Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Una reunión importante [ Atish/Waleska] [Priv]
Hoy a las 01:29 por Waleska

» La cacería [priv. Kallistrate]
Hoy a las 01:14 por Erian

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 01:11 por Invitado

» La Danse de la Lune ✥ Trystan
Hoy a las 00:29 por Kya

» Firmería v 2.0
Ayer a las 21:30 por Lilit

» La Guardiana
Ayer a las 20:19 por Lilit

» Hot Meal - Privado -
Ayer a las 16:04 por C'Nedra

» Sing me to sleep. (0/2)
Ayer a las 14:37 por Kaira

» Quomodo fabula, sic vita | Privado.
Ayer a las 14:28 por Kaira

» Registro de Rango
Ayer a las 11:49 por Odette

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Do you want to build a snowman? |Priv.| ft. Aldrik

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Do you want to build a snowman? |Priv.| ft. Aldrik

Mensaje por Aldrik el Mar Mar 15 2016, 01:06

Casi pudo oír el sonido de su propia respiración ese instante antes de lanzarse a la nieve, rodando en una voltereta limpia antes de rozar el arco de madera con las manos. Lo invadió la adrenalina, como si fuera ácido, y notó los sentidos aumentados, embargado de improvisto por esa repentina sensación de ser indestructible, tal y como le había pasado en alguna otra ocasión. Temía girarse en el caso de que Dayron hubiera salido corriendo, cerrando bien las manos en torno al arma, y se colgó el carcaj a la espalda, tratando de controlarse el pulso, recordarse que no debía dudar, pese a encontrarse solo de verdad.

Fue entonces cuando su nombre, pronunciado en los labios del otro le llegó, registrándolo, y abrió los ojos, de espaldas todavía, notando esa leve calidez abrumarle como hacían últimamente muy pocas cosas. Se giró, flecha en mano, y reconoció la figura ajena, peleando limpiamente sobre la nieve, arremetiendo y esquivando los golpes antes de que los objetivos fueran demasiados y se viera entonces acorralado, contra el suelo, en una situación de la que (Aldrik estaba seguro de ello) nadie podría salir.

Ocurrió apenas en segundos, todo ello, el que Aldrik rodara por la nieve, tomara el arco y se girara, que viera a Dayron allí, y a los salvajes sobre éste. Reconoció a uno de ellos, con daga en mano, alzándola peligrosamente, antes de descenderla con violencia, provocando que el terrorista abriera los ojos azules sin respiración. Tuvo miedo. Por primera vez en mucho tiempo, miedo por alguien que no era él mismo, o aquel maldito dragón que llevaba atormentándolo durante meses. Tuvo miedo por su amigo, de perderlo ahora que apenas acababa de llegar. No sabía que le depararía con el chico, no sabía si volverían a verse o no, pero lo deseó, de veras lo hizo.

Tensó el arco, su vista deslizándose por el cuerpo de la flecha hasta la punta, y no dudó, dejando ir el arma en un tiro horrorosamente limpio desde donde se encontraba, atravesando el pecho del salvaje que trataba con tanto ahínco de ahogar al rubio. El salvaje se tensó, balbuceando, la punta metálica atravesándole el pecho, y se giró para mirar a Aldrik, desde donde se encontraba, antes de desplomarse. El moreno se quedó en silencio, captando la súbita tensión en los ojos de los otros dos salvajes y tomó otra de las flechas, tensando el arco. No era la primera vez que mataba, y tenía la certeza de que no sería la última, pero el hecho de hacerlo seguía dejándole un sabor amargo allí donde debiera tener el corazón, y que en muchas ocasiones le robaba el sueño por las noches.

Dudó, incorporándose despacio de la posición agazapada, capaz de ver ahora la sangre en la nieve y en el brazo de su amigo rubio donde el otro malnacido había decidido hundir la hoja. Dejó ir la segunda flecha antes de que pudiera detenerse siquiera, silbando en el aire, hundiéndose en el hombro del otro salvaje, y le temblaron las manos, agradeciendo que hubiera podido desviar la trayectoria en el último momento. Notaba náuseas de improvisto, arremetiendole algún que otro brote de culpabilidad, pero no soltó el arma. -
Iros, no volveré a repetirlo. -Hizo una pausa tragando saliva.- ...Si no queréis seguirle. -Hizo un gesto al hombre en el suelo, y esperó, una vez la pareja se giró, retrocediendo despacio para perderse en el bosque.

Se permitió respirar, concediéndose un momento entonces, y se colgó el arco, apresurándose al lado de Dayron, viendo la puñalada a la altura de la parte superior del brazo. -
Mierda. - Se sacó la capa, quitándose la bufanda fina que llevaba al cuello, y tomó el agua de la cantimplora, abriendo la tela de la manga del rubio antes de echarla en la herida.- Lo siento, es culpa mía. -Alzó la vista con preocupación hacia Dayron, cerca de éste, tenso como estaba y vendó el corte con la tela, apretándola después en un intento por cortar el riego sanguíneo en esa zona. - Tenemos que volver. -Supo que no sabría a que se refería y le tendió la mano para que se alzara, esperando a que la tomara. - Tengo cosas para curarte eso en casa.




Sometimes we're like... yeah
His arms feel like home and I am homeless
If you don't know, let me go - Thnx Syl ♥


Your eyes are swallowing me, mirrors start to whisper, shadows start to sing, my skin's smothering
me, help me find a way to breathe; time stood still, it's like i'm sleepwalking

avatar
Aldrik
Heartless

Ocupación : Ninguna. Soy inestable hasta para esto.
Mensajes : 378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Do you want to build a snowman? |Priv.| ft. Aldrik

Mensaje por Dayron el Miér Mar 16 2016, 20:22

La presión sobre mi cuello se desvaneció de golpe. A escasos centímetros de mi rostro, pude observar los ojos del desterrado abrirse de golpe, reflejando en ellos el dolor. La muerte. Una gota de sangre se desprendió por su labio hasta precipitarse sobre mi hombro. Mi respiración se cortó súbitamente, sin saber qué maldiciones había ocurrido. Su cuerpo cayó hacia un lado, inerte, y aproveché aquel momento para colocarme en pie. Pero al tiempo que lo hacía, se alzaba sobre mí un tercero. Al parecer, se mataban entre ellos mismos para conseguir la comida. Allí la supervivencia se basaba en eso: matar o morir. Descubrí que portaba en su mano derecha un puñal bañado en la sangre del anterior desterrado, que acababa de dejar escapar su último suspiro antes de fallecer. Di varios pasos hacia atrás, casi temblando por la mezcla del frío y del pánico a ser degollado. Pero el siguiente desterrado, el peligrosamente armado, no quería jugar más, y dirigió una puñalada hacia mi pecho. Tropecé con mis propios pies al tratar de saltar hacia atrás, pero aunque no acertara en su primer objetivo, la hoja del puñal se incrustó en mi brazo, perforándolo terriblemente.

Y desde allí tirado, pude observar cómo a mi atacante lo atravesaba por el estómago la punta de una flecha. Y deseé con fuerza que su asesino hubiera sido Aldrik, y no otro de sus traidores compañeros. Por suerte, así fue, por eso cuando el cuerpo del desterrado cayó –también muerto- hacia un lado, vi a Aldrik gritarle a los pocos que quedaban, sin entender nada a causa del incesante pitido en mi oído, al ver la sangre derramándose sobre la nieve. Durante unos segundos perdí el equilibrio, pero yo ya estaba tirado en el suelo, y por eso simplemente mi vista se nubló, recuperándose poco tiempo después, en el momento oportuno para ver cómo el joven se acercaba a mí a paso acelerado.

Comenzó una serie de rápidos movimientos que no pude percibir, pero que con el intenso dolor acrecentándose en mi brazo supuse que servirían para tratar de frenar la hemorragia. Su lamento golpeó mi pecho con fuerza, haciéndome sentir ahora culpable a mí por no haber sido más precavido en mi defensa. —No. Yo te he defendido, y juntos hemos conseguido ahuyentarlos. Esto solo es un daño colateral—respondí, tratando de camuflar el dolor en mi voz, colocando mi mano izquierda sobre su hombro para hacer de aquellas palabras unas mucho más sinceras. Entonces me ofreció un último viaje, hacia un lugar que no conocía, un lugar donde prometía curar mi herida. Sin embargo, a pesar de que mi yo más natural nunca hubiera aceptado, después de ver cómo en lugar de abandonarme allí vino directo a prestarme su ayuda, no podía negar que aquello hubiera marcado un comienzo en nuestra confianza.

Me aferré a su cuello con el brazo izquierdo para levantarme del suelo, utilizándolo como punto de apoyo y presionando el brazo herido contra mi pecho, haciendo fuerza con él para tratar de disminuir las punzadas. Por suerte, aquella pelea no se alargaría, porque el desafiado había conseguido liberarnos de aquella miseria de desterrados, y todavía no sabía cómo unos muertos de hambre habían abandonado con tanta disposición una rica fuente de alimento.

Ya no habría más pelea. Pero sentí un impulso en mi pecho que pretendía recordarme algo importante, y no alcanzaba a saber qué era. Faltaba algo, esto no había acabado. Nunca acababa de este modo, no sin antes…

Un grito de guerra desde el otro lado de los árboles, y la silueta de uno de los “ahuyentados” corriendo hacia nosotros con rabia nos sorprendió. En su rostro quedaba representada la imagen del ser más ansioso, el ser que haría lo que fuera por alimentarse, sin importarle cuál fuera su presa. Corría hacia nosotros, y cada vez estaba más cerca. Mi corazón comenzó a latir con sonoridad, y mi respiración comenzaba a agitarse por momentos. El desterrado estaba más cerca, y al alzar su mano, pudimos vislumbrar que se armaba con una de las hachas con las que uno de los anteriores había intentado atacarnos. Pero entonces, sentí cómo mi temperatura corporal aumentaba ligeramente, y de pronto, mi mirada fue deslizada hacia la hoguera, junto a la que tendría que pasar para alcanzarnos, una mirada inconsciente, guiada por mi subconsciente.

Fuego. Mucho fuego en mi mente. Y cuando el desterrado pasa junto a la leña ardiente, tropieza con algo hundido en la nieve, el brazo de uno de sus compañeros, cayendo irremediablemente sobre la fogata. Cierro los ojos, rodeando con más fuerza el cuello de Aldrik para no caerme al suelo, sin saber qué está ocurriendo. Y al volver a separar mis párpados, una horrible imagen se representa frente a nosotros. La hoguera ardiendo ferozmente y, sobre ella, el cuerpo en llamas de alguien a quien –ahora- sí reconozco. —Ha sido increíble, Aldrik…—susurro, sin asimilar aun su capacidad para controlar las llamas. No comprendo cómo alguien puede manejarlas de esa manera, cómo alguien puede utilizar una salvaje naturaleza en su beneficio sin la intervención de los dioses.






¡Muchas gracias! <3:

avatar
Dayron
Human

Mensajes : 102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Do you want to build a snowman? |Priv.| ft. Aldrik

Mensaje por Aldrik el Sáb Mar 19 2016, 00:27

Se encontró abstraído en sus propias manos, ahora ensangrentadas, enrojecidas de apretar el torniquete y pelearse con el corte de su amigo. Le sirvió de apoyo a Dayron una vez se levantó, buscando tranquilizarse interiormente, y reconoció aquella sensación, la ansiedad acechando dentro. Le resultaba difícil mirar al rubio, teniendo este una herida tan violenta, y casi reprimió el suave dejavú que lo rodeó por unos instantes. Se le revolvió el estómago, recordando por unos instantes aquel aciago día hace casi dos años, y de nuevo se cirnieron sobre él sus demonios, sacándolo de sus casillas, sacando a relucir sus más oscuros secretos, aquellos que trataba de olvidar.

-
Vámonos. -Contestó entonces, con un punto incómodo en todo ello, e hizo ademán de dar un paso, sabiendo que Dayron no lo entendería. Se sentía culpable por la herida del otro, consciente de que podría haberlo evitado de haber actuado de otra manera, de no haber dudado, y eso le sirvió para hacer que se maltratara al respecto. Supo enseguida a donde le llevaría o que haría entonces. Lo último que permitiría ahora es que su amigo muriera de una triste infección. - No vale con ese torniquete mal hecho. Tengo cremas en casa, telas...

Le habría gustado explicarse más, antes de que Dayron se le echara encima y todo pasara ante sus ojos, desorientándole. Escuchó el grito, se vio envuelto en el brazo ajeno, y sostuvo al contrario instintivamente, de manera casi automática al prever el peligro. Llegó a ver por encima de su hombro, a través del cabello moreno, el como la figura del otro se precipitó hacia donde estaban, y crispó la mano en la espalda del rubio, cerrándola en la tela.

Todo pasó a gran velocidad, el tropiezo medido, el cuerpo del salvaje precipitándose a la hoguera y el repentino incremento de las llamas, devorándolo de improvisto cuando prendió fuego a sus ropajes. Los ojos de Aldrik se abrieron de golpe ante la sorpresa, secándosele la boca ante lo que acababa de presenciar, y bajó la vista a sus manos, advirtiendo que aquello no había sido cosa suya, o por lo menos, no lo creía. Tuvo que apartar la vista ante la serie de alaridos del otro, medio herido ya, hundiéndosele en lo más profundo de su mente, y el olor a carne quemada le devolvió las nauseas, afectado ahora por toda la situación. No supo que contestarle al rubio, tan fuera de lugar como sentía ese "gracias", y se alejó de este, tomando una flecha del carcaj para rematar al salvaje en un momento, incapaz de verle en aquella situación.

No había sido él quien había avivado las llamas de esa manera, y parecía demasiado bueno como para ser cierto. Dudaba que a aquella diosa le importara mucho lo que le pasara a dos humanos delgaduchos enmedio del bosque. Se le pasó por la cabeza que Dayron le estuviera ocultando algo, o que directamente poseyera un don que Aldrik no conocía, pero no insistió, cediendole el espacio, y ya puestos, concediendose espacio a si mismo también.

Se giró un momento dándole la espalda antes de llevarse las manos a la cara, y volvió hacia el otro, resistiendo el repentino cúmulo de flashbacks. Realmente odiaba ese olor con toda su alma, más aun después de haber presenciado de primera mano lo sucedido en su aldea. Estaba seguro de que la suya no sería la primera ni la última que caía, pero eso no le quitaba la visión macabra de los hechos, y que aun le acosaba muchas veces por las noches. Enfrentar de nuevo la misma visión, oler la carne quemada y el cúmulo de sangre casi le llevó a vomitar. Se contuvo. -
Déjale. -Mencionó entonces, a Dayron, y lo vio donde estaba, advirtiendo que se encontraba todavía a su lado. - Tenemos que irnos. -Casi se lo imploró, percatándose de nuevo en la herida de su brazo, y volvió hacia él para servirle de apoyo durante lo que durara el camino de vuelta. No pudo explicarse en demasía frente al otro, luchando por despejarse la mente, y cuando finalmente lo logró, miró al contrario tras largos minutos de caminata.- No, gracias a ti. Por no salir corriendo.




Sometimes we're like... yeah
His arms feel like home and I am homeless
If you don't know, let me go - Thnx Syl ♥


Your eyes are swallowing me, mirrors start to whisper, shadows start to sing, my skin's smothering
me, help me find a way to breathe; time stood still, it's like i'm sleepwalking

avatar
Aldrik
Heartless

Ocupación : Ninguna. Soy inestable hasta para esto.
Mensajes : 378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Do you want to build a snowman? |Priv.| ft. Aldrik

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.