Novedades

- (15/12) Ya están disponibles novedades de Diciembre, ¡no te las pierdas!

- (15/12) Ya podéis pedir los dracs del mes de Diciembre.

- (15/12) En el pregón, nueva entrevista a Cyrenia.

- (15/12) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/12) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/12) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
59/60

Afiliados Normales


Bad blood || Thareon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bad blood || Thareon

Mensaje por Gihaial el Miér Dic 16 2015, 16:18

El diálogo está hecho con permiso expreso del otro usuario, para agilizar la lectura.

Leer aquellas palabras puntilleadas sobre el papel era mucho más difícil de lo que parecía. Quizá estaba siendo demasiado pretencioso, pues hacía apenas unas semanas que había aprendido a distinguir el alfabeto en aquellos relieves con forma de puntos. El encargado de la librería en Deimos lo había llamado "braille", un antiguo sistema humano para que los ciegos pudieran leer. Para mi era un misterio totalmente desconocido, que trataba de entender con todo mi empeño. Pasaba despacio las yemas de los dedos, despacio, suavemente, sobre las leves protuberancias del desgastado papel, intentando desentrañar las palabras y darles sentido en mi mente, poco a poco.
No llegué a terminar el primer párrafo, sin embargo. Escuché el sonido de la ventana de la habitación abrirse, dejando entrar la indeseada oleada de frío. Me giré hacia ella, desde el viejo sillón junto al brasero. Fundí mis labios en una fina línea seria, y la sospecha me asaltó de inmediato: recordaba haber cerrado perfectamente aquella ventana, porque no quería que se colara el frío.
Me levanté, no sin antes dejar el libro sobre uno de los reposabrazos del asiento y doblar la manta gruesa con la que me había cubierto mientras intentaba leer. Me aproximé hacia el origen del frío, con las dos manos por delante, hasta que tropecé mis dedos contra los cristales. Volví a cerrarla, totalmente seguro de que seguía nevando a juzgar por la humedad de los vidrios, y sin embargo no hacía viento suficiente como para abrir la ventana.

Entonces lo olí. Y sonreí con desagrado.

- Si no fuera porque soy un pobre ciego, diría que estoy viendo fantasmas. - Comenté con voz suave, no carente de cierto sarcasmo. - Tienes mucho valor para presentarte aquí, Thareon Ironscale.
- ... - Oí un resoplido suave, junto a la cama. Seguramente había intentando infiltrarse entre las sombras de la habitación. Un movimiento absurdo por su parte. - ¿Cómo has sabido que era yo?
- Tu olor es inolvidable, capitán. Pocos dragones guardan tan bien el hedor de la sangre entre sus escamas. - Ladeé la cabeza, frunciendo el ceño con cierta extrañeza. - No te recordaba tan alto. - No recordaba tener que levantar tanto el mentón para determinar el origen de su voz en un espacio cerrado.
- Por entonces, no lo era. - Contestó la voz del dragón azul casi de inmediato. Me imaginé que debía estar sonriendo, a Thareon le encantaban los halagos como al que más. Triste pero cierto. - Los años te han tratado muy bien, viejo amigo.
- Por lo visto mejor que a ti, amigo. - Apuntillé el desdén deliberadamente en la pronunciación de un término que, a mi entender, él no se merecía. - Oí lo que te pasó con esa humana. El viejo Thartheiz no se tomó muy bien tu posición, al parecer. Seguro que en los últimos años has tenido muchas cosas en las que pensar. - Sé que estaba siendo mordaz, y que la ironía cruel resonaba en todas y cada una de mis palabras. No me sentí culpable, ni de mis palabras, ni del breve aunque incómodo silencio que se apoderó de la sala. Pude escuchar su respiración volverse sensiblemente más pesada.
- Unas cuantas. - Sonó apenado. - ¿Me vas a decir que me lo tenía bien merecido?
- ¿Hay necesidad? - Alcé los hombros. No, no iba a regodearme por lo que había sufrido. Ya era algo patente, Thareon había aprendido lo que era perder a alguien amado, a manos de otro ser amado. La vida se encargaría, si no lo había hecho ya, de enseñarle a sobrevivir con ese hecho el resto de sus días.
Me giré, alzando la mano en el aire hasta encontrar el respaldo del sillón, y volví a sentarme junto al único foco de calor en la habitación. - Lo último que había oído de ti, era que estabas muerto. Tenía que haber seguido mi instinto y no haber hecho caso a los rumores.
- Ya sabes lo que dicen... - Las tablas del suelo crujieron bajo el peso de sus pasos. Se acercó a mi, pero manteniendo la distancia. No escuché cuero, ni el sonido característico de las suelas de ningún calzado doblándose; sino el suave arañazo de unas garras contra la madera al arrastrar los, ¿pies? - Los rumores de la gente no son muy de fiar, tienen la mala costumbre de exagerarlo todo.
- ¿Tú crees? Porque también decían que Lord Moloch había hecho de ti todo un monstruo. - Sonreí, como si me hiciera gracia. Pero la suave curba de mis labios desapareció cuando seguí hablando, clavando mi mirada donde suponía que se encontraba él, justo delante de mi. - Por suerte eso yo ya lo sabía de antemano.
- ... - Aquel silencio fue diferente. Casi pude escuchar cómo contenía la respiración y se mordía los labios. Me imaginé con todo detalle su rostro, contraído por la rabia. Yo no me inmuté, seguí clavando mi mirada velada en el vacío. - ¿Cuánto más vas a seguir guardándome rencor por aquello, Gihaial?
- Para siempre, ya te lo dije. - Un acento cansado e intransigente se apoderó de mi prosodia. - No tengo ni un sólo motivo para perdonarte, ni a ti, ni a esa bestia bruta y sin cerebro. Te lo vuelvo a repetir: por mi, podéis pudriros los dos en el Infierno.
- Hice lo que tenía que hacer, en aquel entonces...
- Thareon. Déjalo. - Le interrumpí. Ya había escuchado ese argumento antes. No me convenció entonces. No iba a hacerlo ahora. En ese momento fui yo el que suspiró, hastiado. - ¿Qué es lo que quieres?






Spoiler:
avatar
Gihaial
Dragon

Ocupación : Teniente General retirado
Mensajes : 114

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad blood || Thareon

Mensaje por Thareon el Jue Dic 17 2015, 10:30

Thareon imaginó, en inicio, que tratar con Gihaial era una apuesta a doble o nada. Su historia pasada con aquel dragón, quien en su día fue uno de sus mejores amigos y hermanos; contaba demasiado en su contra. Gihaial nunca le perdonó que mandara a Flauros contra Vihala, ni tampoco que fuera él quien acabara atravesándole el corazón con una espada untada en belladona. En aquel momento, el ex-capitán hizo lo que tenía que hacer: cumplir con su deber, aunque fuera erróneo. La traición de Vihala le dolió tanto o más que a los demás, muchas veces se había preguntado en el pasado si quizá no se precipitó con aquella decisión. Pero ya nada podía hacerse, y el momento de arrepentirse ya había pasado.

Ahora el momento de preocuparse por otras cosas. Thareon consideraba a Gihaial otro aliado potencial, a pesar de su evidente hándicap visual. Era uno de los pocos oficiales con una fuerza armada leal y sustancial que sabía que estaría dispuesto a seguirle en su locura. Eso, claro, si lograba convencerle de ello, lo que a la vista estaba que no iba a resultar sencillo:

- Te quiero a ti. - Determinó, sin dar más rodeos y con vehemencia. - Voy a matar a la Reina, Gihaial, y quiero que me ayudes a hacerlo. - Se instauró un silencio sepulcral entre los dos. Thareon observó la expresión de mirada vacía que tenía el otro dragón, la cual casi no varió a pesar de su revelación. Al menos no del modo que él esperaba, porque Gihaial simplemente sonrió, torciendo los labios, y dejó ir una risilla baja a la par que negaba con la cabeza.
- Estás loco. - Thareon resopló.
- Tal vez... - Admitió, negando con la cabeza, y avanzando otro paso con las garras inferiores (trepar muros y asaltar casas resultaba bastante más sencillo usando su forma bestial que su forma humana). - Pero te hablo muy en serio.
- Y yo también. Estás loco, Thareon. - Thareon se sintió un poco frustrado al ver que su viejo amigo seguía sin tomárselo en serio. - Deberías estar encerrado en una mazmorra.
- Ya he estado encerrado en las mazmorras, Gihaial. - La tensión dolida se palpó en las palabras del dragón azul.
- Pues quien quisiera que te sacara, o no sabe lo que ha hecho, o está tan loco como tú. - Thareon sonrió con ironía, consciente de que el otro no podía verlo. En parte sí, podía decir que Megerah estaba tanto o más loca que él, al igual que todos aquellos que le liberaron cuando aún era Leviathan. No obstante, no estaban ahí para hablar de eso.
- He visto al Anciano, sé qué es lo que tengo que hacer para conseguirlo. - Gihaial se rió como si siguiera contándole más desvaríos. Tharon se inclinó hacia delante, apoyando las garras de las manos en los reposabrazos, acercándose más para que notara su cercanía. Sonrió, asintió, diciendo: - Tienes razón, he enloquecido. Y ahora soy más monstruo que nunca...
- Permíteme que lo dude.
- ¡Calla, maldito necio cabezota, y escúchame por una maldita vez! - Thareon gruñó reverberante y golpeó el asiento con sus brazos metamorfoseados, de forma que empujó el sillón hacia atrás varios centímetros.
- ¡No, Thareon Ironscale! ¡Escúchame TÚ a mi! - Gihaial se levantó con bastante elegancia, justo en el momento en el que su asiento se deslizó hacia atrás. Encaró al dragón azul, cruzando aquellos irises velados con los topacios de su antiguo compañero y una expresión furiosa. - Cual sea el monstruo que seas ahora, no difiere mucho del que ya fuiste una vez. No creas que plantarte aquí, como un viejo fantasma del pasado y hablarme de locuras en plena noche va a cambiar nada. Sea lo que sea que te haya hecho volverte a sí, es algo que te has buscado tú mismo. Exactamente el castigo que te mereces.
- Fui un esclavo, Gihaial. - Siseó Thareon, dolido y al mismo tiempo frustrado ante aquel rencor desmedido que marcaba la obstinación del dragón gris. Le habló con el dolor marcado en cada palabra, sin embargo, tratando de no dejarse arrastrar por la ira. - Me he pudrido entre rejas, entre cadenas, desprecio y odio. Las nuevas generaciones ni siquiera saben que existo, no recordarán nada de aquellos días, y las viejas, no quieren recordarlo. Me han borrado de la historia de este mundo con una vulgar mancha, y no contentos con eso, me destrozaron y recompusieron las piezas creando una atrocidad. Después de todo eso, ¿sigues pensando que aún merezco más castigo? - Sonó apenado, indignado. Llegó a pensar que había logrado tener cierto efecto, cuando Gihaial le respondió:
- No. - Mas se quivocó al albergar esperanza: - Pero borré tu mancha de mi historia hace 350 años.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad blood || Thareon

Mensaje por Gihaial el Jue Dic 17 2015, 12:13

Aquel comentario le dolió, no me cupo duda. Para un dragón militar, especialmente como era Thareon en sus buenos tiempos, la eliminación cuasi-total de todos sus logros en nuestra historia era una vergüenza insuperable. Ni siquiera yo desearía verme en la situación y pensar que nada por lo que he luchado, o por lo que sacrifiqué tanto, será recordado. Es decir, que no existirá. Resultaba lamentable.
Añadiré que el pobre intento de mi antiguo superior por ablandar mi determinación con sus penurias fue un mísero tiro al aire. Por mucho que hubiera sufrido o que hubiera empeorado su situación, yo no veía ni literal ni metafóricamente ningún motivo por el que acceder a sus condiciones. Incluso si las estrellas se alineaban y lograba perdonarle, jamás podría olvidarlo. Esa mancha sí que no se borraría de mi historia, ni en mil milenios.

- ... - Casi pude escuchar sus labios tensarse, tan cerca de mi. Sí oí, sin embargo, el suave crugido de sus nudillos en lo que seguramente fueran dos puños cerrados con fuerza y rabia. - Déjame preguntarte algo, Gihaial. ¿Por qué has venido a Talos? Y no me digas que es porque pensabas que yo estaba muerto, porque no me lo creo. - Ladeé la cabeza, ante la inesperada pregunta. Suspiré, sonreí, pensando que gran parte del motivo era precisamente ese: pensar que no tendría que encontrarme ni con él, ni con Flauros. ¿Me merecía la pena desperdiciar tiempo saliva en insistirle? Definitivamente, no.
- Cree lo que quieras, Thareon. Mis motivos no son cosa tuya. - Cierto, tenía mis propios motivos para acudir a Talos. Pero no tenían nada que ver con Thareon.
- ... Sé que quieres arreglar las cosas, por mucho que te empeñes en aparentar que te da igual. - Ladeé la cabeza, perdiendo mi mirada vacía en algún punto sin concretar. Aquello me sonó a intento desesperado. Thareon sin duda debía considerarme un apoyo muy grande a su causa, o no se rebajaría a tanto. - En el fondo de tu corazón, sabes que aunque esté loco, soy el único capaz de plantearte esto en serio.
- En otro tiempo, tal vez. Me atrevo a decir que te hubiera seguido hasta la muerte, como antaño. - Mi devoción y mi lealtad hacia Thareon y la Reina, en su día, habían sido envidiables e inquebrantables. Algo que no podía decir de mí mismo en aquellos instantes. - Pero yo también he tenido mis experiencias, y también he aprendido que hace falta más que un empeño loco y una estrategia atrevida para hacer lo que tú me propones.
- Precisamente por eso...
- ¿Me necesitas? - Sonreí, volviendo a encararle. Noté su aliento en mi rostro, débilmente. No me respondió, porque había dado en el calvo. - Siento decepcionarte entonces. Tengo cosas mejores que hacer que arriesgar la vida por quien no es capaz de valorarla en aquellos que aprecia.
- Tú no sabes nada. - Rabia otra vez en sus palabras. Su voz se había tornado oscura, me recordó más a un gruñido amenazante de un animal que a una voz humana.
- Ni quiero saberlo.
- Muy bien. Como quieras entonces. - La voz indignada se alejó y su imponente presencia se apartó de mi. - Suerte que no puedas verte a ti mismo en el espejo, Gihaial. Así no te hundirás en la vergüenza cuando te des cuenta de que te ofrecieron la oportunidad de cambiar las cosas, y la dejaste pasar. - Otro absurdo intento de chantaje emocional, esta ve tratando de hacerme sentir culpable. Más palos de ciego, lo cual resultaba irónicamente hilarante.
- Me rompes el corazón. - Indiferencia absoluta. Me di la vuelta, buscando de nuevo el sofá tanteando el aire con las manos. - Si en cinco segundos no te vas de aquí, llamaré a mi escolta. - Casi inmediatamente, volví a escuchar la venta abrirse y el frío volvió a colarse en mi habitación. Thareon se había ido, y con él, el hedor de la sangre. Definitivamente, seguía siendo el mismo monstruo.






Spoiler:
avatar
Gihaial
Dragon

Ocupación : Teniente General retirado
Mensajes : 114

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad blood || Thareon

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.