Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Moira el Dom Ene 03 2016, 18:22

Había vuelto a la cabaña después de conseguir que un arquitecto le hiciese un trineo de madera para la nieve. Sobre una manta de las de toda la vida puso todas las cosas que quería llevarles a Thareon y a Megerah. Ropa, sacos con comida, mantas, leña, una espada, un hacha y jabón. Arrastró tirando de las correas de cuero. Afortunadamente, el rastro desaparecía a medida que avanzaba, gracias a la ventisca y a los copos de nieve que caían copiosamente.

Y desde allí, dejando el trineo bien escondido para luego volver a por él, se fue con Megerah a ver a alguien. Ni más ni menos que al puerto. La sola idea la agobiaba un poco, sobre todo a medida que se acercaban. Pero si era alguna taberna o algún otro local por allí, no pasaría nada. Mientras estuviese lejos del agua, todo bien. No se podía quejar de frío. Abrigo, botas, pantalones ajustados y una camisa. Además de unos guantes para que sus manos no quedasen congeladas.

-¿En serio? ¿EN-SERIO? –inquirió la morena, abriendo los ojos como platos y gruñendo por lo bajo-. Pero… ¿cómo? ¿Kariel? Pfff… Erah… esto no puede estar pasando… -negó con la cabeza, frunciendo los labios. Había estado dándole vueltas y había retomado la conversación con su amiga sobre el aristócrata. Se quedó en clara fase de negación. Le estaba tomando el pelo, ¿verdad? Justo en ese momento entraban en el puerto. Ella intentaba quedarse más cerca de los pequeños negocios que había por allí. Enganchó su brazo al de su amiga, manteniéndola a su lado esperando zafar de aquella inmensa masa de agua. Mientras sus botas hacían chof chof en la nieve-. ¿Dónde está esa persona con la que tenías que hablar? –susurró a la ex desafiada, cruzando los dedos mentalmente para que le diese que tenían que entrar por alguna de esas puertas que había a lo largo de la zona.





Bloodlines:


Loria es Real:






Medallas:

avatar
Moira
Human

Ocupación : Cazadora/Contacto del Gremio
Mensajes : 2255

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Megerah el Dom Ene 03 2016, 22:24

La sonrisa que Megerah había mostrado al ver a Momo de nuevo, un par de días después de que la encontrara desmayándose frente a la cabaña, se le había ladeado hacía rato. La morena se había acercado a la cabaña donde Thareon y Erah se quedaban de momento, para traerles lo que había acordado con la rubia y acompañarla en aquel periplo particular de Megerah para mover hilos y avisar a sus contactos en Isaur.

Iban camino del puerto, en un caballo que Erah no tuvo reparo en tomar prestado. La rubia siempre había tenido esa costumbre. Aunque en el último mes había aprendido a ser mucho más sutil para no llamar la atención. Si era una de las personas más buscadas de Talos, no le convenía exponerse demasiado. Terminó por poner los ojos en blanco-. Pero, vamos a ver, ¿qué te molesta de que yo haya... intimado con Kariel? Era mi dueño...y tampoco me forzó a hacer nada... fue cosa mía. -en realidad, Erah se dejó llevar. ¿No era normal que pasaran estas cosas entre hombre y mujer, no ya sólo como dueño y esclava?-. Él cuidó de mí, Momo. Me ayudó... -la rubia lo había visto abatido. Y puede que una parte de ella quisiera compensarle por todo ello.

Una vez en los muelles, liberó a la montura una vez se bajaron. Momo pronto se aferró al brazo de Megerah, y fue entonces cuando la rubia recordó esa fobia que tenía la morena al líquido elemento. Con el frío, la humedad pronto traspasó sus ropas, haciendo tedioso el estar allí. Al menos, con las capas que Megerah y Moira llevaban.
Ladeó la cabeza hacia la morena al escuchar el murmullo y sonrió antes de contestar-. Está cerca, no te preocupes. -caminaron unos pocos pasos más hasta que Erah atisbó las velas grises del Black Wraith. Recogidas, por supuesto. Los mástiles aún se mecían con las suaves olas que golpeaban el casco del barco-. Mira, ahí es. -enunció señalando el navío. La rubia apretó un poco el paso. Al llegar a la pasarela, no vio a nadie en cubierta. Lógico, con el frío que hacía. Sin pensárselo dos veces empezó a cruzar, atendiendo al leve vaivén de las tablas, con una pequeña barandilla que Megerah no recordaba de la última vez que estuvo allí. A mitad de camino, se dio cuenta de que no oía más crujir de los tablones que el que ella misma provocaba. Se giró para ver a Momo mirando fijamente al agua-. ¿Qué haces, Momo? Vamos... -exhaló por la nariz, volviendo a recordar -. No te vas a caer. Haz el favor...





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Reagan el Dom Ene 03 2016, 22:45

Por todos los dioses de las islas libres, en especial Tea. ¿Por qué nos torturaban con aquella manta blanca que se cernía sobre todos nosotros? No llegaba a entender qué mosca le había picado a aquellos seres divinos. No hacían más que causarme problemas últimamente.
Con aquel frío y ventiscas, el navegar se hacía complicado. Me habría gustado volver a Eneas o viajar a Isaur huyendo de aquel temporal, pero había preferido quedarme allí esperando que aquello solo fueran unos días. Idiota de mí.
Claro que también había algo bueno de todo aquello. Aunque fuera complicado dejar tierra en aquel estado, en las ciudades más problemáticas era donde abundaba el trabajo y para qué engañarnos, si Talos siempre había sido el epicentro de todos los asuntos turbios, ahora lo era más. A pesar de que mi clientela dracónica había disminuido, todavía seguía recibiendo bastantes pedidos.

Y en la costa la cosa no era mejor. El frío me calaba hasta los huesos así que había decidido tirar de baúl y ponerme todas las capas de ropa que pudiera. Lo que venía siendo, dos pares de pantalones, unas botas de las más gruesas que tenía, una camisa, otra camisa, y otra encima. Luego, sobre mi característica chaqueta de corsaria, me había puesto por lo menos dos más de unos colores bastante feo que no casaban los unos con los otros, pero prefería aquello a morir congelada. Moverme era algo más difícil en aquellas pintas, pero mejor eso que convertirme en un cubito de hielo.
Por no hablar de mi cabeza, sobre la que llevaba unos tres pañuelos de los estampados más espantosos que te podías encontrar en los mercados de Isaur atados y sobre ellos mi precioso sombrero, que casi costaba meter en aquella masa de telas.
Me froté las manos, que llevaba cubiertas con unas especies de guantes de lana sin dedos, tratando de darles algo de calor.

-Juraría por mis barbas, si las tuviera, que parece que el mundo se va a acabar- dije en voz alta mientras me paseaba por el interior del barco, echando un vistazo al mar desde uno de los ojos de buey. El cielo estaba blanco y lleno de nubes del mismo color, hasta el mar parecía haber cambiado a una tonalidad mucho más intensa y fría. Miré de reojo a Reshi que estaba sentado en el suelo, apoyado sobre la madera del barco envuelto en lo que parecía ser un millar de mantas. Solo se asomaban por ellas su barba gris, sus greñas a juego y un par de manos que sujetaban un libro antiguo. Estaba segura de que aquel viejo sabía mucho más de aquella nieve que la mayoría de habitantes de la ciudad.
El sonido de unos pasos sobre la madera la pasarela, produjo como si fuera eco unos crujidos en la madera del suelo de cubierta. Eso y el ver el dedo índice de Reshi señalando el techo fue más que suficiente para confirmar que teníamos visita. Era molesto salir afuera con el frío que hacía, más no era imposible. Sobre todo si la visita olía a oro.

-Avisa al resto de que próximamente tendremos trabajo que hacer, bardo- dije antes de disponerme a subir por la escalerilla -Y diles que enciendan un fuego o algo. Pero con precauciones. No quiero un barco reducido a cenizas.

Cuando terminé de subir me topé con una figura familiar. Sonreí y abrí los brazos como abarcando la grandiosidad del navío para recibirla -Lady Megerah- aclamé quitándome el gorro con cierta dificultad y haciendo una reverencia, con cierta dificultad -Hacía tiempo que no sabía nada de vos, podéis pasar- me coloqué de nuevo el gorro y caminé hacia ella tratando de descubrir a quién se dirigía ella y por qué demonios la rubia no se disponía a pasar abordo-¿Con quién habéis venido? ¿Me traéis de pago una mujer?- solté una suave carcajada mientras observaba la morena que se encontraba todavía en tierra -¿Por qué no sube también?




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Moira el Lun Ene 04 2016, 14:19

-Pues que eres mi amiga. Pensé que él respetaría eso. Quiero decir… sé que es un mujeriego pero pensé que, habiendo tantas mujeres por Talos, podría evitar intentar algo contigo –refunfuñó. Claro que en una reacción muuuucho más suave que con Moloch. Y sin olvidar a los hombres, pero eso no podía decírselo a Megerah. Pero ella sí sabía que Kariel gustaba de ambos géneros-. Tampoco pudiste negarte. Era tu dueño. Las dos sabemos cómo es eso –gruñó con suavidad, antes de que la rubia dijese que la había ayudado. Desde atrás, en el caballo, la estrechó entre sus brazos un poco y apoyó un par de segundos su barbilla en uno de los hombros de su amiga. Sin poder mantenerla por el movimiento del equino-. Hey… Erah… ¿Qué te pasó en esos días? ¿Cómo te ayudó? –susurró con un deje de preocupación.

La verdad, hubiera preferido quedarse montada en el caballo de haber sabido dónde iban. Tuvo un escalofrío por el gélido ambiente que las rodeaba, sumado a la humedad del lugar. Asintió cuando le dijo que ya estaban cerca. Menos mal, pensó la morena. Pero poco después Megerah señaló un barco. Moira abrió mucho los ojos. ¿Qué? ¿Esa cosa en el agua que se movía? Su amiga se había vuelto loca de remate o pretendía matarla a infartos.

Su mirada se alzó por el mástil hasta las velas grisáceas. Se movía. Se balanceaba. A merced de las olas. Tragó saliva. Alargó la mano hacia la ex desafiada, que se apresuró hacia una pasarela que empezó a cruzar. “No, Erah, no… vamos a morir, no cruces, vuelve”, quiso decirle. Sus pasos la guiaron hacia su amiga, pero… justo al borde de la pasarela, se detuvo. Se balanceaba. Ora para un lado. Ora para el otro. Y sus ojos se posaron en el agua. Ohdios… no se veía el fondo. Glup. Se quedó dura como una piedra, en shock, mirando el líquido que parecía decirle “ven, ven, que te ahogo, un pasito más, no tengas miedo”.


Escuchó entonces la voz de su amiga y negó con la cabeza-. Hm hm… -hizo un sonido mientras negaba-… sal de ahí, Erah… por favor… eso es muy inestable… el agua no tiene fondo… vamos a morir –y alargó la mano hacia su amiga-. Por favor… ven, sal de ahí, ven a la orilla –le pidió, sin quitar la mirada del agua. Escuchó entonces la voz de otra mujer. ¿Vivía en el barco? Ay… que le daba… -. A…agua… -dio por explicación a por qué no subía, con las pupilas tan dilatadas que parecía que sus ojos se habían oscurecido-. A… agua por todos lados… vamos a morir… -murmuró.





Bloodlines:


Loria es Real:






Medallas:

avatar
Moira
Human

Ocupación : Cazadora/Contacto del Gremio
Mensajes : 2255

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Megerah el Lun Ene 04 2016, 16:25

- No le des más vueltas. No cambia nada. -sentenció la rubia, claramente incómoda por el runrun que traía la morena-. Tú misma me estás dando la razón, aunque no llegues a entender esas… obligaciones íntimas con un dueño. -añadió algo más taciturna. Para Megerah no fue obligación alguna. Pasó. Se dejó llevar en aquel momento en el que la… conexión empática con el dragón fue plena-. Estuvo ahí… cuando no había nadie más. -murmuró al bajar del caballo, habiendo ayudado a Moira a bajar primero. La morena había sido liberada. Moloch estaba muerto así como creyó que lo estaba Thareon. No tenía a nadie. Kariel fue ese salvavidas al que aferrarse en mitad de aquel inmenso océano.

Megerah ignoró deliberadamente el titubeo y desconfianza de la morena, hasta que tuvo que detenerse en mitad de la pasarela para mirarla. Fue a articular cuando una voz conocida sonó a sus espaldas. Ladeó la sonrisa antes de girarse para ver a la pirata con la que compartía una peculiar historia de intercambios e intrigas-. Seguís con la costumbre de cambiar de disfraz por cada vez que nos encontramos... -murmuró en respuesta, divertida.

Volvió sus cristalinos orbes a su amiga ante esa contestación escueta y evidente, antes de suspirar con resignación. Volvió a mirar a Reagan y le indicó que esperase un segundo con su índice y claro gesto de disculpa. Regresó a la orilla, cogiendo la mano que le tendía-. Momo, atiéndeme. No va a pasarnos nada, ¿hm? -alzó ambas cejas, mientras asentía, sin apartar la mirada de las claras pupilas de la morena-. ¿Confías en mí? -apenas esperó una respuesta cuando inclinó sus rodillas y en un movimiento rápido cargó a Moira en su hombro-. Si te mueves y pataleas. Acabaremos en el agua -dijo, adelantándose a cualquier reacción de la morena. Sin más miramientos, cruzó la pasarela finalmente, soltando a su amiga con suavidad, una vez en cubierta. Se irguió tras esto, antes de dirigirse a Reagan-. Disculpad. Pequeños traumas, pura consecuencia de torturas durante años... -explicó con suavidad, mientras la morena intentaba recomponerse-. Dudo que ella te valga como pago, pues no podría vivir en un barco... -se cubrió las espaldas. ¿Pagar a Belladona con Moira?

Estaba loca...





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Reagan el Sáb Ene 09 2016, 14:07

-Oh, querida, si por mí fuera, iría desnuda a todas partes, pero desgraciadamente no puedo si no quiero morir.
Y luego me quedé mirando a la acompañante de Erah como si fuera alguna clase de dragón sin escamas o algo así. Como si fuera la cosa más extraña que hubiese visto en toda mi vida, y mira que había visto cosas…

-¿Qué demonios está farfullando?- pregunté mirando a la rubia sin esperar ninguna respuesta, puesto que los actos ya eran suficiente como para hacerme entender qué estaba pasando allí. Muy desesperadas debían estar para que se atreviera la sirena a traerme a una amiga que le tenía pánico al agua.
Pero eso solo eran buenas noticias para mí.
Me crucé de brazos esperando que Megerah hiciera lo que tuviera que hacer cuando me indicó que esperara y observé la escenita con una ceja alzada y una sonrisa que no me la iba a quitar nadie. Cuando llegaron ambas a cubierta, miré a la nueva de arriba abajo, analizándola como hacía siempre. Sus facciones eran mucho más rudas que las de la rubia, pero le daban su encanto y su cuerpo… bueno, pero le tenía fobia al agua. No podía servirme para nada tal y como Erah decía. Una pena.
Coloqué una mano en el hombro de la morena y dejé escapar una suave risita.

-No te preocupes, hoy el mar está estable. De momento. Pórtate bien y no te haré caminar por la tabla- acto seguido me giré hacia Megerah -¿Y bien? ¿Preferís que pasemos a mi camarote donde puede hacer algo más de calor o queréis estar aquí fuera viendo cómo toda esta cantidad infinita de agua fría y profunda nos rodea a las tres?




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Moira el Sáb Ene 09 2016, 17:08

Su boca se abrió como si quisiera decir “pe… pero…”. Pero entonces un murmullo de su amiga hizo que su molestia se esfumase. Cuando no había nadie más. Cuando ni siquiera ella misma había estado allí para ayudarla. Sus irises brillaron en preocupación y tuvo el impulso de achucharla nada más bajo del caballo. Sus brazos rodearon a la otra mujer con fuerza, entendiendo su situación lo suficiente como para no seguir mascullando. Porque no necesitaba más explicaciones que aquella para invocar a su propia sensibilidad y se olvidase de su enfado y de querer castrar a Kariel. Porque le gustaba que las personas que le importaban estuviesen bien. Ella lo había pasado mal, había estado sola. Y él había estado allí. El dragón rojo podía agradecer que la ex desafiada supiese tratarla, porque lo había salvado de una bronca y había logrado que conservase sus genitales.

¿Cómo podían bromear las otras dos mujeres con taaaanta agua allí? Con gusto hubiese metido baza en la conversación, pero estaba aterrada. Por fortuna, Megerah volvió a la orilla y agarró su mano. Se la apretó, dispuesta a tirar de ella para largarse lejos del mar. Su mirada estaba clavada en los zarcos ojos de su amiga. Iba a asentir. Claro que confiaba en ella. Pero de repente… se vio alzada como saco de patatas-. ¿Qué…? ¿Erah? ¿Te has vuelto…? ¿Qué…? Nono… -quiso decir… pero su amiga se adelantó a su intento de zafarse y se quedó rígida en su hombro. Con las pupilas dilatadas por el miedo. Con su cuerpo como una estatua, que parecía un animalillo asustado, tembloroso… y sin mover ni una fibra de su ser de forma voluntaria. De repente, estaba en cubierta. En aquel transporte que iba por agua. Sintió que Megerah la soltaba… y, temblorosa y desesperada, se quedó sentada y se agarró a una pierna de la rubia, como si quisiera decirle “no me sueltes, no me dejes, me va a dar algo”.

Luego alzó la mirada hacia la pelirroja. ¿Estaban hablando de pagarle con ella? Se agarró más a la pierna de su amiga, quien fue rápida para evitar que la otra mujer insistiese en que se la diese. Ya no era una esclava. Y mucho menos para vivir allí. Glub. Y Megerah nunca nunca NUNCA se desharía de ella. Miró la mano en su hombro y luego a los ojos de aquella mujer envuelta con tantas capas como una cebolla. ¿Por qué la tocaba? ¿Qué quería? ¿Por qué no le inspiraba confianza? ¿Socorro?-. ¡¿Tabla?! –tragó saliva-. Me portaré bien –asintió vehementemente, con el terror plasmado en sus irises-. Camarote, sí. Camarote, Erah –alzó la mirada hacia la rubia, con carita de súplica. Le hubiera encantado levantarse, pero le temblaban hasta las rodillas en aquel momento. Y, entonces, cayó en la cuenta de algo. El camarote estaba dentro de ese barco. Y el barco estaba en… ¡la jodida agua! Cerró los ojos con fuerza. Era una pesadilla. Se despertaría en tres… dos… uno… Abrió un ojo y vio a las dos mujeres allí. Mierda.





Bloodlines:


Loria es Real:






Medallas:

avatar
Moira
Human

Ocupación : Cazadora/Contacto del Gremio
Mensajes : 2255

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Megerah el Dom Ene 10 2016, 12:10

Ante la pregunta de la pirata y la rápida sugerencia de su amiga, aferrada a su pierna como si estuviese sobre el más precario tablón de madera sobre un mar de intenso oleaje, Megerah no tardó mucho en contestar:- Algo me dice que estaríamos con los ánimos más calmados -miró a la morena con una ceja enarcada, antes de volver a la pelirroja- si pasamos a vuestro camarote. -con suerte, una dejaría de parecer una pelota entre tanta ropa para paliar el frío y la otra perdería parte de ese miedo irracional que la estaba bloqueando y hasta dejando en mal lugar.

La rubia buscó las manos de Moira, crispadas en su pierna. De forma inconsciente, supuso, la estaban haciendo daño-. Vamos, Momo… -murmuró al cogerlas para tirar de ella y ayudarla a levantarse-. Compórtate, por favor. -la regañó con suavidad-. Sólo será un momento. Te lo prometo… pero necesito que te controles. -añadió con contundencia, en susurro, para que aquella mujer ajena a su gran amistad no escuchase gran cosa. Megerah siguió a Reagan, escuchando como la madera crujía a su paso y con Moira abrazada a ella, con lo que le pareció un esfuerzo de autocontrol bastante remarcable.

Llegaron a aquella estancia, nada desconocida para la rubia. Del calor, o de lo que allí ocurrió hacía unos meses, las mejillas se le tiñeron sutilmente. Se atrevió a dejar a la terrorista, sentada en una de las pocas sillas que había en el lugar. No obstante, se mantuvo a su lado, mientras buscaba a Belladona con su mirada cristalina-. Veréis, en esta ocasión, no vengo a pedir veneno… -no pudo evitar pensar que había metido la pata, pues si bien recordaba, Momo no sabía nada-. Necesito que llevéis un mensaje a Isaur de forma urgente...





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Reagan el Vie Ene 15 2016, 14:58

Solté una Sonora carcajada al escuchar el titubeo de la morena y ver lo asustada que estaba.
Ojalá me hubiera topado con alguien con miedo al agua antes, mi vida habría sido mucho más divertida. Pero claro, nunca era tarde para que pasara. Ella se había prácticamente caído al suelo y yo me habría tirado para seguir riéndome. Pero había cosas más importantes que hacer.

-Está bien- di un par de palmadas y de nuevo me froté las manos mientras me daba la vuelta para caminar hacia la puerta de mi camarote, esperando que las dos me siguieran, por muchos problemas que tuviera la amiga de Erah para permanecer allí.
Una vez dentro de mi querido y acogedor habitáculo, me quité un par de abrigos quedándome en la chaqueta que llevaba siempre. Erah ayudó a sentarse en una de las sillas a su compañera y yo me apoyé ligeramente sobre la mesa, cruzada de brazos, esperando que la rubia me dijera qué era lo que buscaba en mi navío.
Alcé la ceja cuando mencionó lo del veneno, recordando todo, absolutamente todo, lo que sucedió la vez que vino a pedírmelo. Se me escapó una fugaz sonrisa ladina hasta que mencionó lo de Isaur. Entonces mi rictus cambió a uno más serio. Respiré hondo y me separé de la mesa para caminar alrededor de la misma con parsimonia tomándome unos segundos para pensar en silencio.

Llamaron entonces a la puerta del camarote y abrió mi leal Will que traía en sus manos una especie de vasija de metal con unas ascuas en su interior. Colocó unos trapos viejos sobre la mesa y puso la vasija encima. Luego salió con una leve inclinación de cabeza respetuosa hacia mí y las dos invitadas.
Me acerqué a la mesa y puse las manos sobre las ascuas sintiendo cómo al fin lograban encontrar algo de calor y suspiré.

-¿Sabéis lo difícil que es navegar con este temporal?- dije seguido de un chasqueo de lengua. Estaba segura de que aquello no iba a echar atrás a Megerah y que si yo no cumplía con mi deber, ella buscaría a otra persona. Algo que no me hubiera importado de tratarse de otra persona. Pero se suponía que éramos amigas. O algo así.

-Rectifico mi pregunta ¿Sabéis lo caro que os va a salir? ¿Para quién es el mensaje? Dadme algunos datos para que pueda comenzar a planificarme- la miré y luego recaí en la presencia de su compañera -¿Y qué pinta ella aquí? ¿Quién es? Porque si la habéis traído pese a su… discapacidad, debe ser por algo.


Última edición por Reagan el Sáb Ene 16 2016, 22:04, editado 1 vez




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Moira el Sáb Ene 16 2016, 19:55

Sus propias manos fueron agarradas por las de su amiga. Sintió el tirón. Y, ya que no tenía el agarre de la pierna, apretó las manos de la rubia, levantándose con las piernas temblorosas-. Va… vale –musitó, abrazándose rápidamente a la cintura de la ex desafiada en cuanto la soltó. Tragó saliva, caminando con dificultad junto con Megerah. Se hacía complicado, pero intentaba seguir el ritmo sin separarse de ella.

Finalmente, llegaron al camarote. Miró a aquella mujer que había sido casi como su hermana la mayoría de su vida cuando la dejó sentada en la silla y se agarró a los reposabrazos, mientras sus nudillos se volvían blancos. Allí hacía más calor, pero no quería quitarse el abrigo. Más que nada porque supondría soltarle. Por fortuna, Megerah se quedó cerca, como si quisiera protegerla con su mera presencia. Le echó una rápida mirada de agradecimiento, con sus irises, en ese momento azul grisáceo oscuro, brillando en emoción contenida.

El barco se mecía. Lo notaba. En el agua. Intentó fijarse en un punto definido de aquel camarote, para no dejar en evidencia a su amiga delante de la otra mujer. Tenía que tranquilizarse, hasta que todo acabase. En su propia mente, aquello se movía más de lo que lo hacía. Como si fuese el fin del mundo, exageradamente. Pero algo llamó su atención. Una palabra pronunciada por los labios de Megerah. Su mirada se clavó en su figura-. ¿Veneno? –repitió, mientras sus ojos se agrandaban por la sorpresa. Antes, le había dicho que el dragón rojo que la había ayudado, que la había cuidado. Thareon no estaba en Talos. Ella estaba en la resistencia. Y Megerah había superado el desafío, matando a Moloch. Había perdido incluso su rango, de nuevo a la esclavitud. Le tembló la barbilla, frunciendo el entrecejo mientras pensaba en una posibilidad que temió-. ¿Erah? ¿Para quién era el veneno? –susurró la pregunta, sintiendo la boca seca de repente.

Su preocupación no menguó aún con la conversación entre las otras dos féminas. Su miedo no había desaparecido, pero estaba atenta, aún sujeta a los antebrazos… pero con menor fuerza. Al menos sus nudillos no estaban tan pálidos. La pelirroja envuelta con varias capas como una cebolla no parecía muy convencida. La palabra “caro” resonó en sus oídos. Ayayayayay… tenía que soltar al menos una mano. Sintió el sudor frío perlando su frente, su corazón palpitando en su pecho… Levantó un dedo… luego otro… y cada vez se hacía más difícil. ¿Discapacidad? ¿Qué? Levantó la mirada hacia aquella mujer que había hablando. ¡¿Discapacidad?! Gruñó por lo bajo. Por puro orgullo, soltó las manos de golpe. Pff… Mierda… Acabó agarrándose a la silla con una sola mano y cerrando los ojos. ¿Lo que sentía era mareo o sólo era su orgullo herido?

Maldijo su propio terror. Estaba dando una imagen de inseguridad que no casaba con ella. No normalmente. Tsk. Chasqueó la lengua y abrió los ojos, hurgando con la mano libre en su bolsa. En el fondo encontró aquella bolsita con un buen montón de monedas de oro. Detalle de Kariel. Recordó que la tenía ahí desde su última visita al dragón. Suspiró. Tenía que hacer un último esfuerzo. Uno a lo grande. Tragó saliva y adelantó los labios para expulsar aire lentamente. Y entonces pensó en alguien que la calmaba. Un pelirrojo que le había hecho olvidar momentáneamente su trauma, dentro del agua. Un encuentro que había cambiado su vida de forma tan rápida y con tanta intensidad que sólo había sabido que era realidad cuando había vuelto a verlo.

Con el recuerdo de aquella sensación de inusitada calma, se levantó poco a poco y dio un paso lejos de la silla, hacia Megerah. Abrió un ojo, mirándola de soslayo, mientras le tendía la bolsa con el dinero en su dirección, sobre la palma de su mano un poco temblorosamente extendida. Con la punta de los dedos le dio un toque en un brazo para llamar su anteción. La bolsa pesaba bastante y el contenido era digno de un dragón con bastante dinero para pagar un encargo especial. Pero no sabía si aquella mujer de rojizos cabellos lo aceptaría como pago.





Bloodlines:


Loria es Real:






Medallas:

avatar
Moira
Human

Ocupación : Cazadora/Contacto del Gremio
Mensajes : 2255

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Megerah el Sáb Ene 16 2016, 21:11

Megerah fue a hablar pero se contuvo cuando les interrumpieron a las tres. Siguió con la mirada y gesto neutro al subordinado de Reagan, con aparente interés por lo que fuera a hacer. Dibujó una sonrisa torcida y leve como simple agradecimiento cuando la mirada de aquel hombre se cruzó con la suya, justo antes de salir de la estancia. Y justo esperó a que lo hiciera.

Por hablar, a Erah le sobrevinieron preguntas por parte de las otras dos mujeres. Y no precisamente fáciles. Con una de ellas, Megerah tendría que dar explicaciones que implicaban ahondar en emociones que quería olvidar, pero con la otra, tendría que tantear lo que pudiera interesarte a la pirata. Y no contaba con gran cosa.

Prefirió empezar por lo que le pareció más difícil en aquel momento: recordar decisiones pasadas, hechas sobre una base de desesperación en vida que había olvidado con increíble facilidad en las últimas seis semanas. Pero volver a ello fue más duro de lo esperado. Miró a Moira, suspirando mientras buscaba las palabras:- No... no podía dejar que me atraparan, Momo. No después de lo que había hecho. -murmuró bajito, aunque perfectamente audible para ambas féminas-. Sólo quise cubrirme las espaldas. -Erah se cuidó mucho de cambiar el término suicidarse por esas palabras que, en realidad, pronunció-. Pero Corah llegó antes de que pudiera recoger  lo que ella... -continuó, elevando la mano, para señalar a Reagan entonces- me consiguió por encargo. -la rubia casi agradeció que Moira pareciese querer fundirse con la madera de su asiento para evitar recibir otro de sus abrazos por la turbación de aquella mala realidad por la que había pasado Megerah-. Y sí. -contestó a la pelirroja, regresando sus azules a la clara y seria mirada de su ahora interlocutora-. Sé que es lo más caro que os haya podido pedir hasta la fecha. Pero, desde luego, tened por seguro que os pagaré el precio que pongáis. Creo que en los tratos previos, al menos, cumplí esa parte. -otra fuera la de ir a recoger el encargo. Megerah tenía la convicción de que la última vez que había hablado con Belladona, su reproche por no cumplir ese último trato que habían tenido entre manos sólo fue una excusa, pues, en realidad, la capitana había salido ganando-. Con quien quiero que contactéis es un comerciante de especias. Uno con cierto prestigio. -un dragón con una importante tapadera, amigo de Thareon, con el que le había visto hablar y habían acordado ser él, el encargado de estar atento a cualquier mensaje que ellos pudieran enviar-. Ya espera noticias mías, así que no me sorprendería que, una vez en puerto, al abrigo de un clima más cálido y soleado, fuera él mismo quien fuera a vuestro encuentro. -la rubia mencionó el calor adrede, como tentación que no se pudiese despreciar, pues el descontento con las bajas temperaturas era una sensación general.

Megerah sintió un toquecito en su brazo, por detrás. Se giró para ver a la morena, titubeante, de pie a su lado. Sonrió, al ver esa bolsa y adivinar lo que contenía por el ruido metálico que sonaba en su interior, por esa petición de ayuda que Moira había visto sin necesidad de que la rubia le dijera nada. Siempre tan dispuesta a ayudarla. Cogió la bolsa con la mano más alejada de ella y con la otra, medio atrofiada en fuerza y movimientos, buscó asir la de su amiga-. Lo estás haciendo muy bien, Momo. -le premió, con un susurro suave y dulce, sólo para ella, antes de volver su mirada cristalina a la comerciante-. Ella es parte de mi oferta... aunque no de la forma que pensáis, como he mencionado antes. -se apresuró a añadir esto último-. Viene en representación de una organización con la que quizás también os interese negociar y de la que podríais sacar beneficios importantes para vuestro negocio. -enarcó las cejas, decidida a esperar la reacción y respuesta de Reagan. No quiso arriesgarse a hablar aún de aquella bolsa de su amiga, pues ignoraba la cantidad que hubiera y cuánto podría pedir la pelirroja.





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Reagan el Sáb Ene 16 2016, 22:56

Asentí repetidas veces mientras escuchaba a Megerah, guardando en mi memoria toda la información que iba ofreciéndome. De hecho, retiré las manos del calor de las ascuas para sentarme en mi silla predilecta, abriendo un cajón y sacando un papel, tinta y pluma.
Allí comencé a escribir los datos que me había dicho la rubia y paré en seco un momento alzando la ceja y clavando mi mirada en ambas mientras las veía pasarse lo que parecía ser una bolsita. No hacía falta tener muchas luces (sobre todo siendo pirata) para saber de qué se trataba. Al menos la morena parecía haber recobrado algo de… de ser humano y había logrado levantarse de la silla.

-Necesito un nombre de la persona con la que deseáis que contacte… o una descripción lo que sea- dije antes de centrarme de nuevo en mi escrito. Aquella hoja iría al grueso libro de contactos que guardaba en mi camarote. Siempre lo hacía. No sabía si otros piratas se organizaban de la misma forma, pero estaba casi segura de que yo era la navegante con más conocidos de todos los siete mares. Y muchos de ellos repetían mis servicios. Cosas de tener la mejor tripulación del mundo.
Levanté de nuevo la mirada esta vez mucho más interesada en lo que tenía que decirme Erah. El dinero era importante pero por su tono parecía ser que se trataba de una información lo suficientemente jugosa como para despertar mi expectación.
Hhmmm…
Me eché hacia detrás en la silla subiendo los pies cruzados sobre la mesa.
-¿Organización? ¿De qué organización estamos hablando exactamente?- fruncí el ceño en dirección a la morena, cuyo nombre todavía no me había dicho, pero había escuchado a Megerah llamarla ¿Momo?
Lo único que pensé sobre aquello es que si tuviera un perro le llamaría igual.




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Moira el Lun Ene 18 2016, 19:22

No necesitó más explicación de la que su amiga le proporcionó. La gravedad que portaban las palabras de Megerah impactó en ella, como el mar agitado restallando contra una endeble superficie. Llevándoselo todo por delante. El veneno había sido para aquella rubia, para tener una vía de escape. ¿Después de lo de Thareon? ¿De Moloch? Como si estuviese pegada a la silla, hundida en el asiento, miró con ojos acuosos a aquella mujer que prácticamente era como su hermana. No, no por el desafío. Y no cuando ella estaba con la rubia, para intentar irse juntas. Sin poder estar ni siquiera a su lado para protegerla, para defenderla. Quiso abrazarla, achucharla, mecerla entre sus brazos… pero se vio incapaz. Así que sólo llegó a dirigirle una mirada comprensiva, repleta de lágrimas, sensible-. Me gustaría abrazarteee –musitó en tono lastimero.


Pero la rubia estaba ocupada negociando con la pelirroja… y ella estaba demasiado entretenida aferrándose a los reposabrazos de la silla. Hasta que hizo el tremendo esfuerzo de levantarse para darle la bolsita con el dinero. Apretó la mano de Megerah en cuanto vio que buscaba agarrar la suya. Le hubiera apetecido achucharla fuerte, pero se contuvo, sin soltar aquella mano de la rubia que sostenía con fuerza. Las adorables palabras de ánimo hicieron que la morena le dedicase una sonrisa de agradecimiento, emocionada por el proceder de su amiga-. Gracias, Erah –murmuró sólo para la rubia.

Escuchó la madera crujir y apretó más la mano de Megerah. Ay. Maldito barco. Soltó la mano de Megerah en ese momento y se sentó deprisa. Socorro. Tragó saliva, justo un momento antes de que la mujer del sombrero le lanzase una pregunta. Sus irises, de color cambiante, se fijaron en los de la pelirroja. Entonces… algo acudió a su memoria. Por aquella vestimenta, el diabólico barco sobre el agua… ¿era una pirata? Probablemente. ¿Debería decir directamente que se trataba de la resistencia?-. Una organización que no está a favor de la reina –contestó, haciendo un esfuerzo para que su voz no temblase. Pero pegó un respingo en la silla cuando el barco de repente se movió un poco más. Oh. Mierda. ESO se iba a hundir. Mejor no lo decía, no fuese aquella mujer a tener demasiado cariño a su barco y querer tirarla por la borda si lo llamaba “eso”-. Mi interés es conseguir más recursos. Estoy segura que vos podéis reunirlos. Mi oferta es la siguiente: a cambio de ellos, puedo daros recursos que a mí me sobran. Pescado, fruta para combatir el escorbuto, mantas de pieles, abrigo sin necesitad de que tengáis que poneros tantas capas. Y… -enarcó una ceja con una seguridad que no había demostrado hasta ahora-… puedo deciros qué embarcaciones de la marina portan suministros importantes. No hay dinero para continuar fabricando los barcos, pero sí hay inyecciones de monedas de oro para mantenimiento de los mismos en sus bodegas. Pocos saldrán a altamar. Es suicida entrar en ellos cuando hay tantos dragones a bordo. Sin embargo, cuando están atracados en el muelle, suelen estar vacíos de guardias. Sobre todo con este tiempo. No sólo dinero. Armas, ron, alimentos, mapas de navegación, información sobre otros suministros que no estén en Talos… -terminó de hablar a aquella mujer de rojizos cabellos, esperando su resolución.





Bloodlines:


Loria es Real:






Medallas:

avatar
Moira
Human

Ocupación : Cazadora/Contacto del Gremio
Mensajes : 2255

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Megerah el Lun Ene 18 2016, 19:52

Megerah estuvo tentada de reírse... O de fulminar con una amenaza evidente en la mirada a su amiga, por ese deseo lastimero. Más le valía a Moira no intentar un gesto cariñoso en ese momento. Porque no era el adecuado. En absoluto. Y, de hecho, agradeció con aquel halago como comentario cuando la morena se levantó y se acercó a ella, más pendiente de superar su miedo que de querer abrazarla. La rubia sonrió por ese titubeo agradecido, pero la sonrisa le abandonó cuando sintió una pequeña presión en su mano. Una que llegó a hacerle daño-. Mmm... -murmuró como simple queja, apretando sus labios, mientras escuchaba la petición de Reagan-. Os garantizo que no necesitáis más información que la que os he dado. En cuanto piséis arena isaurí sabréis de él. Es conocido. Lo suficiente como para que cualquier información sobrante revelada aquí pueda perjudicarlo. -explicó con alguna aspiración rápida entre dientes por esa presión en su mano-. Estará atento de vuestra llegada. Os lo garantizo. -además, ¿qué le suponía quedarse unos días más en aquel cálido lugar? Megerah estaba segura de ese gruñido abierto que la pelirroja pudiera soltar cuando levase ancla para regresar a Talos.

Ella sí suspiró abiertamente cuando Moira la soltó. Llegó a mover ligeramente los dedos como si fuera a recuperar la poca movilidad que tenía en esa mano.

Exhaló una respiración por la nariz, cerró los ojos y se pellizcó el puente de la nariz con el índice y el pulgar. Momo está hablando demasiado, pensó. Como siempre, en realidad. Muy y mucho se había recuperado en tan poco tiempo. Estuvo tentada de articular un 'Momo, agua' para que perdiera color y voz. Principalmente, esto último. pero se abstuvo, pues el que le diera tanta información a Reagan, podía convertir todo aquello, en un verdadero caramelo para la pelirroja. Volvió a abrir sus azules y los llevó a la pirata, sentada y acomodada con los pies sobre la mesa-. Saldríais beneficiada en todo momento, Belladona. -concluyó cuando Moira dejó de hablar. Por fin-. Sólo necesitamos que sopeséis vuestro interés y pongáis precio... Porque ninguna de las tres queremos perder el tiempo. -pese a la contundencia de sus palabras, su tono fue suave, con gesto relajado, mirándola con las cejas alzadas. No era pecar de presuntuosa, sino poner en palabras un hecho por el que se guiaban las tres.





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Reagan el Miér Ene 20 2016, 22:35

-Está bien, está bien, me fiaré de vuestra palabra- dije a Megerah quitándole importancia con un movimiento de mano. Si aquel contacto de la rubia me reconocía nada más llegar a Isaur, bueno pues qué le iba a hacer. Quién no conocía a Belladona al fin y al cabo.

Intenté disimular lo mejor que pude aquella emoción al escuchar todo lo que la amiga de Erah me ofrecía. A cambio de qué, ¿de recursos? ¿Qué clase de recursos? Porque básicamente lo que ella me proponía era abastecer a mis hombres durante una muy buena temporada y yo no podía negarme a una oferta así. Pero no podía dejar que aquello se notara, así que decidí descargarlo de la mejor manera posible. Me levanté de golpe sacando la daga de mi bota con un rápido movimiento de mano y clavando la misma en la madera de la mesa, con una sonrisa pícara en la cara.
No pude evitarlo.

-Entonces ya somos dos en contra de esa furcia de posaderas doradas- caminé hasta ponerme a su lado para poder mirarla de nuevo cual escáner comerciante de esclavos. Por mal que sonase. Era algo que solía hacer a menudo, qué remedio -Quiero decir, soy consciente de que no debo tomar bandos. Trabajo para el mejor postor… pero si tuviera que elegir, le arrancaba la cabeza. Nunca tuve predilección por las rubias- luego miré a Megerah -No os ofendáis, vos sois una excepción en todos los sentidos- añadí con voz melosa y luego solté una carcajada.
Saqué la daga de la madera de la mesa y me puse a juguetear con ella apoyando el filo sobre las yemas de mis dedos -Aunque creo que esa oferta es demasiado ostentosa como para que pueda creérmelo sin tener más datos. ¿A caso habéis secuestrado a un lord escamoso para sacarle el dinero? Tal y como ha dicho lady Megerah, no queremos perder el tiempo y yo no quiero tampoco salir perdiendo del trato. Necesito alguna seguridad de que vais a poder ofrecerme todo eso. Porque como bien sabéis los acuerdos con los piratas se cumplen. De lo contrario, se me ocurren un montón de terapias de choque para que olvides esa fobia al agua que tienes y que te hace tan adorable. Así que, antes que nada, lo primero es saber si me contáis la verdad. Mis servicios los tenéis, pero a veces son los clientes los que se tienen que ganar la confianza de los piratas y a ti querida, no te conozco.

La cosa había tomado un tono mucho más serio. Estábamos hablando de un precio que se traducía a mucho, mucho, muchísimo dinero y debían estar dispuestas a pagarlo.
Además, eran dos tratos completamente distintos, pero mejor zanjarlo todo de una vez.




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The blonde, the brunette and the pirate (Megerah & Reagan)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.