Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Now is my turn [FB Megerah]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Kariel el Mar Jun 02 2015, 07:31

Corah no dijo nada sobre no visitar a Megerah, así que técnicamente no estaba rompiendo su confianza. Así y todo, prefería que nunca se enterase de esto, era demasiado celosa a veces.

Tocó la puerta, puesto que la llave extra la tenía Mina, y sonrió inocentemente cuando ésta abrió la puerta. La mujer lo hizo pasar con una mueca-. Juro que cada vez que pones esa sonrisa, me salen canas nuevas. ¿Qué te traes?

-Nada, sólo una pequeña visita...


-Y adivino que el que sea justo cuando Corah no está, es pura coincidencia-,
dijo ella resoplando ante la sonrisa de su amo-. Bien, pasa. Mis labios están sellados. Pero te advierto: te estas metiendo en un berenjenal sin razón alguna.

Kariel le depositó un beso en la frente y le dedicó una enorme sonrisa-. Razones tengo. De esas siempre me sobran. Lo que me hace falta es ser menos suicida, pero todos tenemos defectos.

Manteniendo una expresión llena de diversión, entró a la habitación donde estaba la heartless recuperándose. Su rostro se relajó hasta verse serio. Mina y otros sirvientes habían estado curándola y vendándola, además de darle comida y bebida. Aún así, las torturas no son agradables y siempre hacen mella.

-Quiero disculparme por lo del otro día. Me temo que aunque te diga que era necesario, encontrarás pocas razones para no mandarme a la mierda por ello...


Apoyó la espalda contra la pared, manteniendo la distancia entre ellos mucho más que la vez anterior. No estaba seguro de por donde abordar el tema, la personalidad de Megerah era algo volátil.

-Corah tiene sentimientos encontrados contigo. Yo en cambio no soy esclavo del orgullo o del deber como ella. No voy en contra de mis emociones, y a veces hasta voy con el flujo de las de ella... Tanto esto último como la idea de que tengo un capricho sexual contigo, van bien para mí.


Estaba implícito que no era eso. O al menos no sólo eso. Sin embargo, como todo buen aristócrata no iba directamente al grano, rara vez les interesaba hacerlo, puesto que preferían tantear y analizar el terreno. No quería soltar todo de una y que ella se volviera totalmente hostil.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Megerah el Miér Jun 03 2015, 00:31

Erah fruncía el ceño mientras el efecto de la curación hacía mella en la herida de su antebrazo izquierdo. Un murmullo de queja y molestia sonó apagado en su garganta. Le ardía. Y no era de extrañar después de que la dragona le arrancara los puntos, jugase con limón, sal y alcohol, hasta que a la esclava se le saltaron las lágrimas. O gimió de dolor. Megerah no era capaz de recordar gran cosa, pues su mente había sido embotada por tanto daño. Había llegado un momento en el que la mirada llegó a nublársele. Por suerte, Corah había tenido el detalle de dejarla en paz desde entonces. Salvo por alguna visita esporádica para evitar que la rubia se durmiera. Qué coñazo de tía.

La humana llegó a sorprenderse cuando, no contenta con llamar al mejor sanador para que atendiera su herida -después de la señora chapuza que la dragona le hizo sólo por joder-, unos esclavos interrumpieron su tranquilidad. Por lo visto, los había mandado Kariel, bajo el matiz de que no eran esclavos, sino sirvientes. A Erah le costaba ver la diferencia y prefirió no curiosear mucho. No tenía cabeza para ello tampoco. Se dejó hacer. Esta gente la limpió, alimentó y curó, según las indicaciones del médico.

No obstante, Megerah sabía que aquello tardaría en sanar. Otra vez, vuelta a empezar. Si tan sólo Corah se hubiese estado quietecita, pensó con la nariz encogida. Lo que Erah no quería admitir es que tenía cierto apuro a perder el brazo. A acabar como lo había hecho Moloch. Pues sería otra cosa más en común con él. Algo que la hacía parecerse a él... y la rubia quería pensar que sí era diferente. ¿Lo era? La humana había sido cruel, retorcida y... cándida con la persona que sacaba lo mejor de ella. Y esa persona ya no estaba. ¿Qué podía esperar de lo que le faltase por vivir allí dentro? Moloch volvería y, seguramente, acabaría con ella.

La puerta sonó y Erah abrió su mirada. Una lágrima de sentimientos contenidos se lanzó al vacío, impactando con delicadeza en su mejilla pero la rubia alzó la muñeca para interrumpir su caída. Era Kariel. Megerah arrugó su entrecejo, con curiosidad. Sabía que apenas tenía tiempo para recuperar su entereza característica. Aquel dragón la había pillado por sorpresa en aquel oscuro agujero en el que no podía ni sentarse para descansar. Una cadena rodeaba su cintura, acortando sus movimientos y llegando a clavarse en su cuerpo si intentaba sentarse. Por un par de centímetros, no alcanzaba. Así que, la esclava se apoyaba sobre la pared, para que las piernas no le temblaran tanto.

Observó, algo cegada por la luz entrante por la puerta, la figura a contraluz del hombre, atenta a sus palabras mientras parpadeaba un par de veces-. Y, ¿qué derecho tengo, como esclava, de mandaros a la mierda? -inquirió con un tono cansado, aunque con un atisbo de petulancia despertando en la entonación final. Una sonrisa ladeada hizo el intento de aparecer, acompañando el final de la pregunta-. No tenéis por qué disculparos... -terminó encogiéndose de hombros al explicarse-. Sólo yo soy la culpable de todo lo que pueda pasarme, con vuestra ayuda... o sin ella. -más sin ella, eso estaba claro. Tenía bien presente que, con su crimen, no era tan fácil tener palabras amables. Más bien, todo lo contrario.

Lo siguió con la mirada, hasta que se apoyó, como ella, en la pared, aunque fuera de su alcance. Como si fuese la distancia la única que pudiera mantener la tranquilidad en el lugar. Casi rió cuando mencionó los sentimientos encontrados. Se le antojaba ridículo, pero bueno, ella no era nadie para intentar hacerle ver a un dragón que podía estar equivocado o no. Lo cierto era que, los sentimientos de Corah le importaban tanto como la vida de cualquier rata de los establos-. Entonces... ¿habéis venido a saciar ese capricho? -piqueteó, enarcando las cejas una sola vez, sin dejar de mirarlo. Su gesto era tan pícaro como cansado. Pasase lo que pasase, Erah ya se había visto en la tesitura de cumplir como mujer aún sin tener la más mínima gana. Pero había algo en ese dragón que le hacía pensar que no estaba ahí precisamente por eso-. No sabía que Corah fuese tan flexible... o sensible, para concederos tal cosa... -jugueteó con las palabras. ¿Por qué tanto rodeo? Seguramente, la dragona estaría ausente por poco tiempo más. Qué manía de no ir al grano desde el principio. Algo de lo que ella también pecaba-. ¿Qué queréis de mí?





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Kariel el Miér Jun 03 2015, 05:09

Sonrió divertido ante su respuesta-. ¿Desde cuando uno necesita derecho para mandar a alguien a la mierda? –No estaba ni un poco ofendido por su petulancia, era atrayente, era esa fuerza interna en la que más de uno ponía su fe, él entre ellos. Eso era por lo que estaba ahí, arriesgándose a que Corah lo encontrase abusando de sus privilegios.

-Es una buena actitud para tener por la vida y valerse por uno mismo. Sin embargo, me extraña que estés pasando la oportunidad de mandarme a la mierda. ¿O es que el hecho de que te esté dando permiso es lo que no se atrae? –Se sentía más cómodo al devolverle los comentarios, le quitaba un poco los nervios al respecto. Eran de la buena clase de nervios, de los que te mantienen alerta cuando cometes estupideces o estás a punto de cometer una.

Cuando ella inquirió sobre saciar su capricho, no pudo evitarlo, sabiendo que probablemente la sobresaltaría o descolocaría, pero nunca fue alguien de resistir la tentación. Fue hacia ella y le pasó una pierna por debajo de las de ella y la alzó un poco, soportado el peso de ella sobre su pierna. Al mismo tiempo una de sus manos sostuvo la cadena de manera en que no se le clavara. No era lo más cómodo del mundo, pero de dejaría descansar un poco.

-Algo así… Puedes aprovecharte de mi capricho y descansar contra mí-, dijo en un casi susurro por la proximidad en la que estaban-. Corah y yo tenemos una relación complicada. Sin embargo, hay días en que le gusta cumplir mis caprichos, como en todo, hay que saber escoger el momento y tratar el asunto con delicadeza extrema. Pero ya una vez me negó el traspaso de una esclava importante para mí, no soy la clase de hombre que pierde dos veces en el mismo juego.

La miró a los ojos, que a pesar de estar tan cansados contenían una chispa imparable, esa clase de entereza que no era capaz de romperse con torturas, y seguía ahí a pesar de creer haberlo perdido todo-. ¿Qué quiero de ti? Es bastante sencillo, quiero que aceptes mi ayuda. Estuviste ahí donde yo no pude estar para Moira, porque Corah no me permitía acercarme. Quiero estar para ti ahora que ella ha ido en búsqueda de su destino.

Había sido doloroso tener que verla de lejos y sólo poder robar minutos aquí y allá. La dragona había tomado un placer malsano en separarlos. Pero Moira había encontrado pronto a Megerah. Y era injusto que hoy día, aún si ganara su desafío, seguiría siendo esclava. Encima de pasar en mano, como un juguete, difícilmente tenía esperanzas de un cambio, pero eso era lo que quería ofrecer.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Megerah el Jue Jun 04 2015, 19:35

-Desde que los dragones nos quitasteis cualquier derecho, haciéndonos esclavos sumisos y obligándonos a no teneros respeto por la falta de costumbre a ser sometidos… -juego de palabras, pues Erah conseguía salirse con la suya en la mayoría de las ocasiones-. Ser sumisa no es algo que me haya atraído nunca… -no era mujer para normas establecidas, pues no tenía reparo en saltarse las más transparentes si con ello conseguía beneficiarse. Había vivido a la sombra de un dragón respetado por el temor que inculcaba su figura, así que ella había disfrutado de libertad para hacer lo que se le antojara, aunque siempre fue prudente en ese sentido-. Y no se me da nada bien. –puntualizó, alzando un poco más la comisura izquierda de sus labios.

No se esperaba que aquel dragón tuviese un detalle así con ella. De hecho, no supo bien que iba a hacer al verlo acercarse. En un principio, pensó que la callaría de un ávido beso y de ahí, acabaría aprovechándose de la situación. Pero no. Kariel deslizó su pierna por debajo de ella, suponiendo ese apoyo que a la rubia le faltaba para poder descansar. Erah suspiró de alivio, al dejar de sentir . Un suspiro que no pudo contener. Casi se dejó vencer por el cansancio y con un esfuerzo tremendo controló esa avalancha que suponían esos endemoniados sentimientos que la instaron a cometer una locura tras otra, desviándola de ese camino que ella misma se había marcado desde hacía tiempo. Se tomó la licencia de apoyar la cabeza en el hombro del dragón, en un impulso desesperadamente humano por toda esa falta de cariño que la rubia tuvo a lo largo de su vida. El hombre la había pillado con la guardia verdaderamente baja, con apenas fuerza o ganas de replicar, o intentar jugársela a Kariel. Más cuando él era el que estaba siendo inesperadamente amable con ella.

Escuchó la aterciopelada voz del varón, dejándose embaucar por esa melodía suave, ronca y hasta sugerente. Aunque sus palabras hicieron que volviese a separar su cabeza de él, mucho más rápido de lo que tardó en apoyarla instantes antes, tan solo para poder mirarle a los ojos con el ceño fruncido-. ¿Traspasar? ¿Es eso lo que queréis? -¿lo que queréis… de mí? Erah sintió un nudo en el estómago-. Os olvidáis que yo ni siquiera pertenezco a Corah. –y la rubia dudaba muchísimo que Moloch cediese si se daba el caso de que aquel dragón le contactara para reclamarla como su esclava. El dragón negro la tenía demasiadas ganas para dejar que nadie frustrase los planes que tuviera con la rubia en su regreso. Planes que Erah sabía que no le iban a gustar. Pero era lo suficientemente inteligente para aceptar que lo que le pasara se lo había ganado a pulso… por jugar con fuego-. No creo que podáis ayudarme… -la desafiada dejó ver una sonrisa ladeada por un mero instante, como un quedo agradecimiento por la intención-. Como os he dicho, yo misma me busqué lo que me pase. –buscó esa mirada clara del dragón con sus orbes cristalinos-. ¿Qué ayuda pensabais ofrecerme? –tuvo curiosidad por esos intereses de Kariel.

Momo.

Erah sonrió al recordar a la morena. Había compartido con ella demasiadas situaciones desde que se vieran por primera vez en ese pasillo. Habían intercambiado muchas miradas, pensamientos, sonrisas ladeadas y travesuras. Había aprendido a acostumbrarse a esa franqueza inigualable, a esos gestos cariñosos que la propia Moira tenía con ella, por mucho que la rubia pusiese caras y se mostrase fría… aunque sí era cierto que Megerah siempre gozó de más sutileza ladina que la morena. Una compañía que, aunque no fuera constante en todos aquellos años, ahora echaba en falta-. ¿Sabéis algo de ella? –preguntó. La última vez que la había visto, Moira seguía siendo esclava… pero ella llevaba un par de meses siendo inquisidora… y desafiada.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Kariel el Vie Jun 05 2015, 02:18

-¿Vamos a jugar a generalizar? Yo también puedo, los esclavizamos desde que matasteis injustamente a muchos miembros de mi raza–, la metió en la misma bolsa como ella había hecho con él-. Y antes que digas que tú no mataste a nadie, yo no esclavicé a nadie, no había nacido en ese entonces.

No le enojaba la acusación, sabía que estaba más que justificaba, pero no podía evitar devolver la puya como había venido. La escuchó suspirar contra él e inconscientemente le acarició el cabello como intentando ofrecerle apoyo. Cuando se dio cuenta de lo que hacía, con suavidad apartó la mano, había sido un gesto automático e instintivo de protección.

-No me olvido. Simplemente tengo poca fe en que ejerza su propiedad durante mucho tiempo más, y Corah es la primera candidata a tomar posesión. Se ha encariñado mucho contigo, por decirlo de alguna manera, no voy a intentar definir sus sentimientos mejor que eso.

Megerah era lista, no creía necesitar explicarle mucho más al respecto, más cuando la miraba con una ceja alzada-. Podría sacarte de Talos, pero creo que no sólo te darían caza, sino que no es muy tu estilo o lo hubieras hecho hace bastante. Podría…. conseguirte jade… belladona… un vial de mi sangre si te sirviera, la de otros siempre es complicado…

Sabía que lo que acababa de decir no era ningún chiste, pero no era la primera vez que hacía declaraciones u ofertas que podrían llevarlo al exilio. Aunque realmente, había ciertos dragones que no eran ninguna pérdida para la raza… más bien lo contrario.

Sonrió con extrema dulzura cuando le preguntó por Moira-. Corah la liberó en Navidad. Vino a verme y pasamos las fiestas todos juntos… yo lo suelo festejar con mis sirvientes y familia adjunta. Estaba… contenta, asustada y decidida. Al día siguiente partió al bosque a buscar a la Resistencia… Quiere pelear por igualdad de condiciones.

Irónicamente había dicho que él la había inspirado a creer en eso… Corah probablemente escupiría espuma de la rabia si la escuchara. Aún distanciándolos no había podido sacarle muchos rasgos notables de Kariel-. Ella los encontrará y estará bien. Estoy seguro. No hay nada que la detenga cuando se le mete algo en la cabeza.

No estaba seguro de si Moira alguna vez le había hablado a Megerah de él, si sabía algo del vínculo que los unía, pero sus palabras, y su sonrisa eran probablemente bastante obvios. Había una ternura innata en sus ojos que sólo se reflejaban de esa manera cuando hablaba de su pequeña.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Megerah el Vie Jun 05 2015, 23:21

Bien, generalicemos pues, pensó la rubia. A pesar de la perla que el dragón soltó, echándole la culpa también del exterminio de su raza hacía eones, en los que Erah ni era proyecto de vida. Pff. Megerah se divertía viendo las reacciones de aquellos cuya raza dominaba por encima de la de los humanos. Qué rápido se picaban los dragones. De hecho, tal vez otro humano se habría llegado a molestar, o replicaría con demasiada facilidad. A la desafiada le divertía ese tipo de conversaciones, y no llegaba a sentirse molesta o insultada-. Puede que ninguno de los dos estuviera en ese momento, mas el orgullo dracónico vuestro os hace gozar y pretender quedar por encima de una vulgar esclava, ¿me equivoco? –escondió un tanto la sonrisa pero en sus azules centelleó ese brillo característico de picardía-. Y no, bien sabéis que no he matado a nadie… por el momento. –matizó con todo el descaro posible.

Un quedo murmullo salió de la garganta de la mujer al sentir aquella caricia sobre su melena. Erah no alcanzaba a comprender por qué aquel hombre había ido a ayudarla. ¿Quizás fuera cierto aquel capricho sexual que mencionó? Lo cierto era que, para querer tener una relación tan íntima con ella, no hacía por forzarla a ella. Y, tras una vida de forcejeos con Moloch según le apeteciera al dragón o no, la rubia sólo conocía a un hombre que jamás la había forzado a nada. Un hombre del que se había enamorado y que, de manera intrínseca, estaba ahí y así, por haberle ayudado. Un hombre cuyo pseudónimo no quiso ni pronunciar en su mente por todo ese dolor que su pérdida suponía para ella.


Desde su posición, clavó el mar de sus ojos en los azules de Kariel. Tragó saliva por todo lo que aquel dragón, en su optimista forma de pensar, ignoraba-. Vos no lo conocéis. –murmuró, con cierto temblor castigando su voz-. Ejercerá su derecho sobre mí hasta que uno de los dos muera. –agachó la mirada, humedeciéndose ligeramente los labios, antes de añadir nada más-. Ojalá pudiera garantizaros que volveréis a verme después de que él vuelva. –Erah seguía sin saber qué sería de ella en cuanto Moloch pusiera un pie en el castillo. En lo que a Corah concernía, no era ningún secreto para la rubia lo que había podido ver en la dragona-. No puedo negaros que tenga interés, pero no cariño, precisamente. –así hablaban sus torturas. La inquisidora era orgullosa y podía llamarle la atención –o hastiarle- el comportamiento de Megerah. Pero nunca lo admitiría ni se mostraría más sensible dentro de la frialdad con la que la trataba-. Podéis encontrar la roca más fría que exista y aún así, parecerá caliente a su lado.


Cuando empezó a enumerar todo lo que podría proporcionarle, una mezcla de extrañeza, agradecimiento y hasta compresión se dibujó en el rostro de la mujer-. ¿Tantas ganas tenéis de que acabe con mi vida que sólo me ayudáis proporcionándome medios para hacerlo? –Erah ignoraba la historia y las convicciones que habían empujado a Kariel a aquel cuarto. Y se le hacía tremendamente irónico que, tras dejar que ella se valiera de la pierna del dragón para descansar, fuera él mismo quien la encaminase a pensar de nuevo en aquel suicidio que Corah había frustrado.
Volvió a tragar saliva, pero esta vez fue por alivio al saber que Momo estaba bien. Con los años, las ocurrencias y aquella especie de empatía tácita entre ellas, Erah se había encariñado con la morena, más de lo que llegaría a admitir-. Siempre fue fuerte y terca… En un par de ocasiones dijo que se parecía a vos… ahora puedo entender por qué. –sus caminos, una vez en libertad, habían tomado direcciones opuestas. Una inquisidora y otra terrorista. Por ello, si se veían las caras estarían enfrentadas y casi obligadas a matarse. Por suerte, Megerah había puesto solución a ese posible problema, traicionando a su grupo. Traicionando a aquellos que le habían dado un hogar, según todos ellos. Mas Erah sólo consideraba la traición a Moloch, hombre que había destruido su vida, la había sometido, mentido, consentido y protegido. La rubia por fin vio el retorcido y ponzoñoso lazo que la unía al dragón negro… y quiso romperlo-. Seguro que hará grandes cosas.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Kariel el Sáb Jun 06 2015, 01:08

Sonrió astutamente al escucharla-. Tanto quizá como el vuestro que en falsa humildad queréis pretender que de verdad creeís vuestras palabras-, rebatió con facilidad-. ¿Pero sabes qué? Tengo un don particular para detectar cuando alguien la está pasando bien-, bromeó alzando las cejas-, y si encontramos el uno en el otro alguien que goza de los mismos placeres malsanos, es decir, de la plática por el placer de la misma discusión, ¿por qué intentar fingir que no podemos ver la diversión del otro?

Escuchó las palabras de Megerah, por eso a él no le gustaba comprar esclavos, y así y todo los liberaba cuando lograba establecer confianza. El miedo a los amos siempre le rompía un poco el corazón-. Puede que yo no conozca a Moloch como tú lo conoces, pero lo mismo puedo decirte de Corah. Ella ha hecho mucho por mi… y me ha dejado ver partes de su ser que uno creería extintas. Pero no viene al caso, algún día quizá lo veas por ti misma.

Le puso una mano en el rostro, se veía tan joven y pequeña, ¿cómo podían querer lastimar a una criatura así? Que lo primero que pensaba era en acabar su propia vida, cuando tenía tanto fuego por dentro. ¿Dónde estaba ese poder, esa decisión? Thareon, ¿dónde estás para revivir esta llama? Quería mantenerla con vida, pero los discursos inspiracionales no eran lo suyo.

-Si fueran para acabar con tu vida, una hoja común y corriente bastaría, cianuro bastaría. Y desde luego no ofrecería algo tan preciado como mi sangre. No, hablaba de usarlo para recuperar tu corazón, se dice que la sangre de dragón ayuda a los humanos a expandir su mente de tal manera que pueden ver más allá de la línea del tiempo por unos momentos. Y si fueras a apuñalar a un dragón en forma humana con una daga de jade, lo interesante no es el agujero que le haces sino cuando éste hace contacto con la sangre le estás envenenando…

Sus instintos gritaban que retirase la oferta y se fuera, que preservara su seguridad, que no la arriesgara por alguien que no conocía, pero estaba listo para ello. Sin embargo, no estaba listo para ofrecer lo que estaba por ofrecer-. Y si no te sientes segura de poder sola, puedo ayudarse, sólo que dudo que mi identidad pueda preservarse en secreto y no podré protegerte luego… y habrás perdido aquello que hayas desarrollado en este tiempo sin corazón.

Lo cierto era que luego de matar a Moloch podría terminar en manos de alguien nuevo y peor, pero si ella no reencontraba sus deseos de lucha, no había manera de que nada resultara, sin importar qué opción tomara-. Desde niña siempre has tenido un carácter fuerte, sabes seguir el flujo para aprovechar el momento en el que puedes atacar. Aunque quizá he llegado demasiado tarde y has perdido la voluntad…

Miró hacia otro lado, no quería pensar en ella pero con ese tema era inevitable-. Hubo una vez… alguien que había perdido por completo su voluntad-, su voz era apenas un susurro-. No llegué a conocerla de otra manera, no sé cuánto le duró o si quebró de inmediato. No tenía ni un nombre, sólo un número de compra-. Abrió la boca para hablar una y dos veces pero la cerró. Apretó la mandíbula y miró a Megerah-. Tú no eres como ella. Eres más parecida a mí, no vas a rogarle a otro que te mate como ella lo hizo conmigo, te quitarías tu propia vida, ese valor no te falta. Pero personalmente yo preferiría morir luchando… Dime, ¿nos parecemos en eso también?

La miró con intensidad, esperando una respuesta positiva que presentía que estaba allí, casi la podía sentir debajo de la yema de sus dedos. O quizá era la intensidad de esos ojos celestes que a pesar de haber vivido su vida subyugada decían llenos de astucia y provocación. Quería protegerla, pero no podía hacerlo solo, ya la vida se había encargado de demostrárselo.

Soltó un resoplido divertido al escucharla citar a Moira-. Supo sacar lo bueno de Corah y de mí, ese es su mérito por completo. Y tiene las agallas que nos faltan a los dos-. Él no se consideraba fuerte y terco, eso era más del lado de Corah a su entender. De él había sacado lo habladora y socarrona, quizá. Asintió ante la última frase de la rubia, la pregunta es si alguno de ellos dos estaría ahí para ver los resultados.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Megerah el Sáb Jun 06 2015, 16:35

Erah fingió indignación, abriendo ligeramente la boca, divertida-. ¿Desde cuándo os comparáis con una vulgar esclava humana? –alzó una de sus cejas marcadamente, demasiado complacida por las palabras del dragón-. Tenéis suerte de que sea prudente y no tenga motivos para descubriros ante nadie. -¿a él? Poco a poco se iba ganando todo lo contrario. Era francamente agradable poder tener una conversación con una persona que tenía nulas intenciones de castigarla. Más a esas alturas, cuando la rubia tenía asimilado que a partir de ahí, su vida estaría entre cadenas. Mucho más de lo que pudo estar antes de que Moloch le arrancara el corazón-. No obstante, gracias… por regalarme una conversación tan… distinta a las que he tenido últimamente. –enunció con verdadera sinceridad. Erah pecaba de franca muchas veces, pero casi todas ellas, lo hacía con comentarios ponzoñosos, con veneno en sus palabras cuyo objetivo era desarmar las mentes débiles de sus oponentes. Pero con Kariel, tenía que admitir que sus prejuicios –y la costumbre de protegerse- le habían jugado una mala pasada.

Erah sintió alivio al dejar a Moloch de lado en la conversación pero… ¿en serio? ¿Que no conocía a Corah? La rubia sintió un escalofrío. Por todas esas veces que la había visto de compañera, siempre mirando por encima del hombro, con un ego que rozaba las nubes y una petulancia cegada que rayaba la estupidez en muchas ocasiones. A todo ello se le sumaba la crueldad de los últimos días, y esa obsesión por quedar por encima siempre, sin opción a réplica-. He visto suficiente de su carácter por lo que me queda de vida, gracias. Podéis decir que es sensible, caritativa o comprensiva… -carraspeó, casi mirándolo con cierta disculpa en sus azules-. Pero yo os seguiré rebatiendo eso hasta que ella me demuestre lo contrario. –cosa que Megerah consideraba imposible o en el peor de los casos, algo que ella no llegaría a ver.

Aspiró sonoramente por la nariz cuando sintió la cálida palma del dragón en su mejilla. Cerró los ojos y ladeó la cabeza ligeramente para propiciar ese roce. Qué bien la hacía sentir. Aquel contacto hizo mella en ella y la rubia tuvo que fruncir el ceño un tanto para no ser desbordada por la desesperación que conseguía mantener a raya para mostrarse fuerte, como siempre había hecho, ante cualquier adversidad que fuese a ella de frente. En realidad, estaba cansada de pelear ya, pero por inercia seguía haciéndolo. Llevaba toda su vida luchando y no conocía otra forma de vida. ¿Qué ganaba con rendirse? Nada, y aún así había pensado en acabar con su vida el día que la pillaran. Por desgracia, había sido antes de lo previsto, pues, de lo contrario, ella ya estaría muerta. En ese primer día que Corah la estuvo torturando, dejó de buscar la solución drástica, pues la rubia sabía que la dragona no era tan estúpida como para darle esa facilidad. Por ello, estaba tan ofuscada que vio en las opciones de Kariel esa vía rápida que en realidad, dudaba mucho que tomase. Total, Moloch pondría fin a tanta tontería en cuanto volviese.

¿Recuperar su corazón? Erah elevó sus párpados por fin, con una intensidad en sus zarcos ojos que no hacía más que aumentar según escuchaba al dragón. No obstante, no mencionó palabra, pues estaba verdaderamente interesada en todas esas palabras del varón que revelaban demasiadas razones que podrían marcar la desgracia o caída de aquel aristócrata. La oferta de Kariel la pilló por sorpresa y la hizo reflexionar. ¿Tanto la conocía como para ofrecerle algo tan… peligroso para él? ¿Desde niña? Megerah tuvo la sensación de que aquel dragón, por haber ayudado a Moira, las llegó a observar desde las sombras. ¿Cómo si no sabría cómo era ella? Tampoco es que hiciera falta mucho tiempo para saber que la rubia no era precisamente muy sumisa u obediente ante injusticias. El pensamiento hecho palabras del dragón, esa duda de que ella hubiese perdido la voluntad, la hizo fruncir el ceño. ¿Lo había hecho? La esclava sonrió levemente al convencerse de que no había sido así. Que fuese consecuente con lo que le faltaba por sufrir no implicaba que dejase de plantarle cara a quien fuese su verdugo.

Y entonces el dragón apartó la mirada, en lo que Erah tomó como un gesto para aunar fuerzas y enunciar unas palabras a las que no estaba acostumbrado. Lo sabía porque ella hacía lo mismo. Le vio titubear mientras hablaba. Y sin saber por qué, algo se removió en su interior. No supo decir si fue compasión. Empatía. Alivio… Mas sabía perfectamente que lástima no era. Entonces ambas miradas claras se encontraron de nuevo, en una conexión de intensidad eléctrica. Y fue el cuerpo de Erah quién reaccionó por ella ante la pregunta, haciéndola enmudecer e inclinando su rostro hacia el del dragón, besándolo como simple respuesta. Un beso sincero, agradecido, intenso que la mujer azuzó por un momento, antes de interrumpirlo- ¿Os parece éste un beso de alguien que ya capituló? –murmuró sobre sus labios antes de separarse para elevar de un lado una sonrisa-. No dejaré que os arriesguéis tanto por mí. –Erah alzó su mano derecha, para acunar la mejilla masculina-. Seguís sin darme motivos para que os delate y así será en lo que a mí respecta, por si eso os llegase a preocupar. –movió las yemas de sus dedos por la piel de su semblante, sin romper esa conexión entre sus miradas-. Pero no os dejaré que apostéis todo lo que tenéis por ayudar a una simple esclava condenada… por muchos caprichos sexuales que tengáis con ella. –habló de ella misma en tercera persona, bromeando en el último momento, queriendo hacerle ver al dragón que por mucha buena intención que tuviera, era mucho mejor para él no meterse en tantos problemas. O, ¿acaso era ella quien no quería suponer un problema para él?

Una sonrisa cariñosa afloró al rostro de la rubia cuando el dragón hizo aquel comentario de la antigua esclava-. Diría que hasta de los tres. –murmuró, incluyéndose-. La que menos ocultó de todos nosotros. Me habría encantado volver a verla. –hizo de su voz un susurro por ese anhelo repentino tan complicado de cumplir-. Y eso que había veces que me hastiaba que hablara tanto. –reconoció con un gesto teatral de fastidio. Aunque en él dibujara una sonrisa que hablaba de todo ese cariño que le tenía a la morena. Porque sí, Momo se lo había ganado, después de todo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Kariel el Dom Jun 07 2015, 23:58

-Desde bastante pequeño, comparar es una muy buena manera de entenderse-, rebatió encogiéndose de hombros como quien no quiere la cosa-. La confianza sólo se gana a partir de la sinceridad. Era un riesgo calculado-. Aunque riesgo al fin. Sin embargo para obtener resultados uno debía tomar riesgos. Y el día que le saliera mal, tendría demasiados otros problemas por los que preocuparse que en reprocharse a sí mismo.

-No hay nada que agradecer, es un placer cuando uno lo hace con otra conversadora tan ávida a jugar con las palabras-, dijo inclinando la cabeza con suavidad sin romper el contacto de la mirada. No había encontrado en sus frases la malicia innata que uno podía hallar en quienes se desesperaban por intentar hacer daño de alguna manera. Era más bien un mecanismo de defensa que picaba en búsqueda de debilidades, y no podía reprochar algo que él mismo tendía a hacer… Ya Leoric se encargaba de reprochárselo.

Reprimió una carcajada ante los atributos que ella sugería-. No, no tengo semejantes pensamientos ilusorios-, sin embargo no planeaba aclarar más al respecto de Corah porque no venía al caso y en general prefería que la gente razonara y comprendiera por sí mismas. Y Megerah sin duda era astuta, si quería ver las buenas cualidades que aún tenía la inquisidora, las vería.

Sus ojos se abrieron bastante en un gesto de silenciosa sorpresa cuando la rubia hizo presión contra su mano, disfrutando del contacto el cual el dragón pronto convirtió en una suave y lenta caricia. Era difícil no ver ni a Megerah ni a Moira como niñas cuando sus inseguridades se palpaban con tanta facilidad y se sentían tan maleables en sus manos. Despertaban en seguida sus instintos protectores al mostrarse tal como eran. Deseaba rodearla con sus alas como una especie de capullo y dejarla dormir contra él durante horas, protegiéndola del mundo exterior.

Se perdió la sonrisa de ella por estar demasiado perdido buscando las palabras, y haber apartado la mirada. En cuanto la regresó a ese cielo claro que eran los ojos de Megerah se encontró con una fuerza terrible que lo arrastró con el poder de la marea en medio de una tormenta, implacable e hipnotizante. El beso lo agarró de sorpresa y por un segundo dudó si había sido él quien había traspasado los límites y había tomado algo que no debía. Pero no. Había sido ella quien lo había besado… Y con un quedado rugido que vibró en su garganta ladeó la cabeza dejando caer los párpados y se abandonó contra esos labios que parecían transmitirle muchas cosas.


Se separó sintiendo los labios hormiguear y abrió los ojos para encontrarse con la intensa mirada de la esclava y con sus palabras que le hicieron soltar una risa entre divertida y aliviada-. No. Los besos nacen de la vida; del deseo y de la perseverancia. Nadie dispuesto a rendirse podría hacer algo así-, contestó manteniendo una sonrisa dulce en el rostro.

Sus párpados cayeron un milímetro cuando ella depositó la mano en su mejilla y sonrió divertido al escucharla jugar con la excusa del capricho sexual-. Yo no planeo dejarte seguir así… así que estamos en un impasse. A menos que me digas que tienes un plan, una resolución, o que estás planeando tomar parte de mi ayuda-, debatió alzando una ceja, esperando a ver qué es lo que tenía ella para decir al respecto.

Esperaba que Moira y Megerah pudieran reencontrarse, no era fácil encontrar un amigo de verdad en la vida, uno de esos que no te abandonan ni te dan la espalda cuando las cosas se ponen complicadas, o que sólo están en los momentos complicados-. Volverás a verla, tengo el presentimiento. Y si bien la videncia no es un don de los dragones… creo que va más por el lado de conocerla a ella-, aclaró con una sonrisa cariñosa, confiaba en que Moira algún día vendría a verle, y quizá esto le serviría de incentivo a la rubia.

Soltó una carcajada al escucharla quejarse de que su hija adoptiva fuera charlatana-. Me temo que entonces no es buena idea que pases mucho tiempo conmigo, suelo hablar bastante más que ella-, advirtió puesto que había hecho una oferta al respecto, y era además una buena forma de recordárselo. Aún quedaban muchas cosas para ella en esta vida, no podía rendirse tan pronto.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Megerah el Jue Jun 11 2015, 20:00

Erah torció la sonrisa, llegando a suavizarla por la contestación del dragón. Acabó agachando la cabeza, a modo de suave asentimiento, dándole la razón. No obstante, no es la mejor manera que ella conocía, pues se había movido siempre en un mundo de sombras, donde las mejores armas siempre eran los ataques verbales y las frases retorcidas que escondían demasiadas intenciones que no podían exponerse directamente-. Sinceridad no es algo que me falte... -enunció la obviedad. Si había algo que a Megerah le sobraba era descaro y esa habilidad para tergiversar palabras y así lograr lo que ella quisiera-. Pero, bien sabéis que la sinceridad no lo es todo para ganarse la confianza. -matizó, pues a la vista quedaba que Kariel se había arriesgado para llegar a entablar la confianza necesaria con Erah para que ella supiese que no tenía que temer de aquel dragón.

¿Temer? Le estaba ofreciendo ayuda, aunque la rubia no llegaba a vislumbrar para qué. Megerah había aceptado el destino que parecía señalarle a voces que sería la próxima víctima mortal de Moloch. Pues Corah sólo era la pasarela al vacío que implicaba el dragón negro. Este hecho se proyectó momentáneamente entre los pensamientos de la rubia, haciéndola tragar saliva-. Sí que lo hay en realidad. ¿Cuántos dragones más tienen palabras amables o pretenden ayudar a una traidora? -preguntó con esa franqueza de la que había hecho alarde segundos antes-. Sois extraño, pues encontráis placer en costumbres más propias de humanos. -el reprochar, el mostrarse abiertamente, el conversar... la mayoría de los dragones seguían imponiendo su dominio, y aunque Erah gustase de decir las verdades a aquella raza, sabía perfectamente que despertaba animadversión, sin mucha paciencia para levantarle la mano. Hubiese sido esclava o inquisidora. Pero la rubia no era estúpida tampoco, gozaba del don de la oportunidad para ello.

Marcó su sonrisa, agachando parcialmente la mirada cuando Kariel le admitió indirectamente que aquellos calificativos no casaban con la dragona que se hacía cargo de ella, precisamente. Otra cosa que la sorprendió es que no insistiera más en el tema, pues su raza tendía a ser obstinada por naturaleza. Mucho más que la humana. Aquella mano que acunó la tersa mejilla de la esclava la hizo olvidarse de todo. Un efímero y suave contacto que la transportó a un lugar lejano en su cabeza en el que no había miedo al futuro inmediato, no había dolor físico ni sentimientos negativos. Ahí se sentía a gusto. Ahí estaba su zona de confort. Megerah exhaló, como si quisiera liberar sus temores embarcándolos en ese aire que expulsaba para que no volvieran a ella. Al menos, por un pequeño instante, en el que mantuvo los ojos cerrados, centrándose en aquella caricia.

La esclava se tomó esa libertad, valga la ironía, de buscar los labios de aquel dragón. Para su sorpresa, él se dejó llevar, correspondiendo aquel beso con un gruñido que erizó los pelos nacientes de la nuca de Megerah. Cuando sus miradas volvieron a encontrarse, instantes después, con sendos labios a una distancia prudencial, la rubia sonrió, satisfecha. Hasta que Kariel mencionó que no la dejaría seguir así-. ¿Así cómo? -frunció el ceño levemente, mientras paseaba sus dedos por las facciones del hombre. Esa ayuda de la que él hablaba... Megerah no lo entendía. ¿Por qué?-. Sigo sin saber cómo tomar la ayuda que me ofrecéis. Soy consecuente con lo que he hecho y dudo mucho que Moloch me lo perdone. -la mujer sonrió entonces, pagada de sí misma, como si quisiera convencer a aquel dragón de ello-. Conociéndole me acusará de haberlo traicionado a él. -la rubia se encogió de hombros. A pesar de esa parte que gritaba y aseguraba que lucharía, Erah había aceptado el más negro de los destinos, que había estado acechándola entre las sombras desde hacía meses.

No tenía ningún plan, no se había parado a pensar en algo así, tampoco. Con la Muerte Negra era imposible planear nada, pues era tan cambiante e impredecible como el mismo tiempo. Megerah no sabría qué hacer hasta el mismo momento en el que tuviera que improvisar. Pero, ¿improvisar qué cuando sabía perfectamente cómo iba a acabar todo?

La desafiada enarcó una ceja, casi con sorna, al oírle hablar de Moira-. Mi futuro es demasiado incierto como para poder garantizar que yo esté aquí para cuando ella quiera venir a veros. -suspiró. Ella tampoco tenía el don de la videncia, de hecho ese tipo de asuntos no le gustaban lo más mínimo, como para tener la certeza de volver a ver aquellas claras pupilas y esa lacia melena negro azabache. Una risa suave emergió de su garganta por las divertidas palabras del dragón-. Puso el listón demasiado alto como para que me hagáis dudar que sois fiel competidor en conversación. Ambos sois ávidos conversadores de locuaces diálogos. Tendría que veros hablar entre vosotros para poder llegar a una conclusión. -bromeó, en aquel momento que significaba un remanso de paz lo suficientemente tranquilo para una conversación tan distendida.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Kariel el Jue Jun 11 2015, 21:58

Asintió con la cabeza puesto que Megerah no esta nada falta de razón, la sinceridad sola jamás lograba nada. La honestidad ayudaba bastante, pero siempre cuando uno quería ganar algo, debía de arriesgar algo. Era un simple intercambio universal, y a la vez una prueba que la mayoría de los seres exigían. La confianza no era algo que uno regalaba sin ver a quien, excepto que fueras muy ingenuo.

-Eso sería porque en general prefieren mantener el lugar donde están cómodos. Yo me rijo por mis propias leyes… siempre pondré mis deseos por sobre mi comodidad-, puede que muchos pensaran que eso no era inteligente, pero él se negaba a ser restringido más de lo que ya estaba. Si no podía vivir su vida como la quería vivir, ¿para qué molestarse en vivirla? No, su orgullo no permitía tal cosa. Su ego surgía con fuerza de tan sólo pensarlo.

-He escuchado más de una vez la idea de que mi personalidad es humana y lo encuentro completamente irrisorio. Los dragones no somos criaturas idiotas con personalidad limitada y me ofende bastante que la gente lo piense así, como si los humanos tuvieran una estructura sentimental mayor que la nuestra. No somos lisiados, he tenido suficientes dragones llorando en mi hombro como para decirte que sentimos y sufrimos, amamos y extrañamos como cualquier otro ser sobre la tierra. Y nosotros compartimos el sufrimiento de nuestros hermanos, porque están siempre ahí con nosotros. La crueldad más pura nace de desgarramiento del ser, de sus miedos, sus esperanzas, su cariño. No soy más  humano, simplemente he tenido suerte en mi vida.

Así y todo no dejaba de ser consciente de su lado oscuro, que sabía que estaba ahí puesto que le gustaba expresar sus deseos y exigencias. Como todos convivía con esa parte, pero no era de aquellos que la ignoraba o negaba su existencia, era parte de él y de cuando en cuando era una parte que accionaba. Posiblemente a esa parte más fea los humanos la llamaran dracónica. Así eran ellos, lo bonito es mío, lo feo es de otros. Al final del día ambos eran las razas más crueles… excepto por los elementales, que últimamente estaban demostrando ser tan capaces como ellos.

-Así. Resignada y ahogándote en tu propia amargura. No es digno de ti… Y antes de que hables de la dignidad de un esclavo, todos los días, todas las acciones, seas quien seas y estés donde estés, tienes elecciones. Siempre hay opciones extremas aunque no parezcan opciones porque están atadas a un miedo intrínseco. Ya que tu miedo no parece ser a morir, por lo resignada, diría que tu miedo es enfrentarte a tu amo… No eres cobarde, y el desafío a un heartless casi viene con el permiso a ser asesinado. ¿Qué estás esperando? ¿Es porque nadie lo ha hecho aún? Quizá todos están esperando a que alguien lo logre. El miedo los termina matando antes que el dragón que debería hacerlo. Es patético…

No había gran veneno en sus palabras, más bien estaba tanteando con qué podía azuzarla a la acción. Sus dudas sobre todo la estaban reteniendo cuando podría hacer mucho más. Podía, desde luego simpatizar con el sentimiento, él también había sido detenido por sus dudas, pero cuando era en situaciones extremas uno necesitaba empezar a luchar contra eso o rendirse del todo. Las medias pintas sólo desgastaban el espíritu.

-Sin embargo, si estuvieras conmigo tendrías más posibilidades. La gente además suele decir que traigo mucha suerte, deberías quedarte muy cerca-, contestó con una sonrisa guiñándole un ojo-. Personalmente, tiendo a hablar más con ciertas personas y en ciertos tópicos. Soy muy flexible en todos los sentidos. Pero con la gente que tiendo a hablar mucho, es mucho con M mayúscula. Afortunadamente he encontrado gente que lo aprecia.

Leoric era firme testigo de que podía hablar mucho…  hasta cuando debería de estar callado. Sin embargo, la gente que le causaba cierta repulsión como Giovanni, se limitaba a frases aquí y allá, o cuando el tópico no era de su gusto, como la moda y las telas se tenía que forzar casi a encontrar qué decir. Moira probablemente tenía un estilo más estable.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Megerah el Sáb Jun 13 2015, 22:10

La esclava lo escuchó con atención, antes de intervenir-. Pero no sois capaces de entender esa fragilidad que nos caracteriza a los humanos, pues tan solo vivimos un puñado de años que para vosotros son un mero suspiro en vuestra eternidad. -no del todo al menos. Para entenderla, hacía falta ser frágil, y los dragones, por mucho que Kariel dijera, podían ser sensibles… pero no frágiles. Mas, ¿quién era ella para dar lecciones a un dragón, a una criatura que podía sacarle mil de sus vidas de experiencia? Erah sonrió con cierta ironía-. Así que, vuestros deseos os incitan a ayudar a una humana que infringe la ley de Talos, ¿hm? -quería hacerle ver que, por mucho que agradeciera aquella visita, aquel gesto, era un riesgo innecesario para el dragón, porque podía perderlo todo por aquello. Y de lo que Megerah estaba segura era que a Kariel le quedaban muchos más años por vivir que a ella-. Tened cuidado con no resultar obvio o vos seréis el primero en caer. –murmuró con un gesto que poco o nada dejaba entrever esa preocupación de Erah por el simple hecho de tener el detalle de querer ayudarla. Un dragón. Fiel a la corona-. Tenéis a la inquisición demasiado cerca como para que yo quiera permitirme el lujo de vuestra ayuda.  -¿por qué se arriesgaba tanto por ella? Debía de haber miles de humanas, rubias, esclavas, que pudieran saciar sus fetiches y sus anhelos. De por sí, Megerah no se excluía del grupo, pero conllevaba un riesgo inherente para Kariel. Pero, ¿qué era lo que la hacía diferente?

La rubia tragó saliva llegando a preguntarse, con un leve fruncimiento de cejas, por qué le importaba tanto el destino de aquel hombre. Él hacía lo que no debía, y ella se preocupaba de que Corah lo pillase haciéndolo. Y fue entonces cuando se cuestionó sus propios motivos. Él estaba dispuesto a ayudarla. Lo que no se había admitido a ella misma hasta ese momento era que Megerah no quería ayuda.

Sonrió tanto que estuvo muy tentada de llegar a reírse-. No es tan sencillo. No me ahogo en un vaso de agua tampoco. Soy lógica, realista y consecuente con mi situación. Estoy condenada, Kariel. –dijo despacio, saboreando el nombre de aquel varón-. Cometí traición y Corah y Moloch serán mis verdugos… porque no me arrepiento de lo que hice. –admitió la rubia, posando su clara mirada en la de él, como si pudiera salvarse si alegaba arrepentimiento-. Es más, si repitiera, no dudaría en hacer lo mismo. –eso Erah lo tenía más que seguro. Después de todo, fue la promesa que le hizo a Thareon. Y eso era lo único que la rubia sería incapaz de incumplir-. Tal vez sea demasiado pedir por mi parte, pero quiero que todo acabe ya. –confesó, agachando la mirada, con gesto serio-. Que pase lo que tenga que pasar, pues el dragón negro es demasiado impredecible. Sé que vendrá por mí. Sé que dolerá. Mas es todo lo que sé. -¿matarlo? No dejaba de ser algo con lo que había soñado desde que tenía cinco años y tampoco lo descartaba. Pero era algo difícil de contemplar ante tanta incertidumbre-. No es el desafío, ni mi condición lo que me frena. No me frena nada en realidad. Supongo que quiero escuchar aquello que él tenga que decirme. O simplemente quiera tener la oportunidad de decirle un par de cosas. –Erah apretó los dientes momentáneamente al pronunciar el final de la frase. Había pasado la totalidad de su vida a las órdenes y deseos de Moloch, fueran del tipo que fueran. Reclamaba para ella entonces, el derecho de poder hablar con él sin tapujos de una maldita vez.

Erah, finalmente sonrió con un deje tierno, con la tentación de volver a acariciar la marcada mejilla de Kariel-. No dudo de lo bien que me trataríais de estar con vos… pero no creo que pueda ser. No os hagáis ilusiones por mucho que a ambos nos agrade la idea. –desde luego, con el par de peculiares dueños que había tenido, Erah tenía la fuerte convicción de que no hacía falta esforzarse mucho para que ella se sintiera mejor. Le estaba gustando aquella conversación para su sorpresa. Había descubierto en aquel dragón un ávido –y hábil- conversador que conseguía que la rubia se olvidase por un rato de su nefasta situación-. Vaya. He de sentirme… privilegiada por escucharos, entonces. –bromeó con una sonrisa a caballo entre dulce y pícara.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Kariel el Dom Jun 14 2015, 20:33

Rodó los ojos ante la necesidad de Megerah de diferenciarlos-. Todos los seres en este mundo viven distintas vidas, todas las razas tienen distinta cantidad de tiempo en este mundo, y yo estoy convencido de que los humanos tenéis un fetiche con el tiempo. El tiempo es mucho o es poco según cómo se lo utilice, yo en un par de meses he hecho más cosas útiles que algunos dragones en milenios. No hay medida más relativa que el tiempo. No importa cuánto vivas si realmente no lo disfrutas y aprovechas.

Era la eterna discusión, que si los humanos no entendían lo que era vivir miles de años, que si los dragones no sabían lo que era vivir menos de cien… Como si los miedos y esperanzas fueran distintos. Ambos parecían desvivirse por diferenciarse e insistir que los otros no les entendían, y que ser como el otro era malo. Kariel personalmente consideraba que deberían buscar mejores hobbies.

-Desde luego. No estaba ocultándolo de ninguna manera. ¿No sería ridículo que estuviera haciendo esto si no lo deseara? Quizá la pregunta es, ¿qué es lo que deseas tú? ¿Lo sabes siquiera? Mucha gente ve sus deseos nublados por el miedo. Su juicio y emociones también-, extrañamente una charla sobre los miedos fue de las últimas cosas que compartió con Moira-. No te dejes retener por grilletes invisibles, ya bastante has tenido con los reales-, agregó en buena medida pensando en su pequeña.

¿La gente realmente creía que la inquisición se dedicaba a agarrar dragones que se vieran más bondadosos? O algo estaba muy mal con los inquisidores y se aburrían demasiado en su trabajo y estaban buscando en donde no debían… eso de hecho sonaba a algunos inquisidores que conocía, mejor obviemos la segunda opción. Por suerte había gente competente, Corah entre ellos, y ella sabía bien su posición respecto a la reina. Él era leal, simplemente que tenía corazón de pollo.

-Mucha gente amaría verme caer, no dudes de que están siempre a la espera de que cometa un error. No estoy seguro de qué les genera tanta animadversión… probablemente es parte de mi encanto personal-, bromeó con una sonrisa ladeada. Su punto, por supuesto, era que siempre tenía cuidado. Y el día que cayera, al menos no tendría arrepentimientos al respecto.

-Podrías, claro, dejarte vencer. O podrías matarlo, y vengarte. Lamentablemente eso no sería el fin. El fin sería muriendo tú. Ahí es donde realmente se acaba. Por ahora, si fueras a matarlo ganarías fama… pero tu estatus de esclava no desaparecería por la reciente traición. Corah sería la primera en la fila para comprarte, pero habrá otros… y puedes elegir huir, por el resto de tu vida, sé de varios dragones obsesivos que te buscarían.

Le puso un dedo por debajo del mentón para que le mirara a los ojos-. Así como has rechazado mis otras ofertas imagino que esta también caerá en un saco roto, y lo entiendo. Así y todo, la oferta de comprarte cuando estéis sin dueño, está. Y tengo la costumbre de liberar a mis esclavos, muchos de los cuales eligen quedarse como sirvientes... Mina nació libre, pero a su abuela la compré, y se ha mantenido como tradición familiar. Por supuesto, no esperaría que tú te quedes... pero si te liberas de Moloch, recuerda mi oferta.

En ese momento, como si hubiera escuchado su nombre... y quizá había sido así, la mujer que había estado cuidando de Megerah abrió la puerta y miró la posición en la que se encontraban-. Le queda muy bien el papel de silla, mi Lord. Pero debería reconsiderar la parte ficcional de que los muebles hablen. Además, callado se ve mucho mejor. Por cierto: tic tac-, luego de eso cerró la puerta y si la ironía no había sido suficiente, tampoco había esperado a que Kariel le dijera que podía retirarse. Sin embargo el dragón rió divertido por un momento.

-Y esa es Mina... Antes que se te pase por la cabeza, no, ella no se comporta así delante de cualquiera. Me conoce de toda su vida y sabe adaptarse la situación... -Soltó un suspiro mirando los ojos azules de Megerah-. Me temo que tendré que acortar la visita, antes de que aumenten las posibilidades de que Corah regrese-. No se movió, no deseaba dejarla a la tortura de no poder sentarse a descansar pero sabía que si los encontraba así la castigada sería la rubia.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Megerah el Lun Jun 15 2015, 17:40

Erah encogió la nariz al escuchar las palabras del varón-. El tiempo no es el único factor en la fragilidad humana. Me refería a que sois seres más poderosos y resistentes que nosotros, por naturaleza. -intentó explicarse mejor-. A nosotros el acero nos mata... Los dragones sólo contáis eso como una probabilidad entre cincuenta. -terminó suspirando. Estaba claro que ambos no se llevaban mucho en obstinación. Cada uno a su encantadora manera, pero tercos al fin y al cabo. La rubia pudo regodearse al pensar, divertida, en aquella alianza para desesperar a Corah. Habría sido divertido.

- He deseado tantas cosas como esclava... -la libertad, el poder desligarse de Moloch o, incluso, llegar a matarlo-... Como humana... -cierto respeto que no pudo ganarse por sí misma hasta que aquel dragón la hizo su favorita. Fue entonces cuando agachó la mirada, más que las otras veces-. O como mujer... -llegar a tener un amor correspondido, o el privilegio de una vida normal con aquel que tanto quiso... Que ahora estaba muerto. Eran cosas que Erah no pudo tener. Tampoco se planteaba el poder alcanzar aquellas que aún le quedaban por la incertidumbre de su futuro-. Que ya no sé que contestaros, la verdad. No es el juicio, el miedo o los sentimientos los que frenan mis palabras, supongo que ya he perdido tanto que no me importa lo que pase, a partir de aquí, luche o no. -confesó abiertamente por primera vez. Aquello no era una rendición en toda regla. La situación era difícil, y Erah sólo contemplaba negativamente su encuentro con su antiguo dueño. No quería planear nada, pero tampoco dejaría de luchar. ¿Por qué no entendía Kariel aquello? Estaba presa, y Corah la cedería en cuanto Moloch diese señales de vida. No sabía ni cómo, ni cuándo lo iba a encontrar. ¿Qué sentido tenía planear?-. Ni vos permitir que os vean caer. Sería tremendamente decepcionante ahora que os conozco. -una advertencia velada y un deje divertido afloraron al tranquilo gesto de la rubia, al volver a mirarlo.

- Pero no deja de hacérseme extraño que vos me habléis de asesinatos de fanáticos del régimen, sabiendo que sois fiel a la Reina. -¿que ella tenía la probabilidad y de conseguirlo tendría inmunidad por ser un desafío? Pues sí, pero se le antojaba complicado tener siquiera la oportunidad. ¿Cuántas veces lo intentó y cuántas veces falló?-. No busco fama, dragón. Nunca me interesó. -en un mundo de dragones, para un humano era demasiado duro y, aún así, despertaba demasiado recelo.

La mención de Corah como primera interesada si Erah sobrevivía, le ponía los pelos de punta. De hecho, lo escenificó, llegando a exagerar ese temblor que recorrió su espalda. Sabía de su carácter. De su manera de hacer las cosas. Por Moira y ahora por ella. Y no tenía la más mínima intención de dejar que eso pasara. Megerah levantó el mentón cuando Kariel tiró suavemente de él. Y sus palabras la hicieron sonreír-. Sois un buen hombre... Mas olvidáis que yo no tendría potestad sobre los interesados en tenerme como esclava. No soy precisamente la persona a quien deberíais hacerle tal oferta. -¿que un esclavo pudiera elegir dueño? Menudo disparate-.  De perseguirme sin descanso, no entendería ese fanatismo por ver caer a una simple humana... -se refería a aquellos dragones que, según Kariel, irían tras ella al huir.

Se tensó repentinamente cuando la puerta se abrió. No era la inquisidora. El cuerpo de la rubia se relajó un tanto, sólo un tanto, pues las palabras de la mujer tampoco es que fueran del todo alentadoras, y eran claras anunciantes de que el tiempo con aquel dragón se aproximaba a su fin. Por un momento, y de un rápido pensamiento, Erah no quiso, pues Kariel le había hecho darse cuenta de cuánto había necesitado que alguien dentro del castillo volviera a tratarla como algo más que un simple objeto con el que jugar.

Erah asintió suavemente y repasó el mentón del hombre con el dorso del dedo índice, como mero gesto que quería transmitir mucho más que cualquier frase que le pudiera pronunciar-. Debéis marcharos y dejarme a solas con mis pensamientos de nuevo, Kariel. -enunció en un murmullo tierno, casi sobreprotector. Con algo de esfuerzo, volvió a incorporarse y apoyar la espalda en la pared, notando las piernas bastante más descansadas. Sus azules buscaron la intensidad de los del dragón-. Lo creáis o no, vuestra compañía quizás haya cambiado las cosas. -pues ahora Megerah sabía que existía la posibilidad de ser libre, sin esa necesidad por morir que ella había considerado-. Podéis sentiros satisfecho por ello.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Kariel el Mar Jun 16 2015, 01:56

-Los dragones son muchos menos, y además no nacen nuevos hace 100 años. Y nunca poblaron la tierra como los humanos, personalmente los considero algo empatados en eso también-. Si Megerah quería considerar que los humanos eran frágiles, que quedara en ella, él no los veía como tales, al menos no como raza.

-Lamentablemente siempre se puede perder más, pero mucha gente no se da cuenta hasta que lo pierde. En el único punto en el que no podemos perder nada más es cuando estamos muertos
-. A veces la gente creía que no extrañaría cosas que terminaban extrañando y que no se podían recuperar. El valor solía verse realmente en esos momentos.

Sonrió divertido ante la “amenaza” tan tierna que le había dedicado-. Si algún día caigo, prometo que va a ser con un gran boom-, respondió pensando que iba a joderle la vida a quien sea que tuviera que capturarlo, después de todo iba a ser de las últimas cosas que haría, así que se divertiría.

-Los fanáticos son herramientas útiles cuando son dirigidas certeramente, cuando dejan de ser controlados pasan a ser problemas. Talos no perderá nada con su muerte, es más podría hacer una lista de dragones que gastan el espacio y el día que mueran le harían un favor a esta ciudad-, respondió por completo cínico. No tenía ningún amor por los fanáticos de ninguna clase. Aquellos que no podían pensar por sí mismos eran un problema para la sociedad cuando estaban en una posición de poder.

-La fama suele estacionarse en aquellos que no la buscan. Tus intereses se encuentran con ese camino irremediable. Y la fama atrae problemas-, en este caso sería compradores, lo cual era problemático si quería comprarla. No podía culpar a Megerah por no gustarle la idea de tener otro amo, fuera quien fuera, pero había momentos en que uno debía de elegir el mal menor. Así y todo no había dicho que no, lo cual hubiera sido lo único que lo llevaría a detenerse de comprarla.

La observó pararse y se quedó unos momentos mirándola desde abajo, como listo para atajarla, pero ella estaba bien firme. Se paró y observó el delicado rostro, podría haber nacido en cualquier otro status social… podría haber sido una mujer libre y altanera, aunque probablemente no habría adquirido esa personalidad inquebrantable. Lo que podía ser en un futuro era su elección, esperaba que sus caminos se volvieran a cruzar.

-Lo espero. Y si llega el día en que nos encontremos de nuevo, por favor, no olvides esta parte de mí que te he confiado. Puede que las circunstancias den a que muestre formas más… draconianas-, comentó divertido por la charla que habían tenido al respecto, no descartaba que tuviera que portarse indiferente con ella, o tratarla como a un objeto. Esperaba que pudiera diferenciar que lo hacía por desempeñar un papel.

Acarició con suavidad la mejilla de la rubia una última vez y se giró sobre sus talones abriendo la puerta. Se detuvo un momento a mirarla por encima del hombro, y luego salió. Pensando que lo mejor era alejarse antes de que hiciera una idiotez. Megerah tenía unas maneras demasiado atractivas y le llenaba de deseos de liberarla en ese instante.

Saludó a Mina y salió con cuidado de que nadie lo viera, cerrando con llave y prometiéndose no abusar de sus privilegios de nuevo demasiado pronto, no era bueno tentar la suerte.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Now is my turn [FB Megerah]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.