Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» El taller de las hermanas Balaur
Hoy a las 20:29 por Vhalerion

» Los dos pilares que sostienen el mundo [Vhalerion]
Hoy a las 20:24 por Vhalerion

» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Hoy a las 20:02 por Etta

» Hola... [Lol]
Hoy a las 15:26 por Alana Branagh

» Draconians por Cerrar Temas
Hoy a las 13:59 por Cedrik

» Perdona si te llamo… [D’tark]
Hoy a las 13:53 por Cedrik

» Confieso que...
Hoy a las 13:26 por Nyssa

» Training Day - FB (Lol Branagh)
Hoy a las 12:30 por Moira

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 12:21 por Invitado

» Registro de Grupo
Hoy a las 11:54 por Selene Warren

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Jue Abr 16 2015, 23:47

Hace algo más de dos años...


Erah se acostó ridículamente inquieta aquella noche. Había pasado más de un mes de su último ciclo menstrual y en teoría no había motivos evidentes para preocuparse. No obstante, era un run run que la mente de la rubia rumiaba de manera inconsciente en su día a día. ¡Vamos, Erah, que el retraso no llega ni a dos semanas! Aún era demasiado pronto para saber nada con certeza. En realidad, cualquier mujer se habría emocionado ante la posibilidad... pero Megerah no podía permitirse ese lujo. Su situación distaba demasiado de ser la adecuada para siquiera plantearse la idea de querer tener un niño... más, sabiendo de quién era.  

Porque sí, dada la esterilidad de Moloch aquella criatura sólo podía ser de una persona. Por mucho que no quisiera darle vueltas, a la rubia llegaba a preocuparle seriamente el y si...? El dragón negro guardaría pocas dudas acerca de la paternidad del niño en cuanto el embarazo se hiciera físicamente evidente. Y dada la constitución delgada de la esclava y la frecuencia con la que Moloch tenía acceso a su desnudez -ya fuera voluntaria o forzada- era algo demasiado arriesgado. Y lo que pudiera pasar después era lo que realmente asustaba a la rubia, fueran las opciones que fuesen.

No obstante, la humana no llegaba a creerse del todo aquella probabilidad. ¿Era aquello posible? Megerah no conocía a nadie que hubiera pasado por esa situación y no podía evitar que su cuerpo se tensara cuando pensaba en que ese retraso podía desencadenar en algo tan peligroso. ¿Y Thareon? ¿Qué pensaría? ¿La miraría mal? ¿Querría seguir encontrándose con ella? Una voz gritó en su mente, deteniendo esa cadena de pensamientos. ¡Erah, esto es ridículo! Por una parte, así era. Había tomado medidas, por todos esos encuentros con el dragón azul pero ese mencionado 'y si' estaría ahí, hasta que ese retraso fisiológico terminase.

Y, precisamente, fue una de esas opciones posteriores a que Moloch descubriese el supuesto embarazo lo que despertó a Erah con un sudor frío y un temblor evidente. Se vio sola, asustada, casi sin color y con la garganta seca.


Se incorporó, sentándose en el lateral de su camastro, y apoyó su cara en la palma de una de sus manos después de apartarse la melena con la otra, en su intento por recuperar la tranquilidad perdida. Tuvo el instintivo impulso de levantarse, ponerse un vestido cómodo rápidamente y salir de aquellas cuatro paredes que confeccionaban su cuarto, y que llegaban a agobiarla en aquel justo momento.

Necesitaba verle.

Aunque sólo fuera para que la abrazara sin pronunciar palabra. Su calor dracónico la bendecía con el destierro de esas preocupaciones que aguijoneaban su tranquilidad. Recorrió pasillos con esa agilidad tan característica que sólo Erah tenía. Buscó al dragón azul en aquellos aposentos multitudinarios, con poca esperanza de encontrarlo, así como cerca de los fogones de las cocinas o en los jardines. Cuando ya la frustración caía sobre sus hombros, se encontró en la entrada a los establos. La noche era cálida, y apenas un par de nubes querían abarcar el estrellado cielo que los arropaba aquella noche de estación seca, así que, no era de extrañar que el dragón durmiese allí esa noche. Contemplando esta probabilidad, Erah se adentró en las cuadras.

Una sonrisa tan estúpida como tímida afloró en su semblante al reconocer su desaliñada melena y su figura entre paja, en un cubículo sin animal-. ¿Thareon? -enunció en un hilo de voz, apoyándose en el poste que hacía de marco. Entre la oscuridad y el ruido aleatorio de los caballos, no supo en un principio, si el dragón dormía o no. Así que, decidió esperar unos segundos, por si obtenía respuesta -y permiso- para acercarse y tumbarse con él.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 822

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Vie Abr 17 2015, 16:20


Pesadillas. Huir de ellas era imposible, ¿mas enfrentarlas? Una tarea aún más ardua.

Thareon se agitaba, motivado por algún tipo de visión. Visiones de muerte, de guerra. De una batalla, y de todas a la vez. De gritos ardiendo en las llamas que se alzaban en la oscuridad. Sangre manchando su espada, sus manos, sus garras... Y era tanta, que le cubría por las rodillas, subiendo y subiendo el nivel, amenazando con tragarle en un mar de lágrimas rojas. Se hundía, se ahogaba. Trataba de nadar desesperadamente hacia arriba, de no hundirse en aquel oscuro océano. Pero algo tiraba de él, más y más profundo.



Miró hacia abajo, mientras la sangre inundaba sus fosas nasales y sus pulmones, asfixiándole, y vio dos manos que clavaban sus uñas en su pierna. Impidiéndole ascender, impidiéndole volver a la superficie y luchar por su vida. Aquellas manos, manos de mujer, eran las manos que Ancaria. La cual le observaba con odio y desprecio en su mirada, transformando sus facciones en las de una retorcida sirénida, que amenazó sin decir palabra con devorarle el corazón cuando lo arrastrara hasta el fondo más oscuro de aquel rojo mar. Thareon trató de gritar, pero tenía la garganta inundada por las lágrimas y la sangre derramada por todas su víctimas.

- ¿Thareon?



Los tendones de su cuello se tensaron, justo cuando un último espasmo le sacudió, y acto seguido abrió los ojos. Se levantó de golpe, como movido por un resorte, jadeando, con el torso desnudo sudoroso y lleno de restos de la paja que era su colchón. El sonido y el olor propio de las cuadras de los caballos del castillo le hablaron rápidamente sobre dónde estaba y por qué, poniendo fin a su expresión desorientada. Se llevó una de sus manos a la cara, pasándosela de arriba a bajo. Suspiró intentando regresar a toda costa a la realidad, a medida que la pesadilla en su mente se desdibujaba, tornándose tan sólo un recuerdo difuso.
Mientras su corazón y su respiración recuperaban su ritmo natural, el dragón azul alzó la mirada. Al hacer este gesto y levantar la cabeza, ocurrieron dos cosas. La primera, que su larga y enredada melena oscura cayó sobre sus hombros, y resbalaron sobre las hermosas escamas azuladas que cubrían sus brazos. La segunda, que sus ojos colo topacio se toparon de frente con una figura que hubiera reconocido en el acto, aún sin poder ver en la oscuridad nocturna.

- Erah. - Murmuró, con voz ronca, baja, sin querer alzarla demasiado para no espantar a los caballos. Estaba levemente sorprendido, se dejó ver en su forma de alzar las cejas durante un segundo. Si bien, pronto una sonrisa suave demsotró que se alegraba de reconocer aquella cabellera rubia en la oscuridad. - Si hubiera sabido que ibas a venir, hubiera buscando unos mejores aposentos para pasar la noche. - Comentó, dejando de manifiesto que, desde luego, no era el mejor sitio para una reunión. Aunque posiblemente, y dadas las horas que eran, fuera el más seguro.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Sáb Abr 18 2015, 02:52

La voz de la propia Erah pareció arrastrarlo a la consciencia, arrancándolo de un sueño que a la rubia le pareció incómodo. ¿Más incómodo que el hecho de haberlo despertado? Megerah titubeo de manera imperceptible. Una parte de ella quiso irse en aquel momento, por un instante, al ver la incorporación parcial del dragón, con la respiración descompasada y visiblemente acelerada. La esclava se preguntó entonces si realmente había sido una pesadilla que él había tenido o el voluble subconsciente, miedoso por esas voces que pudieran despertarlo en mitad de la noche diciendo que estaba durmiendo donde no debía. El dragón elevó la mirada en su dirección y Erah tragó saliva al escuchar ese apelativo que el dragón había adoptado para dirigirse a ella, expectante, sin saber bien si llegar a acercarse o no.

Pero entonces, Thareon sonrió.

En la penumbra que dejaban ese par de teas de las cuadras, de forma sutil, pero sonrió. La rubia se olvidó de todo por un instante entonces. Pudo sentir evaporarse un peso inherente sobre sus hombros, correspondiendo ese gesto de manera automática. Sin pensar. No le hacía falta. A estas alturas ya no. Desde aquel curioso e inesperado encuentro en las termas, la confianza entre ambos se había disparado. Megerah hacía por verle siempre que podía y había descubierto que Thareon no podía decirle que no. A la esclava le sabía mal aprovecharse de ello, mas, en tácita compensación, con humano intento, se desvivía para que el dragón se pudiera distraer de esa vida a la que le habían sentenciado. Y, como ironía, ese castigo para el dragón había sido la luz que había iluminado la lúgubre existencia de la esclava. ¿Cómo iba a querer Erah renunciar a algo así? A esa compañía que la incitaba a cambiar -hasta radicalmente- su comportamiento, y sentirse tan segura entre unos brazos ajenos a ella, tan fuerte cuando él estaba cerca... pero tan mal por obligarle a pasar tiempo con ella, como chica egoísta que siempre había sido. Era esa personalidad tan piadosa, tan bondadosa, tan...suya, la que había enamorado a Megerah.

La humana se encogió de un solo hombro, antes de acercarse con pasos lentos por su derecha-. No te preocupes. Prefiero sorprenderte... -encogió la nariz al murmurar, en un gesto desenfadado mientras se arrodillaba a su lado. En realidad, me da igual el lugar. Un precio nimio a pagar si con ello conseguía compartir su tiempo con Thareon. Buscó sus topacios en las sombras palpitantes de las cuadras, mientras alzaba su mano derecha para posarla justo en mitad del pecho del dragón. La rubia comenzó  a empujar con suavidad envidiable, mientras ladeaba una sonrisa traviesa. Lo quería tumbado. Y ella hizo por tumbarse con él, dejando su cuerpo a un lado, con parte apoyado en el costado del propio Thareon. Se valió de su codo izquierdo, para apoyar la cabeza en la palma de su mano, y así poder seguir mirándolo, procurando compensar su peso y no llegar a molestarle. Su ceño se frunció ligeramente, al denotar que su respiración era más calmada que cuando se había despertado. Y la fuerte esencia del hombre, entremezclada con el olor a establo, se juntaron en el interior de su nariz. Para estar acostumbrada a vivir entre aromas suaves y sedosos, Erah no le prestó más atención que a aquel calor que se colaba a través de su ropa y que, por un segundo, la hizo cerrar los ojos, reconstituyéndola-. Te vi inquieto... ¿Puedo preguntarte que soñabas? -curioseó, rompiendo esa norma que ella misma se había impuesto de respetar el pasado del dragón y su derecho a la intimidad que suponía no contárselo por iniciativa propia.

Y lo poco que le costaba romper normas con aquel dragón, ¿qué?





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 822

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Lun Abr 20 2015, 12:14

- ¿Acaso no lo haces siempre? - inquirió el dragón, ensanchando un poco su sonrisa, y ladeando la cabeza al tiempo que levantaba una de sus espesas y oscuras cejas. Sus ojos brillaron concierta picardía en la oscuridad, sobre todo a medida que la rubia se aproximaba.

No obstante, cuando ella se arrodilló a su diestra, y posó su mano sobre el torso desnudo del dragón para incitarle a tumbarse; Thareon comprendió que no era la pasión lo que había empujado a Megerah esa noche para ir a verle.
El dragón azul se dejó tumbar dócilmente, y las fibras de paja crujieron al recibir de nuevo su peso. Alzó el brazo derecho, para permitirle a la mujer acurrucarse contra su cuerpo; y así hizo con el izquierdo para usarlo a modo de almohada bajo la nuca, y mantener alzada la mirada azul y, de ese modo, no perder detalle de aquellos iris acuosos que tanto le fascinaban. Casi lamentó que tuvieran que verse en un lugar así, al mismo tiempo triste, romántico y patético. ¡Ah, del orgulloso ex-capitán! Pues, ¿quién le hubiera dicho hacía unos años que terminaría buscando el resguardo de las cuadras como un vulgar perro callejero? Nadie, probablemente. Ni siquiera él mismo se había imaginado en semejante situación, la de huir de sus propios hermanos y de los otros esclavos humanos, a los que tanto había respetado; por miedo al rechazo y al desprecio. No hubiera sido la primera vez que, de haberse quedado en las dependencias de los esclavos, el instinto hubiese despertado al dragón azul de sus turbios sueños para advertirle de que un grupo pretendía asaltarle mientras dormía. Después de varias peleas en defensa propia y de otros altercados con los demás siervos del castillo, Thareon había aprendido la lección de que le merecía la pena dormir solo. Aunque fuera rodeado del olor a estiércol de caballo...

Megerah se alzó sobre su codo, y le miró con esa expresión de sosiego interno tan suya, que sólo veía cuando la rubia estaba junto a él. Su pregunta vino acompañada de la mano derecha de Thareon rodeándola para apoyarse y acariciar su esbelta figura por la espalda. Y también de un largo y apesadumbrado suspiro que desvió su mirada hacia el oscuro techo de la cuadra.

- Mis últimos sueños sólo hablan de guerra, sangre y muerte, Erah. No son historias dignas de contarse, en realidad. - El dragón deslizó los dedos sobre la tela entre sus omóplatos, y dejó caer los párpados unos segundos, antes de volver a mirarla. Su gesto serio volvió a tornarse en una tierna sonrisa, que trató de borrar todas las preocupaciones al respecto, restándole importancia. - Sólo son pesadillas, ya estoy acostumbrado a tenerlas. - Le aseguró, y sus dedos alcanzaron sus lisos cabellos dorados. Inspiró hondo de nuevo, aunque no para ponerse serio, sino para oler el delicioso aroma a jazmín que siempre desprendía la muchacha a través de su tersa y pálida piel. - ¿Y tú? ¿Has venido aquí para huir de tus pesadillas también? - Preguntó. Si bien aquella aparentemente inocente pregunta, tenía un doble significado en tal contexto. Pues la pesadilla de Erah no existía sólo en el mundo onírico. La pesadilla de Erah era muy real, y tenía el mismo nombre que la de Thareon: Moloch.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Mar Abr 21 2015, 18:27

La sonrisa de la rubia se marcó ante la pregunta del dragón, en correlativo gesto a la de Thareon. Sonrisa de la que no pudo apartar la mirada-. Ah, ¿sí? -fingió extrañarse. Esa pregunta del dragón parecía más retórica, que para la humana-. Buena señal si lo intento y lo consigo, ¿no crees? -enunció en baja voz con una suave risa a medio camino, alzando ligeramente los hombros otra vez. Un gesto que se le antojó imperceptible mientras se movía y se acercaba al dragón.

A pesar de mantener la cabeza alzada y apoyada en su palma izquierda, Megerah se acurrucó ligeramente cuando Thareon cedió y ambos se tumbaron en aquel peculiar lecho de paja. La rubia estuvo tentada de proponerle que se fueran a su propio cuarto pero seguramente él no querría... además que era tentar demasiado a la suerte, dados los volubles antojos del dueño de ambos. Bastaba que decidieran ir para que el dragón negro reclamara a la esclava o sencillamente fuera a buscarla. Y Erah no quería arriesgarse tanto. Sobre todo, por las consecuencias inminentes, drásticas y desalentadoras que tendría el que Moloch les descubriera en uno de esos encuentros furtivos que tenían Thareon y ella. Unas reuniones encubiertas a las que la rubia se había acostumbrado demasiado rápido.

Y a las que no quería renunciar.

Porque esa sensación de protección que los brazos del dragón le proporcionaban no la había encontrado en ningún otro sitio. Lamentablemente, temía que en algún momento, su capacidad de fingir con Moloch delante fallase y éste supiera que ya no era el único en el corazón de la esclava. Y hasta podía decir que ni el primero. Resultaba contradictorio que siguiese manteniendo la misma relación con su dueño cuando ella tenía claro que sus propios sentimientos estaban -y habían- cambiado para con él.

Sintió un pequeño escalofrío por la caricia de los dedos del dragón sobre su espalda, mientras él le contestaba de forma esquiva mirando al techo. La humana se resignó con el simple gesto de encoger sus labios ligeramente a un lado, al mismo tiempo que observaba las yemas de sus propios dedos diestros, índice y corazón, hacer dibujos aleatorios sobre el pecho descubierto de Thareon.


- Pensaba que cualquier soldado estaba orgulloso de sus conquistas. -frunció el ceño por un momento, antes de parar sus azules en esos orbes color topacio que ahora la observaban con atención, y hasta dulcemente. Relajó sus labios, alzando ligeramente la comisura de éstos otra vez-. Pero no me decepciona saber que tú no eres cualquiera. -todo lo contrario, en realidad. Para Megerah, Thareon no lo era. Estaba casi segura de que aquel comentario tampoco le sorprendería a él. De hecho, el dragón azul podría sentirse satisfecho de ser el que mejor conocía a la rubia. ¿Se sentiría satisfecho también de ser el único que le había robado el corazón de aquella manera? Aunque no le correspondiera. Aunque simplemente la considerase grata compañía con la que desfogarse a veces. Erah había aprendido a conformarse con dejarla acercarse, con dirigirle la palabra o, incluso, la sonriese. Seguía pensándose injusta por fingir delante de Moloch una frialdad con Thareon le empezaba a costar horrores tener, para ser tan diferente cuando estaba a solas con el dragón de escamas azules. No obstante, adoraba que Thareon le siguiera perdonando aquel comportamiento. La sonrisa se ocultó, de repente, con el interrogante de por qué estaba allí, que la hizo acordarse precisa y súbitamente de todo. Al final, asintió, con aire peculiarmente infantil-. No me dejaban dormir... -explicó en un susurro, con el dilema interno de confesarle ese temor a la posibilidad de estar en estado, y cómo hacerlo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 822

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Lun Abr 27 2015, 16:55

Thareon se rió con esa risa suave, grave, que reverberaba en su pecho notablemente, antes de finalmente salir por su garganta y contagiar sus facciones con su sonrisa. Aquella fue la respuesta, sin necesidad de palabras, pero igualmente afirmativa y concisa, a la retórica pregunta de Megerah. Sí, sin duda, la joven esclava humana era una de las pocas personas a esas alturas capaz de sorprender al dragón.

No obstante, cuando ella hizo aquel cierto, y al mismo tiempo desafortunado comentario. Thareon dejó de reírse, y su sonrisa se desdibujó. No llegó a desaparecer del todo, pero se volvió trémula, sutil, y sus ojos azules reflejaron cierto brillo arrepentido. Fueron heraldos de lo que acto seguido reflejaron sus propias palabras: - ... Los soldados que se enorgullecen de lo que han hecho, no tienen pesadillas. - Sentenció, de forma casi lapidaria. Diciendo todo y nada en una misma frase. Y casi de inmediato, aquella súbita oscuridad entristecida, se evaporó con la misma rapidez con la que había aparecido en su mirada. Y una de sus cejas se alzó, torciendo a la vez la sonrisa, altanera y socarrona: - Hmm, soy muchas cosas. Pero no un cualquiera. - No, porque para eso, Thareon no debería ser esclavo, para empezar. Y para continuar, no tendría que haber pasado por todas las cosas que había tenido que tragar, durante tanto tiempo.

Despacio, se quitó la mano de debajo de la nuca, y giró su enorme y pesado cuerpo para tumbarse sobre su costado derecho, sin llegar no obstante a apartarse de ella. Las escamas azules destellaron sutilmente con el movimiento. Apoyó la sien sobre la paja, rozando con la frente la suave piel del brazo sobre el que la chica apoyaba la cabeza. La larga melena dorada le rozó suave y gentilmente la mejilla izquierda. Inspiró suavemente ese delicioso olor a jazmín que desprendía. - ¿Y qué es lo que atribula tu mente esta noche? - Le preguntó entonces, tras haber adquirida aquella nueva y más íntima perspectiva. La mano, ahora libre del dragón, tomó entre sus ásperos y cálidos dedos los largos y estilizados que Megerah había dejado recorrer en círculos sobre su pecho, y los entrelazó juntando sendas palmas de las manos.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Mar Abr 28 2015, 22:43

Un gesto satisfecho afloró a su semblante ante la suave risa de Thareon, que confirmaba sus propias palabras. No se le llegó a notar, pero ni se pensó el acercarse después de aquello, ni ser ligeramente descarada a la hora de buscar el calor que el cuerpo del dragón pudiese proporcionarle. Claro que, por poder, podría haber sido todavía más atrevida y avanzar hasta esos escondidos labios para perderse en ellos una vez más.

Había sido tremendamente fácil acostumbrarse a ello desde que las termas fueron testigo de un encuentro tan íntimo entre ambos. Ese encuentro en sí, se había repetido varias veces desde entonces, en varios sitios, de una manera tan espontánea que Megerah tuvo que convencerse en más de una ocasión que era ella quien incitaba al dragón. Porque de no ser así, corría el riesgo de emocionarse pensando que él la correspondía. No, simplemente él se dejaba llevar por ella llegado un momento, a capricho del placer.

- Supongo que el orgullo les ciegue... Pero tanto les libra de los malos sueños como de los buenos... -realmente no podía asegurar ese hecho. Mas si recordaba la capacidad que tenía Moloch para obcecarse en que su manera de hacer las cosas era la mejor, por mucho sufrimiento que conllevara. Para los demás, obviamente. No tenía escrúpulos, así como todos aquellos soldados que no eran azotados por sus víctimas en el mundo inconsciente. Desconectaban emociones, como tantas veces había hecho ella para torturar. Hasta que le costó demasiado cuando Moloch le exigía estar presente en aquellas que implicaban a Thareon.


No, claro que no. ¿Thareon un cualquiera? Erah sonrió entonces, dejando caer los párpados un instante para volver a abrirlos y llevar sus pupilas al techo momentáneamente. Antes de reincidir en ese contacto visual con los orbes azul intenso que la miraban. Infló el pecho para soltar un cálido y quedo suspiro-. Distas mucho de serlo, Thareon. -enunció, como si necesitase convencerle-. Nada que tú no sepas ya. -enarcó ambas cejas. Además, yo no me enamoro de cualquiera, pensó la parte más petulante y orgullosa de la rubia. Un pensamiento que hizo sonreír a esa Erah humilde y tierna que estaba con él-. No es tan malo como te piensas, ¿hm? -murmuró al tiempo de acariciarle la perilla con el lateral de su índice, antes de volver al lienzo que habían supuesto los pectorales del dragón. Por su ensombrecido rostro, no hacía falta ser muy inteligente para darse cuenta de que él mismo no se sentía cómodo con esa condición que lo tachaba de alguien extraordinario. Y Megerah así pensaba que era.

Thareon se movió hacia ella, buscándola... cosa que provocó un escalofrío que recorrió la espalda de la humana. La rubia cerró los ojos, dejándose embaucar al sentir más su calor. ¿Por qué era tan dulce con ella? Había un significante abismo entre las maneras de tratarla del dragón negro y él, pese a que ambas pudiesen tildarse de tiernas. Dejó que el dragón entrelazara sus dedos con los de ella, así Erah pudo acariciar con su pulgar, parte de la articulación del índice de Thareon-. Ciertas cosas que no quiero que... -te- ...ocurran. -musitó, perdiéndose por enésima vez en aquellos ojos. Ese susurro llevaba escondido el miedo a que Moloch emprendiese contra Thareon esas graves consecuencias si es que era cierto que ella estaba embarazada de él. O contra el bebé. Aún seguía pensándose si decírselo o no. O cómo hacerlo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 822

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Sáb Mayo 02 2015, 00:06



Thareon sonrió, relajando su expresión, y cerró los ojos. - Últimamente, mis únicos buenos sueños son los que traes contigo. - le confesó con su voz grave y baja reverberando en su garganta. Atrajo hacia sí la mano de la mujer que había atrapado al entrelazar los dedos, y le besó tiernamente los nudillos. Cuando volvió a alzar su mirada azul topacio, ésta se estrelló directamente contra los aguamarina de ella. Mar y lluvia, siempre encontrándose de aquella forma tan chocante, y al mismo tiempo puramente armónica. Inspiró suavemente, acompañando las caricias de sus dedos sobre la espalda de la mujer, trazando círculos invisibles y arbitrarios, con el roce de su áspero pulgar sobre la suave y blanca piel del dorso de su mano. Se volvió a reír, sutil y grave, ante su expresión casi cansina y su comentario, sintiendo brevemente sus dedos traspasamdo el áspero tacto de su barba. - No... también tiene sus puntos buenos. Por ejemplo... - Comentó el dragón, y casi sin darle opción a réplica, alzó el musculoso cuello, tensando sus tendones, para arrebatarle un beso de los labios, casi más juego que pasión, per igualmente dulce y tierno. Thareon acarició su mejilla al separarse, y suspiró contra su piel, antes de volver a dejar caer la cabeza.

Le gustó que Erah se acomodara a su nueva posición. A veces el ex-capitán tenía la sensación de que su cuerpo y el de Erah parecían haber sido creados como dos indispensables piezas de un mismo puzzle. De hecho, con Ancaria tuvo la misma sensación hacía años. Y lo consideró una buena señal. Una especie de síntoma de que "algo" era posible entre ella y él, aunque fuera fantasía. Aunque fuera escondido, prohibido e insostenible a la larga. Un "algo" a lo que el dragón aún no se atrevía a ponerle nombre.
Entonces ella ausentó por un momento la expresión y preocupó casi imperceptiblemente el gesto. Fue sólo un ápice. Pero suficiente para que el dragón azul lo percibiera claramente. Aún sin máscaras, Megerah podía llegar a ser muy críptica. Pero él ya había aprendido a percatarse de las sutiles señales y los efímeros cambios que daban sus ojos, sus labios al torcerse, o sus cejas al moverse, e interpretar qué era lo que se escondía detrás. Fuera lo que fuera lo que había atraído aquella noche a la mujer hasta sus brazos, seguía aguijoneándole la mente. Y él quería saber por qué.

- Hm... ¿me vas a tener interpelando toda la noche, Erah, o me vas a contar qué es lo que ocurre? - preguntó, sin variar su voz suave y calma, pero aún así dejando entrever cierta nota de impaciencia. En su fuero interno, el dragón empezaba ya a preguntarse qué podía ser la causa de aquel amago de preocupación ausente. - ¿Qué es lo que se supone que "no debería" ocurrir? - Inquirió de nuevo, enarcando una de sus oscuras cejas.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Dom Mayo 03 2015, 23:19


Erah no puedo controlar el sonrojo -ni la sonrisa- que marcó la línea de sus mejillas ante la dulce confesión del dragón, que le hizo agachar la cabeza por un momento rompiendo esa conexión entre las pupilas de ambos que tanta dependencia le traía-. Quizás deberías aprovechar y dormir un poco, entonces. -murmuró, según bajaba la mano que había tenido hasta entonces en su propia mejilla para acariciar suavemente con las uñas, la sien de Thareon, apartando así algún que otro mechón de la melena que cubría parte de sus marcadas facciones. Buscó cuidadosamente su mirada, de nuevo, para completar ese gesto que se le antojó tan tierno... como todos los que tenía con él. Y sólo con él.

La sonrisa se le marcó ligeramente más de uno de sus lados, cuando volvió a sentir esos dedos que usaban su espalda de lienzo antes de inclinarse un tanto por iniciativa propia al ver las claras intenciones del dragón. Sus labios volvieron a encontrarse. Una vez más. Otra vez más. Tan dulce como adictivo, correspondió ese beso, dejando que fuesen los movimientos de la boca de Thareon quien marcasen el ritmo. Sus intenciones al ir a verle, distaban mucho de ser carnales, como para dejar que la ambición y la ansiedad marcaran la necesidad por sentirlo más cerca. No, no aquella vez. Quería tranquilidad. Protección. Seguridad que calmara esas inquietudes, hechas pesadilla en sus sueños. Cuando el beso terminó, Megerah abrió los ojos al sentir la suave caricia de los dedos del dragón en su mejilla-. Por ejemplo. -repitió en conclusión, apoyando sus palabras, enarbolando la sonrisa que siempre tenía para él, otra vez.

Erah entrecerró la mirada con claro gesto retador sin perder la sonrisa. Injusto. Él le había contestado con evasivas y ahora se impacientaba cuando ella hacía el intento. Era curiosa la manera en la que Megerah no insistía por conocer el pasado del dragón, pues pensaba que algo así, merecía tal confianza como para que ella no tuviera que preguntar nada. No obstante, no dijo nada pues la diferencia radicaba en que las pesadillas de la rubia incluían a Thareon. Tragó saliva, intentando no rememorarlas mientras trataba de buscar la manera más suave o liviana de decírselo. Porque, en gran parte, también tenía cierto temor a su reacción. Tenía claro que distaría mucho de la de Moloch, cegado por la ira, los celos y la sed de venganza. No, el dragón azul no podría reaccionar así. Pero, una parte de ella, no quería averiguarlo, pues seguía pensando que, con la noticia, la opinión del dragón cambiaría con facilidad-. La demora en mi período me trae sospechas, Thareon... -lo susurró con timidez candorosa, despacio. Alternó sus pupilas en las de él, dejando que asimilase esa información que intentaba revelar tanto con tan poco. Cierto rubor asomó a sus mejillas otra vez, al verse hablando de algo tan íntimo para ella y que a Thareon no tenía por qué interesarle lo más mínimo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 822

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Miér Mayo 13 2015, 13:56

Thareon resistió el impulso de volver a lanzarse y besarla al verla con esa expresión sonrojada, aunque apretó casi imperceptiblemente los labios en su sonrisa. Le encantaba, sencillamente, el verla sonreír. El descubrir esa mirada sincera, ese gesto tan natural, que sabía que él era uno de los pocos afortunados en poder contemplar. De hecho, no podía evitar pensar, con cierto regusto a victoria personal, en que Moloch seguramente no disfrutaba de una vista así casi nunca, o que quizá e hipotéticamente, jamás hubiera visto a Megerah en una situación tan natural como aquella. Atesoraba cada sonrisa de la rubia con cuidado, grabando cada uno de sus matices en su memoria. Deseando siempre que recalcara aquel gesto una y otra vez.
Negó con la cabeza cuando ella le dijo que debería aprovechar para dormir. Ambos sabían que ella no había acudido a él sólo para acurrucarse a su lado y dejarle dormir. Aún así, el dragón seguía preguntándose interiormente

Thareon apoyó finalmente el codo entre el heno, y uso la mano para apoyar la cabeza de la misma manera que lo hacía ella, enfrentando así las dos miradas azules. Si bien ella le rehuyó un momento, dejando ver claros indicios de duda. Observó como tragaba saliva, aparentemente organizando sus ideas. Motivo por el cual el dragón no la interrumpió, y esperó, dejando que finalmente le dijera lo que le tenía que decir.
Su revelación fue, cuanto menos, inesperada. El ex-capitán ladeó la cabeza un momento, con una expresión a caballo entre una sonrisa divertida e incrédula, y al mismo tiempo un brillo preocupado en su mirada. Era como si sus facciones no terminaran en ponerse de acuerdo antes de adoptar una expresión concreta. Así que podría decirse que Thareon, sencillamente, no logró creerse lo que la mujer le insinuó, al menos durante los primeros segundos.


¿Megerah, embarazada... de él? La posibilidad se le antojaba tan absurdamente improbable que no pudo evitar llamarse a sí mismo ingenuo por considerarla. Sabía que Moloch no podía ser el causante, porque era un secreto a voces que no podía tener descendencia. Pero el dragón azul dudaba sinceramente de aquella sospecha. Incluso con Ancaria, que pasara fue un verdadero milagro, y ella nunca tomó plantas para evitarlo porque daban por hecho que era imposible. Sin embargo, una parte muy pequeña de él latió con el esperanzador "¿y si...?".
¿Y si... fuera verdad que tenía la oportunidad de ser padre... otra vez?
Se obligó a sí mismo a respirar hondo y tratar de adoptar una expresión relajada, para no alarmar más a Erah de lo que seguramente ya estaba.

- ... ¿estás segura, Erah? Puede que tan sólo sea un retraso. - Le preguntó, convenciéndose a sí mismo en todos los idiomas que conocía de que no debía hacerse ilusiones al respecto. No sabía mucho sobre la menstruación de las mujeres humanas, pero Ancaria había tenido retrasos en el pasado por múltiples motivos, y nunca había pasado nada. - ¿Tomaste las hierbas que me dijiste, verdad? - Inquirió, enarcando una ceja suavemente. Sabía que Erah si lo hacía, por precaución. No obstante, no quería sonar como si aquello fuera una noticia no deseada. Si bien era verdad que no dejaba de complicar notoriamente las cosas. - Eh... Ven aquí. - Susurró finalmente, con voz calma, y retirando la cabeza de la mano para pasarala bajo su cuello. La mano en sus espalda se afianzó, y finalmente la abrazó contra sí mismo, enterrándola entre los músculos de sus brazos y su cuerpo, depositando acto seguido un beso sobre la rubia melena de su cabeza. - No pasa nada, ¿de acuerdo? Si es algo más que eso, no pienses en ello como en un accidente.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Dom Mayo 17 2015, 23:18


Erah frunció el ceño levemente ante el gesto negativo de Thareon. Le despistó, simplemente. Tenía el buen pensamiento de que si era ella la que le traía esa tranquilidad para poder dormir sin esas pesadillas que interrumpían su sueño, ¿por qué no quería aprovecharlo? No le importaba velar por él lo que quedaba de noche. No le importaba verlo dormir, mientras delineaba con la mirada su robusto rostro una y otra vez. En absoluto.

No obstante, la rubia sabía que así, alimentaría una esperanza que ella consideraba inútil, pues, por muchos encuentros que tuvieran, por muchas noches que Megerah le viera dormir o muchos besos que se dieran... el tener algo juntos era imposible. No obstante, a la humana le valía así. Por su condición. Por su situación, ser la favorita del mayor enemigo de la persona que amas, no era fácil. Y la esclava lo sabía, sabía que cuanto más tiempo pasara con él, más celos tendría Moloch, por mucho que ella le mintiera insistiendo en que sólo era un mero entretenimiento para ella. Su juguete. Sabía bien cómo manejar los antojos de su dueño. Porque sí, el dragón negro estaba bien enterado de esos encuentros a escondidas. No de todos quizás, pero aún así, los permitía... Erah sabía que los permitía para poder tener la excusa perfecta después para torturar a Thareon y hacerla testigo.

Pero aquella noche, buen motivo tenía ella, más que ninguno para buscarlo.

Observó cómo se acomodó el dragón, dejando sus intensos orbes color topacio justo a la altura de la cristalina mirada de Erah. Y ésta no pudo más que sonreír. Ladeado, sí, pero sonrió. Un gesto instintivo, por sentirlo aún más cerca, pero igual de fugaz, por lo que implicaba ese movimiento inquisitivo.  

Ella, que no había tenido que preocuparse por algo así con anterioridad, que había tenido la suerte de un ciclo regular y puntual... Con razón ahora estaba inquieta, por mucho que se repitiera que algo así entre un dragón y una humana no podía darse. Tampoco es que fuera algo seguro, pues, ¿qué eran unos días de retraso?-. No, no lo estoy. Puede que tengas razón. Pero al ser la primera vez que me pasa... -no podía dejar de pensar en ello. ¿Acaso era ese subconsciente humano y femenino, inherente en ella, que deseaba tener descendencia? Desde luego, Erah no sabía de la existencia de esa parte suya... hasta ahora. Claro que, tampoco fue consciente de esa rubia tan diferente que aparecía con Thareon. De lo único que podía estar segura era que, de ser una sospecha cierta, el dragón azul era el único responsable junto con ella.

La esclava asintió, sin llegar a mantenerle la mirada mientras fruncía el entrecejo más de la cuenta. La duda sobre la eficiencia de la planta la asaltó por un momento. No podía decir que funcionase al cien por cien, pues con Moloch no tenía tal problema. Pero  tenía miedo. El murmullo de Thareon la incitó a inclinarse y corresponder ese abrazo consolador que quiso darle dejándose envolver por sus fuertes brazos masculinos. Suspiró lentamente de alivio al ver cómo el temor a una mala reacción del dragón se evaporaba. Seguía preguntándose por qué Thareon la continuaba perdonando todos esos malos gestos que ella tenía con él, delante del dragón negro. Al menos, una parte de ella, pues la otra imploraba por que no dejara de hacerlo. Se acurrucó en aquel abrazo, cerró los ojos y hundió el rostro en la base del cuello del hombre, medio tapado por su melena negra. Dejó que las confortantes palabras de aquella voz grave aplacaran su inquietud, antes de murmurar en respuesta, para aclarar un pequeño detalle:- No pienso que lo sea... -no era un accidente. Era un milagro. Y como todos, algo diferente que destruir por aquellos que no lo aceptaran. Y había tantos... mas Erah sólo alcanzaba a ponerle cara a uno. Pero con ese ya bastaba, pues era el único que tenía poder sobre las vidas de Thareon y ella misma. Erah se estremeció ante la idea de lo que pudiera pasar si ese retraso significaba algo más-. Más bien me preocupa todo lo que implicaría. -no estaba segura de querer ese embarazo. No por Thareon, ni lo que sentía por él. Algo más por ella, quizás, pues no tenía conocimiento alguno de embarazo entre razas.

Pero el que se llevaba la palma era aquella sombra perpetua que su dueño suponía para ella.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 822

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Miér Jun 17 2015, 21:25

Thareon dejó ir un suspiro largo y profundo que rebotó sobre la dorada melena de la mujer. Con cuidado y cariño, sus ásperos dedos empezaron a desenredar y apartar los trocitos de paja que ya habían empezado a enredarse en ella. Estuvo un momento pensando. Meditando.
Cuando Ancaria le dijo lo mismo y resultó que su estado era algo más que una sospecha, su reacción fue a medias de estupefacción, a medias de alegría inmensa. En aquellos momentos de incrédula felicidad, no le importaron las consecuencias, ni los problemas que aquello le acabaría acarreando. Sólo podía pensar en que iba a ser padre, y que la madre de su fututo no era otra que la mujer que amaba.

Pero en aquel momento... Fue muy diferente. La sola posibilidad se le antojaba hasta angustiosa. Y no era para menos. Thareon había aprendido de una, en su caso, terrible experiencia. Y no tenía, ndesde luego, ninguna gana de repetir una similar. Ni por Erah, ni por él mismo. Y desgraciadamente, en aquel caso particular con Erah, la situación sólo apuntaría a terminar irremediablemente mal. Por una razón, que no única, pero sí tan determinante e incuestionable: Moloch.

- Implicaría que esa criatura se convertiría en mi punto débil, y en el tuyo. Y Moloch lo utilizaría en mi, nuestra, contra. - El tono resonó amargo, cansado, deprimido. La mera idea se le antojaba al dragón como una espina clavada con saña en la garganta. - Te la arrancaría del cuerpo al nacer antes de dejarte siquiera tenerlo en brazos. Y lo criaría lejos de ti, de mi, para convertirlo en un monstruo igual o peor que él. - los dedos que trazaban erráticos círculos sobre la espalda de la mujer se detuvieron y tensaron, crispándose involuntariamente. - Ay, Erah... En otras circunstancias, en otra época, me hubieras hecho el hombre más feliz del mundo... - inspiró hondo, frunció el ceño, su rostro se convirtió en sinónimo de sufrimiento. - Pero te juro... Que antes preferiría estrangular a mi hijo, sangre de mi sangre, con mis propias manos a que Moloch le pusiera su viscosa mano encima. No puedo imaginar un destino peor para un recién nacido en este mundo... No, no me perdonaría que... - se interrumpió, temblándole el labio inferior. Sabía que sus propias palabras eran terribles. Pero eran la cruda verdad.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Jue Jun 18 2015, 21:23

Megerah notó su inquietud pese a no poder ver el gesto que adornaba las marcadas facciones de Thareon en aquel preciso instante. Pero ni loca rompería ese abrazo por ver aquella expresión de preocupación que sabía que atravesaba el semblante del dragón. Porque era la misma que llevaba ella en el rostro desde que aquella posibilidad se hizo hueco en sus pensamientos.

Tú ya eres mi punto débil. La rubia estuvo tentada de contestar las palabras del hombre, admitiendo que, de estar embarazada, ella tendría dos debilidades frente al dragón negro. Desde luego, no la dejaba con ventaja alguna de querer tener una posibilidad. Conforme hablaba del futuro que le esperaría a la criatura que podía estar creciendo en su vientre, Erah se acurrucó contra el cuerpo de Thareon. No quería nada de todo lo que había dicho para aquel bebé. Pero tampoco podría ofrecerle nada mejor.

En otras circunstancias, en otra época, me hubieras hecho el hombre más feliz del mundo...

Aquellas palabras atravesaron su palpitante corazón de una manera totalmente inesperada. El hubiera no existía. Erah lo sabía. Así como la posibilidad de estar con él o, como la rubia acababa de comprobar, tener descendencia de aquel dragón que la protegía con sus brazos en aquel momento. La esclava aspiró lentamente, centrándose en el varonil aroma que Thareon desprendía, más allá del olor fuerte que la falta de higiene acarreaba. A la rubia le daba igual.

Lo siento.

La humana llegó a castigarse por no ser aquella mujer que, de haber sido en otro lado y momento, le habría hecho inmensamente feliz. Frunció el ceño, cerrando los ojos con fuerza. Quiso retener con prisa esas lágrimas que se anunciaban con el escozor previo en sus azules.

¿Qué le quedaba o podía ofrecerle ella, una esclava humana, favorita de su peor enemigo? Sueños. Sólo eso. Esperanzas, si acaso. Mas, esperanzas, ¿de qué? Por muchas promesas de libertad que le hiciera no podría cumplirlas. ¡Vamos! Primero, tenía la tremenda limitación de su situación. Una en la que la rubia, pese a las precarias circunstancias de aquellos furtivos encuentros, se encontraba cómoda, pues podía hacer y deshacer siempre y cuando no cruzara la línea. Y aún así contaba con cierto poder sobre Moloch, pero no el suficiente para evitar su ensañamiento con el dragón al que Erah había entregado su corazón de manera totalmente voluntaria. Y en segundo lugar, tenía el tremendo abismo temporal que suponía la diferencia de razas. Ella tenía presente que caería mucho antes siquiera de poder tener una oportunidad de hacerlo feliz, pues su vida tenía los años contados. La de Thareon, no.

Pero pronto se dio cuenta de que el dragón empezaba a preocuparse y a decir ciertas cosas que llegaron a asustarla-. Sshh. -siseó con tono tranquilizador cuando sintió titubear su voz, volviendo allí, con él, donde querría quedarse siempre, abandonando a su suerte todas esas inquietudes que la robaban el sueño y a él la entereza-. No vas a tener que hacerlo. -subió su brazo derecho, para acariciar la parte posterior de la cabeza del hombre-. Será un retraso. -continuó, mientras hundía con una suavidad envidiable sus finos dedos entre los oscuros cabellos del dragón-. Sólo.... sólo que le estoy dando más vueltas de las que debería por una simple pesadilla -que en realidad no era tan simple si la había quitado la calma, le había hecho buscarlo y había resquebrajado la tranquilidad de Thareon.

Se habían cambiado las tornas de forma peculiar y quien había ido en busca de palabras tranquilizadoras, era quien las pronunciaba ahora.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 822

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Vie Jun 19 2015, 16:34

Thareon inspiró hondo, acunado por la mano de la mujer enredando sus dedos en sus largos cabellos oscuros. No la soltó, la mantuvo así, cálidamente encerrada contra su cuerpo, y con su nariz suavemente hundida entre sus ondulaciones doradas, aspirando su aroma dulzón y floral, como a jazmín. Asintió invisiblemente a sus palabras tranquilizadoras. Mas no había sido capaz de evitarlo. Había heridas en su corazón que aún supuraban cuando se tocaban ciertos temas, y el que acababa de plantearle Erah, era posiblemente uno de los peores en ese sentido.

Con todo, el dragón azul llamó a la calma, y logró mantener sus emociones bajo control, con tal de no poner en más apuro a la joven esclava. - Ya lo sé. Es sólo que... - Titubeó. Thareon y Megerah no solían hablar de sus pasados cuando estaban juntos. No era el objetivo. Habían preferido mantener sus historias a parte, hasta el momento. Le resultaba difícil continuar la conversación sin confesarle, al menos, una parte de la verdad que había provocado en él tal reacción. Pero prefirió, con todo, no amargarle más la noche a la mujer. Por ese motivo, volvió a inspirar hondo, respetando el deseo de la rubia de mantenerse así, abrazados, sin moverse; y habló con voz tranquila, aunque no menos amarga, al explicarle: - No importa. Creo que tienes razón, nos estamos ahogando en un vaso de agua. - Sus topacios azules se abrieron despacio, y lento fue también el movimiento de su cabeza, al cambiar la posición, enfocando de nuevo al techo, apoyando la mejilla cubierta por la barba oscura sobre la rubia melena de ella. A fin de cuentas ella había ido a verle porque estaba nerviosa, y se suponía que él debía calmarla, no estresarla más de lo debido. - No seamos agoreros. Verás como no es nada. - Se obligó a sí mismo a sonreír, y a tomar el rostro de Megerah por fin, apoyando los dedos en su delicada barbilla, alzando esos preciosos ojos aguamarina, y rozando con la punta del dedo su pálida mejilla. - Hablemos mejor de sueños, y no más de pesadillas.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Dom Jun 21 2015, 11:44

Megerah, perdida en el abrazo que Thareon correspondía, buscó tranquilidad en aquella profunda voz que resonaba más en uno de sus oídos. No detuvo sus dedos, masajeando dulcemente los morenos mechones del dragón, según lo escuchaba. Aquel sonido grave, emitido en un murmullo, meció a la rubia, liberando parte de las cadenas que la aprisionaban, representantes de sus miedos e inquietudes.

Pero la vacilación en aquella canción que sólo Thareon emitía, no le pasó desapercibida.

Erah pudo palpar cómo el dragón saboreaba recuerdos que no le eran nada gratos, que, de hecho, por cómo se había puesto, de agradables no parecían tener nada. Pero la rubia no preguntó. No lo consideró procedente.

Y, en realidad, no importaba.

Como bien había dejado caer él, era algo que ya no se podría cambiar. Lo que el dragón hubiera vivido tan solo le pertenecía a él, y Megerah no le obligaría a compartirlo. De hecho, tenía sentimientos encontrados. Lo quería, tal cual, y no le hacía falta saber nada más de él que no hubiese visto ya. Y, sin embargo, una parte de sí misma, tenía esa curiosidad por saber qué le había acontecido a aquel hombre para acabar en aquel lugar, en aquella situación. No obstante, sopesaba y llegaba a la contundente conclusión de que, todas aquellas experiencias recopiladas en la vida de Thareon, si lo habían llevado hasta ella, si le habían permitido a la esclava llegar a conocerle y poder disfrutar de todas aquellas veces de su compañía, no podía tildarlas de forma negativa. Era una manera de verlo un tanto retorcida, pero así era Megerah. Como egoístas, sus pensamientos de querer tenerlo para sí. Una idea que caminó, desde el principio, en la cuerda floja.

Seguía siendo aquí y ahora.

Al final, Erah acabó sonriendo ligeramente-. Claro que no. -susurró, apoyando el murmullo meloso del dragón, intentando convencerles a ambos que aquella posibilidad de embarazo no era tal. Se había preocupado de más con aquella pesadilla que la había engullido entera aquella noche. O eso se moría por pensar. Cuando por fin, volvió a ver los azules del dragón, se dejó embaucar por ellos, por ese mar atrapado, inmenso, basto y limitado al mismo tiempo. Suspiró, notando cómo una ola de tranquilidad se apoderaba de ella con un escalofrío-. Sueños, ¿eh? -ladeó la sonrisa con cierta diversión-. Sigo diciendo que deberías aprovechar que viniera para no sólo hablar de ellos... -y descansar. Ninguno de los dos parecía haber dormido gran cosa esa noche-. Aunque, tengo curiosidad... ¿Alguno que tengas, más allá de la libertad? -no había nada de malo en hacer una pregunta así, ¿no? La rubia tan sólo se interesó por aquellas metas futuras que proyectarían seguramente la sonrisa en el semblante del dragón y que... seguramente, ella no llegaría a ver.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 822

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Could it be a real nightmare? ~ Thareon

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.