Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Hoy a las 02:17 por D'tark

» ¿Que harías si te besa el de arriba?
Hoy a las 01:35 por Moira

» Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta
Hoy a las 01:30 por Drael

» Confieso que...
Hoy a las 00:28 por Moira

» Nuevas Amistades [Moira]
Ayer a las 23:43 por Moira

» [FB] Excuse me, do I know you? || Priv. Kariel
Ayer a las 22:45 por Kariel

» Draconians por Cerrar Temas
Ayer a las 22:35 por Moira

» Sometimes Quiet Is Violent | Priv. Kaira
Ayer a las 22:33 por Hawke

» Our future in a couple of words {Izumy FB}
Ayer a las 22:14 por Mercurio

» Cusco's postbox
Ayer a las 21:55 por Mercurio

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
60/60

Afiliados Normales


Beloved inception ~ Thareon [+18]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Megerah el Jue Ago 27 2015, 17:44

Todo estaba tranquilo. El silencio daba fe de ello. Aunque no estuviera solo, en realidad. El piar de las aves, las hojas meciéndose dócilmente con el aire y el arrullo suave del río lo acompañaban. Los rayos del sol, ya en su cenit, iluminaban la tierra, llegando a colarse ligeramente por la ventana de aquella cabaña.

Fue entonces cuando Erah despertó.

Era la primera vez que había dormido tan bien en toda su vida. Juraba que en aquella noche descansó lo que no había conseguido descansar en veintisiete años. Tanto fue así, que en un principio no reconoció el lugar. Los pensamientos tardaron milésimas de segundo en acudir a la mente de la rubia, para recordarle dónde estaba, con quién y lo que había pasado. Una noche entera había trascurrido desde que Erah pudiese considerar que había conseguido esa ansiada libertad desde que alcanzaba a recordar. Desde aquella mascarada, de aquel revuelo, la inesperadísima visita de Thareon, el shock de verlo vivo, confesiones, decisiones y sus consecuencias. A pesar de la aparición de Corah, con esa obsesión por no dejarla tranquila, Erah titubeó bien poco cuando el dragón azul le dio la opción de irse con él. Y allí estaba, en aquella cabaña que había sido testigo de la conversación más larga que había llegado a tener con Thareon. Horas. Apresurados minutos que pasaban mientras él le contaba su verdadera historia, contestando a las esporádicas preguntas de la humana. Hasta que el amanecer les alcanzó y con una relajada sonrisa se habían ido a descansar. Un ligero peso en su costado le ayudó a ubicarse. Se percató entonces de aquella mano masculina que yacía casi enfrente de su semblante. Una sonrisa acudió entonces, como primer gesto de aquella entrada mañana, cuando lo pasado en el día de ayer, se afianzó a su mente.

Había sido todo demasiado rápido, demasiado extraño. Una sucesión de acontecimientos que había puesto del revés la destrozada e insulsa vida de la rubia... hasta devolverle las ganas de seguir.

Repasó aquella mano, aquel antebrazo, con sus dedos, hasta la proximidad del codo y volvió sobre sus caricias, de regreso a aquella mano masculina. Sus yemas pasearon por el dorso, colándose entre los huecos de los robustos dedos de Thareon. La rubia los enlazó con suavidad, sin llegar a saber con exactitud si el dragón aún estaba perdido en sueños. Lo sintió removerse con suavidad, detrás de ella. La excusa perfecta para girar su semblante, buscando el del varón-. Buenos días... -murmuró aún con voz melosa, sin ocultar la sonrisa, entrecerrando la mirada ligeramente, mientras adecuaba sus claras pupilas a la luz.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Thareon el Miér Sep 16 2015, 20:46

Aquella noche había sido una de las más tranquilas y reconfortantes que Thareon recordaría en mucho tiempo. Porque sí, eso era lo que habían hecho esa noche tanto él como Megerah: dormir. Ambos lo necesitaban como agua de Mayo, después de todas las cosas que habían pasado, después de todo lo que habían sufrido, tanto sus mentes como sus cuerpos necesitaban un descanso. Reponerse de todo, reposar lo vivido, para poder enfrentar el futuro. Podía resultar extraño, tal vez un desperdicio, dado que Thareon se había metido en la cama exactamente igual que como había pasado el resto de la noche: desnudo. Y aún así, no había dejado que la pasión o el instinto arruinara el momento. Aquella noche, no. Aquella noche, había sido su turno de desnudarse más allá de lo literal, de mostrarle a Megerah todas las cosas que había mantenido ocultas, reprimidas, hasta el momento.
Ya no quedaban más secretos que los que la propia mujer decidiera guardarse para si. Thareon tenía por fin la conciencia tranquila, y había dejado de tener dudas. De tener miedo. De lamentarse por el pasado. De preguntarse por el mañana. Por fin, el presente era suyo. Y en su presente, estaba Megerah.

Estaba dormido cuando ella despertó a su lado. Los rayos del sol del mediodía se colaban tras la ventana sin cristales, e iluminaba la única estancia de la cabaña, echando sus rayos sobre las sábanas, rozándole parcialmente los hombros tatuados con su confortable calor. Estaba tan a gusto como un bebe, sintiendo la calidez del día y la del cuerpo de Megerah contra él. No podía estar mejor, en más de un sentido.
Empezó a ser consciente de la realidad, cuando notó el paso de unos finos dedos por su brazo. Primero ascendiendo hasta el codo, y luego volviendo a descender hasta la mano, tirando suavemente del velo del sueño, despertándole con delicadeza. Lo siguiente que percibió fue ese familiar olor a jazmín. Y poco a poco, a medida que los dedos de la humana se entrelazaban con los suyos, todo a su alrededor cobró forma y sentido. Recordó dónde estaba, cómo había llegado, y junto a quien. Se movió inconscientemente, saliendo por fin del mundo del sueño. Ella entonces se giró, para mirarle a la cara, y sonreírle con una dulce expresión y un saludo. Thareon sonrió con un gesto algo atolondrado, y movió su mano libre para apartarle un mechón rubio del resto a Megerah, colocándoselo detrás de la oreja.

- ... Hola. - Susurró, con la voz propia de quien se acaba de levantar, y aún incapaz de abrir del todo aquellos ojos color topacio, aún sintiendo los párpados pegajosamente pesados. Inspiró hondo, dejando ir el aire suavemente por la nariz. - ... Hmmmmññmñm... - remoloneó, con un gimoteo grave y ronco, y afianzó el peso de su abrazo sobre el cuerpo de Megerah para atraparla otra vez de espaldas contra su pecho, hundiendo la nariz entre la almohada y sus rubios cabellos, ocultándose de la luz, y del hecho de tener que despertar de aquel pacífico rincón y levantarse. - ... lo que daría por poder pasar el resto de mi vida así. - murmuró, volviendo a entrelazar sus dedos con los de ella.







avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Megerah el Sáb Sep 19 2015, 21:07

La rubia sonrió al sentir las yemas del dragón rozar su piel, todo por apartarle un mechón de pelo de su propio rostro. Megerah cerró los ojos en lo que duró ese gesto tan tierno por parte del varón. Volvió a abrirlos cuando escuchó el saludo de Thareon. Y sonrió algo más cuando oyó ese murmullo, más que expresivo por contra, de esas pocas ganas que el dragón tenía de levantarse. Lo curioso era que la rubia, en ningún momento había contemplado siquiera esa opción. Era la primera vez que podía quedarse hasta tarde en la cama, sin ninguna responsabilidad, orden o exigencias que la instaran a incorporarse, asearse y enfrentar el día. No. Aquel era su primer día en libertad. Algo que ansió desde pequeña, sin llegar a saberlo, sin llegar a ser consciente de todo lo que aquella sencilla palabra implicaba. Y todo lo que ella tuvo que sacrificar para conseguirla. Por ello, no le importaba lo más mínimo disfrutarlo entre sábanas, sin siquiera probar bocado o centrarse en cualquier otra cosa que no fuera oír la respiración tranquila de su compañía o el latir regular de su propio corazón. Quizás el trinar de las aves que pudiera haber en los alrededores o el arrullo del agua del río, fluyendo cauce abajo.

Le era fácil concebir la idea de volver a dormirse, mas la luz era el mayor impedimento para ello. Fue precisamente por esto, que Thareon buscó refugio en la melena de Erah, quien al sentir la calidez de su respiración, se estremeció. Se dejó arrastrar con suavidad lo poco que el moreno necesitó para juntar su pecho con la espalda de la humana. Megerah sintió el contraste de su cálida piel frente a la frescura de la propia y otro escalofrío se paseó a lo largo de su columna, lentamente, hasta la base de su espalda. Una inspiración entrecortada sonó entre sus labios mientras se movía, en un intento de movimiento felino, en el que su espalda se apartaba para inmediatamente volver a buscar ese candente contacto con el pecho masculino, conforme aquel estremecimiento bajaba por su espinazo. No tardó en presionarse suavemente contra Thareon, emitiendo un leve murmullo de comodidad.

Su propio cuerpo no pudo evitar la costumbre de tensarse ligeramente. Hasta ese mismo día, su falta de costumbre a dormir con alguien más, sin pretensión alguna, seguía vigente. Pues a lo largo de su vida, tan sólo cuando su dueño quería, la rubia se quedaba toda la noche en sus aposentos, durmiendo a su lado. Por motivos más que obvios. Para el resto de situaciones, valía cualquier otro lugar. Era también la primera vez que despertaba junto a un hombre que significaba tanto para ella sin ningún tipo de miedo encogiendo su corazón.

Erah tembló suavemente, a causa de la queda risa que le provocaron sus palabras. No era una risa burlona, sino, más bien, comprensiva-. Quizás toda tu vida no... pero sí el día de hoy. -sugirió en respuesta, con el mismo tono, tranquilo y adormilado. Pero aquellas palabras llevaron a la rubia a una sombría reflexión. Quedaba claro que ella no podría ofrecerle esa situación durante la eternidad que durase la vida del dragón, mas sí durante su propia existencia. Erah podía sentirse prácticamente convencida de entregarse de tal forma... si Thareon también quería. Porque cómo acabaran ahora sólo dependía del día a día y el asimilar e incluso aceptar cuánto había cambiado cada uno con respecto a aquellos dos esclavos que se veían entre sombras hacía ahora aproximadamente dos años. La rubia no reprimió un pequeño apretón a esa mano que se entrelazaba con la suya, queriendo decirle tanto que no podría con palabras en un gesto tan nimio. Acompañó ese gesto con una sonrisa que el dragón no podría ver, recostando el lateral de su cabeza en la almohada, dejándose llevar por esa tranquilidad que la invitó a cerrar los ojos, para poder disfrutar más -si cabe- de aquel momento.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Thareon el Mar Sep 22 2015, 15:43

- Y el de mañana, y el de pasado mañana, y el siguiente... - murmuró, con la voz amortiguada contra la almohada, perdida entre los dorados cabellos de Megerah. Sí, literalmente podría entrar en modo hibernación, como todos los dragones hicieron en su día, y dormir por una eternidad. Pero hasta el dragón era consciente de que la joven humana, en su limitado tiempo de vida, preferiría hacer más cosas, a parte de dormitar a su lado.

Cierto era que la luz filtrándose por las ventanas carentes de cristales y los huecos sin tapar del techo, iba a imposibilitar bastante la tarea de dejarse arrastrar de nuevo a los mundos de Morfeo. A pesar de ello, Thareon se permitió aguantar un poco más allí, abrazando a Megerah contra él, sintiendo la tibieza a través de su vestido, bajo las sábanas, y perdiendo la noción del tiempo sumergido en su olor y en el suave compás de su respiración.
Ella entonces se removió, entrecortando su respiración y pegándose más a él, disfrutando de su contacto. Thareon suspiró a su vez, sonriendo de medio lado y mordiéndose el labio inferior ligeramente, durante unos segundos. No le apetecía romper el momento, ni por asomo. Pero su organismo tenía bastante más memoria que su mente, y no era la primera, ni la segunda vez precisamente, en las que acogía las curvas de la rubia contra su cuerpo, o que sentía el roce de su piel. Era inevitable que reaccionara, aunque fuera inconscientemente. Aún así, reprimió el impulso en lo hondo de su mente, y no dijo nada. Supo que había tomado una buena decisión cuando sintió el leve apretón de los dedos de Megerah sobre su mano.

Thareon alzó la cabeza levemente, y se echó un poco sobre ella, hasta alcanzar a ver su rostro de perfil, apoyado sobre la vieja almohada, hundido en la calma del momento y el escenario. - ... - Su sonrisa se ensanchó, y su azul mirada adoptó un tinte tierno, casi paternal, al verla así. Tranquila, sin más. Sin preocupaciones en su mente, más allá del alzarse del sol sobre sus cabezas. Thareon recordó entonces las muchas veces que habría dado tanto en el pasado a cambio de poder ver esa expresión en la persona amada. Y ahora, por fin, después de todo, se había cumplido ese deseo. Un pequeño detalle que le llenó de una gran felicidad interior, tan grande que hasta le dolió en el pecho.
Bajó la cabeza y besó suavemente el hombro de la mujer, varias veces, dejando que la humedad de sus labios se colara bajo la ropa y tocara directamente su pálida piel. - ... ¿qué estás pensando? - preguntó con voz grave, de repente.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Megerah el Jue Sep 24 2015, 20:11

A pesar de que Thareon no pudiera verla, la rubia marcó su sonrisa ampliamente, al borde de otra de sus risas discretas, por las palabras de aquella voz masculina, como continuación de la propia. Quedaba en evidencia esas pocas ganas que el dragón tenía de levantarse de allí. Algo a lo que Megerah no pensaba obligarlo. No tenía ni las intenciones, de hecho. Bastantes años de servidumbre habían soportado los dos, como para ahora andar con obligaciones entre ambos. Aunque sí era cierto que a la antigua esclava, pese a su carácter, le costaría menos mostrar esa actitud sometida, de vez en cuando. En un arranque de costumbre que esperaba no tener que adoptar. Aún así, seguía pareciéndole demasiado extraño, el no tener dueño al que servir. Pues aunque pudo saborear la libertad durante unos meses, había sido ilusoria.  

Lo sintió presionarse contra su hombro, pero pronto supo que tan sólo eran pequeños besos, pues su cálida respiración calentaba la tela que cubría la piel de la rubia. Aquel sonido, tan melodioso como cavernoso, se dejó escuchar de nuevo, en una curiosa pregunta, a la que Megerah tardó un par de segundos en contestar-. En nada en particular... y en todo a la vez... -ambigua, para no perder costumbre. Finalmente, la rubia giró su semblante hacia él, aunque no levantara la cabeza de la almohada, para poder mirar aquellos zafiros penetrantes e intensos. Apartó el mismo hombro que había besado el dragón bajándolo ligeramente, sin perder la suavidad ni la sonrisa en la comisura de sus labios. Quiso acariciar aquel rostro de marcadas facciones -en varios sentidos-, pero el deseo de no desenredar sus dedos fue mayor. Finalmente, la mujer negó levemente con la cabeza, anunciando tácitamente que no había terminado de hablar-. Es sólo... ¿falta de costumbre a no tener dueño? -encogió la nariz, en una mueca divertida y algo confusa. Pese a todo, a Erah no le costó volver a comportarse como lo hizo antaño con Thareon. Quizás, porque, después de todo, pudo echarlo demasiado en falta en ese año que no llegaron a verse. Que al volver a verlo, ya no era exactamente él. Y de hecho, ya no lo era, conforme las propias palabras del varón. Mas en ese instante, en aquel lugar, el hombre que yacía a su lado, sí era la sombra del recuerdo que Megerah tenía de Thareon.

Hizo el ademán de encogerse de hombros, pero quedó en un movimiento demasiado leve, mientras intentaba explicarse, sin convencerla realmente, las maneras que su mente encontraba para hacerlo-. Es realmente extraño... -frunció el ceño, con gesto que traía gravedad fingida. ¿O era preocupación? Pero tal mueca no le duró más que un par de segundos, pues acabó neutralizando el gesto antes de adornarlo con una amplia sonrisa. Sin poder, ni querer, reprimirse, elevó finalmente su testa, con la intención de juntar su propia frente con la de él, en un gesto tierno, que la rubia había podido hacer en muy contadas ocasiones-. pero no puedo sentirme mejor. -concluyó.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Thareon el Lun Oct 05 2015, 15:39

Cuando Megerah respondió en su ambigua línea, Thareon no pudo evitar dejar ir una leve risa grave, casi como el gruñido de un gran felino a su espalda, vibrando en su garganta y su pecho. - Tú siempre poniéndomelo fácil, ¿eh? - Alegó, enarcando una de sus oscuras cejas. En eso ella no había cambiado, siempre le había gustado jugar con los dobles sentidos, a ratos quizá demasiado. Siempre había sido un punto que había jugado a su favor, pues despertaba en el dragón cierta atracción por el misterio, y el deseo de desentrañarlo. ¿Seguía siendo así para él? En parte si, o al menos en ese momento sí lo era. Allí, entre las sábanas y bajo el sol del mediodía, Thareon era lo más parecido al hombre que una vez fue.
Negó suavemente con la cabeza, justo cuando ella bajó el hombro y se giró hacia él. El dragón se volvió a sentir atrapado de nuevo por esa red aguamarina que suponían los ojos de la mujer. No dijo nada, pues la negación de Megerah le indicó que aún tenía algo más que decir. Y de hecho, lo que dijo, provocó que Thareon frunciera el ceño levemente. No con disgusto, sino en ademán reflexivo.

"Falta de costumbre de tener dueño". No se había parado a pensarlo desde... No, sencillamente no lo había pensado. Tal vez porque se había sentido tan esclavo de sí mismo y de Leviathan que, de repente, la idea de que Moloch, la Reina o cualquier otro intentara imponerle su voluntad, se había vuelto sencillamente inconcedible. Tenía la absoluta certeza de que nada ni nadie podía doblegarle más, o hacérselo pasar peor de lo que ya había sufrido a causa de su propia sombra. Una sombra que al final nadie más que él era capaz de controlar.
... a excepción, quizá, de la persona que yacía a su lado. Ya se había percatado de la extraña influencia que Megerah parecía tener sobre los impulsos de la bestia. Una influencia que aún no sabía qué alcance tenía, pero que empezaba a percibir como más intensa de lo que esperaba.
Finalmente suspiró, dejando ir el aire contra la piel del hombro de la rubia. No dijo nada, pero lo pensó: "Ser dueño de uno mismo, realmente asusta...". Él bien había aprendido cuán aterrador resultaba ser responsables de las propias acciones, sobre todo cuando muchas de éstas eran verdaderamente atroces.

Justo entonces Megerah siguió hablando. Thareon parpadeó, regresando a la realidad, y contemplando su gesto. Preocupado, extrañado, ante su confesión. Ella juntó ambas frentes, y Thareon cerró los ojos, escuchando sus palabras. Mas acto seguido recuperó su tierna sonrisa, sin necesidad de levantar los párpados. - Creo... - alegó, acercando aún más su rostro al de la mujer, rozando con sus labios los de ella mientras hablaba: - ... que eso no es del todo cierto. - Cerró la frase sellando finalmente con un beso sendos labios, fundiéndose cálidamente en su sabor, echándose parcialmente sobre ella, sin aplastarla, pero lo suficiente como para que notase el peso de su cuerpo sobre ella.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Megerah el Dom Oct 11 2015, 20:27

Aquel sonido gutural, que evidenciaba la diversión del propio dragón, se coló en el oído de la rubia-. Para que no te aburras... -sonrió, manteniendo el mismo tono que él, divertida, relajada. Sí supo, entonces, que lo había echado en falta en todos esos meses en los que tuvo a bien mantenerlo separado de ella, con el objetivo de tenerlo a salvo cuando, en realidad, ignoraba que, con ello lo estaba condenando. Cuando se plantó delante de la bestia que Thareon había llegado a ser por segunda vez, su subconsciente se preguntó si esa transformación era reversible de alguna forma. No por nada, hizo lo impensable por liberarlo. Mas, esa parte ya no dependió de ella.

Y fue en aquel momento, cuando pudo aliviarse con toda su alma de que Thareon no se hubiese rendido en su propia batalla personal. Quizás, sólo ella podía entenderlo -de forma irrisoria- pues Erah le había plantado cara a Leviathan... saliendo milagrosamente viva. Se le antojaba obvia la idea de que ambos enfrentamientos eran abismalmente diferentes. Y, sin embargo, por experiencia propia, también era consciente de lo ardua que era la situación de enfrentarse a uno mismo. Pese a todo esto, Erah no pecaba de petulante pensando que lo entendía a la perfección.

No.
Pues, después de todo, Thareon, pese a los sentimientos que despertó en ella, había sido un misterio hasta hacía apenas unas horas. Tanto como lo pudo ser -y aún era- ella con su actitud y motivos propios que sólo Megerah conocía, guías de su comportamiento. Y a veces, ella misma se sorprendía de lo que la instaban a hacer. La expresión taciturna del dragón, llamó su atención, arrugando parcialmente su ceño, como si con ello pudiera leer más allá de esa mirada perdida. Supuso que aquella pregunta retórica que había formulado influyó en él de forma inesperada, haciendo que aumentasen esas ganas por posar la palma de su fina mano sobre aquellas marcas que atravesaban parte del lateral del rostro de Thareon. Pero aún las contuvo...

... Hasta que él la besó. El cuerpo de Erah reaccionó por ella, terminando de girarse sin perder la suavidad ni la parsimonia, quedando prácticamente boca arriba, conforme bebía de los labios del dragón. Una exhalación se le escapó al verse ligeramente presionada contra el lecho, lo que llegó a estremecerla y hacerla buscar ese contacto que tan sólo su vestido impedía en ese momento. Finalmente, no se aguantó más, soltando sus dedos para poder mover la mano hasta aquellos tatuajes faciales. Perdió sus dedos en ellos, paseando sus yemas con tanta tranquilidad como dulzura, queriendo memorizarlas, como ya había hecho con las facciones de aquel hombre con anterioridad-. Hm... -sonrió algo más cuando aquel beso les dio un respiro, aunque consiguiera mantenerlos prácticamente pegados- ... podríamos comprobarlo. -susurró antes de dejarse llevar por el deseo de volver a esos labios, con total tranquilidad.

No por nada, ahora tenían días y libertad para disfrutar de cuanto quisieran.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Thareon el Dom Oct 18 2015, 22:29

Megerah no se hacía a la idea de hasta qué punto sus dedos resultaban casi balsámicos sobre su rostro. Que aquellas yemas se atrevieran a recorrer el dibujo de sus cicatrices una y otra vez, sin dejarse llevar por el horror que implicaban (y que ella misma había presenciado) resultaba consolador hasta un punto inimaginable. Del mismo modo que volver a fundir sus labios en un beso lograba, con una facilidad aplastante, dejar en blanco la mente del dragón.
Cuando ella se giró, quedando casi bocarriba y debajo de él, Thareon se movió despacio, afianzando su postura sobre ella con más comodidad. Una de sus musculosas piernas se introdujo entre los muslos de ella, aprisionando parcialmente la tela de su vestido. Su brazo izquierdo se deslizó bajo el cuello de ella, para que apoyase en él la cabeza. Y el derecho, el que se mantenía más erguido para evitar que el ex-capitán la cubriera por completo, deslizó la mano de manera ascendente por la curva de la cadera de la mujer.

Casi se podía decir que Thareon estaba re-descubriendo un camino ya conocido. Cada paso que su mano avanzaba, era un escobazo más sobre las hojaresca caída que había emborronado y perdido el antiguo sendero. Los viejos recuerdos afloraban. Recuerdos a la sombra de las cortinas, tras la columnas de los pasillos, de pasión y placer. Viejas palabras susurradas entre gemidos ahogados. Tactos imaginarios de la piel desnuda, recorrida por las gotitas del vapor condensado de las termas.
Sí, el dragón recordaba todos y cada uno de los encuentros que los dos habían tenido en el pasado, cuando Moloch no miraba. Cuando el resto del mundo sencillamente les ignoraba, y ellos le ignoraban a él. Aquellos encuentros prohibidos se habían grabado más allá de la memoria episódica del dragón. Su propio cuerpo también lo recordaba, y reaccionaba al reconocer las inconfundibles formas de Megerah, incluso bajo la tela del vestido. Cerró los azules un momento, pegando su frente a la de ella por segunda vez. Sí, era tal y como la había mantenido en su memoria: su respiración, su pulso, su olor... ese olor con un suave aroma a jazmín.

Sonrió, abriendo los ojos para cerciorarse de que, efectivamente, no era tan sólo el recuerdo. Ella estaba allí, real como la vida misma. De nuevo, con él. - Podríamos... - Le susurró con suavidad, recorriendo su mejilla con dulces besos que descendieron por su mandíbula. El dragón subió un poco la rodilla, presionándola entre los muslos de la mujer, y dejando que ella misma percibiera cómo el cuerpo desnudo de Tharon había reaccionado por sí solo a aquellos besos. A aquel latente deseo que había vuelto a despertar, después de mucho tiempo. - ... si tú quieres. - añadió él, no obstante, y sin embargo, sin detener el sendero de besos que empezó a descender por el cuello de Megerah.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Megerah el Dom Oct 25 2015, 22:11

En lo que duraba aquel beso que tampoco ganó ansiedad alguna, sus cuerpos se movieron con tranquilidad, uno en busca del otro haciendo el ademán de encajar. Como lo habían hecho tantas veces en tantos variopintos rincones del castillo. Rincones que, para haber sido tan diversos, distaban de la comodidad que ofrecía aquella cama. Pero era algo en lo que Megerah no caería en un primer momento, pues estaba demasiado ocupada en rememorar todas esas sensaciones que sólo Thareon despertaba con su cercanía, en una situación tan íntima, como antesala a la vivencia de una de esas situaciones que habían compartido tantas veces desde que se conocieron.

Su cuerpo reaccionó con un estremecimiento ante esa caricia ascendente por su costado mientras esa mano que mantenía en su rostro se deslizó con suavidad hacia abajo, siguiendo la línea de sus tatuajes, por su cuello, y parte de sus pectorales. Había echado en falta esa proximidad durante demasiado tiempo, así que, de forma inconsciente, quería disfrutar de ella. De él.

... si tú quieres.

Quiso curar sus heridas. Quiso protegerlo. Quiso mantenerlo a salvo. Quiso imaginarlo libre cuando los días en los que no sabía nada de Thareon se sucedían. Quiso salvarlo en cuanto descubrió su infierno. Quiso arriesgar hasta su vida por aquel dragón.

Y lo hizo.

Porque lo quiso. Porque aún lo quería. De hecho, decir que lo quería lo suficiente como para dejarse llevar en aquel momento, era una importante oda a la sutileza. Porque fue esa línea de pensamiento la que se interrumpió al sentir esos besos que el dragón fue dejando por su mejilla. Erah marcó una inspiración cuando Thareon elevó ligeramente la rodilla, haciéndola partícipe de ese deseo que ella aún despertaba en él. Y la satisfacción de todas las decisiones que tomó en cada momento para poder tenerlo consigo en aquel instante fue plena. La rubia cerró los ojos, emitiendo un quedo murmullo ante ese reguero de besos que él dejaba por su cuello. Megerah tragó saliva y bajó los párpados, moviendo por fin ese brazo dañado que había mantenido bajo la almohada hasta el hombro masculino, llevando sus dedos hasta la nuca del dragón con movimientos suaves. A su vez, su cabeza buscó un hueco en el musculoso cuello de Thareon, llenando sus pulmones de aquella esencia que, ahora, no sólo era la del dragón, sino que se guardaba en su cerebro como el aroma de la libertad de la que ahora ambos gozaban-. ... Sí... -murmuró a duras penas contra su piel. ¿En verdad hacían falta palabras? La mano que repasaba sus tatuajes se deslizó hasta el musculoso costado varonil, mientras sus labios, en un impulso irrefrenable, imitaban los del dragón, comenzando a besar aquel robusto cuello. Se dejó embaucar por esa esencia que espabilaba antiguas sensaciones vividas. Por ese calor que llamaba al de Erah. Por ese deseo que sólo tenía por Thareon, dejando que fueran los propios sentimientos y no la lujuria quien predispusiera su propio cuerpo a una entrega tan íntima que no le era nueva a ninguno de los dos.

Sin embargo, implicaba una primera vez en otros muchos aspectos.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Thareon el Vie Nov 06 2015, 16:13

Sonrió ante aquel murmullo. Sonrió, sinceramente, bajo aquellos dulces besos. Bajo las manos de Megerah. Escucharla decir que quería dejarle hacerla suya una vez más le llenó de una sensación cálida, hormigueante... feliz. Sí. Eso era: felicidad, al escucharla decir que le aceptaba y que quería volver a compartir con él algo que, aunque ya habían tenido muchas veces, en aquella ocasión iba a cobrar un significado muy, muy diferente.
Despacio, se separó un momento y bajó sus manos hasta la tela del vestido que cubría sus piernas. Tiró de ella hacia arriba, instándole a que subiera los brazos, para poder desprenderla de su cuerpo y desnudarla ante sus ojos. Unos ojos azul topacio que no perdieron detalle de la escena. Era un acto simple, pero que estaba lleno de significado. Por mucho que pudiera decir que reconocía la piel y cada una de las curvas de aquel cuerpo, Thareon sentía una sed inmensa. Le quemaba en la garganta, los labios y el corazón. Le hacía arder y vibrar con cada latido, deseando probar aquella blanca y suave piel.

Se inclinó de nuevo sobre ella, subiendo un poco más la rodilla, dejando que ella la sintiera entre sus muslos. Uno de sus brazos la rodeó por la cintura, posando su áspera mano en la espalda. La otra ascendió por su vientre, seguida de sus labios, hasta rozar y acariciar tiernamente su seno izquierdo. No obstante su boca tomó un rumbo diferente, para acariciar la base de su pecho derecho. Dejando asomar la lengua para que su cálido y húmedo contacto contrastara con su aliento. No tardó en sentir la presión de la punta de su seno endureciéndose bajo la palma de su mano. Aprovechó para acariciarlo y pellizcarlo suavemente con los dedos. Su boca también ascendió, dedicándole atención a su pezón, besando y lamiendo, cálida, tiernamente.
Hasta el propio Thareon debía admitir que estaba sorprendiéndose a sí mismo con su autocontrol.

Era extraño... y a la vez reconfortante. Desconocido y familiar. Un reencuentro totalmente nuevo. Primero con sus corazones, ahora con sus cuerpos. Supo, teniéndola desnuda bajo sus caricias y sus besos, que seguramente no habría sentido nada así con ninguna otra mujer. Ni con Irae, ni siquiera con Ancaria. Con ninguna otra. A ellas las había perdido. Ninguna había sobrevivido al sentimiento que, de un modo u otro, las había condenado a morir.
Pero Megerah sí lo había hecho. Ella, Erah, estaba allí. Realmente, con él, perdonándole todo, aceptándolo a pesar de lo que había sido, en lo que se había convertido... y seguía viva. Seguía allí, por él. Con él. Y ese pensamiento provocó un sentimiento tan grande que se desbordó en forma de silenciosas y solitarias lágrimas por sus mejillas. No eran tristes, más bien, todo lo contrario. El dragón besó tiernamente el esternón de la mujer, y apoyó la mejilla izquierda contra su piel, cerrando los ojos. Intentando transmitirle... - ... cuánto te he echado de menos, Erah. - susurró con voz grave, sin dejar de sonreír como un completo, feliz, pobre idiota.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Megerah el Jue Nov 12 2015, 16:40

Estuvo demasiado tentada de quejarse con un suave gruñido cuando Thareon se apartó de su cuello, interrumpiendo el reguero de besos que sus cálidos labios dejaron por su piel. El contraste que le proporcionaba la humedad de estos al contacto no le era algo nuevo en absoluto, pero seguía estremeciéndola como la primera vez.
Así como le ocurrió cuando él subió su vestido hasta desnudarla. Aquel brillo codicioso en los iris color topacio del dragón, consiguió que Erah volviese a aquella sensación de vergüenza que ya experimentó en las termas, cuando se encontró desnuda ante él, aunque fuera bajo el agua. Aquella ocasión implicó una primera vez en muchos aspectos para ambos, al igual que lo implicaba esta. No había prisa. No habría celos de nadie. No había nadie más, directamente. Estaban totalmente solos. La rubia no podía omitir ese pequeño detalle. No había necesidad de miradas furtivas a la puerta, ni tampoco cuidado por si algún ruido llamaba una atención indeseada. Toda esa preocupación a ser descubiertos se había evaporado y sin ella, sólo restaba disfrutar el doble -si era posible- de aquel momento tan íntimo con aquel hombre que aún significaba tanto para ella después de todo por lo que había pasado.

Erah arqueó la espalda ligeramente, cuando vislumbró las intenciones del dragón de colocar una mano bajo ella. Cuando posó la otra sobre su vientre y Erah pudo sentir el aliento de Thareon sobre su piel, volvió a estremecerse. La diferencia de calor la hizo inspirar, tensándose parcialmente conforme lo notó ascender. Aquella pierna contraria presionándose contra ella, tan sólo ayudó a que ese escalofrío fuera aún mayor. Un murmullo cruzó su garganta con suavidad en cuanto el dragón comenzó a perderse en caricias por sus femíneos pechos. No evitó bajar la mirada, dejando que la visión de sus propias pupilas, espabilara aquel deseo latente que Thareon ya había despertado. Ese anhelo la llevó a morderse ligeramente el labio inferior, sin contener otra sonora exhalación, como si con ello lo instara a continuar sin llegar a pronunciar palabra.

Pero entonces, Thareon se detuvo a medio ascenso y Megerah alcanzó a ver esos húmedos surcos que un par de lágrimas llegaron a dejar sobre las mejillas del dragón antes de que éste se tumbase parcialmente sobre ella, a la altura de su esternón. Sólo aquel dragón conseguía que Erah fuese capaz de dejar a un lado prácticamente todo para socorrerlo. Esta vez, sacrificó ese deseo creciente, llenando su gesto de extrañeza en cuanto él recostó su mejilla contra ella. Y entonces escuchó aquel murmullo grave. Por un momento, no supo qué hacer, poco acostumbrada a un momento tan... tierno. Tan tranquilo en compañía masculina en una misma cama. La rubia había experimentado casi de todo, pero ¿aquello? Tan ridículamente nuevo que el rubor coloreó sus mejillas instantes antes de que sus brazos hicieran el ademán de abrazarlo. Inspiró y espiró lenta y marcadamente, al tiempo de posar una de sus manos en el lateral de la cabeza de Thareon mientras que lo rodeaba por debajo del omóplato. La aplastante verdad era que la rubia bien podía sucumbir a esas mismas palabras, sintiéndose identificada con ellas. Y, de hecho, hubo algo en aquel momento que llenó figuradamente su pecho, eliminando presiones y rompiendo cadenas que se habían afianzado al corazón de la antigua esclava durante años. Se sintió plena por un instante. Una eternidad guardada en una fracción de segundo que la dejó sin aliento. Pero no en el mal sentido. Sus labios se curvaron en una sonrisa que no llegó a sus ojos, fruto de aquella sensación tan nueva. Sus párpados cayeron entonces-. No tendrás que volver a hacerlo. -musitó en respuesta, con un hilo de voz apaciguador, hundiendo sus labios en el cabello de su coronilla para dejar un suave beso, como sello a sus palabras-. No pienso irme, Thareon. -ni engañarte. Ni jugar contigo. Y era verdad. Tantas dudas pudo tener la noche anterior como determinación en aquel momento, con la que impregnó sus palabras.

Mas no era una decisión que hubiera tomado en esas últimas horas.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Thareon el Dom Dic 13 2015, 17:24

La sonrisa del dragón intensificó su ternura, aún más si cabía. Cerró los ojos, lentamente, bajo sus caricias, su abrazo, sus palabras, su promesa. Bajo esa pompa de ilusión que les acababa de rodear en aquellos momentos. Aquella promesa velada no sólo implicaba el hecho de que pudieran estar juntos, para Thareon significaba mucho más. Y era una probabilidad de futuro, una vez más. Posiblemente la última oportunidad que le daría la vida antes de abandonar aquel mundo, de lograr alcanzar aquel sueño que tantas veces le había sido arrebatado.
La esperanza de tener una familia. Una esperanza que aún era pronto para confesar, y que siguió guardando en lo profundo de su corazón. Si el momento había de llegar, llegaría. Y si no llegaba, igualmente Megerah sería su familia. Aquello que moriría por defender.

Alzó la mirada. Esa mirada color azul topacio, intenso, y penetró en aquellos irises color lluvia. Desnudando su alma. Casi como si supiera lo que estaba pensando. - Yo tampoco. - Dicho aquello, determinó que no había más que decir. Porque ya no habían más palabras que describiera lo que sentía. Y no hacían falta.
¿Para qué malgastar el aliento, trivializar el momento en una necesidad humana de comunicación, cuando el canal entre dos corazones ya estaba establecido? Ninguna frase bonita, ninguna palabra hermosa ni ningún verbo tierno estaba a la altura para expresarlo. Por ese, por muchos motivos, Thareon sencillamente se irguió sobre sus codos, cerró aún más el abrazo que pegaba la cintura de Megerah a él, y hundió la otra mano entre sus dorados cabellos.

Se inclinó hacia delante, y sus labios encontraron los de Megerah. La ternura de aquel roce dejó paso a la pasión de su lengua en su boca, del tacto de su cálida y palpitante excitación contra la humedad creciente entre sus piernas...
La quería. La deseaba. Bajo su ternura, su delicadeza, sus recuerdos, latía ese deseo feroz y visceral, esa necesidad de hacerla suya y poseer su cuerpo. Como muchas otras veces había hecho... no... como haría a partir de ahora. Porque ese deseo no era el mismo deseo que Megerah había conocido en él anteriormente. Era mucho más intenso, más ardiente y más... instintivo. Prueba de ello fue el tenue reflejo de las escamas azules surcando su piel por su espalda y sus hombros. El profundo y siseante gruñido que atravesó su pecho cuando se separó un momento del beso, dejándola recuperar el aliento, mordiéndole el labio inferior, con una sonrisa  deseosa y una mirada que empezaba a estrechar cada vez más sus pupilas.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Megerah el Lun Dic 14 2015, 20:20

Podía quedarse así con él eternamente. A esa conclusión habría llegado la rubia de habérselo planteado, de lo agusto que estaba en aquel preciso instante, en aquel preciso lugar. Era la primera vez que vivía con Thareon una situación tan tierna y con tanta libertad, teniéndole echado sobre ella sin mayor intención que sentirse el uno al otro. Sin presión. Sin tensión. Lo que hicieran después, o lo que hubieran hecho antes, no importaba. Erah no había perdido esa facilidad para perderse en la intensidad de aquel azul de la mirada del dragón. Unos azules que hablaron mucho más que aquellas dos palabras que articuló después de esa promesa tácita de la mujer. Era tanto lo que podían decirse, mas no todo podía expresarse con palabras. Ambos lo sabían. Ambos lo habían hecho. Y era precisamente esa vehemente conexión entre ambos pares de orbes zarcos la principal anunciante de lo que estaba por pasar de forma inminente.

Megerah volvió a estremecerse cuando el dragón estrechó su abrazo por la cintura, y ella pudo sentir el hormigueo que dejaban sus dedos entre su melena rubia. Soltó el aire, claramente influenciada por la intensa mirada del contrario antes de que Thareon buscara su boca y ella le correspondiera con ese mismo anhelo creciente. Una de sus manos volvió a los tatuajes faciales del dragón mientras que la otra se deslizaba por su costado. Un quedo gemido se le escapó mientras sus labios bailaban con avidez, en antelación. Por algo que Megerah había buscado y echado en falta cada vez que llegó a acostarse con alguien que no fuera aquel dragón azul desde que lo echó de su vida, aquella ocasión tras las densas y bermejas cortinas del gran salón y que, sin embargo, nunca encontró. Porque los sentimientos por aquel hombre la hicieron olvidarse de todos los demás, por mucho que tuviera que cumplir como esclava o como simple oportunidad que se le presentaba.

Pero algo la dejó de piedra tras aquel beso.

No fueron solamente aquellas figuradas y brillantes oleadas de escamas azuladas que se dejaban ver en la piel que cubría los fornidos hombros del dragón. Tampoco ese gruñido que la rubia ya había escuchado... pero no con Thareon, precisamente. Ni en una situación así. Pero, sobre todos esos pequeños detalles que casi podían escapar a la mirada de Megerah, estaban aquellos ojos azules cuyas oscuras pupilas comenzaban a estrecharse, en una mirada fiera, inquisitiva y salvaje que la humana conocía bien.
Erah perdió color parcialmente, helándose, tensándose, como primera reacción al ver aquel atisbo de Leviathan sobre ella, tremendamente más indefensa que aquella primera vez que lo vio, cuando supo su verdadera identidad. Su respiración huyó, vaciando sus pulmones de forma entrecortada. Sus ojos se abrieron algo más, mientras su ceño se arrugaba. Tan sólo un parpadeo consiguió que su mirada se soltara de aquellos azules predadores, bajando a los labios que apresaban el suyo. Y juró que aquella sonrisa ansiosa que logró ver, le otorgó la tranquilidad necesaria para recuperarse. Para entregarse de nuevo a esa confianza ciega que ya había puesto en Thareon. Sin saber bien cómo, reaccionó. Su mente llamó a toda esa noche que habían pasado juntos, en la que la rubia había escuchado atentamente todo por lo que el dragón había pasado hasta llegar a aquel momento. Y el añadido que suponía lo que sentía por él, fue el apoyo que hizo que Erah traspasara la barrera que el miedo irracional a aquella bestia había impuesto. No obstante, aplacó ese deseo creciente por un instante, para tantearlo. Su mano izquierda reptó hasta la parte baja de su musculada espalda marcando el paseo de sus dedos, invitándolo a acercarse, a excitarla, a demostrarle que hacía bien en no temerlo pese a esos inquietantes y evidentes cambios físicos que él estaba sufriendo. Inspiró, antes de alzar su barbilla para ser ella quien lo besara esta vez. Queriendo entregarse a él, una vez más, aunque fuera la primera en la que lidiara con esa nueva adquirida faceta de Thareon.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Thareon el Lun Dic 14 2015, 22:12

Aquel momento posiblemente fuera el más crítico desde que habían vuelto a reunirse. Para Erah, para cualquier mujer en general, entregarse completamente a un hombre, en cuerpo y corazón, era una prueba intensa y complicada. Pero, ¿entregarse a un monstruo como él? Aquello podía considerarse una auténtica prueba de fe. Thareon era consciente de ello. Podía olerlo, el miedo, filtrándose sutilmente por un momento entre el suave aroma de su piel, exudando cada vez más excitación. Para Thareon era duro mantener el control, lograr el equilibrio al dejarse llevar sin caer del todo en la corriente desbocada que resultaba Leviathan. Pero, ¿y para Megerah? Por ello, de haber decidido la mujer apartarse y rehusar a su contacto, el dragón azul no la hubiera culpado. No, no se habría sentido mal, ni herido, lo habría entendido perfectamente.
Mas, como siempre, la rubia volvió a sorprenderle una vez más. Enfrentándose a aquellas pupilas temibles, tocando aquellas marcas en su rostro, deslizando la mano por su espalda, incitándole a continuar. Volviendo a besar sus labios, de modo que la sonrisa del dragón quedó enmascarada bajo el contacto de su boca.

Spoiler:
Aquello soltó las últimas cadenas de su deseo, o al menos, aquellas que él deseaba soltar. El dragón movió suavemente las caderas sobre la excitación de la mujer, sin llegar a entrar en ella, tan sólo rozándola, estimulándola y estimulando también su propia excitación. Aumentando por segundos su deseo. Aumentando la temperatura de ambos cuerpos semienterrados entre las viejas sábanas. Volviendo su respiración más profunda y pesada, dejando que en su garganta reverberasen esporádicamente aquellos gruñidos siseantes y sutiles. Sus besos se deslizaron por el cuello de la mujer, dejando rosadas marcas allí donde sus labios se deleitaban con el sabor de su piel, con el tacto de su pulso bajo ella. Deseándola más, más y más.
Su brazo abandonó la curva de la femenina espalda, y sus ásperos dedos recorrieron su costado, su cintura y su muslo, para finalmente tomar su pierna y colocarla rodeando su cintura, cerca de donde los dedos de la mujer acariciaban la espalda.

Sus ojos irisados se alzaron para mirarla, encendidos, sesgados, mientras su labios volvían a bajar por su esternón y recorrían el delicioso camino hasta uno de sus pechos. Jadeó, gruñó, contra su piel, y apretó las caderas contra ella, buscando abrirse paso a su interior, a ese cálido y húmedo interior que tantas otras veces había poseído, y que sin embargo en aquel momento, en aquel "ahora", volvía a sentir como una primera vez.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1361

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Megerah el Miér Dic 16 2015, 16:45

Sintió esas pupilas observándola, cavilando sobre las posibles reacciones que podría tener la rubia al ver aquel vestigio de Leviathan tan súbitamente cerca. Ni siquiera las veces que se había cruzado con él, en el castillo o aquella noche en la mascarada en casa de Kariel, habían estado tan próximos. Y eso que Erah había sido la que había roto las barreras de la distancia prudencial. Pero aquella vez… ¿Realmente estaba frente a Leviathan? Una bestia que habría tardado nada en destriparla, en devorar sus entrañas cuando a la rubia aún no se le hubiese escapado la vida del susto.
No.
No podía ser del todo él. No era del todo él. Pero tampoco llegaba a ser del todo Thareon.

La vista parecía querer engañarla, pues con ese beso que Thareon correspondió, dejó claro que no tenía intenciones sádicas para con ella en aquel instante. Eran ambos, coexistiendo en un mismo cuerpo, que cambiaba conforme uno u otro tomara las riendas. Y, ambos, eran el dragón azul del que la rubia se enamoró. Y así, lo aceptaba Megerah, a pesar de que aún no se hubiera acostumbrado a uno de los dos.

Spoiler:
Su piel se erizó hasta rozar el límite del dolor, cuando volvió a sentir las caderas masculinas contra las suyas. Cuando volvió a sentir el roce de sus sexos. Aquella reacción tan súbitamente intensa y excitante, marcó su siguiente inspiración, recogiendo el cálido aire de la boca de Thareon, antes de continuar, deseosa, con ese beso casi interrumpido, aunque no durara mucho. De forma instintiva, las caderas femeninas subieron, buscando las masculinas, buscando presionarse contra él, buscando sentir su virilidad marcada por hileras de escamas labradoritas, excitándose por su fricción irregular y ya conocida. Suspiró por ese camino que dejaba el aliento y los labios del dragón sobre la piel de su cuello, dejándose estimular, dejándose llevar por aquel deseo que volvía a crecer. Por esa pasión que comenzaba a ser desenfrenada, a cada caricia, beso o gruñido que aquel hombre emitía o dejaba sobre ella. Un gemido apagado acompañó a ese jadeo que se le escapó cuando Thareon movió su mano, desde la espalda de la rubia, a lo largo de su cintura, hasta levantar la pierna, dejándola sobre él, a la altura de sus nalgas.

Esas dos pupilas irisadas volvieron a buscar las suyas y Erah marcó otra exhalación. Como si supiera a ciencia cierta lo que estaba a punto de pasar.
Y entonces, sintió como penetraba su interior. A tal lentitud que le hizo abrir sus labios y rogar por aire, deslizando su diestra hasta la nuca del dragón, engarfiando ahí parcialmente sus dedos, perdida entre el dolor, la lujuria y la necesidad. Conforme irrumpió en ella, su espalda se fue arqueando, juntando sus torsos. Sólo cuando concluyó aquel primer embate dentro de ella, Megerah gimió. Sus azules centellearon con intensidad, devolviéndole la ferocidad a los zafiros del dragón. Gruñó, mordiéndose el labio inferior antes de elevar su semblante con la firme intención de devorar aquellos carnosos labios que se le antojaron tremendamente tentadores.
Quiso decir su nombre. Quiso repetirle lo que sentía. Volver a asegurarle que lo daría todo por él. Que se retractaba de haber dudado la noche anterior. Que jamás habría otro para ella. Que no había precio en esta vida, que ella no pagara gustosa por verle sonreír. Por hacerlo feliz. Pero la intensidad de esos sentimientos, embotaba su mente de tal manera que sólo alcanzaba a gemir, a jadear, de una manera más marcada que cuando llegaba a hacerlo entre sombras, para no delatarse. Para que nadie los encontrara. Para no perder a Thareon y que no pudiera continuar con aquellos encuentros que llegaron a ser una completa adicción para ella. Y aquel era el primero después de tanto tiempo.

Porque, por fin, volvía a ser suya. Aquí y ahora.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved inception ~ Thareon [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.