quería hacer "no será posible... no estará tan sumamente loca... ¿no?" pensó mientras se levantaba sobre sus cuatro patas. Y pasó... Elia dio un salto tan grande que si caía en suelo se haría mucho daño... "Antes estaba loca pero ahora más".

Amberle se impulso y con un batir de alas más fuerte que pudo dar salió volando para atrapar a su amiga que se le había ido la cabeza por completo, y muchas dudas pasaron por su cabeza en un abrir y cerrar de ojos "¿podré agarrarla? ¿Le aré daño con las garras? ¿y si la estrujo?" pero no era momento de dudar, o la agarraba o se estampaba, no había otra y con la segunda opción eran daños seguro... con la otra... bueno había una opción ¿no?.

Se colocó justo encima de ella y con la mayor delicadeza que pudo la rodeo con sus enormes garras - Mira que estas loca eh... ¿Estas bien? - Le preguntó preocupada mientras giraba lo más que podía su cuello para mirarla
avatar
Amberle
Hybrid

Ocupación : cazar
Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: UN VIAJE INESPERADO. [Elia + Amberle]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.