Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» FB - Curioseando [Emma Holmes]
Ayer a las 23:41 por Yasha

» Of course I feel too much, I'm a universe of exploding stars|Moira.
Ayer a las 22:40 por C'Nedra

» Intensive {Priv.}
Ayer a las 22:40 por Schaffer

» Secret Whispers (Aldith)
Ayer a las 22:16 por Aldith

» Blood of my Blood [FB +18 Arian]
Ayer a las 21:59 por Arian

» Mi prioridad eres tú (Celesei) +18
Ayer a las 21:55 por Vhalerion

» Trying to scape this hell (Linael)
Ayer a las 21:46 por Linael

» Aftercare (Vaurien) +18
Ayer a las 21:33 por Arian

» Draconians por Mes
Ayer a las 21:23 por Arian

» Draconians por Cerrar Temas
Ayer a las 21:21 por Arian

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


Flying high to the sky - Kain

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Flying high to the sky - Kain

Mensaje por Kyrieth el Jue Jun 11 2015, 18:33


Every dragon has it's secrets,
and I'll show them all to you


Me había despertado bien temprano para salir cuanto antes de la base sin levantar sospechas. Lo cual, una vez en el exterior, me pareció una estupidez puesto que no era la primera mañana que me levantaba a tales horas para ir a trabajar o a cazar o simplemente ir a dar un paseo por la ciudad. Aunque desde la persecución que tuvimos antes de lo de las montañas no había pisado mucho Talos la verdad.
Demasiados recuerdos.
Ahora solo quería alejarme del alcantarillado y ver a Kain.
Estuve un buen rato caminando por el bosque, perdiéndome entre la espesura buscando el lugar donde había quedado con Kain. En un claro cercano al altar de tierra. Debo reconocer que me perdí aposta en cierto momento del camino. Sabía que si me retrasaba un poco, Kain me esperaría, y tampoco me iba a demorar demasiado, tan solo quería sentir el bosque, pasar por el altar de tierra, saludar a la diosa y seguir en dirección a donde habíamos quedado.
Hacía mucho tiempo que no me dedicaba un rato a mí misma, para pensar, para disfrutar de mi adorado bosque, de sus colores y olores.
A veces echaba de menos esa época en la que solo estaba yo, sin ninguna preocupación más que la de sobrevivir cada día, pero sin miedo a que me encontraran. Había estado sola viviendo en el bosque antes de entrar en la resistencia y la nostalgia venía a mi en forma de sueños en numerosas ocasiones. Ya estaba más que acostumbrada y por mucho que quisiera vivir en paz, alejarme de todo el caos de Talos, sabía que no podía hacerlo. Tenía un deber y ese era el de luchar por la liberación de los esclavos y la igualdad entre humanos y dragones.

Finalmente di con el sitio y fue cuando me topé con los ojos irisados de Kain cuando logré despejar todos mis miedos.

Había estado todos estos días sumida en un horrible caos interno. No quería hablar con Trystan, ni con Nyssa, con nadie. La única con la que me dirigía la palabra era con Pandora que era la que me había estado ayudando con lo de la silla de dragón. Me había dado cuenta de que en los últimos días, había perdido confianza en la resistencia. Había tenido pesadillas terribles y prácticamente había evadido a todo el mundo en la base, encerrándome en mi despacho y preparando mi viaje.
Tenía que averiguar qué le había pasado a Ever y el resto de problemas solo me distraían o me causaban dolores de cabeza. Ya tendría tiempo para arreglarlo cuando volviera.
Claro que, todo el agobio que llevaba encima era difícil de quitar y de soportar.

Pero el ver al chico, ahora dragón, del bosque allí de pie sobre sus escamosas y enormes patas, me llenó de luz por completo. Me era prácticamente imposible no acordarme de Ever y su forma dracónica cuando se transformaba y me dejaba observar el brillo de sus escamas zafiro. La gente les temía, la gente les odiaba. Pero eran mucho más que meros monstruos.
Me quedé mirando las proporciones del dragón asintiendo con la cabeza al comprobar que seguramente la silla que le estaba confeccionando le iba a venir de maravilla. Debía darle las gracias a mi estupenda cabeza que era bastante útil para aquellas cosas técnicas y a mi espléndida memoria.

Ahora que lo pensaba... no le había dicho a Kain que planeaba montarle utilizando una silla. Esperaba que lo entendiera, por la seguridad de ambos, sobre todo mía, tampoco era plan de caerme de su lomo nada más comenzar a volar. Por ello este día había traído un conjunto de cuerdas con una serie de nudos que me iban a servir tanto de arnés como de riendas.
Ya habíamos hablado de todo ello, sobre lo de volar, y los dos estábamos seguros de que queríamos hacerlo y llevar todo adelante. Quizás él también quería saber por qué había muerto Ever.

Me acerqué al dragón de bronce y con una sonrisa le di un par de palmaditas en la pata a modo de saludo. Mi afán por descubrir y saber me traicionó y terminé repasando la forma de sus escamas con las yemas de mis dedos, notando la dureza y vislumbrando el brillo de las mismas.
Desde que Ever vivía no había tocado la piel de un dragón con tanta tranquilidad, porque asumámoslo, había volado en las garras de Alaric un par de veces y no había estado nada cómoda, sobre todo por las situaciones que me habían llevado a ello.
De cualquier manera eran criaturas maravillosas.

-Hola lagartejo- desprendí el conjunto de cuerdas que llevaba amarradas al cinturón y se las enseñé -Esto es para no matarme. ¿Estás preparado?- pregunté aferrándome a las cuerdas -Ah, te estoy preparando una sorpresa para no tener que usar estas sogas la próxima vez, una silla. No te preocupes, será cómoda- me acerqué a su cuello y apoyé una mano en el mismo -Baja la cabeza, he de ponerte las riendas.




Kyrieth:

I can't scape from my dreams:

avatar
Kyrieth
Human

Ocupación : Arquitecta e inventacosas en general. Jinete de dragón.
Mensajes : 616

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flying high to the sky - Kain

Mensaje por Kain el Sáb Jun 20 2015, 03:08


Hoy ere el tan ansiado día en que iba a practicar mis técnicas de vuelo con una jinete, no mi buen amigo Abel, sino Kyrieth, la chica más intrépida que conocía a lo largo y ancho del bosque en que residía. Esperaba con ansias este día desde que me lo anunciara, porque volar solo era una cosa, más o menos lo dominaba ya, lograba no chocar contra muchos árboles, siempre a kilómetros de mi casa, para evitar que alguien pudiese descubrirme pues Kyr decía que debía ocultar lo que era a todo el mundo si no quería verme en problemas. Por alguna extraña razón los híbridos no éramos bien vistos entre la sociedad, los dragones nos perseguían y mataban por ser algo que odiaban supuestamente, aún teniendo su sangre corriendo por nuestras venas. Me costó admitir que era mitad dragón, y una vez pasada la fase de negación y de aceptación estaba la de curiosidad absoluta por aprender a dominar mis habilidades, por saber más de que era y comprender tanta inquina hacia nosotros, si no le hacíamos daño a nadie.

Había decidido quedar con ella en un claro del bosque quedaba lejos de las mirada indiscretas, de todo núcleo urbano y gente que sintiese la curiosidad de ojear lo que hacíamos. También debía decir que ese claro no exactamente un claro... ahora si lo era, pero porque mi enorme cuerpo de lagarto había hecho estragos en la zona, entre la cola y el fuego no quedaba más que un círculo irregular con troncos chamuscados y algunos tirados por el suelo. ¿he mencionado ya que era un círculo muy muy grande?, tanto como grande era yo en reptil, llegando a preocuparme de lo que podía hacer a alguien tan delicada como Kyr si no andaba con ojo. Pero no solo decidí verla en ese claro para no aplastarla, también tenía que ver con que me costaba horrores lograr transformarme en dragón, no sabía como hacerlo... hubiera deseado tener alguna palabra mágica para esos casos pero al final tenía que acabar pensando en cosas malas o tristes que me hiciesen querer cambiar algo o proteger a alguien. El caso es que tras unas horas lo logré, esperando allí con mis broncíneas escamas reflectando la luz del astro rey, menando la cola como solían hacer los perros y con las enormes alas plegadas en los costados, quieto, con la mirada clavada en el frente.

Pude apreciar un sonido cerca y giré el cuello para comprobar que no era un intruso, esperando que fuese un animal porque así no tendría que hacerle daño con la enorme cola. Por suerte era Kyr, que venía cargada con algunas cosas, exhalando humo por mis fosas nasales en señal de alivio, dejando que se acercara cuanto quisiera, sin moverme o hablar, porque mi voz en esa forma no me gustaba, cavernosa... me hacía parecer más malo de lo que en realidad era. Pude notar sus manos delineando mis escamas, al parecer le gustaban demasiado y a mi no me desagradaba... era una sensación extraña, porque las escamas eran duras no, durísimas, una capa protectora natural que pocas cosas lograban traspasar. Kyr ya me había puesto sobre aviso de los peligros para los dragones, del jade y por supuesto aquellos lobos gigantes que conocimos por las malas. Ni notñe que golpeó mi pata por ejemplo, aunque no me habría molestado dado el tamaño considerable en comparación a la pequeña Kyr.

-Hola... y te he dicho que no me llames lagartejo, tengo nombre y soy más humano que dragón- me quejé por enésima vez, atendiendo a lo que decía sobre las cuerdas y todas esas cosas. Acabé por hacerle caso y bajar el cuello para que pudiera poner las cuerdas o las riendas o lo que fuese aquello, curioso por la silla mencionada y la forma. Esperaba que fuese cómoda para que no acabase maldiciendo y negándome a volver a llevarla... tenía que confiar en ella, tenía que fiarme de las personas a las que les preocupaba mi bienestar porque a Kyr le importaba, de lo contrario no se hubiese quedado cuando descubrió lo que era. Me terminé de agachar para que le fuese más sencillo subirse a mi espalda. -Una silla... eso está bien, aunque debe ser cómoda y bonita, no me vas a poner cualquier cosa... y conociéndote seguro que no tengo de que preocuparme.- intenté no girar el cuello para mirarla hasta que las riendas estuviesen puestas en su sitio. -He preparado un plan de vuelo bastante seguro... o eso espero porque no he visitado muchos lugares volando... espero que tú si.- como nos perdiéramos iba a ser muy gracioso.




avatar
Kain
Hybrid

Ocupación : Terrorista
Mensajes : 169

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flying high to the sky - Kain

Mensaje por Kyrieth el Miér Jul 01 2015, 01:45

La voz de Kain se alzó en el silencio del bosque, aunque casi sonaba a un conjunto de gruñidos era fácilmente entendible lo que estaba diciendo. Reí suavemente mientras le daba unas palmaditas en la pata ante su obvia reacción molesta por haberle llamado lagartejo.
Sabía bien que era más humano que dragón, o al menos él se sentía así. Era un híbrido, eso sí que no se lo iba a negar nadie y su forma dracónica era menor en tamaño que la de un dragón puro. Aunque debía decir que a mi me resultaba igual de fiero que cualquier dragón que se preciara.

Me dispuse a colocar el conjunto de cuerdas y nudos amarrado a su hocico y a sus cuernos, y cuando terminé acaricié de nuevo las escamas de su cuello. Era curioso estar tan cerca de un ser como aquel, casi costaba aceptar que el que estaba debajo de aquella piel de reptil era nada más y nada menos que el mismo Kain.
Se agachó como pudo para ayudarme a subir, pero yo era demasiado pequeña como para lograrlo de un simple salto, así que con una pueqeña patadita en el suelo alcé una columna de tierra bajo mis pies con la que sí pude alcanzar su lomo. Me senté justo en la unión de su espalda y el comienzo de su cuello con las piernas cayendo a ambos lados.

-No te preocupes, la silla será preciosa, con el nivel de sofisticación requerido para un joven criado en el bosque- dije entre risas antes de inclinarme un poco hacia adelante y comprobar que había colocado bien las correas.
Agarré un par de cuerdas que me llegaban desde el cuello del dragón y las até a modo de arnés a mi cintura y a mis piernas solo por precaución. No quería terminar cayendo al vacío, aunque confiaba en que Kain no se moviera de forma muy brusca sabiendo que estaba sobre él.
Me pasé la lengua por los labios humedeciéndolos un poco y concentrándome para reunir todas las fuerzas que necesitaba para aquello. Quería dejar atrás las preocupaciones y lograr hacer algo con lo que pudiera disfrutar.

-Volando no, eso es evidente, pero sí que me he movido por algunos lugares... o al menos he cotilleado y memorizado algunos mapas, no debe ser muy difícil orientarse.

Ahora comenzaba todo. Quizás ya había comenzado cuando descubrí que mi destino estaba en Isaur, pero en ese momento, era cuando sabía que no había vuelta atrás. Me había emperrado en construir aquella silla, le había pedido ayuda a Kain, probablemente el último ser sobre la tierra que tuviera algún tipo de relación cariñosa con Ever a parte de mí, y allí estaba, sobre aquel enorme cuerpo con dos grandiosas alas a punto de elevarme por el cielo.
Saqué un par de guantes de cuero de uno de los compartimentos de mi cinturón y me los puse para poder sujetar las riendas sin que me hiciera daño el roce de las cuerdas. Luego me puse las gafas cortaviento que había hecho con la ayuda de Pandora y respiré hondo.

-Estoy preparada Kain. Adelante.




Kyrieth:

I can't scape from my dreams:

avatar
Kyrieth
Human

Ocupación : Arquitecta e inventacosas en general. Jinete de dragón.
Mensajes : 616

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flying high to the sky - Kain

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.