Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Megerah el Vie Jun 12 2015, 12:23

Erah estuvo demasiado tentada de correr por aquel pasillo después de abandonar la habitación dónde había quedado el cuerpo de Moloch. Pero aquello llamaría terriblemente la atención. ¡Qué coño! Ya le daba igual si la veían o no, el tiempo seguía corriendo en su contra y la salida de aquel laberíntico lugar estaba prácticamente igual de lejos. Debía darse más prisa y los pasos rápidos no la ayudaría en demasía.

Así pues con su recién recuperado corazón latiendo con una fuerza que llevaba tiempo sin sentir, empezó a correr. No miró atrás, se lo había propuesto a sí misma. No miró a ningún otro sitio, en realidad, mientras recorría el camino que tenía en mente para salir de allí. Aún así, cierta parte de su mente no paraba de hacerse preguntas. Unas preguntas que no podría tener ya respuesta, pues iban dirigidas a aquel dragón que había matado minutos antes. ¿Por qué? ¿Por qué no luchó ni forcejeo para evitar su muerte? Erah seguía pensando que sus reflejos no habían podido ser tan rápidos. No podían haberlo sido. ¿O si? A la vista quedaba la contestación a esa pregunta.

Moloch, muerto. Algo que había deseado durante años, más cuando logró quitarse la venda de los ojos y ver por fin aquella despiadada criatura a la que había querido y odiado a partes iguales. Siempre se imaginó matándolo, pero ahora que lo había conseguido no terminaba de creérselo. Aquello le quitaba inmunidad frente a los dragones pues el dragón negro siempre fue razón suficiente para perdonarle a Megerah cualquier cosa que se saliera ligeramente de los cánones y límites impuestos a los esclavos. La rubia, también, había sabido siempre caminar en el límite en el que los castigos no eran severos, por sanciones leves para poder cumplir aquellos pequeños objetivos que se había llegado a proponer. Pero él ya no estaba, y ella, aparte de haber matado al dragón ya traía acusación por haber liberado a dos esclavos. Si se quedaba ahí, acabaría muerta.

Era la primera vez que Erah huía concienzudamente de aquel ángel de la muerte que la había estado acechando durante tantas veces en estos últimos meses. Porque, sin saber qué, había algo que la incitaba a mantenerse con vida, después de haberse demostrado a sí misma que había podido cumplir la meta -retorcida, eso sí- que traía desde pequeña.

Pero, ¿adónde iría una vez fuera? La rubia contempló varias opciones. Una de ellas, por ejemplo, era perderse en el bosque, pero no la llamaba demasiado pues no sabría desenvolverse en él. Otra fue la de ir a ver a Belladona, otra vez. Era la única persona fuera de Talos a la que sabía dónde encontrar... Si es que su barco no había zarpado ya de los muelles de Talos. Megerah sacudió la cabeza levemente, volviendo a su camino.

Daba igual en aquel momento. Lo importante ahora era seguir corriendo.


Última edición por Megerah el Sáb Jun 13 2015, 16:25, editado 1 vez





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Corah el Vie Jun 12 2015, 18:51

Click. Desconexión de Moloch de la red dracónica. El dragón negro había muerto. La inquisidora sonrió. Dejó para la mierda los informes que tenía a medio rellenar y corrió sin importarle que alguien la viese. La rapidez lo era todo a la hora de hacerse con una esclava… si Megerah continuaba con vida. Necesitaba comprobarlo. ¿Cuántos dragones estarían ahora mismo queriendo poner sus garras sobre la humana? Seguro que bastantes, los suficientes para que Corah no abarcase a dos manos para darles hostias a todos a la vez.

De seguir viva, imaginaba que lo había matado ella. Sí. O se lo había llevado al infierno consigo o lo había pateado hacia allí. Una de dos. Y la segunda opción significaba que había ganado el desafío. Su antigua compañera tenía ahora mismo un valor incalculable. Mejor intentaba hacerse con ella antes que ninguno. Que un aristócrata. Que… Kariel. Evitó poner su nombre en la red draconiana para no ponerlo sobre aviso. Tenía la costumbre de aparecer en cuanto alguien pensaba en él. En cuanto ella lo mencionaba por la red.

Se podía escuchar el sonido del cuero ante sus movimientos, de aquel traje negro de inquisidora. También el de sus botas al tocar el suelo con la carrera. Rápido, tanto como podía. Entonces, dobló la esquina de un pasillo y vio el rostro inconfundible de Erah, a unos tres metros. Ladeó una sonrisa, deteniéndose.

-Hola, rubia –saludó jocosa-. Mis felicitaciones… Ahora hablemos de negocios. Voy a comprarte. Puedes correr a mis brazos. Podemos continuar donde lo dejamos –bromeó maquiavélica, con una sonrisa zorruna, apenas un esbozo que dejaba notar sus intenciones para nada bondadosas.

Porque sí. No iba a dejar que se escapase. Continuó andando hacia ella, con seguridad. Pasos felinos de un depredador dispuesto a saltar sobre su presa. ¿Intentaría huir esta vez Megerah? No como en aquella habitación donde la atrapó y la despojó de su rango. No como aquellas cuatro paredes entre las que había menos probabilidad de éxito de escapar.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Think of the devil... and he shall appear

Mensaje por Kariel el Vie Jun 12 2015, 19:16

Y en el momento justo en el cual Corah alcanzó a Megerah, fue cuando el pasillo daba hacia otro en el cual esperaba Kariel con una sonrisa ladina-. Gracioso. Estaba a punto de decir lo mismo-. Usaba una forma de hablar que tenía un tinte malévolo… cierta animosidad que normalmente no estaba presente. Estaba vestido de traje con el aire casual que siempre llevaba con ellos, como si hubiera nacido vestido de esa manera… pero había algo en su forma de pararse que gritaba que en cualquier momento podía saltarte encima a atacarte. Era una de esas visiones deliciosas, en especial cuando las ganas de joderle la vida a alguien parecían especialmente dirigidas hacia Corah.

-No te recomiendo que toques mi futura propiedad… No tomo a bien que le causen daños, y bien lo sabes… -La sonrisa se amplió hasta mostrar dientes, sabiendo que muy probablemente la inquisidora estaba maldiciendo por dentro. Si había una regla que el dragón rojo tomaba muy a mal es que alguien castigase a uno de sus sirvientes, lo tomaba como una afrenta personal a su autoridad, y si bien no la mostraba a menudo, era más que capaz de una personalidad cruel y vengativa. Después de todo había esperado más de veinte años para este momento.

Miró a Megerah con tranquilidad, las manos en los bolsillos lo hacían parecer casi inofensivo. Se preguntaba qué haría la esclava en esa situación, ¿intentaría correr? Él habría estado gustoso de dejarla ir, pero como estaban las cosas varios dragones querían comprarla. En un arranque de poca humildad, se consideraba la mejor opción para ella. Quizá hasta las otras opciones serían peores que Corah pero esta vez no iba a dejarla a ella con la esclava. Esta vez era su turno. Y cuando él decidía algo sin dudar, pobre de aquel que osara meterse en su camino.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Megerah el Sáb Jun 13 2015, 16:09

¿En serio? Megerah paró en seco cuando reconoció aquella cara y se le sumó la voz. Corah. Espera, espera. ¿Y... Kariel? ¿Cómo se habían enterado tan rápido? Miró alternativamente a ambos, contemplando su mejor opción y...



Vale, Erah. ¡Corre!

La rubia tardó nada y menos en darse la vuelta, y salir corriendo, huyendo de aquellos dos dragones. Que se mataran entre ellos. Total, confianza suficiente tenían para vivir juntos, para picarse... ¿por qué no para matarse? Es que le daba totalmente igual. Ella sólo quería salir de allí... y ahora mucho más que antes. ¿Continuar lo empezado? Las palabras de la dragona se repitieron en su mente. Ni loca. Conseguía mantener el ritmo de sus zancadas, o incluso acelerarlas pues sabía de sobra que con dos dragones tras ella, con la rapidez solamente no haría nada. Nope, tenía que frenarlos como fuera o conseguir esconderse. ¿Esconderse? ¿Con Corah? Eso era firmar la sentencia de esclavitud. Era peor que un perro de caza... y mucho más sádica. Anda mira, un jarrón. Megerah no se lo pensó dos veces, empujándolo al pasar para que cayera tras ella. ¿Útil? Je, no iba a mirar atrás para comprobarlo. Giró a la derecha al terminar al pasillo. Le haría falta algo más. Cortinas, sillas, mesas, muebles... Por los pasillos no iba a encontrar más que lo primero así que...

Una puerta abierta le dio la solución.

Erah entró cerrando ésta con contundencia tras ella. Se apoyó un instante contra la madera, viendo lo que tenía en aquel cuarto. Un armario, una cama, un galán de noche... y otra puerta. Benditas habitaciones con varias estancias. Megerah nunca había entendido por qué se organizaban así, pero, desde luego, lo agradecía enormemente en aquellos momentos. De dos aparentes zancadas más, se plantó en aquella entrada, tirando todo lo que pudo para entorpecerles el camino. Para su sorpresa, aquel armario que alcanzó para echarlo abajo, se le hizo más ligero de lo que parecía. No obstante, no se paró a pensar en aquella fuerza que había podido ganar. Repitió jugada en la estancia contigua. Mirar, pensar y actuar. Todo se reducía a reiterarse en aquello. Trancó la puerta como pudo, aunque sólo significase ganar un par de segundos más. Consideró de nuevo, la idea de esconderse... sí, claro. Con el jaleo que montaba al tirar todo mueble que pillaba, lo normal era dejar de hacerlo para que sus perseguidores pensaran que había salido de allí cuando realmente no lo había hecho. Hmmm.... nope. No iba a arriesgarse tanto.

Esta vez, tenía dos puertas. Una que dedujo que iría a una tercera habitación contigua y la que daba al pasillo. Ésta última era doble, pero no captó toda la atención de la humana como para que se dirigiera a ella. Prefería darles algo más de tiempo a Corah y Kariel para que abandonaran el pasillo y así poder salir ella con toda tranquilidad. Tercer cuarto: termas. Mieeeeeeeeeeerda. Suelo resbaladizo y humedad que la retrasarían a ella. Genial. Y, sin embargo, no se detuvo. Con algún que otro tropezón y movimiento torpe consiguió llegar a aquella salvadora puerta al otro extremo de la estancia, que la llevaría al pasillo.

En aquella salida, ni se molestó en cerrar la puerta, volviendo sobre sus pasos, para poder continuar con aquel camino que se había marcado antes de encontrarse con aquella peculiar pareja de dragones que parecían igual de interesados en ella. Por primera vez en toda aquella ridícula persecución miró hacia atrás, sin llegar a ver a nadie.

Y sonrió, quizás, demasiado pagada de sí misma.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Corah el Mar Jun 16 2015, 21:50

¡Pero qué mierda de vida! Iba a ponerle una orden de alejamiento a Kariel por acosador. ¿Es que siempre tenía que aparecer en el momento más inoportuno? ¡Qué cruz! Y menos mal que estaba soltera. Porque si estuviese casada con él, se tiraba a un yacimiento de jade… de los que ya no había. O… espera… no… en ninguna borrachera habían hecho algún tipo de estupidez, ¿no? ¿Algo que ella no supiese o no estuviese al tanto? Porque menuda obsesión. Si parecía su sombra. Su lapa personal. ¿Alguien podía darle un litro de belladona y acabar con su miseria? Quizá muchos levantarían la mano para hacerlo. Je.

-¿Tu qué? Espera… -le hizo un gesto de espera y luego soltó una carcajada irónica-. Bla… blablá… ¡Pringao! Atrás, bitch –le puso una mano en el pecho al pasar, lo empujó hacia atrás con rapidez y corrió todo lo que daba, evitando el jarrón. “¡Aficionada!”, le quiso gritar mentalmente a Megerah.

Alcanzó una puerta que escuchó cerrarse. La abrió a lo bestia, golpeando la madera contra la pared de piedra. Entró en la habitación deprisa, saltó por el armario tirado con habilidad, acostumbrada a ese tipo de cosas. Entonces fue a abrir la siguiente entrada pero… ¡cabrona! ¡La había bloqueado al otro lado! La pateó a lo bruto, lo suficiente como para dejar un espacio por el cual pasar y seguir corriendo detrás de ella.

Estuvo tentada a llamarla por su nombre y voz de psicópata que la persigue… peeerooo… no. En vez de continuar por las estancias, salió de nuevo a los pasillos. A-la-mierda. La iba a agarrar de los pelos y la iba arrastrar con ella. Como las gaviotas de Buscando a Nemo: míamíamíamíamía. Corrió tanto que se detuvo un momento. ¿Uh? Se había pasado de salida. Se quitó las botas para no hacer tanto ruido ahora… Ajá… un buen punto que podría haber utilizado antes. “El tinte afecta ya. Te estás volviendo rubia”, se recriminó para sí.

Frunció el entrecejo al escuchar algo. Derrapó sobre sus pies, deslizándose con soltura hasta quedar delante de Megerah que acababa de salir al pasillo.

-¿Ibas a algún lado? –preguntó, enarcando una ceja rubia con burla.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Kariel el Miér Jun 17 2015, 00:39

Alzó una ceja, prácticamente la podía escuchar putéandolo por dentro, lamentablemente la red la tenía cerrada y no podía deleitarse con los específicos. La inquisidora, sin embargo, callada no se quedó y encima lo empujó. Soltó una carcajada viéndola correr. Se giró sobre sus talones y corrió tras ella saltando los destrozos que se desperdigaban por los pasillos… Si alguien veía eso… Odiaba no poder llamar mentalmente a los sirvientes, aunque era probable que pronto los pasillos se plagaran de gente.

Viendo que se metían en una habitación consideró mala idea seguirlas. Haciéndola de perseguidor sólo terminaría en agarrarse a hostias con Corah, y ambos eran terriblemente bestias, pronto quedarían impresentables. No, lo que necesitaba era frenarse y pensar. Cerró los ojos y concentró la mente en sondear la red… Oh, ya había gente saliendo por los pasillos, nadie las veía corriendo ni dentro ni fuera. Perfecto, a Megerah no se le había ocurrido saltar por la ventana como él había hecho una vez… aunque la caída había sido algo desastrosa… Detalles.

Si había algo en que se parecían el castillo y su mansión, era en lo laberíntico, y Corah y Megerah habían vivido aquí por años, no les iba a sacar ventaja de esa manera, necesitaba pensarlo bien. Necesitaba algo distinto, pero ¿qué? Si tan solo tuviera una forma distinta de localizarlas… Recordó cómo había descubierto que podía transformar sus garras por accidente y consideró si quizá… Qué diablos probaría y ya, sino… pues tendría que esperar que las encontrase por la tira de cosas en el suelo, que ya le habían sacado mucha ventaja.

Se concentró en sentir la piel quemar y doler como si lo cortasen por todos lados. Hizo el esfuerzo de imaginar el color de su piel cambiando a rojo y las escamas surgiendo y entonces lo sintió. Como si le estuvieran desgarrando a lo bestia la boca, y ¡por la Reina esto era mil veces peor que las manos! Se dobló sobre sí mismo y abrió la boca reteniendo un grito de lo mucho que le ardía y dolía. Quería que se detuviera, pero no podía pensar. Cerró la red a lo bestia para no distraer a los demás con su dolor. No paraba… no paraba ni un poco.

La mandíbula casi se desencajó de las semi arcadas que estaba teniendo. Su lengua se retorcía y apelmazaba contra su boca peor lo peor eran los cambios totales en sus dientes. Gotas de sangre cayeron al suelo y en su paladar manaba el gusto metálico. Cuando todo terminó no terminaba realmente. El dolor seguía allí, en la carne, en la lengua, en el paladar, en su mente. Estaba salivando de manera profusa… con un exceso sensorial extremo en olores, sabores y el dolor en cada uno de los nervios.

Sentía la frente latiendo y… y… un aroma delicioso… delicado y… Se incorporó sintiendo la saliva escurrirse por la comisura de su trompa roja. Se movió despacio rechinando los dientes hasta que se dio cuenta de que quería morder, despedazar e hincar profundamente los dientes en la piel de la portadora de ese aroma y el pensamiento lo frenó en seco.

Se tiró contra la pared justo en el momento en que Megerah salió al pasillo y se cubrió para que no le viera. Nadie debía de verle en ese estado tan… trastornado. Ahora que la transformación se había detenido quizá podría… Tomó aire profundamente. Imaginó la piel normal de su rostro. No… los dientes primero… sí…. cuadrados, pequeños…

De fondo escuchó la voz de Corah y se concentró en la lengua, la forma de la cara… la boca… su nariz… Las imágenes luchaban en su cabeza por tener prioridad pero su mente no tenía un anclaje alguno. ¡Diablos!

Por unos cortos y divinos segundos su mente estaba en blanco… No había dolor, comprendió sorprendido. Y tenía baba y sangre en los labios… la comisura. Era un asco todo. Sacó un pañuelo y se limpió jurando que jamás iba a volver a intentar transformar esa parte de su cuerpo. Lo había perdido por completo, por completo. Se llevó una mano a la cabeza, esos… deseos nunca los había sentido de una manera tan violenta antes. ¿Tendría algo que ver su estado de ánimo actual o la situación? Situación, cierto, él estaba en medio de algo.

Salió de su escondite en plan “act cool, you’re alright” y se metió las manos en los bolsillos, escondiendo el pañuelo de la vista-. ¿Vamos a jugar a esto mucho más? Porque empiezo a ver un patrón… -Apuntó referente a que volvían a estar de la misma manera que antes. Tal vez le quedó un poco más serio de lo que normalmente lo hubiera dicho, pero dudaba que alguna de las dos rubias lo notara. Ya no sabía si quería que siguieran corriendo o qué, se sentía inestable psicológicamente y no podía centrarse más allá de lo que pasaba en el momento.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Megerah el Miér Jun 17 2015, 23:11

La mente de la humana buscaba, como desesperada, poner trabas a sus perseguidores. Pero era consciente de que, era muy difícil que se adelantara a a sus movimientos. Por regla general, eran más rápidos, aunque Erah tenía sus dudas de que fueran más listos. O eso quiso decirse para convencerse de que saldría de esta. A ver, posibilidades -nimias- tenía y la humana estaba más que dispuesta a luchar por ellas. ¿Lo que hiciese después? No era momento para pensar en ello mientras se abría paso por las húmedas baldosas de aquellas termas y salir al pasillo. Si todo iba bien sus probabilidades aumentarían si conseguía dejarlos atrás o despistarlos.

Pero, ¿con Corah? Eso era imposible.

La rubia apretó la mandíbula mientras corría al escuchar la voz de la dragona, otra vez interponiéndose en su camino.Cómo lo goza esta mujer. No tuvo muy claro lo que hacer hasta que... también escuchó a Kariel, igual de cerca. ¿En serio? No iba a llegar muy lejos -ni durar- si no cambiaba de estrategia. Correr sólo no servía de nada.

Estaba vendida. Lo sabía. Y entonces, un brillo arrabalero asomó a los azules de la rubia. A la mierda todo. Si la iban a capturar no se lo iba a poner nada fácil... a Corah sobretodo. No detuvo su carrera, más que dispuesta a rebelarse todo lo que no pudo aquella primera vez que la dragona le jodió los planes. ¿Discreción? Ya poco le importaba a Erah pasar desapercibida.


Con esto, cuando apenas estaba dos zancadas, se impulsó, saltando contra Corah, más que dispuesta a llevársela por delante. Su mente soltó  un insulto contra la dragona pero... ¡tenía la red cerrada! ¡Será puta! ¡Ni siquiera la dejaba ser discreta en eso! Bueno, ya puestos, el escándalo no podría ser mayor... así que, Megerah estaba más que dispuesta a llevarse el premio gordo por ello-. ¡¡¡¡ZORRA!!!! -gritó sentándose a horcajadas sobre la inquisidora de un veloz movimiento-. No tienes a nadie más a quién putear y ¡no! ¿verdad? ¡¡NO PODÍAS DEJARME EN PAZ!! -apretó la mandíbula, encogiendo el labio superior, enseñando los dientes. Lagartija de mmmm¡Hm! Pensó antes de impactarle el puño derecho en la cara a la dragona.

Como era de esperar, Corah se defendió tras ese sorpresivo ataque. Maldita perra de caza. Erah no contó con que era más fuerte, más rápida y, por supuesto, llevaba haciendo eso muchos más años que ella. Pero le dio igual en aquel mismo momento, entre golpes, patadas, tirones y gritos, la que no quería ser esclava peleó con todo lo que tenía con tal de escapar. Se llevó cierta satisfacción al ver un hilo carmesí adornando parte de los labios de la dragona pero no se quiso parar a pensar en lo que pudiera hacerle Corah. Como si la puñetera inquisidora le hubiera leído la mente, le propinó un golpe en el costado con el que Erah perdió el aliento por un par de segundos. La rubia cerró el puño derecho de nuevo, pero en vez de dispararlo contra su contrincante, como creía que esperaría, lanzó el codo, acertando de lleno. La pelea, exenta de la característica clase de los que habitaban en el castillo pareció detenerse por milésimas de segundo. Hasta que ambas miradas claras volvieron a cruzarse. Y una sonrisa perversa se dibujó en las facciones de Megerah.

Aquello sólo acababa de empezar. Oh, sí. Sólo era el comienzo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Corah el Jue Jun 18 2015, 13:11

-El tiempo que sea necesario. ¿Te pasa algo? Te veo… -empezó a decir la rubia, mirando con sospecha a Kariel por estar tan serio.

Wiwiwiwi tenía que ponerlo:

Pero entonces la humana saltó sobre ella, derribándola en el suelo. ¿Qué mierda…? Encima se le sentaba encima. Sí, hombre, con dos ovarios. ¡Las pelotas! ¡Ni hablar! Ella no iba debajo… NUNCA.

-Un montón, pero te ha tocado a ti. No lo siento. Te-jodes –marcó a la rubia, justo un momento antes de comer puñetazo.

Sintió la sangre en su labio y esbozó una sonrisa maníaca. Giró para ponerse encima… pero terminaron rodando, marcándose un “quítate de encima, bitch, ese es mi sitio”. Y entre medias, mientras limpiaban el suelo del pasillo croqueteando, los golpes iban y venían. Con tirones por todos lados, mordidas, arañazos, patadas… Gruñidos y gritos de guerra que terminaron haciendo que algunos habitantes del castillo saliesen a ver qué demonios pasaba. Pero ellas a lo suyo, en una pelea encarnizada, ignorando hasta a Kariel.

La inquisidora le propinó un golpe de costado y luego se comió un codazo en plena mandíbula que la hizo sacudir la cabeza. Uf… buena puntería. Abrió la red sólo para tocarle las pelotas mentalmente a Megerah. Justo en el momento en que las pupilas de ambas se encontraban. Corah sonrió de manera maníaca… y en ese momento ambas parecieron tener la misma idea.

UP HERE, BITCH

-Ahhhgrrrrr –soltó la dragona en grito de guerra, y retomó la pelea, agarrándola del pelo.

Su cabello fue atrapado por una mano de Erah y se fueron levantando así. Rodaron por las paredes, impactándose una a la otra contra ellas. “Me las vas a pagar todas juntas en cuanto te compre”, le habló mentalmente a la otra rubia. Entonces la impactó de nuevo contra la pared. “Ups… perdón…”, le soltó por la red, sin convicción. Claro que era consciente de que aquello sólo conseguiría alterar más a la ex desafiada. Ah, diversión. Le importaba un carajo que los demás las vieran. Y esperaba que Kariel no se metiese en medio a joderle la pelea, porque comía golpe él también. O lo metían en un lío de trío como batalla campal, que no sabrían ya a quién estaban dando.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Kariel el Jue Jun 18 2015, 19:35

Sus ojos se abrieron mucho al escuchar a Corah, aunque por dentro dio un salto, reacción que no hizo externa gracias a años de práctica, no esperó que con lo distraída que estaba la inquisidora notase el cambio de humor. Mierda…

Pero entonces, Megerah enloqueció y se tiró encima de la otra al grito de ZORRA!!! y Kariel la miró con su mejor cada de sorpresa, siguiendo ahí con las manos en los bolsillos, sin llegar a reaccionar de ninguna otra manera. Y se dieron con ganas, sólo les faltaba barro y un ring. La situación se le hizo tan inesperada y graciosa que se le olvidó por unos momentos lo que le había pasado y se empezó a carcajear con soltura.

Mientras las rubias se peleaban y hacían estruendo, y el dragón rojo se doblaba sobre sí mismo de la risa, la gente salía a ver qué pasaba, y como no, se quedaban mirando el espectáculo.


Cuando la sangre empezó a fluir, decidió que era momento de hacer algo y calmó sus risas. Miró alrededor con los ojos entornados y una maldad renovada que hizo que varios dieran un paso atrás-. Este es un… affair privado. Por mucho que parezca que no-. Advirtió con pinta de que si no dejaban de observar iban a perder los ojos. Y varios se apuraron a irse, otros no tanto, sin embargo se fueron con pinta de no querer perderse la diversión.

Se acercó a las otras dos y con total facilidad alzó a Megerah en brazos en cuanto vio una apertura y se la cargó al hombro cual saco de patatas-. Tu reputación acaba de caer varios puntos, Corah, querida. Por tu bien deberías entender que no puedes comprar a Megerah-, explicó con una sonrisa ladeada listo para apretar a la esclava contra su cuerpo si se llegaba a retorcer un poco siquiera. Y se alejó un poco de Corah por buena medida, ya que estaba algo salvaje y quería tener rango para esquivar si lo atacaba.

Probablemente no ayudaba que le hubiera tirado sus propias palabras a la cara de cuando se pelearon por Moira-. Estás demasiado implicada emocionalmente, quién sabe lo que le harías-. Como él había cerrado la red por el dolor, ella era incapaz de escuchar el “Payback, bitch” que tiró su mente.

-En cuestión de dinero es obvio que puedo pagar más, pero esta vez… -Entrecerró los ojos en una mirada que prometía mucho peligro-. Esta vez no estoy dispuesto a tomar un no por respuesta-. Otros dragones hubieran rugido, levantado la voz, Kariel en cambio utilizó una mirada que helaría el Sahara y una voz totalmente calma.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Megerah el Sáb Jun 20 2015, 12:44

FDI:
Habré visto el vídeo chorrocientas veces y me sigo carcajeando cosa mala.
Doy por sentado que yo soy la redhaired violent bloodthirsty maniac è.é

La sensación que la rubia tuvo al llevarse por delante el cuerpo de la dragona por sorpresa fue indescriptible. Megerah se sintió poderosa, con oportunidades, por segundos. Abandonó su propia restricción mental de humana y se dejó embaucar por ese instinto de supervivencia que la convirtió en una violenta maníaca sedienta de sangre. Pero no cualquier sangre le valía. No. Quería la de Corah. Aquella dragona petulante, altiva y... puta que se interponía por segunda vez entre ella y su libertad. La primera vez, Erah se dejó atrapar. Pero no habría una segunda. No por aquella inquisidora que yacía bajo ella.

Sin más armas que sus manos, uñas, piernas y dientes, pegó, arañó y mordió como no había hecho nunca. Rodó con su contrincante, deseando hacérselas pagar, costase lo que le costase. Sus uñas encontraron carne a la que clavarse. Al menos las de su mano derecha, pues la fuerza en su zurda se había visto dramáticamente reducida. Pero aún le quedaban vestigios de toda esa fuerza por su antigua situación de desafiada. De no ser por ella, lo más seguro habría sido que se hubiese quedado manca. De seguro, la dorada melena de la dragona se habría ahorrado un par de contundentes tirones mientras rodaban por la alfombra. ¿Que había gente? Le daba igual-. Ya veremos quien ríe la última, ¡lagarta! -emitió por los pensamientos proyectados.

Los azules de Megerah gozaban de un halo enrojecido que podía amedrentar a cualquiera que le fijara la mirada. Se pegó a la pared cuando Corah la lanzó contra ella, acusando el golpe con un murmullo disconforme. Se agachó, acto seguido, para evitar el puñetazo de la dragona dirigido a su semblante y, poder así, propinarle a ella uno en su vientre, en contraataque. Sintió a la dragona encogerse por el impacto, y aunque el temblor fuera nimio, la satisfizo enormemente.

Hasta que sintio una fuerza por su cintura que la separaba de su juguete. ¡No! Erah pataleo un par de veces cuando se vio levantada hasta que fue consciente de que Kariel había metido la mano para separarlas. La rubia apretó los puños, guardando la rabia para aquella inquisidora que la devolvía la misma mirada retadora y lunática-. Sol.tad.me. -enunció con una calma dificilmente contenida, marcando cada sílaba, sin levantar la voz, pero con los dientes apretados. Quedaba claro que quería continuar con aquella pelea.

Sus pulmones, de la carrera, el altercado y tanta adrenalina, clamaron por aire mientras mantenía una mirada inyectada en rabia a la otra rubia, que también hacía por recuperarse. Según hablaba el dragón, Erah se fue desprendiendo de aquella faceta suya recién descubierta, desesperada y rabiosa que sólo Corah había conseguido sacar. ¿Qué demonios... ?, pensó cuando fue consciente de lo que había hecho... aunque no se arrepintiera de todos esos golpes propinados y recibidos. Esa pequeña humillación de la inquisidora frente a una -futura- esclava humana bien había merecido el mal rato.

Un sonrisa triunfal se dibujo en el rostro de la rubia con aquel pensamiento, sumado a las palabras de Kariel.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Corah el Lun Jun 29 2015, 11:35

Que lo estaba disfrutando… eso era quedarse corto. Llegó a sonreír de forma maníaca. Normalmente, la gente no tenía los huevos como para pelear con ella. Para insultarla, todos eran muy avispados… hasta que les caía una amenaza o se ganaban la hostia del siglo. Pero los muy cobardes no iban a más. Kariel aprovechaba la excusa del entrenamiento para ser bestia y hacer que corriese la sangre. Y hasta ahí.

Así que, aquella lucha con todo lo que tenía con la otra rubia era para decir: por fin alguien los tiene bien puestos. Y lo que le gustaba picarla para joderla después de tantas veces que frustró sus planes contra su ex esclava. Venganza. Oh, sí. Y no había podido tocar a Megerah por ser esclava de Moloch. Y después… bah… compañera… Necesitaba una excusa más factible que un: es que ahora te las vas a comer todas juntas.

-¿Lagarta? ¿Ahora empiezas con halagos? Uy, que el insecto se intenta poner bravucón para ganar puntos y que lo compre –le soltó en respuesta a la humana, con evidente sorna, mientras no dejaban de rodar por el suelo, morderse, clavarse uñas, intentar darse golpes y tirarse del pelo.

No estaba atenta a Kariel ni a lo que dijo a los mirones. Se llegó a encoger un poco y soltar el aire con el puñetazo que acertó en su abdomen. Eso no había estado mal. Lanzó otro puñetazo hacia la otra rubia, justo en el momento en que era alzada. Por inercia, el golpe fue dirigido hacia Kariel. Con rapidez y fuerza, mientras él estaba entretenido robándose a la humana. Ups.

-Como si me importase la reputación… Por tu bien, deberías entender que no eres el más apto para comprarla. Moriría en cuestión de días… siendo muy optimista –le recalcó, rodando los ojos, mientras él se alejaba para no cobrar. Enarcó una ceja dorada con las siguientes palabras del dragón. ¿En serio?-. El sensible eres tú, no yo. Si quieres lanzarme una puya, que sea coherente, por favor. Ambos sabemos que esa frase va más para ti –le devolvió.

Se pasó la lengua por los labios, probando el sabor metálico en ellos. Ladeó una sonrisa, mientras lanzaba una mirada salvaje a la humana que le decía que lo soltase y al dragón que iba a su bola. Les había jodido la diversión.

-Suéltala. No seas infantil –le soltó al dragón rojo. Después de todo, seguía siendo una cría de reptil. Justo cuando los pasillos empezaban a despejarse hasta quedar de nuevo ellos tres-. En cuestión de dinero, sí. Salvo si otro aristócrata tiene más dinero que tú. O si es la propia reina quien la reclama. Y por tu capricho, perderías el objeto de tu obsesión y mi protección. Puedes poner el dinero. Yo pondré el cerebro. Después de todo, al tuyo no le llega el riego. Es mi última oferta… antes de que me lo tome en serio y te quite absolutamente todo. ¿Cuál va a ser la decisión, Kari? ¿Ganar algo? ¿O perderlo todo? –inquirió, con un tono ronroneante de quien amenaza en serio.

Ella sabía detalles que mandarían a Kariel al foso, privándolo de todo cuanto tenía. Y él era consciente de las veces que la dragona lo había protegido y había hecho la vista gorda. Por lealtad. Y en ese momento, el aristócrata estaba a un paso de traicionara, una vez más, por capricho. La primera se la dejó pasar. No habría segunda oportunidad.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Kariel el Lun Jun 29 2015, 19:45

Se comió un puñetazo en el estómago que lo resistió gracias al pobre ángulo en el que fue colocado, o estaría escupiendo el estómago por la boca. Así y todo se dobló un poco, muy tentado a propinarle una patada en la cara a la inquisidora, pero no quería iniciar una pelea entre ellos aún. Así que se tiró hacia atrás sin responder.

-Las únicas veces que han muerto esclavos en mis manos, han sido porque yo elegí matarlos. Y por lo general me tomo más que un par de días. Eres tú la que estando molesta no sabe medirse con sus juguetes. Y las emociones contradictorias que tienes por Megerah no ayudan.


Había estado en la mente de Corah, ya que a ella le gustaba a veces dejar la red abierta mientras torturaba, y eran pocas las personas que provocaban sentimientos positivos en medio de los negativos. En la dragona, eran un combo muy peligroso, que tendía a ser explosivo.

En el momento que lo amenazó su cuerpo y rostro cambiaron a un semblante completamente en blanco, no había ni amenaza en la postura ni sentimiento alguno en su rostro, era… perturbador. Usualmente cuando quería ocultar algo ponía una máscara de otra emoción encima, en este caso sólo ocultaba, como si no tuviera fueras o le importase buscar alguna otra emoción para poner.

-Si vas a traicionarme por una simple esclava, adelante-, su voz era completamente calma, casi monótona-. No soy como otros machos que ante las amenazas bajan la cabeza, deberías saberlo bien. Una vez que te sometes, te sometes siempre. No voy a dejar que mis secretos se conviertan en mis cadenas. No puedes ganar siempre. Tuviste a Moira, no me dejaste verla, y la castigabas si la encontrabas conmigo. No voy a vivir bajo tu yugo ni voy a ser tu marioneta. Con Moira lo acepté porque consideraba que intentabas protegerme, pero con Megerah no es así. ¿Vas a llamar a tus compañeros? ¿O vas a tener la satisfacción de hacerlo tú misma? O quizá pondrás de verdad el cerebro y me harás una cama de manera que pueda caer yo solo sin que tú seas descubierta…

Ya no le importaba, había perdido demasiado en Talos, y por primera vez en mucho tiempo se dio cuenta de que quizá Corah realmente no lo consideraba su amigo en ninguna forma de la palabra si era capaz de olvidar la lealtad que se tenían por una mujer que le tenía bronca y ya.

Bajó a Erah de costado, no en frente de Corah, no para ella, pero si iba a traer a los inquisidores en este momento, no iba a poder cumplir la promesa de comprarla. Si hubiera sido otra persona, le hubiera ofrecido matarla, pero sabía que Megerah se aferraba a la vida como nadie. Quizá la mujer intentaría correr por su vida, él podía ayudarla enfrentándose a Corah. Ya daba lo mismo, ya todo le daba lo mismo.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Corah el Lun Jun 29 2015, 21:35

-¿Te hice mucho daño? –le preguntó tras ver que el puñetazo le había impactado.

Normalmente no preguntaba nada, pero no había ninguna sonrisa ladeada en su semblante. Sólo parecía estar esperando una respuesta… preferentemente un “no”. Alzó una ceja dorada. ¿Molesta? ¿Desde cuándo ella pagaba su mal humor? Si incluso se había largado lejos sin perjudicar a la rubia hacía unos días.

-Nunca he hecho pagar mi molestia ni mi enfado en torturas. He entrenado. Aquellos que no eran lo suficientemente fuertes para aguantar, sí, han muerto –le marcó-. Kariel… sé que te encantaría vernos a las dos teniendo relaciones delante de ti… pero eso está en tu mente. Lo único que siento por Erah es molestia, diversión, ganas de vengarme un rato, algo de orgullo y un poquitín de respeto. Ok… quizá en tu mente eso es contradictorio –ladeó una sonrisa con aire divertido al final.

No le gustaba tener que hablar tanto… pero a veces, como en esa excepción, tendía a tener que explicarlo todo. Con pelos y señales. Y aún no había terminado. Cuando él volvió a hablar, la dragona aspiró por la nariz. Tuvo tentaciones de pinzarse el puente de la nariz con dos dedos y suspirar… pero no lo hizo.

-No es una simple esclava. Ha sobrevivido a la Muerte Negra –indicó, enarcando una ceja-. Las amenazas siempre me han funcionado contigo, Kariel. ¿Y cuántas veces me he sometido yo a ti? ¿Cuántas veces has cruzado la línea o has estado con un pie sobre ella y yo te lo he perdonado? Ni siquiera con Moira gané. Para cuando me la diste, ya la habías influenciado. ¿Quién es la marioneta de quién? En los momentos decisivos siempre estoy en la cola. Oh, y yo que pensé que habías claudicado con Moira por nuestra amistad y por protegerla a ella. Nunca se me ocurrió que pensaras en ti. Quizá estaba ciega –frunció los labios un momento, deteniéndose.

Tomó aire que le faltaba al haber hablado casi sin pausas. Una amarga y queda risa afloró entre sus labios antes de continuar respondiendo al dragón. Una que por poco se queda trabada en su garganta.

-Para espiarme tanto en la red mental, te olvidas de todos mis faroles. Intentaba que con este aceptases la idea de compartir. Pero te han podido la codicia y el orgullo. Y… sólo he podido confirmar que yo nunca seré tu primera opción –en ese momento, comprobó que había cerrado la red draconiana justo antes de amenazarlo y decidió seguir hablando-. Una vez encontraste a una cría de dragón atormentada, nadando en un pozo oscuro. Lograste rescatar esa pequeña porción de corazón. Bajé la guardia, quizá esperando a que lograses juntar las piezas que me faltaban. Compartí contigo lágrimas. Tu cama. Tus sueños. Tus miedos. Te conté los míos. Y aún cuando me gusta negarlo, fuiste mi amigo y mi amante… hasta que hubo alguien más importante.

Se detuvo un momento. Sus intensos ojos verde jade brillaron un poco acuosos. Hasta que, dándose cuenta de ello, bajó los párpados y ladeó cabeza.

-Tuvo que pasar mucho tiempo para que te perdonase aquello. Me volví más fría, más oscura. Total, no podía depender de ti. Pero bajé de nuevo la guardia –abrió de nuevo los ojos pero bajó la voz hasta que sólo fue un murmullo-. En vez de tomar la opción de compartir CONMIGO, me has desechado. Has antepuesto de nuevo tu capricho a mí. Y esta vez, voy a aceptar tu decisión. No te preocupes, continuaré guardando tus secretos. Pero esta será la última vez que hablemos. Adiós, Kariel –dijo antes de posar sus ojos en la otra rubia-. Cuídalo. Le da por beber cuando mete la pata. Y suele caer temporalmente en el pozo de “y si”. La cercanía y los mimos suele ser algo que lo saca de ahí. Y Erah… Bien hecho. Lo de Moloch. Es una pena que no pueda entrenarte. Dile a tu futuro nuevo amo que, para hacer bien las cosas, tiene que llevarte a un esclavista antes de que las aves de rapiña aparezcan para llevarte.



Le dio las últimas indicaciones. Cansada de pelear, de discutir, de ir contra corriente. Toda aquella fuerza parecía haber menguado de repente. Sentía la necesidad de recuperarla. De sentirse dueña de sí misma de nuevo. Pareció que iba a decir algo más, pero se dio media vuelta y caminó por los pasillos, alejándose de allí. Su cuarto de torturas la esperaba. A fin de que el dolor físico la hiciese concentrarse en otra cosa que no fuese aquel condenado momento. En el que había comprobado que estaba jodidamente sola. Sabiendo que tendría que romperse más aún hasta el punto de que no le importase.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Megerah el Vie Jul 03 2015, 21:32

Erah sabía que la diversión había acabado en cuanto aquellos dos dragones empezaron a hablar... de una manera que la humana no se esperó. Terminó de calmarse al ver aquella determinación de la dragona por replicar a Kariel. Por tirar su ánimo por tierra o hacer el intento. Frunció el ceño ante esa amenaza velada de la inquisidora.

Tenía meses conociendo a Corah, y aunque apenas era tiempo para conocer a alguien, mucho menos a un dragón, tenía la peculiaridad de que aquella mujer emitía un curioso ronroneo, apenas perceptible si no se estaba atento, cuando se estaba marcando un farol. Fue justo ese sonido el que la dragona emitió cuando le preguntó a Kariel por su siguiente movimiento. La conversación mantuvo expectante a la rubia, que no supo -ni quiso- meter baza o picar a la dragona.

Megerah bajó la mirada al escuchar a su rival concediéndole esa singularidad que le daba el haber superado el desafío, antes de volver a alzarla, pendiente de los gestos de la inquisidora que tantos problemas le había dado. No se esperaba tal reconocimiento por su parte... aunque lo agradeciera, después de todo. Sabía que aquello no volvería a darse. Pues Corah era orgullosa... como ella. Franca, contundente, y dominante. Por eso chocaban tanto. Condenadas a ser tan parecidas pese a las diferencias de raza que sus decisiones no distaban mucho en algunos puntos. ¿También estaría tan rota la dragona como ella? Erah conocía más a Corah que al dragón pero nunca la había visto  con tal determinación, tan posesiva, tan solemne... y a la misma vez, tan vulnerable. Por lo que estaba escuchando, la humana no era la única que se había sometido a la voluntad de un dragón... ansiando decir basta y querer maldecir ese lazo que lo unía a él. Erah por fin lo había hecho pero, ¿Corah? Quizás aquella era su forma de romper con todo. De mandarlo todo a la mierda, sin importar quien estuviera escuchando o mirando.

Cuando se dirigió a Megerah, ésta no se atrevió a hablar. Tan sólo asintió ante sus palabras, casi obediente. Después de aquellas últimas palabras al dragón, prefirió no molestar a Corah, pues dudaba mucho que se salvase de una señora hostia. Quedaba claro el humor que gastaba la dragona en aquel momento, y Erah sabía perfectamente que ese momento, era de aquellos en los que mejor mantener la boca cerrada y no echar más leña al fuego. Una sonrisa complaciente y forzada emergió en el semblante de la rubia humana, pues suponía que no había necesidad de que le repitiera a Kariel aquellas mismas palabras que él mismo pudo escuchar.

Cuando la dragona desapareció por los pasillos, Megerah se dio cuenta que, de forma sorprendente, le habría gustado probar ese entrenamiento con aquella mujer. Después de aquella pelea interrumpida, le había quedado el regusto amargo de no haber terminado lo empezado, pero, sobre todo aquello, quería seguir probándose a sí misma, la capacidad de arrollar a aquella dragona que tanto la había picado, torturado, replicado y obstaculizado su camino.

Finalmente, miró al dragón, esperando su reacción y actuar en consecuencia. Dudaba mucho que ya tuviera la opción de salir corriendo, mas ser esclava de Kariel no se le antojaba algo realmente duro.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Kariel el Vie Jul 03 2015, 22:17

Le sorprendió la pregunta sobre si le había hecho daño, ¿cuántas veces le había encestado tremendos puñetazos y no había preguntado? Negó con la cabeza, no esta vez… muchas otras veces quizá, esas veces en que no se había parado a preguntar.

Sí, era contradictorio para él. Pero al mismo tiempo, la mezcla de cosas que sentía por Corah era mucho peor, era una clase de relación que no debía tenerse con un esclavo, lo sabía muy bien. Sólo la igualdad de condiciones evitaba destrozarse mutuamente. Por supuesto, tampoco era exactamente la misma situación que él había tenido… aún así creería que encontraría el mismo final.

Con Moira… con Moira habían sido tantas cosas… Con Corah y con él las cosas siempre eran extremadamente complicadas, o tal vez era sólo él el problema. Al final del día ella tenía razón, se cegaba por los sentimientos. Había estado tanto tiempo albergando dudas y dolor que aunque pensó que ella no haría uso de esa información, porque sencillamente no estaba en su naturaleza ser traicionera, se sintió tan lastimado de que lo sugiriera que se enfocó sólo en eso.

Irónico que en el momento que decide reconocer lo que tenían, era el momento en que le decía basta. El momento en que lo desarmaba por completo. Porque siempre cuando no lo intentaba era cuando más lo desarmaba. Pero él había estado guardando demasiados secretos, y ella no había vuelto a aceptarlo de la misma manera que antes…

Las lágrimas resbalaron por su rostro sin importar que Megerah estuviera allí. Porque por más de que eso había estallado allí, hacía mucho tiempo que venía en caída y no había sido lo suficientemente fuerte para tomar las riendas. Ahora era tarde.

Dejó que las lágrimas se secaran, era mejor así. Tenía una promesa que cumplir y lo haría. Miró a Megerah tentado de decirle que corra, que vea si logra salir o quién la atrapa. No lo dijo, sin embargo, ella no tenía la culpa de nada.

-Ven-, susurró girándose sobre sus talones. Haría la compra antes de que algo más pasara, y pobre de aquel que decidiera cruzarse en su camino en ese momento.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eager of this freedom you deprive me of ~ Corah, Kariel

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.