Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» FB - Curioseando [Emma Holmes]
Ayer a las 23:41 por Yasha

» Of course I feel too much, I'm a universe of exploding stars|Moira.
Ayer a las 22:40 por C'Nedra

» Intensive {Priv.}
Ayer a las 22:40 por Schaffer

» Secret Whispers (Aldith)
Ayer a las 22:16 por Aldith

» Blood of my Blood [FB +18 Arian]
Ayer a las 21:59 por Arian

» Mi prioridad eres tú (Celesei) +18
Ayer a las 21:55 por Vhalerion

» Trying to scape this hell (Linael)
Ayer a las 21:46 por Linael

» Aftercare (Vaurien) +18
Ayer a las 21:33 por Arian

» Draconians por Mes
Ayer a las 21:23 por Arian

» Draconians por Cerrar Temas
Ayer a las 21:21 por Arian

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Dayron el Jue Feb 11 2016, 23:43

Con la mirada navegando sobre las vetas de la barra de la taberna, con los antebrazos apoyados sobre la misma y la mente perdida por quién sabe dónde. Ni siquiera yo conocía el lugar al que iban a parar esos pensamientos vagos cuando mis energías habían sido invertidas en una rutina que cada vez era más exasperante. De no ser por la destacada presencia de sus actos, diría que eso de la resistencia no eran más que rumores. Leyendas que habían decidido esparcir por Talos con tal de buscar esperanza en la población ante el reinado de los dragones. Pero lo importante en ese momento era que después de semanas de búsqueda e investigaciones dignas de la misma guardia de la reina, ya tenían que tener bien cubiertas las espaldas. Era obvio, ¿no? Qué estupidez. Son la resistencia, los espíritus que amenazan el régimen de la Reina Madre, los que han puesto en jaque en tantas ocasiones al ejército que llegados a este punto parecen no querer más que divertirse jugando con las suposiciones y los propios fantasmas de sus persecutores.

Rodeé mi copa con unos dedos desgastados por el gélido tacto de la nieve y la acerqué a mis labios, saboreando el vino una vez más. Tenía que despejar mi mente, descansar aunque fueran un par de horas si no quería acabar consumido por mi propósito. Y no sabía realmente hasta qué punto llegaría a olvidarme de cuál eran mis objetivos, durante lo que durara mi estancia en aquella taberna. No hubo visión alguna, en momentos tan oportunos como este suelen dejarme a solas con el destino. En ocasiones como esta, me traicionan para darme más de una preocupación. Hasta aquel momento, el único sonido del local habían sido conversaciones en voz alta, incluso a gritos, o cánticos por parte de las grupos de gente ebria en cada una de las esquinas. Qué ingenuidad la mía al pensar que no ocurriría nada que perturbara mi estado de tranquilidad y sosiego. Un grito inteligible desembocó en el crujir de una silla contra la espalda de alguien. Que cómo reconozco el sonido: básicamente porque entre el rostro horrorizado del tabernero y las botellas de las estanterías tras él actúan de espejos en mi posición. Me giro discretamente, tratando de no encontrarme con la mirada de alguno de los cabreados partícipes de la pelea que acaba de comenzar. Genial, todo me tiene que pasar a mí. Últimamente, mi vida está siendo tan cómica como trágica, y no sé en qué grado se encuentra cada aspecto.

Me planteo por un momento salir de allí como el que no quiere la cosa, evitando meterme en más líos de los que ya estoy. No estoy seguro de que este alboroto atraiga a los soldados, pues bien poco suele importarles, pero tampoco sé si hay algún soldado infiltrado por aquí que pueda reconocerme. Aunque tengo la esperanza de que sólo la Inquisición sepa de mi existencia, a expensas de haber tenido algún que otro encontronazo con la guardia de la ciudad. Siento algo impactar contra mi hombro, un brusco golpe que me empuja contra la barra sobre la que estoy apoyado. De no ser porque la copa ha caído al suelo con el golpe, me la habría incrustado en la frente. Y de reojo veo como otra segunda silueta se abalanza contra mí. ¿Qué le he hecho yo a este mundo, o tan siquiera a esa persona a la cual no conozco, para merecerme una paliza? Nada. Y por eso echo mano a mi báculo, el que descuelgo de mi espalda para sostener firmemente antes de golpear secamente la muñeca de mi atacante, que cruje escandalosamente. Si le he partido un hueso, él se lo ha buscado.






¡Muchas gracias! <3:

avatar
Dayron
Human

Mensajes : 102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Peter Merlyn el Dom Feb 21 2016, 00:58

Nunca antes había estado en una trifulca tabernaria, y la verdad tampoco me interesaba demasiado meterme en una ahora, así que seguí sentado en mi mesa apartada con mi jarra de cerveza en la mano, vigilando a la muchedumbre de reojo por si acaso a alguna clase de genio se le ocurría acercarse demasiado a mi.

Pero claro, eso no pudo ser, un imbécil que había sido apaleado tuvo que decidir tratar de recuperar su orgullo atacandome a mi, al cual vería como un objetivo no muy peligroso. Era comprensible, las armas que llevaba encima no estaban a la vista, pero tampoco las usaría contra este pobre diablo, no lo necesitaba.

Salté de la silla a la mesa en cuanto cargó hacia mi y le propiné un puntapie en la nariz, rompiéndole el tabique y lanzándolo hacia atrás aullándo del dolor.  Sonreí medio satisfecho, le había quitado las ganas de seguir peleando a ese idiota... aunque seguía habiendo mucha gente con ganas de probar suerte. - ¡Eh, ese era mi amigo! - gritó un hombre barbudo a pocos pasos de mi antes de agarrar una silla y tratar de golpearme con ella. La esquivé por poco haciendo que golpeara a dos tipos cercanos y reí al ver las consecuencias de esa acción, ya que los tiró a los dos al suelo. El hombre que pretendía golpearme estaba echando espuma por la boca ahora mismo. Como respuesta ante su mirada de odio, le indiqué con la mano que viniera por mi. Gritando de rabia volvió a cargar hacia mi con un predecible movimiento, al cual me adelanté. Uno, di un paso adelante evitando que pudiera lanzarme un golpe circular con la silla y desequilibrándolo. Dos, golpeé la jarra de cerveza contra su sien, dándole con el borde de la misma y lanzándolo al suelo.

- El truco no es vencerle con la jarra de cerveza. - dije girando sobre mi mismo porque varias personas habían visto eso. - El truco es que no se derrame ni una gota. - dije antes de girarla sobre la cabeza del grogi y derramando su contenido sobre su calva, lo cual arrancó más de una carcajada.




Premio:

avatar
Peter Merlyn
Human

Ocupación : Cosas
Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Abel. el Mar Feb 23 2016, 23:36

Ese día me encontraba en la taberna descansando después de un día duro de trabajo, aunque pocas veces frecuentaba las tabernas que había por Talos. Pero ese día necesitaba desconectarme y en especial porque había tenido algún que otro problemilla con un soldado, el cual me culpaba por hacerle una espada un poco defectuosa pero que en realidad estaba en perfectas condiciones esa arma. Lo que pasaba era que quería montarme un escándalo y así arruinarme mi negocio. Al final ese soldado se fue con el rabo entre las piernas porque al final comprobó contra una especie de maniquí que de verdad cortaba.

Y allí sentado viendo como jugaban a las cartas un par de hombres, mientras veía como uno de ellos le estaba desplumando al otro y este parecía que no se daba cuenta de que estaban haciéndole  trampas. Por desgracia uno de los que estaba como espectador fue empujado contra esos jugadores y allí terminó todo la diversión. En ese momento uno de los espectadores se fijó en mi, por suerte cuando me quiso dar un buen derechazo, pude esquivarlo perfectamente, el problema vino que caí al suelo. me giré y allí estaba ese hombre agachándose hacía mi  para intentar estrangularme, por suerte le arreé una patada en sus partes nobles que hizo que cayera rendido al suelo. Fue en ese momento cuando le arreé un par de derechazos dejándolo mal herido tirado en el suelo.

Pero el problema venía que no solamente me atacó una persona justo hace unos segundo, ya que a continuación  me atacó otra persona más pero esta vez pude esquivarlo sin tropezar poniéndole la zancadilla dejando que cayera sobre el hombre que había dejado inconsciente.




avatar
Abel.
Hybrid

Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Letyko el Miér Feb 24 2016, 15:58

Las tabernas de mala muerte no eran lugar para un dragón, eso lo sabía, allí los humanos daban rienda suelta a sus borracheras y se comportaban como lo que eran, animales chillones y apestosos... al menos la inmensa mayoría de ellos. ¿Por qué estaba allí letyko entonces? simple, se reunió con algunos de sus viejos camaradas ejecutores del ejército de la Reina, tenía buenos contactos después de todo, no había olvidado las formaciones ni los entrenamientos, los años de camaradería y cuando ellos quisieron que fuese a tomarse algo, no se negó en esa ocasión, lo necesitaba. Podía considerar a algunos de ellos como amigos, porque habían pasado por muchas cosas juntos, y con el resto siempre se llevaba bien, además de querer conocer a los nuevos reclutas y celebrar de una vez el nombramiento de líder de uno de sus viejos subalternos.

El tiempo pronto dejó de importarle, no supo cuanto pasó exactamente desde que iniciara, dejando que todos los dragones se marchasen del local por la puerta de atrás, como habían venido, pues era costumbre para pasar inadvertidos y hacer mejor su trabajo. Cuando se hubo despedido del último miró la jarra vacía, acariciando el borde con la yema del pulgar y preguntándose cuando se iría de su mente el encuentro con el humano. Necesitó más bebida, caminando hasta la barra por la puerta que había detrás, saliendo de la zona reservada que el tabernero había cedido "amablemente" solo para encontrar una trifulca, todos los borrachos dándose una paliza.

Suspiró, cansado del comportamiento humano, recorriendo la sala con sus orbes violeta y reparando en un chico rubio que se movía con agilidad (Dayron), en otro pelirrojo y canijo que se escurría como podía y le daba tremenda patada en sus partes nobles a un borracho (Abel). Vio más cerca suya sin embargo a un pelirrojo al si que conocía bien, rodando los ojos mientras saltaba con asombrosa facilidad la barra y se situaba a su lado, arrebatándole la jarra cuando derramó su contenido sobre un pobre hombre apaleado. No le miró, dando un golpe con la jarra en la barra para que todos viesen al dragón, esos ojos... aunque no todos parecieron enterarse pues un humano iba corriendo con una silla para pegarle cuando de un codazo le rompió el tabique y lo dejó fuera de combate. -Tu técnica no es mala... pero te falta pulirla y dejar las tonterías estas.- le dijo a Peter.

Los miró a todos, sabiendo que esperaban que acabase con la pelea, el inquisidor podría haberlo hecho, no le costaba más que un silbido y los tendría a todos abandonando el local en estampida. Sin embargo, no lo hizo, tomó la jarra de cerveza y se la lanzó a la cabeza a un humano, con una sonrisa -Vaya vaya... veo que queréis divertiros... me apunto a esto... y lo haremos divertido...- señaló a Peter, con todo el descaro del mundo, luego fue recorriendo con la vista a todos los presentes y seleccionó tres más, el pelirrojo y el rubio que había visto antes (Abel y Dayron) y un pobre hombre corpulento que gateaba a la salida. -Premiaré con una bolsa de cincuenta monedas de oro al hombre que me traiga a mis pies a las cuatro personas señaladas...- fue bastante cabrón, creó una situación muy perjudicial para esos pobres diablos pero le encantaba hacer eso.

Se sentó en la barra junto al tabernero, pidiendo una copa de su mejor vino -El que sean vivos o muertos... lo dejo a vuestra entera disposición- dijo antes de dar un trago a la copa y mirar a Peter -Veamos de que pasta estás hecho... futuro inquisidor... y procura usar poco tus poderes- le susurró, esperando a que todo comenzase.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1676

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Dayron el Miér Feb 24 2016, 17:49

Con un rodillazo en el pecho de la misma persona a la que he dejado sin articulación derecha, lo tiro al suelo rabiando de dolor, y estoy a punto de hacer girar mi báculo entre mis dedos para impactar su extremo contra otra persona que se dispone a atacarme, cuando sigo las miradas de toda la taberna hasta el único que parece mantener un porte tranquilo y altivo, demasiado altivo. No sé quién es él y por qué todo el mundo parece respetarle, pero lo que dice a continuación me hace tener ganas de darle un puñetazo en la cara, de la misma forma que él ha hecho con un chico al que acaba de tirar al suelo. Frunzo el ceño, confundido, cuando ofrece una recompensa por cuatro personas en este mismo habitáculo. No me he fijado en la dirección de su dedo índice, pero el hecho de que los que me rodean empiecen a estudiarme como si no fuera más que una piedra preciosa en mitad de una mina agotada me invita a sospechar sobre algo: soy ahora el objetivo de media taberna. Maldita seas, otra vez a mí, ¿es que sólo valgo cincuenta monedas de oro? O no, porque si cincuenta valemos todos, yo equivaldría a unas… doce simples monedas. Genial, sé hacer divisiones, pero eso no me va a servir de nada contra toda esta gente.

Esto acaba de convertirse en una especie de juego, y aunque sé que ni tengo habilidad ni cuerpo suficiente como para deshacerme de todos ellos, al menos no se lo pondré tan fácil. Reinicio mi acción anteriormente interrumpida, preparando mi única arma, el báculo que gira entorno a mi mano, cogiendo cada vez más velocidad. Recibo la primera ofensiva, si englobara a los dos armarios empotrados que se abalanzan contra mí. A menos que sepa usar mi agilidad para de alguna manera invertir las direcciones de sus robustos cuerpos, voy a quedar irremediablemente aplastado, por eso clavo mi mirada en las gruesas manos del primero, que apuntan directamente a mi cuello y alzo el báculo a la misma altura, obligándolo a coger el palo en vez de a mí. Bien, ya tengo al primero, pero si es listo no aguantará demasiado su agarre, así que tengo que actuar rápido. Giro levemente mi cabeza hacia la derecha y descubro de reojo cómo el segundo está cada vez más cerca de mi espalda. Vuelvo a mirar al que tengo en frente, a escasos centímetros de mí con su pestilente aliento a alcohol golpeándome en el rostro. Cuento hasta tres, más rápido de la cuenta, esperando el momento exacto para que mi estrategia funcione. Y cuando creo que todo está listo, uno mis piernas firmemente y me dejo resbalar sobre el suelo encharcado, aprovechándolo para deslizarme con mayor comodidad bajo las piernas del hombre que coge mi báculo y sin yo soltarlo tampoco. El peso de mi cuerpo tal vez no supere al del suyo, pero sí logra actuar de carga delantera, que tira de él hacia delante, hacia el que se dirigía hacia mis espaldas. Pero, por desgracia, no todo sale como tengo planeado, pues si mi objetivo era que sus frentes chocaran, solo consigo que la cabeza del primero haga de zancadilla al segundo, que cae sobre el primero acompañado de un crujido en la espalda de su víctima. ¿Otro hueso roto?

Me siento lleno de energía, como si ese simple éxito me hubiera devuelto la confianza necesaria como para no ser derrotado jamás. Sin embargo, todo cambia cundo recibo un puñetazo en la cara que me hace tambalearme hacia atrás. Después, otros dos me atrapan por los brazos, ejerciendo presión en ellos para inmovilizarme. Y cuando quiero darme cuenta, estoy de rodillas frente al misterioso hombre que nos ha mandado llamar, junto a otros dos chicos. Lo veo todo medio nublado, pero no necesito una visión clara para imaginarme qué va a venir ahora. Otra nota que va directamente a mi diario de supervivencia: no bajes la guardia por el hecho de haber vencido la primera oleada, a menos que quieras acabar sin nariz.






¡Muchas gracias! <3:

avatar
Dayron
Human

Mensajes : 102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Peter Merlyn el Dom Feb 28 2016, 22:59

Me giré hacia quien me había quitado la botella de la mano con intención de dejarlo en el suelo de una hostia pero mi puño se congeló en el aire al ver de quien se trataba. - ¿Me estás siguiendo o que? - pregunté con el ceño fruncido, viendo que estaba llamando la atención de todo el mundo, causando que todo el mundo se relajara bastante.

Con un suspiro me senté en la barra mientras él comenzaba a echar la bronca, o al menos eso parecía hasta que decidió nombrarme a mi y a tres desgraciados más objetivos potenciales para todos los que estaban allí dentro. Genial, sencillamente genial. - Te odio. - fue lo único que le contesté cuando dijo que iba a ver de que estaba hecho.

Pero no hubo tiempo para más charla porque muchos ya habían posado sus miradas en mi, ya que al ser el objetivo más joven y el que estaba más cerca del inquisidor (por ende el más fácil de llevar hasta él) era tambien el objetivo más apetitoso. Pues bien, no les iba a conceder el placer de descubrirlo. Aqui dentro en un espacio tan limitado y con tanta gente estaba en una clara desventaja, así que tocaba salir pitando aprovechando que estaba en mejores condiciones mentales que ellos debido a su borrachera.

Giré hacia atrás para quedar detrás de la barra (arrancando una protesta del tabernero) y corrí por la puerta que había en la pared donde estaban las estanterías con botellas, barrilillos y demás. Eso si, los borrachos de la taberna no tardaron en reaccionar y empezar a saltar la barra tambien. Veamos, en la siguiente sala habia una trampilla que llevaba a la bodega y, bingo, una puerta trasera que daba a la calle. Me abalancé sobre ella pero estaba cerrada con llave. - Mierda. - exclamé.

Me giré justo a punto de ver como estaban llegando los dos primeros, la ventaja de haber hecho esto es que aqui el espacio era más abierto y había menos borrachos, además llegaban poco a poco y no había ninguno a mi espalda. Al primero le propiné una patada en la entrepierna cuando cargó hacia mi parándolo en seco y haciendo que se doblara y luego, apuntando al punto exacto gracias a mis ojos de la muerte, lo dejé ko de un codazo en la nuca.Justo a tiempo de apatarme para evitar la embestida del segundo, el cual se estrelló de cabeza contra la puerta haciendola crujir debido al impulso que llevaba. Perfecto. Salté hacia él y golpeé su espalda con una patada doble haciendo que la puerta terminara de ceder.

- PAGA EL DRAGÓN. - grité cuando el tabernero berreó desde el interior de la taberna al escuchar el espantoso crujido de la puerta rompiendose.

Intenté levantarme a toda prisa para salir a la calle pero el tercero ya había llegado hasta mi y acababa de rodearme con sus brazos. No esperé a reaccionar, adiestrarme con Ryssa me había enseñado a aprovechar cada mínima fracción de segundo, lancé mi cabeza hacia atrás reventando su nariz con mi nuca y arrancándole un aullido de dolor, lo cual me dió un instante para impulsarme hacia delante y liberarme de su abrazo.

Una vez en la calle me giré para ver lo que estaba pasando en el interior. El cuarto y el quinto hombre habían intentado llegar hasta mi pero el limitado espacio que ofrecía el marco de la puerta y el otro hombre en el medio les habían impedido llegar hasta mi.

- Caballeros, siempre recordarán este día como el día en el que CASI capturan a Peter Merlyn. - y dicho esto corrí hacia una de las esquinas de la taberna, y al doblarla usé mi control sobre el aire para saltar al tejado y allí me senté con las piernas cruzadas, viendo como los hombres doblaban la esquina dos segundos despues solo para descubrir que, segun sus sorprendidas palabras "me había desvanecido".




Premio:

avatar
Peter Merlyn
Human

Ocupación : Cosas
Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Abel. el Vie Mar 04 2016, 15:53

No podía creer que hubiera podido deshacerme de esos dos hombres casi al mismo tiempo, aunque lo había pasado realmente mal con el primer hombre que contra el segundo, aunque los había dejado noqueados. Y eso solo había sido la primera ronda de la embestida de esos hombres borrachos y enrabietados que se habían fijado en como había dejado a esos hombres desmayados en el suelo. Me fijé como una persona salía de la parte de lo que parecía un reservado para gente importante. Aunque no me fijé de quien se trataba ya que estaba vigilando que persona iba a atacarme, pero escuché sus palabras y no me gustaron en absoluto. No podía creer que mi propia vida valiera tan poco y que esos hombres con tal de unas monedas podrían vender hasta su propia familia para conseguir una mísera cantidad de mondas que con estos tiempos solo conseguirían para un día de comer o muchos de ellos gastándolo en alcohol.

La segunda oleada de personas contra mí, lo bueno era que solo eran tres personas  y que seguramente sería fácil vencerles a esos, el problema vendría si uno de ellos fuera un dragón, solo esperaba que no fuera a enfrentarme contra un querido dragón porque allí si que lo iba a pasar mal. Y allí estaban rodeándome para que no pudiera escapar y así ellos lo tendrían más fácil para dejarme sin sentido y llevarme contra esa persona que les intentaba pagar a toda esa muchedumbre. Ellos se aproximaron cada vez más a mi y uno de  ellos me intentó arrear un buen derechazo por lo que le pude esquivar dándole a su compañero el cual se le cayeron un par de dientes al suelo, pero el tercer hombre acertó dándome en toda la tripa. Caí al suelo retorciéndome de dolor por el golpe y en ese preciso momento las tres personas me intentaron llevar, dos de ellas cogiéndome por los brazos mientras el tercero de una de las piernas. Cuando se me pasó un poco el dolor le lancé una pequeña patada a esa persona empujándola contra una mesa llena de trozos de jarras de cerveza. Al ver que mis piernas volvían a estar libres pude arrearle una fuerte patada a uno de ellos haciendo que se le partiera la pierna mientra al otro le empujé contra una multitud que estaba apaleando a una persona.

Ya liberado de esos inútiles e intentando escapar de allí me fijé como unas personas llevaban ante ese hombre que cada vez le tenía tirria. Mi intención era intentar salvar a ese muchacho aunque no le conocía, pero mi instinto hacía que ayudara a las personas aunque estuviera igual o en parecidas circunstancias. El problema vino cuando ya estaba apunto de atacar a esas persona que llevaban al joven ya que se interpuso una gran mole y por las pintas parecía un dragón por las escamas de color verde que tenía en la cara. Le arreé un puñetazo en toda la barriga pero el enemigo ni se inmutó de ese ataque, después de su ataque pude esquivarlo pero el otro con un giro bastante rápido me dio en la espalda haciendo que me diera con la cabeza en la mesa y me desmayara. Cuando desperté allí estaba delante de esa persona, y pensando lo que nos iba a hacer.




avatar
Abel.
Hybrid

Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Letyko el Vie Mar 04 2016, 18:13

No, el dragón no seguía a Peter ni le hacía falta, solo que esa pequeña lagartija acostumbraba a frecuentar los mismos sitios que el dragón, como en ese caso la taberna, uno de sus predilectos para cosas como aquellas. No era complicado tentar a unos pobres imbéciles a ganar dinero y que se matasen un poco, claro que esa vez no era lo que quería, no estaba ahí para ver la sangre correr ni pensaba dejar que Peter sufriera daño. Se lo pensó cuando dijo que le odiaba, pero era muy normal en esa nueva faceta suya donde las daba de chico duro y fuerte... pues que lo demostrase allí, a ver como se libraba y sus cualidades, un entrenamiento duro y bastante real ya que en la calle podías estar así, uno contra diez o más.

Obviamente la vista del inquisidor fue a Peter, que estaba más cerca, corriendo hacia el interior de la barra, por la puerta que daba a la zona reservada o bodega del local, bufando y diciéndose que le falta un poco de valentía, no era para tanto una panda de borrachos como aquellos. El ruido fue demasiado estridente, al parecer si que daba guerra el pelirrojo, mucha, tanto como para que el tabernero le mirase al dragón, entre una mezcla de súplica y enfado, porque se la iban a destrozar. Ante eso solo bebió de la copa, mirando con total desprecio al hombre, escuchando las ocurrencias de su "pupilo", que al parecer había encontrado mejor forma de pasar por su reto, marchando por la puerta.

Terminó la copa y pidió que fuese rellenada, mientras miraba al resto de muchachos, el orondo no duró apenas un asalto, pudo observar como los borrachos lo inmovilizaban mientras trataba de escurrirse por una ventana, por la que no cabía. Negó, tomando la nueva copa y dando un sorbo, tanteando a sus víctimas, al chico rubio que peleaba con un báculo con verdadera pericia... pero claro, el brillo del jade le enfadó, no esperaba tener que llevarse a nadie al calabozo aquella noche... y ese chico lo logró. Let se puso a pensar, no era la primera vez que escuchaba algo de un báculo con dos piedras de jade... así que si, debía enganchar al chico para tener una charla con él más tarde.

El más canijo de todos se estaba defendiendo también, pero dudaba que durase mucho, porque viendo como era, no hubiese apostado ni dos monedas de cobre por este. Como predijo el dragón, cuando se terminó esa segunda copa ya los tenía a todos al frente, dibujando esa sonrisa de superioridad que solía tener, dejando el cristal y bajando de un salto para examinar a las víctimas. -Nada mal... teniendo en cuenta que son borrachos de taberna y no saben pelear... al menos os defendisteis bien... uno hasta ha salido de la taberna...- se encogió de hombros y sacó la bolsa, haciendo sonar esta, pero la guardó, pateando a los grandullones que mantenían sujeto a uno de los chicos (Abel), pasando a observar al rubio (Dayron( y requisando su báculo.

Le habló al chico rubio -El jade es ilegal... tú vas a venir conmigo a las celdas y preferiría que no te resistieses, no quisiera tener que ponerme violento- hizo girar el báculo y le pegó en la boca del estómago a su dueño, como aviso. Miró luego al otro chico (Abel) -Tú, sal fuera y si ves al pelirrojo ese que ha escapado dile que quiero verle, si no está vuelve aquí... si no lo haces me ocuparé de que todo Talos sepa que eres un traidor, no volverás a pisar esta ciudad- le dejó vía libre y agarró al rubio para tenerlo cara a cara -bien... he cambiado de idea... apestan estos borrachos... así que nos vamos de aquí- empezó amoverse con agilidad entre los borrachos y a propinarles golpes con el báculo, dejando fuera de juego a varios antes de estampar a otro de una patada contra la pared. Mientras ellos se apartaban el inquisidor quedó detrás del chico (Dayron), esperando a ver si entraba Peter, pues acababa de lograr que todos en esa taberna quisieran hacer trizas tanto al dragón como a los señalados.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1676

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Dayron el Sáb Mar 05 2016, 01:02

Alcé una mirada cargada de odio y repulsión hacia aquel joven, el que había ordenado capturarnos. Al parecer había sido el primero en llegar hasta sus pies, y empezaba a cuestionarme cuán hábil era en el combate. Esperé pacientemente, pues aunque mi mayor deseo en aquellos momentos fuera liberarme, todos sabíamos que sería difícil con tres personas sujetándome y un dragón frente a mí. Mi instinto me impulsaba a escupirle en los pies, pero si lo hacía solo agravaría el problema más aún. Y para ser sinceros, no estaba en condiciones de hacerme el duro. Si algo había aprendido como exiliado era: la indiferencia no era tan mala, al fin y al cabo.

Al cabo de unos minutos, el chico delgado a por el que también había mandado, acabó de rodillas junto a mí. No me gustaba para nada aquella pose, como si tuviéramos que rendirnos ante el dragón. Sus palabras se clavaban en mis sienes, como agujas envenenadas, pero tenía que tranquilizarme. Alterarme sólo lo iba a divertir más, y no iba a darle ese placer. Había que actuar con sensatez, por eso tomé aire profundamente, o lo que mis opresores me permitían y clavé mi mirada en el suelo, tratando de evadir la suya.

Sin embargo, la sensatez se desvaneció cuando me recordó uno de las piezas fundamentales del báculo: el jade. Me maldije a mí mismo por ser tan estúpido como para pelear con aquel arma frente a alguien como él. Descolgó el báculo a la fuerza, tomándolo entre sus manos, y algo me revolvió el estómago. Traté de zafarme del agarre de los borrachos, quería partirle la cara y arrebatarle lo que era mío. Que aquel despreciable ser pusiese las manos sobre lo que un día fue de Laryos encendió mi ira. Pero por mucho que empujara mis hombros y me moviera, era imposible. Recibí el golpe, cerrando los ojos con fuerza y tensando mis músculos para tratar de aminorar el dolor. Me incliné ligeramente hacia delante, con la certeza de que con aquel agarre mi cuerpo no caería de boca sobre la madera.  Entonces, sentí el puño del chico cerrándose en el cuello de mi camisa, tirándome hacia arriba para que nuestros rostros se encontraran a la misma altura. Esta vez no pude resistirme, clavando en su mirada, una desafiante y rebelde.

Observé cómo utilizaba el báculo, ahora en brazos del dragón, sin poder moverme. A decir verdad, lo utilizaba con destreza, aunque sabía que todo se debía a los rasgos que caracterizaban a su raza, pues estaba claro que aunque sí hubiera podido utilizar el bastón alguna vez, no era una de las armas que mejor dominase. Se delataba en el agarre. Acabé volviendo a poner mis pies en el suelo, con el paso cortado por mi captor y sin más armas que las dagas que llevaba ocultas en mis botas. Bien, antes había dicho que lo mejor era la sensatez, pero… ¿hasta qué punto debía de ser así, cuando tu vida estaba en juego? Era todo o nada, y ahora tenía una oportunidad. La puerta quedaba a pocos metros de nosotros, si corría lo suficiente…

No quise pensármelo más, y en un ágil movimiento, desencajé el puñal de la bota y lo agarré de forma adversa a la convencional. Y lo incrusté con fuerza en el antebrazo del dragón, sabiendo perfectamente que había sentenciado mi final. Era un dragón, matarlo no lo iba a matar, dudaba incluso que aquel ataque supusiese alguna desventaja si entrábamos en combate, pero no quise quedarme más allí. E inicié la carrera de mi vida hacia la puerta de la taberna.






¡Muchas gracias! <3:

avatar
Dayron
Human

Mensajes : 102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Peter Merlyn el Vie Mar 25 2016, 03:32

Me quedé viendo como los hombres que me estaban buscando terminaban por entrar de nuevo en la taberna para, seguramente, decirles a todos que me había esfumado. La verdad es que desde aqui arriba no estaba muy seguro de que era lo que se estaba diciendo allí dentro.

Al menos hasta que Letyko empezó a hablar, ya que los lugareños mantuvieron un sorprendente pero respetuoso silencio cuando el inquisidor habló, seguramente fruto del miedo que le tenían o para no perderse nada de lo que decía por si se le ocurría ofrecer oro de nuevo. Esta gente vendería a su madre por una moneda, me daban asco.

Y parecía que la cosa se había puesto interesante porque alguien llevaba jade encima. Pobre diablo, no podía culparlo, uno no sabía cuando podía necesitarlo, pero eso iba contra la ley  y se suponía que ahora estaba de parte del orden.

Con lo cual en el momento en que vi a un rubio salir corriendo como un condenado no me costó sumar dos más dos, y sin pensármelo me abalancé sobre él como un ave de presa cuando apenas cruzó el umbral de la puerta.

El golpe fue bonito ya que caí con todo mi peso sobre su espalda desde el tejado, a mi tambien me dolió, no lo negaría, pero la peor parte se la llevaría el otro muchacho. - ¡Quieto ahí! - gruñí mientras desenvainaba uno de mis puñales y apoyaba la punta en su espalda haciendo la presión justa para que la notara y sintiera la amenaza pero no como para hacerle una herida. - Si te mueves te hago un ombligo en la espalda.

- ¿Nosotros tambien podíamos participar en la caza, no? - pregunté en voz alta a Letyko pero sin mirarlo, no iba a desviar la vista del otro chico ni un momento no fuera que tratara de hacer algo estúpido.
Lamento muchisimo la tardanza gente D:




Premio:

avatar
Peter Merlyn
Human

Ocupación : Cosas
Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Abel. el Jue Abr 07 2016, 23:50

Estaba expectante por lo que ese hombre que nos tenía delante, solo esperaba que no ocurriera nada malo y que todo saliera en perfectas condiciones, pero parecía que tuviera poder dentro de Talos ya que había convencido a toda la taberna con simple dinero para que nos capturarán. Y allí estaba a la merced de esa persona que a saber que nos iba a hacer. En realidad tenía bastante miedo porque no quería acabar como un esclavo  o peor aun, que ese hombre me llevara para torturar y que descubriera en ese instante fuera un híbrido, ya que eso supondría mi sentencia de muerte. Cuando volvió a hablar me quedé con bastante miedo de que me tuviera que exiliarme y que perdiera la herrería, que tanto esfuerzo había trabajado mi tío y que en estos momentos había heredado y que también había trabajado duramente por mantenerla y hacer todos los pedidos para los soldados y para gente normal que se dedicaba a otros negocios.

Quería luchar por lo menos para que no perdiera la herrería y así no tener que exiliarme. Ya que lo único que sabía hacer era fabricar armas y armaduras y escudos, por lo que le hice caso y me levanté para salir fuera. Antes de salir pasé por unos cuerpos que andaban desmayados y pisando algún que otro charco de sangre de varias personas que se habían peleado entre ellas. Una vez que había salido, busqué a la persona que se había escapado de la pelea y que el otro hombre había pedido que lo encontrara. Miré hacía uno de los lados y no lo encontré y lo mismo pasó hacía el otro. Caminé a una de las bocacalles que estaba situada muy cerca y que daba a la calle en la que estaba situada la taberna por si allí estaba escondido y tampoco estaba allí. Me dí la vuelta y parecía que el otro hombre  había mandado ciertas personas por si se me ocurriera escapar por lo que me acerqué y fui directamente hasta la puerta de la taberna fijándome que uno de esos guardaespaldas portaba una daga en el cinto. Ahora que no lo había encontrado a ese joven, temía por mi futuro y pensando en el exilio y a lo que me dedicaría sin tener mi herrería.

Entré a la taberna intentando disculparme por no encontrar a ese fugitivo, aunque sabiendo que las disculpas no iban a solucionar nada con ese hombre pero lo tenía que intentar – lo siento no lo he podido encontrar- comenté bajando la mirada, pero ese instante que volví a levantar la mirada y me quedé paralizado por lo que ese joven había sacado un puñal de la bota y había atacado al adulto y salía corriendo de la taberna. Nunca se me había ocurrido atacar así a ese adulto que tenía el poder de nuestras vidas. En ese momento escuché un ruido que procedía afuera por lo que me acerqué y allí estaba ese joven pelirrojo al que estaba buscando deteniendo al chico rubio con una daga. Eso ya no lo podía soportar por lo que antes de defender al joven, robé sin que se diera cuenta esa daga que portaba ese guardaespaldas que me había seguido para que no me fugase y caminé lo más despacio que podía para no alertar al pelirrojo y así poder defender al rubio. Una vez que estuve detrás del joven pelirrojo intenté agarrarlo y empujé hacía un lado con bastante fuerza y saqué la daga que había robado – atacar por la espada es de cobardes, así que yo seré tu rival- comenté mirando con furia al joven pelirrojo para después mirar al rubio – te voy a intentar defenderte- dije volviendo la mirada al que iba a ser mi rival.




avatar
Abel.
Hybrid

Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Letyko el Mar Abr 12 2016, 16:06

La mirada rebelde del joven rubio le supo a poco, le gustaban ese tipo de personas, el juego se volvía muy interesante a decir verdad, pero en eso se había esforzado con sus órdenes, con la forma de incitar a los borrachos a capturar a unos pobres humanos por unas monedas que no iban a recibir ni de broma. Era inquisidor, no cometía estupideces como aquella y menos sacaría de pobres a unos malnacidos que gastarían esa fortuna en ahogarse en cerveza barata y queso rancio en un tugurio de mala muerte como aquel. Donde por cierto, desentonaban tanto Peter, como el castaño y el rubio agitando el bastón, sabiendo que había cabreado a los humanos hasta un punto peligroso, pero no le importaba, porque el dragón era así de cabrón, poco de fiar y con la espada afilada si debía usarla.

El castaño hizo caso al dragón y salió fuera a ver si encontraba a Peter, esa pequeña rata pelirroja y escurridiza que podía haberse quedado a jugar más. No esperaba que lo encontrase pues era especialista en huir, pero siempre cabía la posibilidad de que se mantuviese cerca por su curiosidad. Se esfumó cuando recibió el reporte del castaño pero apenas tuvo tiempo de comentar nada pues para cuando quiso darse cuenta el rubio ya había iniciado un movimiento arriesgado, sacó un puñal oculto y lo clavó en su antebrazo, mirando el inquisidor con cara de asombro a este, habiendo reprimido el dolor solo para hacer que los borrachos se lo pensasen antes de intentar nada. Apretó sus manos entorno a ese bastón, amenazando con partirlo en dos, pero se detuvo, sonriendo, pues no se equivocó con el chico, hizo honor a su mirada rebelde pese a que eso le sentenciase.

El inquisidor siguió al rubio y al castaño, que se había interesado en seguir al primero, apartando a los humanos que salían a su paso, clavando alguna que otra daga en sus hombros para dejar claro que mandaba él. La escena que encontró fuera fue de lo más graciosa, el chico rubio tirando en el suelo y apresado por Peter, así mismo el castaño intentando que el pelirrojo se quitase de ahí para que el otro pudiese escapar. No pudeo contener una carcajada y hacer aquello que mejor sabía hacer, volver la situación a su favor... se sacó el puñal del brazo y mató al hombre que procuraba que el castaño no huyese, solo para tomar a este del cuello (Abel) y lanzarlo contra la pared de la taberna. -Suficiente por hoy... ¿O pensáis hacer que me entretenga más con vosotros?- espetó.

Se acercó a Peter y el rubio y se agachó lo justo para levantar su rostro y mirarle -Tú te vienes conmigo por agresión a un dragón y posesión ilegal de jade...- dijo antes de mirar a Peter. -Creí que habías huido como una puta que roba a su cliente. Me alegra ver que no... ahora vamos a llevarnos al chico, y encárgate de que el castaño no vuelva a inmiscuirse en nuestros asuntos sin mi consentimiento- comentó al pelirrojo, para que hiciese aquello mejor creyese con el castaño (Abel) mientras el dragón miraba a los ojos al rubio (Dayron).
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1676

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken glass and thunderous punches [Peter Merlyn, Abel y Letyko]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.