Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» El taller de las hermanas Balaur
Hoy a las 20:29 por Vhalerion

» Los dos pilares que sostienen el mundo [Vhalerion]
Hoy a las 20:24 por Vhalerion

» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Hoy a las 20:02 por Etta

» Hola... [Lol]
Hoy a las 15:26 por Alana Branagh

» Draconians por Cerrar Temas
Hoy a las 13:59 por Cedrik

» Perdona si te llamo… [D’tark]
Hoy a las 13:53 por Cedrik

» Confieso que...
Hoy a las 13:26 por Nyssa

» Training Day - FB (Lol Branagh)
Hoy a las 12:30 por Moira

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 12:21 por Invitado

» Registro de Grupo
Hoy a las 11:54 por Selene Warren

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Amour et autres démons – Ariakas

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Kitha Verminaard el Lun Ago 31 2015, 05:36

Vio la luna en lo alto de un cielo estrellado y perfecto, toco su piel con las esencias perfumadas de jazmin preparándose para salir pues tenia una cita para esta noche, una cita que no deseaba pero que debía cumplir, últimamente las cosas no estaban bien, aunque la economía de la familia no había decaído de una manera considerable, si habían recibido últimamente ataques a sus tiendas y   algunas de las transacciones en cuanto a importaciones y exportaciones se habían visto emboscadas por la resistencia, no era un terrible problema pero si preocupaba, mas porque dentro de 15 días  se haría un gran envió de armas hacia otro de los continentes, y no quería que los rebeldes tomasen posesión de ellas.

Ariakan no tenía conocimiento de la entrevista y sinceramente Kitha no quería que lo supiera, pues el era un joven amable y  noble que podría guardar esperanzas de una reconciliación o al menos que dejase a su padre frecuentarlo, esto era algo que no pasaría , menos por que su amado esposo era tan voluble en relación de mujeres como  el humo del cigarrillo; y aun así quería que recordara cuando sintió algo real por ella, siempre que  se encontraban, la hermosa rubia se  esmeraba para que cuando el la  viera y ella  fuese la única mujer que pudiera ocupar su atención,  debía decir que en un 90 % de las ocasiones lo conseguía; se  vistió de negro ese día,  un vestido ajustado en la parte superior con las mangas largas y arabescos dorados en los bordes, cuya espalda estaba completamente descubierta en un escote triangular  que terminaba justamente en la cadera permitiendo que la piel de la espalda  torneada se viera sin problemas , en el frente se podían apreciar levemente los pechos suaves y redondos, absolutamente blancos adornados por un diamante que pendía de una cadena fina y dorada, cadena que justamente Ariakas le había obsequiado como parte de sus regalos de boda, el cabello dorado estaba recogido en una complicada trenza que se ubicaba en el centro de la cabeza, mientras con intención unos cuantos cabellos que colgaban  enmarcando el rostro.

Se subió al vehículo donde  le esperaba uno de los esclavos, en lo general siempre estaba a su lado y le  acompañaba a este tipo de salidas, por si algo llegase a ocurrir, llego al lugar donde una fila de antorchas daban la luz a un camino  cuyo final era la entrada a un sitio exclusivo, un restaurante donde las personas de ese mismo nivel social podían reunirse y ser atendidos de una manera preferencial, cuando bajo con ayuda de su paje, se retiró inmediatamente la capa, e inicio el camino hacia la entrada del sitio, las sonrisas fingidas de las personas que atendían el lugar eran más que  molestas aunque eso no le importo realmente; el interior del lugar estaba decorado con gracia y bastante elegancia, copas de oro y plata se ubicaban en las mesas y una gran fuente de  frutas y postres  ubicaban el centro del salón.

Un hombre se acercó a Kitha -  señora, la esperan en la mesa – a lo que sonrió y asintió con la cabeza, sintió miradas sobre ella  lo que le  agrado, eso significa que su aspecto era impecable y que llamaba la atención como siempre puesto que la primogénito de los Verminaard era muy cuidadosa y le gustaba saberse bella para los demás, finalmente le llevaron a la mesa en donde lo vio , estaba sentado y con cara de molestia, pero ella pensó que no era muy tarde … finalmente las damas siempre se hacían esperar, se quedó frente a la mesa, sus manos  cruzadas  le daban una postura más delicada e imponente – pensé querido mío, que no me esperarías , pero aun conservas algo de caballerosidad, después de todo no creo que tuvieras algo mejor que hacer esta noche – Esperaba impresionarlo, esperaba que el quisiera estar cerca a ella ...  y bueno, también necesitaba un arma para calmarlo pues cuando el se enterase lo que hizo ella con su querida Sonja, no estaría de muy buen humor.

Sonrió con mordacidad pues ella sabía completamente que ese tipo de comentarios hacían que su hermano perdiese la paciencia, y era un juego exquisito para Kitha comprobar cuanto la soportaría, no había nada mas interesante que ver a Arikas perder la paciencia y que se quedara con la impotencia de no poder partirle la cara.




avatar
Kitha Verminaard
Dragon

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Ariakas Verminaard el Lun Ago 31 2015, 06:27

Las velas iluminaban la mesa en uno de los sitios preferenciales de forma elegante y discreta, las flamas danzaban con una armonía enmarcada por la tranquilidad de esa noche despejada, una de las pocas que había durante la temporada y en la cual soplaba la cálida brisa que se colaba por las ventanas discretamente abiertas del lugar. Aunque por supuesto las llamas eran lo que menos tenia mi atención, no, mi atención no estaba en las llamas, ni en el vino blanco que reposaba en mi copa como un entretenimiento a mi espera, a quien esperaba, a la única mujer que no se doblegaba ante mi voluntad, a la única mujer que no me temía, a la única mujer que no podía poseer...asi era, mi mente se hallaba pensando en esa única mujer que no era mía...en la única mujer que a pesar de pertenecerme por ley, no se encontraba bajo mi yugo.

Su carta me sorprendió, generalmente era yo quien la citaba, normalmente cuando nos veíamos era por que teníamos que nos reuníamos con la familia, o por que teníamos que hablar sobre Ariakan, y esta vez no era ni una ni otra, pues bien sabia que Ariakan se encontraba perfectamente y en un gran momento de su carrera. No, si me había citado es por que seguramente necesitaba algo de mi, o de mi posición en la inquisición, ella no era de las que desearan una reunión por la mera nostalgia, y aun así, mi corazón latía con fuerza ante la incertidumbre de la reunión. Esa noche no me había puesto armadura alguna, si no que me había vestido con un traje negro hecho a medida con las mejores telas a las que podia acceder en ese momento, pantalones, chaquetin, chaleco y camisa eran completamente oscuros, mientras que alrededor de mi cuello un pañuelo corbata de color oro resaltaba la elegancia y el porte del traje, una combinación de colores que desde siempre ella había apreciado, como siempre que la veía, me puse el anillo de compromiso.

Por un momento pensé que no llegaría, pues ella solía ser sumamente puntual, pero finalmente escuche su voz y de inmediato voltee a verla, su aspecto era impresionante, siempre había sido hermosa y esa noche lo era aun mas, no pude evitar recorrer su cuerpo con la mirada, deleitándome ante su elegancia y porte, e igualmente maravillandome de su increíble belleza resaltada por la iluminación del lugar, mis ojos se detuvieron un momento en sus senos mientras sonreía internamente al verla usar aquella joya que le entregue en nuestra boda y que estaba hecha exclusivamente para ella, de alguna forma me regocijaba al saber que ella aun utilizaba cada obsequio que le había entregado, que de alguna manera aun le interesaba.

Me levante tranquilamente y tome su mano para besar su dorso de forma educada -Juzgas muy mal mis modales querida, finalmente...no es el hecho de que tuviera o no algo mejor que hacer, si no que aun con mis múltiples ocupaciones se priorizar las cosas- su sonrisa mordaz me decía exactamente lo que ella deseaba, molestarme, enfurecerme, pero necesitaría mucho mas que un simple comentario para hacerme enojar, durante los últimos meses había aprendido a controlarme, y si podía ser honesto, desde la desaparición de Sonja buscaba una excusa para relajarme de todos los problemas que tenia encima, asi solo fuera por medio de escuchar sus ataques constantes.

La rodee aprovechando para observar su suave y definida espalda, en verdad que esa noche se veía increíble, justo como la primera noche que salimos a cenar después de el establecimiento de la ciudad, la noche en que me dijo que podría un huevo. Le abrí la silla para que se sentara, y una vez lo hizo volví a mi lugar y ordene al sirviente que nos atendía servirle el vino que ella prefería, aun a pesar de que no convivíamos, la conocía lo suficientemente bien para saber que ordenar -Debo decir, dearheart, que me sorprendió mucho el que desearas que nos reuniéramos, ¿es acaso que necesitas algo de mi...o simplemente extrañabas verme?- le dije con la misma mordacidad que ella utilizo conmigo, mirándola tranquilamente, esperando que estuviera dispuesta a una noche despejada, tal como se veía el cielo en esa cita.




Might controls everything, and without strength, you cannot protect anything. Let alone yourself.
If you want to rule, first learn to obey.
Old Life:


avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Mensajes : 587

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Kitha Verminaard el Lun Ago 31 2015, 15:58

Correspondió su comentario con una sonrisa, algo más amplio y con una carcajada muy discreta, entonces supo que Ariakas al igual que ella a el, la conocía a la  perfección, lo suficiente como para contrarrestar sus ataques pequeños y molestos; cuando él se incorporó y se acercó a  Kitha, no pudo evitar sentir un escalofrío que le recorría la espalda y aunque lo disimulo muy bien, la verdad era que Ariaskas seguía siendo el único hombre que despertaba en ella desde el más furioso de los sentimientos hasta el más apasionado, se veía atractivo como siempre, la belleza era una facultades de su familia tanto en la forma draconica como en la humana y no se podía negar que el aspecto varonil de su hermano fuese absurdamente llamativo para ella; le impresionó que a pesar de ser un guerrero bárbaro conservara la elegancia y la clase, y más aún que preservara la inconsciencia de que su vestuario hiciere juego con el de ella, siempre por encima de todos, Ariakas sería el único ... El que llamaba su atención ... El hombre a quien no le podía bajar la mirada y probablemente fuere por eso que Kitha nunca aceptó regalos o atenciones de otros, porque ninguno se comparaba a  su hermano.

Tomó  asiento y le clavo la mirada fija con un toque de seducción, entre las muchas cosas que se ha preguntado esta  el por qué Ariakas decidió alejarse de ella, es verdad que Kitha es más estricta y por su formación tiende a ser calculadora y  fría, pero siempre fue atenta con su esposo, le cuidó y procuró y se entregó en el fuego de la pasión de una forma descontrolada y sucia, como nunca lo hizo, como no lo volvería a hacer, pero cuando llegaron a sus oídos los rumores de lo que hacía su señor fuera del lecho nupcial ... Con esa misma pasión lo odio ... No podía entregarle más de lo que le había dado y seguramente para el eso no fue suficiente. Por estar pensando en esas cosas la expresión de su rostro se endureció - tienes razón - le dijo con la voz algo seca - en evidencia no es por verte lo que me trae a ti, necesitó de tu ayuda como mi hermano y de tus influencias dentro de la armada y la fuerza de nuestra reina madre como inquisidor- quería la verdad ... Ahí estaba, el único motivo por el que la albina podría llamarlo a su presencia era ese ... Aunque en el fondo de su corazón deseara verlo, pero de esto último Ariakas no se enteraría.

El vino fue servido, otra prueba de que era él y sólo el quién podía leerla como a un libro abierto y ella de alguna forma se dejaba leer, no pudo evitar ver el anillo nupcial y por instinto su mano izquierda buscó la derecha, en donde el dedo anular se encontraba preso de la misma  argolla, esto definitivamente no era bueno, por más de 150 años Kitha había evitado estar sola con Ariakas en un mismo espacio, temiendo la influencia que este tenía sobre ella, pero ni aún por qué ardiera en deseos por él, bajaría su cabeza o doblegaría su orgullo ... Ella en definitiva no era una de las mujerzuelas a las que el  acostumbraba, que se rendían a sus pies a las dos horas de conocerle como las zorras que eran, sería tal vez por eso que el aún estaba unido a ella, probablemente apreciaba que su esposa era una mujer que conocía su lugar o sencillamente no quería contrariar a padre y madre.

Apoyo su brazo en la mesa y poso  la mano y el dedo índice en su quijada, golpeando con pausa la piel blanca que recubría la mandíbula - priorizaste - dijo la mujer pensando en un nuevo movimiento  suave para incomodarlo  - extraño que tu mujer ... Bueno ... - tomó una pausa - no, no tu mujer ... Tu esposa ... Sea mucho más importante que tus asuntos de la inquisición o - y aquí iba otro comentario - de tus siempre respetadas amantes, esas que mantienes en secreto ... lo que me hace pensar que debe avergonzarte no poder salir en sociedad con tu zorra de turno -  tomó un poco de vino y permitió que el olor de uva fresca le invadiese los sentidos, el sabor le relajó la boca y paso la mano por el cuello en un movimiento lento deslizándola  hasta el centro de su pecho, donde tomó el diamante tallado entre los delicados dedos, sin dejar de mirar  a su hermano ni por un segundo.




avatar
Kitha Verminaard
Dragon

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Ariakas Verminaard el Mar Sep 01 2015, 05:53

El aroma que por los poros de ella emanaban llego a mi nariz con la misma intensidad de su mirada, su postura, su mirada a pesar de su gelidez fingida, resplandecía para mi como el sol de la temporada seca en lo alto del cielo, revelándome esa interna pugna que siempre se mantenía en el interior de su ser, una pugna idéntica a la batalla interna que yo mismo tenia en el interior de mi corazón y mente, aquella pelea en que mis sentimientos mas irracionales e intensos se debatían con el orgullo de no doblarme ante la voluntad de aquella exquisita y seductora mujer, como en antiguos tiempos nuestro atuendo sin pensarlo se había coordinado y cuando me senté de vuelta frente a ella no pude evitar mirarla de la misma forma que ella a mi, sintiendo esa flama reducida volver a intensificarse en mi interior, de reojo logre ver que tenia puesta la alianza nupcial, un recordatorio que sin importar que seguíamos unidos ante los ojos de la madre y la sociedad.

Podía leer esa mirada seductora, la misma que había visto en sus ojos y aprendido a leer desde que me había convertido en un hombre, la misma que había despertado en mi ese instinto y me había llevado al limite de mi autocontrol en una necesidad de poseerla, claro que eso había sido un largo tiempo atrás, cuando aun no cumplía ni siquiera el siglo de edad, y aun asi, alli estaba, provocandome una oleada de sensaciones que me guardaba en el interior del pecho junto al dormido deseo. Muchas noches bajo tierra habían sido las que había fantaseado con ella, otras tantas las que había descargado mis energías y pasiones con ella antes y después de nuestra boda, y muchas mas las que durante el despertar, en el campo de batalla, había tenido que reprimir ese deseo y la furia de extrañarla...o al menos había sido hasta que la violencia de la batalla me hizo quebrarme...exhale levemente por la nariz -entiendo...los problemas con los negocios deben ser mas graves de lo que parecen si es que tu te ves en la necesidad de recurrir a mis influencias para salir adelante...¿que tan grave es la situacion?- dije con un tono neutro y grave, disfrazando aquella moribunda esperanza que se extinguía poco a poco de que ella me citara por otra razón mas emocional.

Bebi de mi copa vaciandola para permitir que el sirviente la llenara otra vez, mientras nos llevaban la entrada de la comida, desde antes había hecho la orden para cuando ella llegara y no perder el tiempo eligiendo platillos, habia dado la orden de preparar una cena equilibrada entre carne, pescado y guarniciones, platillos que desde antes de casarnos habíamos disfrutado enormemente, pues el orden de los mismos era algo que a ambos nos provocaba un mundano placer. No deje de mirarla en ningun momento mientras me analizaba, de la misma forma que yo a ella, en esa lucha de voluntades y el choque de el maldito orgullo estupido que ambos nos hacia resistir cada minuto, su comentario nuevamente era un ataque a mis acciones, esta vez apele un poco mas a mi autocontrol para evitar enfurecer -Aunque no lo creas, dearheart, mi familia siempre ha sido mas importante que los asuntos de mi trabajo...- le respondí tranquilamente ocultando la ligera irritación ajo una mascara de seriedad -y...mis amantes estan solo para complacerme y cumplir mis caprichos en la habitación, fuera de ella son para mi tan importantes como un guijarro arrojado a la corriente de un rió...no tienen relevancia- lo dije con sequedad, dejando mas que en claro que todas las mujeres a las que conquistaba no tenian relevancia alguna para mi, eran meros objetos.

La mire fríamente, aunque en el interior ardía en deseos de que fuera mi mano la que recorría su cuello, aunque claro, eso era algo que ella no podía saber...o tal vez no desearía saber...así como no había deseado saber que era su ausencia la que me había condenado a esa perdición en mi instinto, su sola ausencia la que me había arrancado el control, no podía saber que era su mano la que sostenía la correa que podía controlarme. La tension del ambiente podia palparse, al punto que los sirvientes con el simple hecho de escuchar nuestra interacción se tensaban mas y mas a cada momento, volvi a beber de mi copa no dispuesto a dejar que aquello avanzara, no dispuesto a caer en su juego -Aunque claro, si te interesa tanto la socializacion que mantengo con ellas es por que las consideras una amenaza seria a tu dignidad, algo que no no creeria de ti...¿es acaso que tu fuerza a decaido tanto? ¿o simplemente como la reina, de aquellos cuentos que le leias a Ariakan, sientes que pierdes tu belleza ante un ser inferior?- lo dije con una sonrisa de burla, gesto que por supuesto no me llego a los ojos.




Might controls everything, and without strength, you cannot protect anything. Let alone yourself.
If you want to rule, first learn to obey.
Old Life:


avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Mensajes : 587

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Kitha Verminaard el Mar Sep 01 2015, 17:15

Cada detalle planeado por él era realmente el que Kitha disfrutaba y a medida que el tiempo transcurría la mente de la mujer se transportaba a ese pasado que no podía evitar, ella sabía que era un peligro el que los dos se viesen  a solas pero el asunto a tratar no era para que ningún otro miembro de la familia estuviera presente,  una crisis ya había pasado antes y él le había ayudado ... Finalmente el, cómo su esposo legítimo tenía esa obligación, por más que ella fuese la encargada de los negocios ... La albina le escuchaba pero se perdía en la voz profunda de su esposo, se dejaba embelesar por los sonidos graves y seductores que salían de esos labios malditos; los ojos flamantes en rojo lava de Ariakas siempre la habían fascinado y por la Diosa que ahora mismo estaban recuperando ese poder mientras el deseo de sentirle cerca llegaba a ella, paso saliva con algo de dificultad  y tratando de disimular al máximo la corriente  más que etérea que el inquisidor causare en  la mayor de los Verminaard; entonces llegó la comida y sonrió pues allí servidos estaban los platos que ella más disfrutaba consumir - aún tienes memoria - susurro con algo de satisfacción sintiendo un extraño escalofrío por sus piernas al recordar que juntos comían lo mismo cuando exhaustos y hambrientos terminaban uno de sus encuentros amorosos, rodeados de un placer y la lujuria incontenible.

Logró conservar el aplomo mientras lo veía y empezaba a tomar pequeños pedazos de los alimentos, notó el cambio de la voz de Ariakas y entendió que su hermano estaba luchando por no perder la  paciencia - son los terroristas - dijo por fin - han saqueado tiendas de nuestra propiedad, he visto los cultivos donde estos malditos se han atrevido a entrar arrasando con comida y provisiones ... Después del incidente de las montañas quemadas están mucho más confiados de que pueden hacer lo que quieren ... Aunque creó que ni ellos mismos están seguros de eso de los dioses elementales y sólo lo usan como un escudo protector - la molestia se notó en el rostro de Kitha quien tomó la copa de vino  y bebió un pequeño sorbo, estaba contrariada y abatida por esto, le preocupaba lo que pudiese pasar no sólo a su familia si no a su gente, ya una vez los humanos habían tenido el control del mundo y por poco lo destruyen; había desviado la mirada de Ariakas pero cuando giro nuevamente notó que el la estaba mirando y ella no pudo más que sostenerle la mirada con una sonrisita cínica y coqueta - dime querido, disfrutas de la vista ? - sonrió con saña mientras él seguía mirándola, hacia tanto tiempo que no lo veía así que hasta ella misma sentía que no podría contra él y que si en ese momento él le pedía que volvieran, o si quiera deseaba tomarla ella no pondría resistencia, no en vano ella jamás volvió a sentir cuerpo diferente al de su esposo y es que  nadie, ningún otro podía darle tanto placer y amor en un sólo encuentro ... Era innegable el sería su eterno dueño.

Se regocijo ante  la respuesta de su  hermano, entonces eso eran para el, sólo entretenimiento carnal ... Tal vez aún quedaba un poco de esperanza para ellos; khita se dio cuenta que estaba pensando y movió la cabeza en negación tratando de alejar esos pensamientos, ellos dos nunca volverían a estar juntos ... Se odio por permitirse ser débil ante el, lo odio por poder hacer que ella perdiese el aplomo y deseo no sentir eso que la consumía; aún así no perdía la pose altiva, aunque en su interior se estuviese quemando con el calor de mil  hogueras, ella aparentaba ser un perfecto témpano de  hielo.

Cada bocado de comida era más delicioso que el anterior pero la mujer  estaba en una lucha a muerte y casi pérdida por conservar la cordura, una tarea muy difícil cuando se tiene a quien más podría manipularte en  frente, pero el punto a favor es que él no lo sabía; podía decirse que los comentarios crueles no eran molestos, hasta que el dijo aquello ... Eso que tanto la ofendía, paso el bocado sin masticarlo bien, tomó un último pero más largo sorbo del vino y dejó los cubiertos de plata sobre la mesa, se incorporó dando la sensación de que se marcharía y mostrándole a Ariakas el cuerpo completo que tomó a su antojo en antaño, sin embargo no se fue, si no que camino un par de pasos hacia donde estaba su consorte con la mirada furiosa y los labios endurecidos por una chispa de ira, se acercó a él mirándole fijamente y clavando sus ojos azules hielo en el rojo lava de los del hombre; acercó sus labios  a milímetros de los labios de Ariakas casi que para besarlos sabiendo que podría ser un arma de doble filo, más porque sólo se inclinó dejando a la vista de su hermano los pechos ahora alcanzables - crees - susurro de una forma suave y pausada - que yo podría sentirme menos que tus amantes ? - preguntó convencida de que él sabía la respuesta -no, querido... Tu siempre serás mío ... Solo mío, y no importa cuántos cuerpos pasen por tu cama, siempre volverás a mi - cada palabra más suave y posesiva que la anterior - tus deseos sólo los podrás calmar en  mi cuerpo, aunque tu sigas buscando quien controle ese fuego en cuanta mujer se acerque, ninguna podría darte lo que yo te ofrecí, jamás una mujer te pertenecerá en la manera en que yo lo hice …siempre estarán mis labios marcando tu piel - esta vez la mano buscó el rostro de Ariakas para sujetarlo por la mejilla - acaso crees que ya acabó? Piensas que  ya no significó nada para ti ? ... Dime, si es así... Tolerarías saber que alguien más tomó a tu mujer? , te importaría lo mismo pensar que otro recorrió este cuerpo que te pertenece y saboreó sus mieles ? - dicho lo anterior kitha sacó levemente la lengua y la repaso por los labios del  hombre, para luego incorporarse y dirigirse a su silla.




avatar
Kitha Verminaard
Dragon

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Ariakas Verminaard el Vie Sep 04 2015, 13:27

Por un momento tuve la sensación de que nos encontrábamos en un sitio distinto, en un tiempo distinto, en esas noches en que la prosperidad de Talos comenzaba y nosotros pasábamos cada noche entre salidas y cenas románticas tratando de recuperar el tiempo perdido durante las batallas, ese tiempo en que tratábamos de recomponer lo nuestro después de que durante los largos meses y años de guerra me hubieran alejado de su lado. Cuando la llevaba a todos los sitios posibles y la mimaba de la forma mas dulce antes de que en la intimidad de la habitación deshiciéramos el lecho demostrándonos la devoción de la forma mas pura que existía. No podía dejar de quitarle la vista de encima, debatiéndome interiormente entre el deseo que sentina por ella y la seriedad que debía mantener -no es algo que olvide tan fácilmente- dije tranquilo mientras recorría su cuerpo con la mirada, en mi mente la había hecho mía ya una docena de veces al menos.

Bebí de mi copa mientras escuchaba sobe los ataques, agradecido de tener algo en que concentrarme y que me distrajera de la creciente necesidad de poseerla, no podía soportar mucho tiempo a solas con ella sin sentir el deseo comenzar a punzar en mi pecho así como otros sitios -Pagaran por lo que hacen, dioses o no nadie tiene el derecho de invadir nuestras tierras, me encargare personalmente de que haya guardias en cada uno de nuestros terrenos, casas y granjas...y les daré cacería- dije secamente mientras comía. Volví a mirarla e irremediablemente mi vista volvió a viajar a sus pechos, tan provocativos que me era imposible no deleitarme con la vista, ella noto mi mirada y no pude evitar sonreír ante su pregunta, claro que lo disfrutaba, solo bebi de mi copa sin responder.

No pude evitar preguntarme como seria si volviéramos a estar juntos, claro, era algo que deseaba en lo mas profundo de mi ser por que en verdad amaba a esa mujer, esa mujer indomable que solo me pertenecía a mi, y aun así no soportaba su actitud tan gélida y cortante, tan humillante, mi comentario tuvo el efecto que pensé tendría, furiosa estallo imprecando contra mi, sus palabras hicieron eco en mi cabeza, ella aun me consideraba suyo, aun consideraba que yo le pertenecía y que únicamente ella podría saciar el deseo siempre latente en mi cuerpo, sonreí internamente, aun se podía hacer algo. Aunque ese gusto no me duro demasiado cuando escuche sus preguntas, cuando la escuche insinuar que dejaría a cualquiera, tocarla, besarle...tomarla...un gruñido profundo escapo de mi pecho sin que yo pudiera evitarlo, fruncí el ceño, furioso, la copa de vino que aun sostenia en mi mano se reventó por la fuerza que aplique e iba a decir algo cuando sentí su lengua sobre mis labios.

Por la diosa, hacia tantos años que no hacia eso, ese movimiento tan suyo me incitaba siempre de mil formas, era una provocación tan instintiva que por un momento temí que me correría en los pantalones únicamente por aquel movimiento, desee tomar sus pechos que estaban a centímetros de mis manos, estaba totalmente tenso en mi sitio, exhale con lentitud cuando se aparto y de forma inconsciente me relamí los labios de la misma manera que lo hacia antes de que nos separáramos. La mire y sacudí la cabeza -ya veo que saco lo peor de ti...- lo dije con la voz ronca mientras comenzaba a limpiar de mi mano el vino que se derramo cuando rompí la copa, los sirvientes se apresuraron a limpiar y yo me levante parándome a su lado, tome su mano y la hice levantarse para llevarla a la pista de baile casi vacía -hace cuanto que no bailamos?- le pregunte mientras la tomaba suavemente adoptando la posicion de aquella pieza lenta, pegando su cuerpo al mio, dejandole saber sobre la fiesta que su movimiento había armado en mis pantalones. Incline la cabeza un poco había ella para oler su perfume y a la vez decirle al oído en un murmuro -me importas, siempre me has importado...aunque no me creas...y por su puesto, aun me importas...- le dije aun con esa voz ronca.




Might controls everything, and without strength, you cannot protect anything. Let alone yourself.
If you want to rule, first learn to obey.
Old Life:


avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Mensajes : 587

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Kitha Verminaard el Vie Sep 04 2015, 23:34

Kitha no se esperaba esta reacción, es mas ella creía que el sencillamente haría caso omiso a sus palabras como ya antes lo había hecho y en  su cabeza martillaba el que el aun recordara detalles de sus gustos, por que estúpidamente se ilusiono … tal vez el aun sentía alguna cosa por ella;  un sobresalto la atrapo cuando vio como el estallaba la copa en la mano y aunque sintió un regocijo en su interior también sintió temor por qué no se hubiese causado un gran daño, aun así entendió que ella en efecto  significaba algo para él y que movía una que otra fibra sensible, no sabía exactamente qué tan intenso era ese  sentimiento o si valía la pena, no sabía siquiera si ella podría perdonarlo por todo aquello que él hizo; parpadeo varias veces con la esperanza vacía de alejarlo de sus pensamientos, y creía que si conservaba la distancia entre Ariakas y ella, era mucho más fácil que no ocurriera nada, se pregunto mil veces que demonios le estaba pasando …después de tantos años y ahora se sentía como la quinceañera enamorada, con toda esa cantidad de emociones explotando en su interior  y el mero sonido de esa voz ronca que la ponía a volar con tocar sus oídos.

Se sentó alejándose, respiro sacando cualquier huella de su piel en la de ella y entonces sin más, sin esperarlo el tenia que contraatacar y tomarla de la mano, llevándola como borrego al matadero, poniendo su cuerpo cerca al de la mujer quien no pudo evitar sentir el bulto en la entrepierna de su consorte, y el calor que este emanaba, su corazón empezó a latir muy rápido mientras él con fuerza aprisionaba el cuerpo delgado de la albina contra el propio, sintió la presión de sus pechos en los pectorales de Ariakas, la mano que se  movía con agilidad por la espalda de Kitha aprovechando la desnudes de la misma, y sintió como la piel se le volvía de gallina, casi derritiéndose ante la presencia de su hermano, quien con gracia la movía por la pista de baile,  en movimientos envolventes y flotantes, su muerte fue en el momento justo en que el se acerco a su oído y ella cerró los ojos apoyándose en la mejilla del dragón.

Empezó a respirar un poco más rápido, pero  aun sin abrir los parpados – si, hace mucho tiempo no bailábamos, tal vez desde antes que te supieras que pondría un huevo … - cada palabra que salía de su boca era un susurro, una exhalación  y un gemido ahogados en el momento – siempre sacaras lo peor de mi,deberías sentirte afortunado por ello – su mano temblaba mientras Ariakas la aprisionaba para sí, cada vez más fuerte  y más cerca, ella temía mirarlo, temía no contenerse y entregarse  - gracias por ayudarme, se que lo haces con gusto, pero también tiende a ser tu obligación, después de todo eres el hombre de la familia,  y tus contactos son más que beneficiosos para mí – trato de cambiar el tema torpemente en intentos desesperados de su cerebro por alejarlo de ella, pero ni así podría, ni hablando de elefantes y desastres naturales ella lograba calmar el corazón que parecía explotarle del pecho, o que el calor que le quemaba el vientre dejara de fluir hacia  su pelvis; subió la mano derecha clavando las uñas en el cuello de su esposo, haciendo unos pequeños hilillos rojos que dejaron marca en la piel del rubio,  y aun con la cara contra la de él y los ojos cerrados soltó un exhalación, debía calmarse …pero sinceramente no quería, le deseaba, le necesitaba, le amaba …jamás lo pudo reemplazar y la sola idea de que otro se acercara le producía asco y fastidio, solo por él quería ser poseída  y la única verdad era que mil veces si él la buscaba mil veces ella se entregaría, pero él no la volvió a buscar después de aquella noche en que se separaron definitivamente.

Subió entonces la otra mano, atrayéndolo a ella y atándolo por el cuello, el movimiento cada vez más suave entre los dos, provocaba oleadas intensas de deseo y humedad, finalmente levanto la cara y abrió los ojos, para encontrarse con el rojo de los ojos de Ariakas, se acerco a sus labios, a milímetros apenas de la boca tan deseada – siempre te importe?-susurro con torpeza mientras entrecortadas salían las palabras – no … no sabes …cuando te odio – sentía que perdería el control y las fuerzas en cualquier momento y de un momento a otro paro el baile – no te imaginas cuanto … todo … lo que te amo -  y sello su palabra con un beso suave que apenas duro un segundo, un contacto aterciopelado de los labios, la calidez del aliento de Ariakas la dejo dopada y no pudo más que apartarlo de ella de un empujón, lo miro mientras retrocedió un par de pasos entre los demás danzantes, paso su mano por su cabeza reconociendo su gran error, endureció la mirada y la cabeza volvió a tomar la pose altiva de siempre, giro con estrepito y camino contoneando la cadera hacia el balcón del lugar, sin siquiera mirar a Ariakas y solo buscando la brisa fresca de la noche, la cual la toco en el momento mismo en que ella puso un pie sobre el apartado lugar con baranda en piedra tallada.

Apoyo sus manos en el borde del barandal, respiro fuerte sintiendo aun la presión de su esposo en su cuerpo, sintiendo el palpitar de sus pechos contra él, muriéndose en vida por no poder entregarse ante  su único dueño … y lo sintió a él, lo odio, claro que sí, lo odio por que el tenia el poder sobre ella, lo odio por despertarle tanto, lo odiaba cada vez más cuando el solo llegaba y la dominaba con una palabra;  se toco los labios con los dedos, sintió el beso y la boca de Ariakas en la suya … maldita sea, como lo amaba, cuanto lo amaba.




avatar
Kitha Verminaard
Dragon

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Ariakas Verminaard el Lun Sep 07 2015, 06:46

Su cuerpo pegado al mio se me antojaba frágil y deseable, podía oler las fermonas emanando de ella y golpeando mi sensible y fino olfato como la fragancia de las flores al amanecer, un aroma que me provocaba, que era bienvenido, al igual que el calor de su cuerpo contra el mio, sus pechos suavemente presionados contra mi cuerpo, los movimientos cadenciosos de su cadera contra la mía provocandome oleadas de deseado placer, tal como en los viejos tiempo, su piel contra la mía en aquella suave danza, ella era mía, podía sentirlo en sus movimientos, olerlo en su piel, escucharlo en su respiracion, aun después de tantos años, aun después de todos mis errores y de mis tonterías apenas comparables con las de un jovencito descarriado, aun a pesar de cada defecto, ella seguía siendo mía, seguía amándome muy probablemente casi tanto como yo la amaba y la deseaba a ella, mi instinto y deseo me habían llevado a un error al buscar apaciguar el calor de mi necesidad en otras hembras cuando ella estaba lejos de mi, pero ella tenia razón, nadie jamas podría reemplazarla, nadie podría acallar el grito de mi alma y la lujuria d emi cuerpo como ella, era mi veneno y mi antídoto, y lo sabia.

Y asi, bailando como estábamos, sintiendo el calor de nuestros cuerpos fundidos, escuchando su voz intentando distraerse de lo que ella también sentía, supe que no podía perderle de nuevo, la necesitaba conmigo, la necesitaba a mi lado, la necesitaba sobre mi...debajo de mi...necesitaba de su fuerza en la batalla, y de su consuelo en la soledad, la aferre contra mi mientras sus uñas se clavaban dolorosamente en mi cuello, pero no me aleje, pues estaba ansiando esa clase de acciones de su parte, esa necesidad suya de resistirse pero a la vez de estar conmigo, una señal de que ella me deseaba tanto como yo a ella, de que me necesitaba, de que aun podíamos recuperar lo nuestro, su pregunta fue para mi un dulce sonido -si...siempre me importaste, mas de lo que puedes imaginar- respondi en su oido, y la mire mientras seguia hablando entrecortadamente y tal como otras tantas veces menciono en sus palabras el odio que sentia hacia mi, claro, miles de veces lo dijo, lo que no espere, fue aquella confesion de un amor que era tan intenso como el primer dia, solo un momento antes de su beso, corto, pero profundo y significativo, un eso que me hizo dar un vuelco al corazon y sentirme atontado mientras ella me alejaba y se iba hacia el balcon, huyendo...pero esta vez no la dejaria ir, ese beso me habia dicho lo que necesitaba.

La segui al balcon y la observe un momento recargada en el balcon, en completo silencio me acerque a ella y la abrace por la espalda -puedes correr todo lo que desees, alejarte y huir de mi cuanto puedas, pero no puedes huir de ti misma Kitha, ni yo tampoco- lo dije en su oido, ya habia pasado demasiado y demasiadas mentiras habian sido dichas -lo necesitas y deseas tanto como yo...he cometido errores Kitha...uno de ellos fue no seguirte...pero no volvere a cometer ese error dos veces...esta vez no te dejare marchar- la mantuve aferrada contra mi, hablando con sinceridad, sin mas mascaras, sin mas ironias, sarcasmos o comentarios mordaces, solo la unica y sincera verdad en mi voz y mis gestos, no estaba dispuesto a volver a perderla.




Might controls everything, and without strength, you cannot protect anything. Let alone yourself.
If you want to rule, first learn to obey.
Old Life:


avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Mensajes : 587

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Kitha Verminaard el Lun Sep 07 2015, 15:54

El cabello de Kitha empezó a ondearse ya que otros mechones se habían soltado de la trenza, inevitablemente los recuerdos llegaron a ella, esas imágenes de un pasado mejor donde por años y años disfrutó del amor y la devoción de Ariakas, donde el sólo se satisfacía y excitaba con ella y cada uno de sus detalles eran en exclusiva para la albina, pero no, el había decidido probar otros cuerpos, unos que tal vez le ofrecían más ... Y entonces cuando pensó aquello se molesto nuevamente hasta que el llegó para abrazarla, sentirlo tan cerca le hizo pensar que el podría dominarle y no lo quería permitir, quería que el supiera que si la deseaba cerca tendría que luchar por ella ... Le escuchó y ahogó sus palabras con un susurro, el pecho empezó a saltar con violencia a medida que la voz ronca la hipnotizaba ... Por la diosa, realmente era impresionante el poder que su esposo  tenía, en efecto ella nunca había dejado de pertenecerle y como él dijo ella nunca podría huir de ella misma y por más de un siglo lo había intentado.


Las piernas de la mujer flaquearon sintiendo las palabras de su hermano aceptando que había cometido un terrible error y entonces como podría ella seguirse resistiendo a los impulsos de su corazón y de su alma ... Como confiar cuando ese lecho estaba lleno de perfumes de otras hembras, como creerle cuando su pasado lo seguía para juzgarlo con inclemencia, cuando volvió en si notó que su cabeza se encontraba hacia atrás buscando la seguridad del pecho de Ariakas y eso no podía pasar -NO !! - Dijo con algo de rabia - tus palabras están cargadas de cinismo, quieres jugar conmigo verdad? Deseas comprobar tu supremacía sobre mí, maldita sea - y antes de continuar con sus palabras giro hacia él y le enfrentó con la mirada ardiente - dime... Acaso tantas son tus ganas de llevarme esta noche a la cama!! Para que mañana puedas regocijarte de haberme domado y que vuelva a ser parte de tu manojo de zorras ... No querido mío - cada palabra más dura que la anterior, sin cinismo o sonrisa, sólo llenas de una increíble molestia, de dolor e indignación - no volverás a verte reflejado en mi pecho ... No permitiré que me vuelvas a tomar de juguete ... Por enorme que sea mi amor por ti, no dejaré que esta noche te salgas con la tuya - el frío de la noche y una pequeña llovizna empezaba a mojarlos con mucha discreción.

Sus ojos no se separaban de los de  Ariakas, sus manos no permitían que las de él le recorrieran y entonces empezó a recordar todas las noches en que su consorte se ausentó del lecho y regreso al día siguiente con olor a trago y puta barata, cuando ella se quedaba cuidando a el pequeño Ariakan y prefería compartir el lecho con mujeres de terrible reputación - me dices eso ahora ! Cuando fuiste el mayor motivo para ser más fuerte!! Si! Yo te odio con la misma fuerza en que te amo, y justamente por eso no voy a permitir que entres a mi vida... Muy seguramente porque tu mujerzuela te abandonó - una sonrisa cruel se apoderó del rostro de Kitha deformando la belleza inmaculada para volverla algo más insensible - no entiendo aun como pudo,  y tu ... Esposo mío, cómo pudiste llegar a sentir algo por ella !! Por esa maldita criatura indigna!! Por esa mustia que no perdió ocasión para largarse detrás de unas cuantas monedas de oro - eso había enfurecido más a la primogénito de la familia, no concibió la traición y menos de una mujerzuela hacia su hermano - por eso goce arrancarle las alas  a tu fénix ... Era tan frágil e insignificante que suplicó por su vida, yo nunca hubiera bajado mi cabeza ante mi rival y sabes que me dijo ... Me dijo que ella te abandonaba por que tu dinero era el mío, y que tu, aunque quisieras aparentar lo contrario con ella, no ibas a poder olvidarme - agarro el cuello de la camisa de su hermano fuerza - por qué ? Porque carajo tenías que buscar calor donde no lo ibas a encontrar ... Una zorra como esa te dará placer, para eso están hechas ... Mientras que tu mujer te dará todo, porque siempre será tuya - esta era una confesión que la  ponía en riesgo, aunque no era la primera vez que se deshacía de una de sus amantes, pero con  Sonja si quería  hacerlo personalmente pues su ofensa hacia Ariakas fue como algo en contra de la familia.

Esta confesión tenía dos  propósitos, el primero causarle dolor a su consorte pues ella sabía que si bien no habría amado a Sonja de la forma en que él lo decía si la había querido y la segunda era conocer su reacción hacia ella... Que mejor forma de probar el amor que esa, tocando la fibra más sensible de Ariakas como hombre e inquisidor.




avatar
Kitha Verminaard
Dragon

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Ariakas Verminaard el Mar Sep 08 2015, 03:28

Sus palabras me dolieron en lo profundo del alma y por primera vez comprendi hasta que punto la habia herido, hasta que punto mi estupidez e impulsividad la habian hundido en la tristeza y el dolor mientras que yo jamas la habia tomado en cuenta en cada una de esas noches que me habia dejado llevar por el instinto y la habia buscado en el cuerpo de otras hembras. Por primera vez comprendí que mas que herir su orgullo, clave una espina, una espina negra en el centro de su corazón y alma. Y ahora, ella herida y resentida, odiándome, había descendido a mi nivel y me pagaba con la misma moneda, clavando la misma espina con el martillo de su rencor, hiriendo mi corazón y alma al negar el perdon y una segunda oportunidad.

Deseaba gritarle que no era cinismo, que jamas seria un trofeo para mi, que jamas me regocijaría de su desgracia ni la trataría como un objeto, deseaba hacerle entender que no era asi, pero la hiel que su alma recorría la ensordecía a mis intenciones, la cegaba a mis verdaderas emociones, y cuando pensaba que no podría empeorar el correr de aquel veneno...llego a la cuspide de su odio, una confesión que cayo sobre mi como un balde de agua helada, que me congelo en mi sitio mirándola, por primera vez sentí que todas mis emociones se agolpaban en mi rostro, el terror de saber lo que había hecho, el dolor que me provocaba, pero por encima de todo, el shock y la preocupación por las consecuencias.

Me confeso el haber matado a Sonja, me confirmo que la hembra me abandono y ella la asesino...me quede congelado en mi sitio, sintiendo correr por mi boca y garganta un sabor amargo, frió, vomitivo. La mire y la tome de los brazos -por la diosa...Kitha !¿que hiciste!?!!- la mire preocupado, había cometido no solo un acto de venganza si no uno de los peores crímenes que podían existir en nuestra raza, había matado a otro dragón, un crimen que podía castigarse con la muerte, o peor aun, con el exilio. Y por primera vez en mi larga existencia estaba totalmente descolocado y sin la capacidad de razonar, por primera vez había perdido el control sobre mis emociones y la miraba demasiado afectado -como pudiste hacerlo?!, tienes idea de lo que eso significa?!- a pesar de exclamarlo lo hacia en baritono para que solo ella pudiera escucharlo la aferraba con fuerza, aprehensivo, por un momento la sujete pero luego finalmente la solté y me aleje varios pasos dándole la espalda mientras me mesaba el cabello, todo aquello era mi culpa, el hecho de que ella llegara a esas acciones era solo mi culpa.

Pensé en lo herida que debía estar para llegar a ese punto, y Sonja...había pagado por mi error, ella que había sido en principio una de mis mejores amigas, había pagado por mi crimen...tense los puños con tal fuerza que me herí las manos, sentí mi sangre escurrir por entre mis dedos, a la vez apreté los dientes hasta que sentí el sabor del hierro de mi sangre inundar mi boca, durante un momento me quede pensando en cuantas mas habrían pagado por mi culpa, no podía imaginarlo, y exhale, no podía permitir que nada le sucediera a ella, no podía permitir que Kitha pagara por algo que yo la había obligado a hacer, afloje los puños y la mire, habiendo recobrado mi entereza, mi gesto ahora era frió, acerado, con la mirada completamente vacía, por primera vez en toda mi existencia me sentía derrotado, ella me había derrotado, me había llevado a una situacion en la cual no tenia ninguna carta victoriosa, tarde o temprano alguien echaría en falta a la Fenix, y su ausencia remitiría a que me investigaran a mi...si cumplía con mi deber perdería a Kitha para siempre, si me callaba yo seria culpado...no había otra salida.

Me acerque a ella -No Kitha...tu no hiciste nada...yo la mate, yo borre su existencia de este mundo, ¿entendiste?- lo dije seco, frió, sin dudar, había llegado a una resolución, mi puesto de inquisidor...no...mi vida entera no significaba nada si la perdía de una u otra forma -Tarde o temprano investigaran...y te preguntaran...y tu responderás...que no tuviste nada que ver...por que yo lo hice, yo la asesine por orgullo y egocentrismo, por su traición...yo arranque la vida de su cuerpo...eso es lo que dirás...cuando pregunten...- exhale por la nariz y me quite el anillo ensangrentado para ponerlo en su mano -no mentí en lo que dije anteriormente...ni eres para mi un trofeo- baje la mirada, por primera vez en toda mi existencia baje la mirada ante ella -cuida de Ariakan...cuando llegue el momento...por que el saber que su padre es un asesino lo va a destrozar- bese su frente y me di la vuelta para caminar al interior del salón de nuevo, para pagar la cuenta y retirarme, me sentía totalmente destrozado.




Might controls everything, and without strength, you cannot protect anything. Let alone yourself.
If you want to rule, first learn to obey.
Old Life:


avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Mensajes : 587

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Kitha Verminaard el Mar Sep 08 2015, 22:55

Vio el pesar en sus ojos de la forma más clara que podía leer  su hermano y consorte, sintió un gran dolor en ese momento tal vez arrepintiéndose de haber confesado su gran verdad, hacía mucho tiempo que ella no era igual que antes, ahora era mucho más fría y calculadora ... Se había casi que secado por dentro por todas las experiencias vividas, Pero era inevitable recordar que con Ariakas había tenido las mejores de las experiencias y justamente por eso no pudo tolerar verlo abatido por la verdad; cuando este le entregó el anillo Kitha se sintió morir pues fue como si el rompiera los lazos entre los dos y eso no podía pasar ...ella no lo iba a perder, menos iba a permitir que el se inculpase por algo.

Cuando el intento abandonarla ella casi corrió hacia el aferrándolo por la mano que manchada de sangre seguía siendo cálida y fuerte para ella - no te vayas - le dijo en un susurro con los ojos suplicantes y preocupados, las miradas no mentían y más que cualquier cosa ella sabía que el haría lo que fuera por mantenerla a salvo... Pero y si ella no quería ser salvada ? Si ella sólo quería estar en ese mismo instante en donde se encontraba con el ? , se paro frente a él impidiéndole que avanzara, sus brazos se cerraron otra vez sobre el cuello de Ariakas a sabiendas que posiblemente el la rechazaría y no aceptaría discusión pero no le  importó; así abrazada a su cuerpo y con los ojos azul hielo en los ojos de su consorte, empezó a caminar llevándolo otra vez hacia el  balcón, era como si en ese momento ella lo pudiese hechizar y el se dejara sin resistencia alguna.

Cada paso iba acompañado de un beso en la majilla del rubio ante la mirada curiosa de uno y otro, en donde podrían pasar como la pareja feliz de otrora , la falta del vestido de Kitha se mecía al compás de la caminata, era una jugada arriesgada pero Ariakas no armaría un número allí; más que cualquier cosa la destrozó el haberlo visto en esas condiciones, siempre pensó que se regodearía del dolor que causare en su hermano pero ahora comprobaba que no era así y nunca sería así, porque su amor era tan infinitamente inmenso que sentía ese dolor como propio ... Como si el puñal los hubiese atravesado a los dos - no te vayas ... No me dejes otra vez - le susurraba insistente y con desespero - no me digas nada de ese incidente ... Ya paso, no debes culparte por nada ... Nadie se enterara, para todos ella se fue con su mercader y esa es la única versión que cuenta, nadie vio nada ... Nadie escuchó nada - las manos de Kitha subieron por el cuello de Ariakas posesionándose de su cabeza y obligándolo a mirarla - ahora escúchame tu a mí, como si esta fuese la única verdad que podrías creer en tu vida ... Mírame, yo te ayude a criar ... Yo fui más tu madre y tu padre ... Lo recuerdas ? - el pecho se movía agitado y exaltado - seque tus lágrimas , jugué contigo ... Crecimos los dos como cómplices y amigos, escuche tus miedos y me refugie en ti cuando no podía con los míos, te amo más que a nadie en el todo el mundo ... Salvo tal vez nuestro hijo .. Ariakas mi amor, la sola idea de perderte definitivamente me llevaría a la locura y la muerte - no había un momento de mayor sinceridad enredado en la noche que ese... La albina se había quitado su armadura por el miedo de  perderlo - recuerdas las noches en que descasamos juntos después de correr por las cavernas, dime... Recuerdas que te gustaba llegar de la guerra y escucharme leer ... Recuerdas la primer noche juntos ? - sus labios buscaron el oído de Ariakas - recuérdalo mi amor, el primer día en que me hiciste tu mujer, cuando me prometiste que jamás me ibas a abandonar aunque yo lo quisiera, recuerda tus promesas mientras me tomabas... No las olvides hoy, porque a pesar de todo siempre has estado para mí - sonrió levemente  parpadeo un par de veces, y soltó una exhalación.

Relamió sus labios mirando a Ariakas - no me quites la seguridad de tu cuerpo, no tienes derecho ... Los dos sortearemos esto, no será la primera vez que pasamos por algo que  pida nuestra unión ... Si tu llegarás a culparte mi amor, tendré que irme contigo y decir la verdad, entonces me perderás para siempre y te perderás - kitha se apretó a el, no le importó nada más pues la idea de que el deseara romper el vínculo sagrado la podría volver loca, en ese momento sus ojos centelleantes recorrieron el rostro endurecido y apesadumbrado de Ariakas, no soltó la cabeza del dragón al contrario la aferro aún más para bajarla a la altura de su rostro, la hembra no lo dejaría ir y buscó con sus labios los labios del consorte, sintió el fuego estremecedor que la ira de este producía y los unió a su boca mordisqueando con suavidad y dulzura por los varios segundos que duro el beso, la saliva tenía sabor a sangre, la misma sangre que corría por las venas de ambos - por favor - susurraba entre el beso - juega conmigo como cuando niños a que nada paso ... Sólo déjame sanarte - continuó fundiéndose con el, sintiendo que el calor de los labios de Ariakas bajaba por su cuello a sus pechos y de ahí a su vientre comprobando que nada había  cambiado y aunque no sería fácil ella no lo dejaría cometer una estupidez.




avatar
Kitha Verminaard
Dragon

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Ariakas Verminaard el Lun Sep 14 2015, 02:02

Sus manos me aferraron, yo me tense un poco, estaba pidiéndome que me quedara y yo no sabia que responder, desde el día en que peleamos, desde que ella decidió sacarme de su vida y la de mi hijo, desde que me ordeno que me largara, había deseado escuchar esas tres palabras brotar de sus labios, había deseado que me pidiera que me quedara, que no me fuera...era uno de mis deseos mas profundos, el querer saber que ella me necesitaba tanto como yo a ella, me habría quedado si me lo hubiera pedido desde el principio, pero jamas las dijo, jamas me lo pidió y yo no me quedara, su orgullo y su rencor fueron mas importantes que el amor que sentía, y me alejo por completo...y ahora, ahora que finalmente se había roto, que finalmente había llegado al limite y que me había quebrado por completo, cuando finalmente me había rendido, cuando encararía un castigo digno, lo pedía.

El corazón se me estrujo cuando sentí sus manos rodear la mía mientras me detenía, la mire completamente vació y triste, y un nudo se cerro en torno a mi garganta cuando sus brazos rodearon mi cuello en aquel abrazo, ¿por que? ¿por que las cosas tenían que llegar tan lejos para que ella dejara de lado su maldito orgullo? ¿ por que debía existir la posibilidad de un destierro o de una muerte para que finalmente apartara su rencor? débilmente intente alejarla pero no tenia fuerza alguna para rechazarla, no tenia ya fuerza para resistirme a su abrazo mientras me llevaba de vuelta al balcón, besando mis mejillas, sentía un nudo en la garganta, irremediablemente apoye las manos en su cintura, desganado, mientras la miraba sin ningún gesto que no fuera de tristeza -¿por que Kitha?, ¿por que debió llegar todo a este punto para que decidieras pedirlo? ¿por que todo debió llegar a este punto para que decidieras hablar? Te pedí tantas veces que tu me escucharas a mi y no lo hiciste, decidiste alejarme sin siquiera escuchar que era lo que tenia que decir, ya ahora...cuando has roto la ultima de las barreras me pides que te escuche y apelas a todo nuestro pasado...cuando tu decidiste no escuchar una sola palabra mía cuando yo lo hice- la miraba resistiendo las intensas ganas que tenia de romper a llorar, toda la frustración, todo el dolor que había sentido desde hace mucho tiempo, siglos de desespero se me estaban agolpando de pronto -Recuerdo todo Kitha, todas las noches y días desde que tengo uso de razón, gustos, disgustos, risas, llantos, todos esos días en los que pasábamos hablando y todas esas noches en las que me enseñaste mas de lo que debías, las veces que te enseñe mis secretos y escondites, las noches que me enseñaste a ser hombre...todo...y cuando te pedí que lo recordaras...no quisiste hacerlo- trague saliva intentando mantenerme sereno -recuerdo cada promesa que te hice y me disculpe una y mil veces por haberlas tensado, pero jamas rompí ninguna, jamas te abandone, te prometí que te protegería hasta el final y eso hice, te prometí lealtad...y aquí esta...Kitha...mi lealtad hacia ti jamas flaqueo...se que hice, se lo que soy...si...fui infiel...pero jamas te fui desleal y no lo seré ahora...- exhale y baje la cabeza -jamas te fui desleal, jamas pensé en dejarte por que te amo, y te he amado siempre, tanto que no soy capaz de controlarlo, tanto que todo el tiempo es como una llamarada que no puedo extinguir y tu sola ausencia me hiere y frustra de formas que no puedes imaginar...y por que sin importar que haya hecho, no te cambiaría por absolutamente nada...- la mire de nuevo -por que te amo tanto...que moriría por ti...no...que viví...que sobreviví a la guerra...solo por ti-

La abrace con fuerza pegando su cuerpo por completo al mio, aferrándola de la forma que solo la había aferrado tres veces a lo largo de nuestra existencia: la primera noche que hicimos el amor cuando yo apenas entraba en la edad adulta, el día en que salí de la cueva con mi tropa cuando inicio el despertar y la noche que me dijo que seriamos padres, era un abrazo completo en el que le expresaba todo aquello que no podía expresarle con las palabras, en que la dejaba saber la intensidad de mis emociones hirviendo bajo esa mascara de frialdad que siempre usaba, ese abrazo que demostraba todo mi amor y devoción hacia ella. Estaba completamente a su merced, y haría lo que ella deseara, por que la necesitaba, sin ella moriría del dolor -perdóname Kitha, no puedo cambiar lo que hice, ni lo que soy, pero sin importar nada, jamas dejare de amarte y nadie mas que tu podría llenar ese espacio en mi corazón, tu y Ariakan son todo para mi- le correspondí el beso sintiendo que poco a poco mis emociones se regulaban, podía sentir aquel calor que ella siempre me provocaba extenderse por mi cuerpo como un estremecimiento que iniciaba en nuestros labios juntos y mi corazón extendiéndose hasta mi entrepierna que dio un respingo de deseo -Kitha...- apoye mi frente en la suya cerrando los ojos -la diosa me perdone...pero...hare lo que desees...no diremos nada acerca de esto-




Might controls everything, and without strength, you cannot protect anything. Let alone yourself.
If you want to rule, first learn to obey.
Old Life:


avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Mensajes : 587

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Kitha Verminaard el Mar Sep 22 2015, 18:10

Lo escuchó con atención sintiéndolo más suyo que nunca, sin siquiera tener que poseerlo, era de ella nuevamente yo mejor aún, nunca dejó de pertenecerle, pego aún más su cuerpo al de Ariakas sintiendo sus pechos completamente aplastados contra él, sonrió de una manera maliciosa sin dejar de mirar los ojos rojo lava de el - eres mi niño aún, el que convertí en hombre - las manos de quita buscaron las manos de su hermano para invitarlas a recorrer el contorno delgado y curvo del cuerpo de ella - tendrá que pasar todo cuanto tenga que pasar para que volvamos a estar juntos, aún no olvido lo que hiciste y claro que lo se ... - tomó un respiro - nadie más que yo sabe que te equivocaste y que no puedes volver atrás el tiempo ... Se que mis acciones han sido certeras y que tus acciones las cuales repudio, fueron también impulsadas por mi ... Aún así amor mío, estamos en tregua, pero no ha terminado la guerra .. aun  nos hace falta derramar mucha sangre para que firmemos un acuerdo de paz - tomó las manos de Ariakas, lo llevó hacia atrás recostándose contra la pared, habían pasado décadas desde la última vez que algún hombre había tocado su cuerpo,  y mas teniendo en cuenta que el único hombre que lo había hecho era justamente el,  su hermano,  su amante, su amigo y esposo ; aferró las manos de Ariakas por el revés de la palma y las paso desde su cintura hasta sus pechos, buscó la boca de Ariakas con hambre y gimió suave dentro de ella - aún me deseas ? - le preguntó mientras mordía con suavidad el labio inferior de su  consorte.

Soltó las manos de Ariakas permitiendo que ellas tomaran su propio camino, y las de ella subieron por el pecho y nuevamente en el cuello, cerró los ojos y lo atrajo hacia ella ... Que si la deseaba, claro que si, se notaba que seguía logrando en él la locura completa, esa era una victoria que quería disfrutar, ninguna mujer ni siquiera la insignificante sonja se lo había podido arrebatar; sus labios jugaron con los de él abrigados en la complicidad de una noche estrellada, sintió la virilidad de Ariakas cerca de ella y el calor que este emanaba, comprendió que ningún hombre podría tomarla pues ella realmente sólo podía corresponderle a el, como si Ariakas hubiese impreso un sello en invisible en su piel ... Un sello eterno e inquebrantable.

Pauso el beso tomando el rostro del rubio entre las delicadas manos humanas - el silencio sobre ese asunto es lo mejor para todos querido, sencillamente no paso, finalmente sólo era una zorra que buscaba el calor en las camas cuyos brocados fuesen de oro, si ella te hubiese amado aunque fuese una décima parte de lo que yo te amo a ti - aclaró la garganta un poco pues sintió que se había atravesado  un nudo en esta, tal vez por las memorias que no se iban, por la indignación que sintió al enterarse de la nueva amante de su esposo, por el dolor de saber que ahora y por una oportunidad ya incontable Ariakas la reemplazaba con otra - si ella solo te hubiese amado de una forma pobre e imitada ... No te hubiese  dejado, porque yo amor mío, aunque fueses un pordiosero  siempre habré de procurarte y amarte …no hay una sola cosa que no haría por ti, y el eliminarla fue justamente la prueba de ello … si algo repudie de esa perra  - hablo un poco más bajo para que no fuese escuchada – fue el que se atreviera a abandonarte, eres demasiado para tan poca cosa - sus manos se cerraron con mayor fuerza sobre la cabeza de su esposo - no te perdonaré lo que hiciste jamás ! - fue muy certera con aquel tema - pero esta noche ... Al menos por ahora, olvidaré que alguna sucia ocupó mi lugar en tu cama - un juego, eso era, enloquecer a Ariakas al borde del desespero por ella,  Kitha sabía perfectamente que pasaría un tiempo antes de volverse a entregar a su esposo y tal vez sólo lo haría hasta que le viera completamente hambriento y desesperado por tenerla; sintió la respiración profunda y agitada de este y soltó una ligera sonrisa, giro dándole la espalda al dragón, ofreciéndole la piel suave y desnuda para que enloqueciera, se pegó a él y subió la mano por el cuello de rubio atrayéndolo hacia ella, sintiendo los labios de él Rosando su lobulo derecho- no mi amor - dijo susurrante - no será tan sencillo  - soltó un suspiro profundo.

Las manos de la hembra se apoyaron en la pared de piedra del balcón, una pose más que tentadora para él y se sintió victoriosa pues lo vio romperse ante ella y aceptar que la amaba, si, era verdad ... Hace mucho tiempo él lo había confesado, ya hacía varios años Ariakas por última vez le había dicho que la amaba pero Kitha lo había mirado con un terrible frío riéndose con amargura  y diciéndole que no creía ninguna de las falacias que salían de su boca, ahora mismo las cosas estaban cambiando y ella haría lo imposible por atarlo por completo, esta vez no se la dejaría tan fácil a su séquito de mujerzuelas, finalmente ella era su mujer, su esposa y la única dueña que él podría  tener.




avatar
Kitha Verminaard
Dragon

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Ariakas Verminaard el Mar Oct 06 2015, 00:52

Doblegada, era así como mi voluntad se encontraba, atada, doblegada, aplastada por las palabras de aquella cruel mujer, de aquella fémina que era hielo ardiente, sus palabras, sus caricias, la forma en que sin decirlo demandaba mi máxima atención y sumisión me recordaban a cada segundo el por que me había entregado en cuerpo, alma y espíritu, sus exigencias tan similares a aquellas que en mi juventud había tenido, le correspondí el beso ansioso pegando mi cuerpo al de ella, mi sangre hervía por la necesidad de poseería y el hecho de que ella me alentara a recorrer su cuerpo no hacia mas que provocarme mas, me recordaba todas aquellas noches en las que entraba a su cueva privada buscando el calor de su cuerpo y terminábamos en un ritual de suspiros y jadeos temiendo ser descubiertos por padre y madre. La bese con la misma intensidad presionando esos puntos sensibles que sabia la enloquecían, asentí a cada palabra, una tregua era mejor que una batalla, era un avance, y avanzar era lo que deseaba, su gemido me acelero el corazón -esa pregunta, es necia...te deseo mas que nunca-

Sus manos sobre mi rostro, sobre mi piel, el calor de su cuerpo caldeando el mio era algo por lo que había rogado por demasiado tiempo, la necesitaba como se necesitaba el aire, y cada noche con una mujer distinta no habían sido mas que una búsqueda del extinguir el fuego que ella inicio en mi interior, y si bien una o dos habían logrado apaciguarlo hasta volverlo una suave flama, no pasaba mucho tiempo antes de que volviera a arder con mas intensidad que antes, porque al final, sin importar cuanto lo negara, ella era mi dueña, mi señora y ama, la única mujer ante la cual me arrodillaría, la única por la que daría la vida...o por la cual viviría si me lo ordenara.

Continué recorriendo su cuerpo con esa hambre mientras ella cortaba el beso, pero seguí buscando su piel con mis labios mientras masajeaba sus pechos con mis manos, deseando tenerla desnuda ante mi, deseaba volverla a hacer mía mientras ella me hacia suyo, pero sus palabras seguían cortando como dagas -Kitha, basta por favor, no sigas hablando de ello, haremos lo que tu dices, guardaremos silencio pero basta ya de hablar de ello- la presión de sus manos en mi cabeza hacia que me comenzaran a punzar las sienes pero no intente apartarla, era un toque deseado -solo calla, no digas mas, no mas...- exhale mientras volvía a besar y lamer su cuello, abrazándola, deseando que cediera, solo por esa noche, que me diera algo para resistir la desesperación que sentía, cuando se giro adoptando aquella posición tan incitante no pude si no emitir un gutural gemido ahogado mientras mordisqueaba su oreja y me frotaba contra ella abrazándola sin dejar de pasear las manos por su cuerpo. Sentía el miembro a punto de reventar contra mi pantalón, y me pegue a ella de forma que pudiera sentirme contra ella, si pudiera en ese momento levantaría su vestido y la tomaría allí mismo, pero aun entre la lujuria que sentía seguía manteniendo la cabeza lo suficientemente fría para mantener el decoro -tienes idea de lo que estas provocando...- use la frase que le había dicho la misma noche que habíamos concebido a Ariakan después de que nos estableciéramos en nuestro primer hogar en la ciudad después de la guerra, cuando finalmente podiamis dejar atras las batallas, y la sangre, si en algo habíamos estado de acuerdo siempre es que no queríamos tener crias bajo tierra, creciendo aisladas de los cielos y la libertad, no...siempre dijimos que las tendiramos una vez estuviéramos en la superficie, y esa premisa la habíamos cumplido, como muchas otras...




Might controls everything, and without strength, you cannot protect anything. Let alone yourself.
If you want to rule, first learn to obey.
Old Life:


avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Mensajes : 587

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Kitha Verminaard el Mar Dic 15 2015, 18:41

Como era posible …como podía aun moverlo a su antojo, si, era sencillo para ella, Ariakas era demasiado pasional  y ella conocía exactamente lo que a el le movía, y no era solo llevado por el deseo, también era el amor que sentía por ella, a ella le encantaba jugar este tipo de juegos, desesperarlo, hartarlo, pero tenía que ser absolutamente inteligente para no dejarse llevar por esa misma pasión o de lo contrario perdería los estribos de una manera muy fácil, pues debía admitir que su roce contra mis muslos, sus manos invasivas y sus susurros  y besos estaban logrando que el calor de mi cuerpo se concentraran a una sola parte – si, lo sé, estoy provocando justamente lo que deseo provocar  - conteste en un susurro gimiente, justo como aquella vez;  en ese momento giro hacia él y lo miro directamente a los ojos – que te parece si entramos y nos tomamos algo – sus palabras salieron con un tono de burla,  pues sabía que él se molestaría al acabar de manera tan certera la proximidad entre los cuerpos, y aun así con sus dos manos sobre el pecho de este lo aparto un poco de ella buscando calmar sus propios instintos que la estaban consumiendo.

Pensó en su hijo y sonrió – Ariakan piensa que estoy con un pretendiente, no te parece eso algo ridículo? -  le pregunto pues para ella el que su hijo pensara que podía fijarse en otro hombre era casi que un absurdo , eso nunca ocurriría, no mientras su corazón solo latiera al ritmo de su esposo, cada una de sus palabras eran como esa carta de leyes que ella podía seguir, sin importar su separación ella seguía honrando su nombre dentro de su casa y para todos los criados Ariakas seguía siendo el amo y ella su señora aunque ella fuera la de los números y el la parte militar.

Kitha entonces busco la mano de hermano y la llevo a sus labios sonriendo, con esa mirada picara para besar sus dedos – entonces? -  hablo pausadamente – aceptas una copa o ya tienes planes para esta noche? – hacía mucho tiempo no era la juguetona mujer que solía ser,  en antaño ella no solo era una mujer enamorada y una esposa abnegada, también era una niña, una muy caprichosa y consentida que le gustaba jugar con él, le hacía regalos sencillos  o solo llegaba y saltaba sobre sus brazos para que este la cargara, en alguna ocasión Kitha impidió que Ariakas fuese al entrenamiento, justo cuando el salía ella se abalanzo sobre su espalda con el camisón puesto y no se soltó de ahí hasta que el la llevo a la recamara y se recostó todo el día con ella ... esos recuerdos la hacían estremecer y enternecerse, le hacia ver a Ariakas como antes.




avatar
Kitha Verminaard
Dragon

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amour et autres démons – Ariakas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.