Novedades

- (15/09) Ya están disponibles novedades de Septiembre, ¡no te las pierdas!

- (15/09) Ya podéis pedir los dracs del mes de Septiembre.

- (15/09) En el pregón, nueva entrevista a Faora.

- (15/09) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/09) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/09) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Ofertas de empleo v2.0
Hoy a las 07:00 por Lennox

» Registro de Rango
Hoy a las 06:53 por Bastián

» Registro de Grupo
Hoy a las 06:53 por Bastián

» Registro de PB
Hoy a las 06:53 por Bastián

» Introduction {Priv.}
Hoy a las 05:24 por Schaffer

» Intransigence {Priv.}
Hoy a las 05:03 por Schaffer

» ιт'ѕ вєєη αωнιℓє || Privado
Hoy a las 03:07 por Lennox

» May I read you the news, please? -D'Tark-
Hoy a las 02:47 por D'tark

» Everyone pray for something (Dev)
Hoy a las 02:25 por Maeve

» Lights and shadows// Privado
Hoy a las 01:21 por Lennox

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

04/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Megerah el Vie Jul 03 2015, 23:33

No hacía ni una hora que Kariel la había llevado al esclavista y hacía oficial que Erah volvía a ser una pertenencia. La rubia se había quedado algo taciturna después de ser testigo de aquella conversación entre su nuevo dueño y su torturadora. Aún entrando en la casa de Kariel, su nuevo hogar, no se impresionó como lo habría hecho de estar atenta al cien por cien.

Mina se encargó de enseñarle su nuevo cuarto, y Erah no empleó mucho tiempo en acomodarse. No tardó en buscar las cocinas para pedir un paño húmedo. De vuelta a su habitación, se limpió la herida que Corah le había hecho en el labio, que le había dejado un regusto metálico que aún perduraba. La rubia suspiró, con un deje satisfecho por aquel forcejeo que había tenido con la inquisidora. Se habían desquitado las dos... pero sólo en parte. El dragón las interrumpió antes de que pudieran medirse ellas mismas y ver hasta dónde podían haber llegado.

La ahora esclava, de nuevo, se sentó en el borde de su cama, pasando la mano por el colchón, notando cierta comodidad nueva, que no tenía su antiguo camastro. La humana se preguntó de repente, si volvería a ver aquel habitáculo alguna vez. Sacudió la cabeza levemente, queriendo desterrar ese tipo pensamientos. Sonaba ridículo que dijese que echaba de menos su antigua vida. Una con demasiados altibajos. Aquella nueva etapa de esclavitud se presentaba mucho más tranquila, aparentemente. E, irónicamente, se lo debía a la dragona que había ido a por ella, cortando su huida hacia una libertad que sólo alcanzó a rozar con los dedos. No obstante, las últimas palabras de la mujer, le habían quedado particularmente grabadas a la rubia, de una manera que no pensó.

<<Sin que sirva de precedente... quería daros las gracias. Lástima que no podáis oír esto.>>

Erah sabía que, si no la tenía enfrente, sus pensamientos no podrían colarse en la mente de la dragona. Menos mal, pensó. ¿Qué sería de esa reputación de orgullosa y digna si ahora andaba agradeciéndole a Corah su reconocimiento por haber superado el desafío?





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 827

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Corah el Sáb Jul 04 2015, 15:01

Entrenamiento: Presente pero ausente

En la escasa hora desde que había abandonado los pasillos del castillo, había estado entrenándose. Había estado desconectada de la red, así nadie la molestaba. Dejando, eso sí, un rastro en la red, como si estuviese ahí... sin estar. Algo que había empezado a hacer desde hace un tiempo. Dolor, desgarrador y contundente. Viajando por cada fibra de su ser. Oscureciéndose, recordando aquel monstruo que había resuelto ser antes de conocer al caprichoso dragón.

Después, había bajado al patio de armas. Había elegido unos guardias para pelear. Unos que se las veían muy felices y creía que podrían con ella. ¿En serio? No era el día ni el momento. Tentada estuvo a ponerles un retrato en la cara de Kariel. Pero se lo imaginó. Oh, sí. Aquellos ojos azules, aquella sonrisa autosuficiente, aquella cara de “voy a llorar por todo”. Y los ahostió. Vaya que si lo hizo. “Esto por ser un cabronazo, esto por ser un caprichoso de mierda, esto por traidor, esto por desagradecido, esto por llorica insoportable…”. Una y otra y otra vez. Con la puta red dracónica abierta, para que se jodiese bien si osaba acosarla.

Porque estaba harta, enojada y no le parecía suficiente castigo que la hubiese perdido. Esta vez para siempre. De nada le servirían los lloros, ni los ruegos, ni caritas de cachorro apaleado. Él la había rechazado y abandonado. Si había sido mayor para eso, que lo fuese también para lidiar con las consecuencias.

Entonces, unas palabras ajenas a sus pensamientos se colaron en su mente. Frunció el entrecejo, justo un segundo antes de recibir un golpe. El cual devolvió una vez pasó la sorpresa inicial. ¿Megerah?  ¿Y ahora qué contestaba? ¿O la dejaba pensar que no la había escuchado y se hacía la loca mundialmente? Mmm… no… mejor le daba el susto de su vida a la rubia. Que-se-jodiese. Al menos tendría algo de diversión.

“Sorpresa. Puedo oírlo”, le soltó mentalmente a la humana, disfrutando, imaginándose la expresión que tendría la otra fémina al haber sido escuchada sin pretenderlo. “Las gracias, ¿eh? De nada, la próxima vez te ahostio más”, agregó, como si no supiese que era por otra cosa. “Me debes una, así que no vayas a desconectarte”, añadió, en un ronroneo amenazante. “¿Qué tal esta última hora?”, empezó conversación, en tono de picar, mientras bloqueaba un golpe proyectado contra ella.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Megerah el Sáb Jul 04 2015, 20:17

Erah se sobresaltó al escuchar la contestación de la dragona. Frunció el ceño de manera inmediata, lanzando su clara mirada hacia la pequeña ventana con la que contaba. ¿Cómo podía haberla escuchado si no estaba enfrente? Es más, ahora que vivía con Kariel, la distancia era mayor que en otras ocasiones y, aunque no la viera, sí probó a ese intento de proyectar pensamientos en la mente de la dragona, durante esas horas muertas que la dejaba encadenada en aquel zulo donde la tuvo presa. Todos infructuosos, claro.

Se abstuvo de mencionar su nombre. Su voz, fuerte, femenina y solemne le bastó para saber que era Corah. Un claro gesto de molestia afloró a su semblante ante su comentario. << Soñar tanto nunca os llevará a nada. Dudo mucho que tengamos otra oportunidad para desahogarnos así. >> Casi rió ante la idea. Se le hacía tremendamente complicado, ahora que Kariel y ella parecían haber cortado toda relación después de lo que había pasado en los pasillos.

<< O, ¿qué? Vais de farol. Ronroneáis cuando es así. No podéis engañarme. >> Lo que Corah no consiguió ver fue esa sonrisa ladina que se le dibujó a la esclava, mientras echaba un vistazo por la ventana.

Se extrañó ante la última pregunta. ¿Acaso tenía interés? << Meh, sin más. Nada nuevo a la larga. >> contestó con un ligero encogimiento de hombros resignado. << Supongo que ahora me toque acostumbrarme a esto... >> Arrugó sus labios a un lateral, pensándose la posibilidad de devolverle la cortesía, hasta que cedió: << ¿Y vos?>> Casi que podía adivinar perfectamente qué era lo que estaba haciendo la dragona. Desquitarse. Desahogarse. De la única manera que ambas conocían. Al menos, la inquisidora pudo seguir con aquel intercambio de golpes, gritos y desquites.

No obstante, había algo que Megerah no llegaba a entender. << ¿Cómo... cómo es posible, estando tan lejos?  >> La curiosidad le pudo, pues le resultaba extraño aquella conexión que tenía con ella. Pues no la había tenido ni con Moloch.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 827

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Corah el Dom Jul 05 2015, 14:33

“Tú y yo, solas. Con red dracónica cerrada. Te diré cuándo y dónde”, respondió la dragona.

A los machos, como una vez escuchó decir a su abuela, mejor decirle la misa la media de la mitad de las cosas. Nadie tenía por qué enterarse. Podían pelear, desquitarse, continuar donde lo dejaron. Estaba ya saboreándolo cuando la humana volvió a hablar. ¿Lo qué? ¿Le estaba haciendo la ficha? ¿En serio?

“Mimimimimimi. No sé de qué hablas”, hizo la que no sabía nada respecto a los faroles. Qué cabrona, la había pillado. No sería ella quien lo admitiese.

Le dio con la empuñadura de la espada un golpe en la nariz a uno, viendo luego cómo el hombre se llevaba las manos a la cara gritando de dolor. Ne-na-za. La otra rubia parecía resignada a volver a ser esclava… y aburrirse. Estaba tentada a preguntarle si se aburría como una ostra.

“La inquisición ha perdido un buen miembro… y no voy a repetirlo”, enarcó una ceja dorada.

Sin duda, Megerah había sido una inquisidora invaluable. Trabajadora, moviendo los hilos, reuniones, investigaciones. Con una facilidad para interrogar y sacar información a otros que, de ser dragona, sería admirable. Al menos, según el pensamiento de Corah. Se sorprendió cuando le devolvió la cortesía.

“He estado ocupada, entrenándome. Ya son tres los machos que intentan subirse a mi chepa. Ni uno más. Ha llegado la hora de demostrarles que, no por hacer concesiones alguna vez, pueden tratarme como si fuese débil. Hasta la inquisición parece haberse vuelto misógina en gran parte. Me dan ganas de ir haciendo arrestos por herejía contra la reina”, declaró en la mente de la ex desafiada.

Recibió en ese momento un puñetazo en su abdomen que le hizo soltar el aire, sintiendo el dolor que ya tenía antes por el golpe de la otra fémina en los pasillos. Rió quedamente y sonrió de forma maníaca, justo en el instante en que escuchaba la duda de quien fuese también inquisidora.

“No lo sé, pero es divertido, no crees, ¿Erih?”, la picó, antes de pensarlo… y entonces, al escupir la sangre que había en su boca, frunció el entrecejo. “Nuestra sangre… al pelear… debe de haberse mezclado por las heridas y los golpes que nos dimos. Interesante… Me dan ganas de darte de mi sangre de vez en cuando para molestarte”, comentó esa posibilidad, valorándola.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Megerah el Lun Jul 06 2015, 20:26

Una amplia sonrisa de satisfacción y suficiencia se le dibujó a la rubia en cuanto la dragona le hizo saber ese deseo tácito por continuar desahogándose. << Perfecto.>> No era ella precisamente la que tenía que desconectarse de la red. De hecho, se sentía extraña llevando a cabo esa conversación. Se sentía... dragona. Un escalofrío le recorrió todo el cuerpo. Ella, que siempre había mirado mal o se había reído cuando la confundían con una, ahora gozaba de unas características que la acercaban ligeramente más a aquella raza. Y no supo decir si eso lo llegaba a considerar bueno.

<< Vaya, vaya,vaya. ¿Es eso un reconocimiento abierto?>> Erah arqueó una ceja. Quería suponer que Corah era consciente de que la red estaba abierta para todo aquel que quisiera escuchar. Degustó el parecido entre ambas al concluir que a las dos ya les daba igual lo que dijesen de ellas. Por separado. Y juntas. <<No me hago ilusiones. Y tampoco os haré repetirlo... Es extraño escucharlo, simplemente.>> Se sentía... bien, que alguien por fin, le reconociese su buen hacer. Sus azules se perdieron en el cielo, más hubo algo que llamó su atención. Frunció el ceño, saliendo del cuarto instantes después, mientras la dragona hablaba. La escuchó por el pasillo, con cierto eco que instintivamente le hizo volver la mirada a su espalda un momento. Enfiló sus pasos al exterior, al jardín.

<< No conseguiréis nada, pues no gustan de aprender con demostraciones. Deberíais saberlo ya.>> Eran dragones, esto es, obstinados. Y si a eso le sumaban que no hay peor ciego que el que no quiere ver... El resultado era evidente. << Es más fácil creer que son las mujeres las débiles. Todas.>> Luego estaban ellas dos y un puñado más, que les demostraban que eran independientes, resueltas e, incluso más fuertes, fueran de la raza que fueran. No obstante, la inmensa mayoría de los hombres se negaban a verlo. Porque no les interesaba reconocer la verdad: ellos las necesitaban más que ellas a los hombres.

Sus pupilas buscaron el cielo, cuando finalmente salió y el aire meció su melena dorada. Había visto el horizonte cubierto de negro. Y ahora podía ver mejor aquella nube oscura y densa, amenazante, parecía moverse hacia Talos. Una inquietud se removió en su estómago, justo antes de que la dragona resolviera su duda. Fue entonces cuando la esclava ladeó la sonrisa. << Oh, sí. De todas las desgracias que he tenido que superar, vos sois la peor.>> Picarla era demasiada tentación como para no caer, después de todo. << Os estáis olvidando de los mordiscos... Corihta.>> Acabó riendo al verter ese apelativo en la mente de la inquisidora. No obstante, su gesto se volvió serio. <<Primero tendríais que convencerme para que quisiera beber.>> Alzó ambas cejas  al unísono por un segundo, arrugando ligeramente los labios, como si quisiera esconder una sonrisa.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 827

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Corah el Mar Jul 07 2015, 12:29

Ladeó una sonrisa de satisfacción cuando la humana aceptó volver a pelear. Oh, sí. No iba a matarla, pero lo iba a pasar muy bien. Aunque claro, la buena noticia se vio enturbiada con la otra rubia pinchando justo por el comentario sobre ser buena inquisidora. Ladeó la cabeza como si quisiera decir “¿en serio?”. Por supuesto. Si Megerah disfrutaba de picarla tanto como la dragona a ella.

“Pues… aunque a riesgo de ganarme aún más odio de muchos inquisidores… sí”, soltó, consciente de que alguno estaba escuchando. “Muchos ni investigan. Directamente mandan al patíbulo. Otros ni siquiera trabajan. Hay un montón de inútiles y vagos. Para ser una humana, hacías mejor el trabajo que muchos dragones”, declaró, con dagazo mental para los que se diesen por aludidos. “Además, eres más intimidante que algunas hembras débiles que no sé ni cómo siguen vivas”, agregó, dándolo todo.

Total, ella ganaba tanto si la amaban como si la odiaban. Con lo primero, estaría siempre en sus corazones. Con lo segundo, en sus mentes.
Dio un giro rápido y golpeó a lo bestia en plena cara al soldado. Seguramente le dejaría marca, pero no le importaba.

“Lo a gusto que me voy a quedar repartiendo hostias, ¿qué? Eso no me lo quita nadie”, contestó respecto a demostrar a los machos. “Son ellos los débiles. ¿Quién pone los huevos o tienen parto? Nosotras. Evidentemente, estamos hechas para soportar más dolor que ellos”, replicó, con su propia lógica.

De acuerdo. Había hembras sumisas, débiles y lloronas. Esas que se rompían una uña sin llegar a tocar la carne y ya estaban llorando. Por ella, las mataba ya mismo.

“Oh, gracias, tú sí que sabes halagar. Seguiré siendo tu peor desgracia”, le respondió mentalmente a la otra rubia. “NO-ME-LLA-MES-CO-RIH-TA”, le marcó de mal humor. “No sabía que te gustase morder… bollito”, la inquisidora, maliciosa por el apelativo. “No te hagas, que ya quieres volver a beber para no aburrirte como una ostra. Un poco en vino y ni te enteras de que está ahí”, soltó, antes de desviar su mirada hacia el cielo, donde algunos andaban mirando. Bah, esa nube era. Oh, uno despistado. La hostia voló hacia el estómago ajeno.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Megerah el Miér Jul 08 2015, 16:25

Sin duda, otro enfrentamiento con la dragona representaba todo un reto... antojándosele hasta divertido. Encogió la nariz un momento, al darse cuenta que no sería como aquel último intercambio de golpes, pues ella ya no tendría libertad por la que luchar. Ahora era esclava, otra vez. A menos que quisiera pelear con Corah por gusto -que ganas no le faltaban- no tenía más razones para entregarse tanto.

¡Qué decepción se llevaría la dragona!

<< ¿Omitís esa pequeña particularidad de que os traicioné, frente a todos esos dragones vagos? Qué detalle. >> Erah presionó sus labios, como si quisiera esconder la sonrisa burlona que se esbozó en su rostro. Sabía que Corah estaba matando dos pájaros de un tiro. ¿Ella? Pelos en la lengua no es que tuviera muchos... aunque, Megerah disfrutaba de la misma habilidad. No obstante, los modos de una y de otra distaban enormemente, pues la dragona solía ser mucho más contundente, frente a la sutileza de la humana.

<< Habláis como si las dos tuviésemos una experiencia inmensa en ese campo. >> Vertió en la mente contraria, al tiempo de poner los ojos en blanco, antes de llevarlos a ese cielo que se extendía ante ella, con colores vivos. << Me alegro de haberos abierto los ojos con otro macho más.>> ¿Se alegraba? En realidad, tenía la espinita clavada, pues sí sabía que aquella pareja de dragones se conocían desde hacía muchos años. Y, hacía nada, también había podido enterarse de que había sido una relación mucho más íntima de lo que se habría podido esperar de Corah. << Deduzco que él es el causante de que estéis ahora desahogándoos con ridículas sustituciones mías. >> Pese a todo, también tenía ego, orgullo, que, unido a las palabras comparativas de la inquisidora, le hacían dar por sentado que cualquiera al que se pudiera enfrentar Corah, le dejaría con un amargo sabor de boca por no ser Megerah, precisamente. O Kariel.

De haberla tenido enfrente, los azules de la esclava habrían atravesado a la dragona... con puñales, lanzas, espadas... o todo lo que se le antojase a la propia imaginación de Erah. Carraspeó, y llegó a mascar molestia antes de contestar. << Tenía que buscar quien sustituyera a mi antiguo dueño. ¿Es suficiente reto para vos? >> No como dueña, sino por dragón tocahuevos. << Hay muchas cosas de mí que no sabéis, pequeña lagartija. >> Una sonrisa maliciosa se dibujó en sus labios por su respuesta. << Tengo la impresión de que pecáis de lo mismo. ¿Acaso no tenía esa intención escondida esa amenaza vana para que no me desconectara? >> Inquirió con retórica. Erah prefería no pecar de incauta, pero habían sido muchas las ocasiones que había tenido para absorber información sobre la manera de ser de Corah.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 827

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Corah el Vie Jul 10 2015, 14:37

“Minucias. Todos tienen esqueletos en sus armarios”, contestó, importándole una mierda que la red estuviese abierta.

Estaba segura de que, si empezaba a escarbar, la mayoría de los inquisidores estaría haciendo algo ilegal. No sabía el qué… pero si le tocaban mucho las pelotas, podía investigar a alguno y seguro que encontraba mierda hasta arriba. Y, después de los últimos acontecimientos que tenían a la dragona de mal humor, seguramente hasta la propia reina tendría algún secreto escondido por ahí.

Tan unidos por la red… no dejaban de ser depredadores desconfiados unos de los otros. Sin embargo, también eran egoístas. Sabían que la mejor forma de sobrevivir era haciendo la vista gorda de vez en cuando, sin matarse entre ellos, para preservar la raza. Después de todo, no había mayor castigo para un dragón que desposeerlo de sus preciadas pertenencias y de su status. La muerte sólo era una liberación inservible para ese número pequeño de dragones que había.

Ella lo sabía bien, era una realidad que casaba con la sociedad en la que vivían. Por ganas, a veces le hubiera gustado clavarle un arma de jade a otro reptil por insoportable. Pero la practicidad primaba. Y, como todos los de su raza, odiaba los cambios. Para ella era impensable acabar con aquella hegemonía, con el reinado de la reina madre y con la calidad de vida que había conseguido con su esfuerzo.

“Ni quiero tenerla, a menos que la reina madre lo ordenase”, respondió respecto a poner huevos. “No te creas tan importante. Tú no has hecho nada. Ha sido él, con sus formas y sus decisiones, quien me ha abierto los ojos”, declaró, antes de fruncir los labios en una fina línea y dar una estocada hacia delante. “Elemental, querido bollito”, soltó a la rubia cuando esta hizo la deducción. “Aunque me estoy imaginando a los guardias con la cara de Kariel. Una pena que no pueda tenerlo enfrente para darle su merecido físicamente… ¿Ansiosa por pelear conmigo otra vez?”, le devolvió con malicia. “A ver si adivino… te estás aburriendo como una ostra porque él todavía no aprovecha tu potencial. Y lo que te queda. No te compadezco, vas a tener que ir a esa fiesta tan aburrida como muchas otras, bailar, ponerte un vestido pomposo…”

Le dio una patada fuerte en las pelotas a un guardia, que lo hizo doblarse. Los labios de Corah se ladearon en una sonrisa de satisfacción. Y se cebó. Le dio otra patada en el mismo lugar y lo empujó con la punta de la bota cuando cayó al suelo, a lo “quita, molestas, deja espacio, next”.

“No hay reto lo suficientemente difícil para mí. Tú misma has dicho que soy la peor desgracia, así que cumplo mucho más que vuestras expectativas frente a Moloch. You are welcome, bitch”, marcó con todo el ego, al tiempo que ladeaba una sonrisa zorruna y se apartaba el pelo hacia un lado en claro reflejo de que ella lo valía. Claro que la alegría le duró bien poco cuando la otra mujer volvió a comunicarse con ella. “¿¿DISCULPA?? ¿PEQUEÑA LAGARTIJA? Quizá haya cosas que no sé de ti, pero una de ellas de las que estoy segura es que se está rifando una hostia monumental y tú llevas todas las papeletas”, frunció el entrecejo y descargó toda su rabia en un pobre guardia que tuvo la osadía de adelantarse para pelear con ella. “No estábamos hablando de mí, pequeño erizo”, mascó la molestia porque la hubiese agarrado.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Megerah el Sáb Jul 11 2015, 14:44

La rubia rió por la sentencia de la dragona. Desde luego, Corah tenía un valor impresionante para afirmar algo así con la red abierta. Una mujer sin tapujos a la que podía lloverle demasiada mierda el día que alguien le intentase plantar clara. Claro que, aquella mujer tenía la gran habilidad de saber venir esas situaciones, y a la gente, como para no tener varios ataques a la yugular antes siquiera de que alguien osase ponerla en duda.

Erah volvió a verse reflejada. Mierda. Cuanto más pretendía distanciar ese parentesco con Corah, más similitudes encontraba. << Vos y yo nos parecemos demasiado, aunque nos pese. >> Espetó sin anestesia, como conclusión a la que la dragona seguramente también habría llegado ya. ¡Si hasta habían cometido la osadía de confundirlas! Erah se imaginó con expresión divertida la cara de Corah cuando aquel guardia cometió el error. No había vuelto a verlo, por cierto. Pobrecillo, qué imprudente fue.

Una amplia sonrisa burlona atendió sus facciones. No se imaginaba a Corah en aquella situación tan típica en las hembras. << Pues tendríais que hacerlo por las tres, porque yo no lo haría por orden de la rubia Madre ni aunque me liberaran con ello. >> ¿Que tenía peores consecuencias? No era algo que a Megerah le robara el sueño, precisamente. Enarcó una ceja, con gesto ladino. Desde luego, Corah no estaba teniendo reparos en picar el anzuelo que Erah le lanzaba de forma continua. << La importancia me la estáis dando vos misma, en este momento. Mis palabras iban más enfocadas a que gracias a ese enfrentamiento por mí, Kariel os ha dado la oportunidad de quitaros esa venda de la cara. >> Se terminó por encoger de hombros, fingiendo cierta indiferencia. Le resultaba realmente cómico el apelativo que la inquisidora utilizaba con ella. Como si llegara a molestarle. Pero Erah no sería quien se lo revelase. ¿Para qué fastidiar más sus creencias?

<< Oh, sí. No dudéis de ello. >> Vertió en la mente de la mujer. Quizás hiciera el esfuerzo, después de todo, pensando que si aunara suficiente rencor por aquella dragona, pudiese estar a la altura mínima de las expectativas de Corah para ese segundo enfrentamiento. Después de todo, gracias a ella había perdido la libertad... dos veces. << Os debo más que dos simples golpes... >>Añadió, con cierta inquina en el tono. Sin embargo, aquel resentimiento no le duró mucho, cuando Corah hizo por adivinar la situación de Megerah. << ¿Y o vais a perder lo que pretendo hacer para animar esa fiesta? >> La tentó, socarrona. << ¿Os quedaréis esa noche en vuestros aposentos, aburrida como otra ostra, pudiéndoos reír, y seguir molestándome? ¿Estáis segura? >> Lo cierto era que, ninguna de las dos rubias tenían muchas ganas de aquel evento, pero ya que seguramente tendrían años para seguir soportándose no había razón por la que no divertirse con ello. << Quién sabe... Quizás ninguna de las dos, pueda volver a tener tal oportunidad. >> Encogió los labios, abrazándose suavemente a sí misma.

<< Bueno, cuando termine la rifa, estaré más que encantada de que vengáis a entregarme el premio. Nunca me gustó competir sin ventaja clara. >> Se regodeó como contestación. << Avisaré a Kariel para que podamos recibiros como se debe. >> Entonces, se le ocurrió algo con lo que podría enlazar la línea de pensamientos que había tenido antes. << ¿Qué tal en el baile? Así mataríais dos pájaros de un tiro. >> Mantenía sus ojos en el horizonte, no obstante, intentando que aquello que veía no la turbase en exceso, hasta que no pudo aguantarse una carcajada a mandíbula batiente que llegó a doblarla ligeramente.
<< ¿Erizo? >> se carcajeó por la ocurrencia de la inquisidora. << Vuestra imaginación no deja de sorprenderme. Es una lástima que vuestro tino para llegar a molestarme no pueda decir lo mismo. >> ¿Volvía a picarla? Por supuesto.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 827

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Corah el Sáb Jul 11 2015, 17:04

“Des-gra-cia-da-men-te. Encima tengo que soportar que algún inútil me confunda contigo”, replicó la dragona, de mal humor.

Si la rubia fuese de su raza, por ahí quizá pasaría por el aro. ¡Pero era humana! Su ego no se lo permitía. Vale, sí, como hembras fuertes dentro de cada raza actuaban y pensaban de forma parecida. Pero… ¿en qué cabeza con dos dedos de frente se le ocurría confundirlas según las veían? La dragona era más alta y utilizaba unas botas con unos tacones que la hacían sobrepasar a algún macho. Venga, ni comparación con el retaco humano. Las facciones eran distintas. El color de ojos. La forma del cuerpo… ¡Había que estar ciego, cojones! Y lo que la reventaba que la llamaran Megerah. No, disculpa, soy Corah y te vas a llevar la hostia del siglo por imbécil.

“Claro, claro… No tengo nada más que hacer que abrirme de piernas para un parto humano. No te jode”, mascó la molestia y el desagrado la reptil. Suficiente con la idea de poner huevos. De esos que dejas por ahí y que se encargue el macho de darles calor mientras ella trabajaba. Vamos, hombre. Lo que le faltaba. Sus ojos se volvieron dos finas rendijas cuando escuchó el apunte de la humana. Mierda. Fallo suyo. “Oye, rubia… ¿por qué no te vas un poquito a la mierda?”. Puntillosa cabronaza para darle la vuelta a la tortilla. Qué paciencia.

Terminó con el último guardia y  pasó por encima de los cuerpos adoloridos, pisándolos con sus botas con indiferencia. Qué poco le duraban. Y no tenía ganas de volver a las mazmorras, porque tenía una pila considerable de informes.

“Estoy esperando vuestros golpes, ardillita”, la picó la dragona, antes de ir a beber agua… la cual escupió al escucharla. ¿Qué demonios pretendía liar la esclava? Porque no sería la primera vez. Sólo porque amenizaban las aburridas fiestas, había hecho la vista gorda con Moira en ese aspecto… salvo cuando acababa implicada en las travesuras. “¿Hm?”. Escalofrío. No sabía si era una idea muy tentadora o algo que te inclina a negarte a ir. “Me lo pensaré…”, comentó, hasta que le dio la opción de entregar las hostias del año en el baile. Le daban ganas de frotarse las palmas de las manos para ir calentándolas. “Muy bien, rubia, tú ganas. Voy al maldito baile. Pero tú vienes conmigo, te jodes”, anunció, ladeando una sonrisa maliciosa. Oh, lo que se iba a divertir y lo que le iba a aguantar la otra.

Anda, qué mona, si se reía.

“Soy la más divertida de la coalición, qué puedo decir”, soltó. “Tú sigue, Campanilla, a ver si me vas a poner de mejor humor para molestarte de verdad. Por cierto, no se te olvide decirle a Peter Pan, por su infantil forma de ser, que vienes CONMIGO a la fiesta. Voy a hacer putos informes, meh. Seguro que eso no lo echas de menos de ser inquisidora”, se despidió de la ex desafiada.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, May I break off your thoughts? ~ Corah

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.