Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Of course I feel too much, I'm a universe of exploding stars|Moira.
Hoy a las 9:52 por Moira

» Disturbing thoughts || Kya
Hoy a las 8:43 por Kya

» Our future in a couple of words {Izumy FB}
Hoy a las 3:55 por Mercurio

» Happy birthday to us (Ariakas)
Hoy a las 3:42 por Maeve

» Rol Quotes v2.0
Hoy a las 2:52 por Mercurio

» Llegaremos a 100?
Hoy a las 2:17 por Isolde

» Afiliaciones Normales
Hoy a las 2:06 por Invitado

» Wings of freedom (D'tark)
Hoy a las 1:09 por Maeve

» Brave and innocent (Nyssa)
Hoy a las 0:53 por Odette

» ¿Qué canción es tu personaje?
Hoy a las 0:40 por Ariakas Verminaard

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


A little outstanding conversation... | Nyssa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Trystan el Sáb 4 Abr - 2:24

Bostecé de forma descarada después de pasarme leyendo un buen rato, amodorrado en mi camastro. Todo por evitar que mi mente empezara a darle más vueltas a la situación y acabara en una espiral de pensamientos oscuros de la que me costaría demasiado salir. Aún no estaba preparado para enfrentarme a mis demonios con pupilas áureas y extensas sombras en forma de dragón que me devorarían de un solo bocado si se me ocurría enfrentarme en solitario.

No, definitivamente no estaba preparado.

Habían pasado un par de días de una pequeña aventura en Talos, en la que Kyrieth, gentilmente había ayudado a la Reina a redecorar las calles de la ciudad en un arranque suyo de creatividad mientras Nyss y yo intentábamos quitar carteles: Uy, esto aquí no me gusta. Muro arriba. Esto está desnivelado. ¡No hay problema, dame un segundo! Boom, un escalón en plena calle para subsanar el desnivel. O eso, o los guardias le echaban el guante para llevársela a los inquisidores. Francamente, esa remodelación estaba más que justificada y aprobada.

Por mí, al menos.

En una decisión rápida, descrucé las piernas entumecidas, me incorporé, dejé el libro y cogí el arco, en un impulso por ir a tomar el aire. Quería hacer de mi paseo algo productivo y ya de paso, poder practicar algo de tiro. Lo cierto era que me había quedado con las ganas desde que tuve el arco de Kyrieth en mis manos en aquel tejado. Justo antes de dárselo a la pelirroja para poder escapar con Kyr totalmente noqueada.

Y bueno, quería resarcirme, ¿algún problema?

Con esto, me dirigí, con paso rápido hacia la entrada de la desembocadura. Una vez en el bosque, podría respirar ese aire fresco que escaseaba en las alcantarillas, sin preguntas impertinentes ni tareas imprevistas.




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1294

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Nyssa el Sáb 4 Abr - 16:58

Se había pasado un rato dibujando nuevos planos para la resistencia. Lo primero de todo era el trabajo. Cuando terminó, se dio una ducha y se preparó para el viaje hacia las Montañas Quemadas. Se puso el vestido de cuero marrón oscuro, con mangas largas, capucha, sugerente escote y una apertura a cada lado de cada pierna para que fuese más cómodo correr y pelear. Agregó un cinturón que iba desde debajo de los pechos hasta las caderas femenina, marcando su figura. Después se calzó unas botas altas de color negro que llegaban hasta cinco centímetros por encima de las rodillas.

Caminó con paso seguro por la base, dispuesta a salir. Pero entonces vio una cabeza de pelo rojizo y frunció el ceño. ¿Qué parte de que se quedase en su habitación no había entendido? Al final sí lo iba a tener que atar por ahí. Maldito terco. Iba directo hacia la salida de la desembocadura. Giró con rapidez por las alcantarillas, dobló una esquina y lo interceptó justo a tiempo, señalándolo acusatoriamente.


-Tú. Deberías estar en tu habitación, ¿recuerdas? –le dijo, picándolo con el dedo justo a la altura de los pectorales masculinos-. Y por cierto, a ti te quería ver. Tuve una conversación muy interesante con Derek. ¿Le has dicho tú algo? Sobre… eh… las veces que… mmm… ¿nos hemos acostado? –agregó, perdiendo fuerza en su voz a medida que intentaba armar la frase, sonrojándose al final-. Porque como hayas sido tú, eres hombre muerto –añadió con cero convicción. Ambos sabían que no podría hacerle daño.

Sus ojos verdes se posaron en el arco que él llevaba. Frunció el entrecejo encantadoramente. Ah, genial, encima con armas por ahí. Vete a saber qué locura se le había ocurrido. Apoyaba que quisiera hacer terapia personal basada en la impulsividad, pero no en el suicidio. Además, yendo solo. Le daban ganas de robar unos grilletes con cadena de por medio y esposarlo a ella para vigilarlo.

-El arco te queda sexy, pero a menos que vayas a tenerlo como accesorio para ligar, te pediría que lo dejases de vuelta de donde lo agarraste –le hizo mitad juego de ellos mitad orden.

Y ahí se quedó, de pie, bloqueándole el paso a Trystan. Una cosa pelirroja, más baja y menuda que él, en pose de portero de discoteca. Si sólo había que agarrarla de la cintura, levantarla y cambiarla de sitio para pasar.





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Trystan el Dom 5 Abr - 0:08

No sé por qué pero su aparición precipitada no me sorprendió lo más mínimo cuando ya enfilaba por los túneles. De hecho, me hizo sonreír hasta que me detuve a observar lo que llevaba puesto. Silbé apreciativamente al captar semejante traje, repasando su figura arriba y abajo lentamente.


No pude evitar que una ceja se me alzara de forma automática mientras la sonrisa se me ladeó, socarrona a un lado-. ¿Y perderme ese modelito que llevas? Ni loco. -hablé pausadamente, picándola una vez más. Aunque, como hombre que era tenía que reconocer que estaba despampanante con aquel conjunto. Tanto como para querer quitárselo y convencerla para que se quedase conmigo aquel día.

Después de aquel paseito por Talos, la pelirroja me había pedido -una vez más-, que no fuera con ellos al evento que pretendíamos sabotear en las Montañas Quemadas. Todo por el rasguño que me habían hecho con una simple flecha. Que sólo rozó mi costado. Pero yo no quise discutir y, sabiendo el pie del que siempre cojeaba Nyssa, se iba a pasar más tiempo pendiente de que yo me encontrara bien que de lo que habíamos planeado, dispuesta a salir por patas a la mínima que se me complicara la situación. Y tenían que estar todos muy atentos, ya que yo no podía estar ahí para cerciorarme de que así fuera.

Estuve tentado de reírme con la sola mención de Derek-. Yo sólo dije que tú tenías cierta tendencia a ponerme en apuros. Él adivinó el resto. -con la clara ayuda de mis expresiones, claro está.-. ¿Por qué te sonrojas, Nyss? Hace mucho tiempo de aquello. -mantuve mi mirada en ella con un deje extrañado, pero enternecido por esa reacción tan fácilmente detectable en ella. O, ¿acaso era yo, que la conocía demasiado bien?

Sacudí la cabeza, aún con un esbozo de sonrisa en mi rostro-. ¿Ligar? Claro, claro... cómo me conoces... -puse los ojos en blanco por un momento, exagerando la ironía-. ¿Cuántas veces voy a tener que asegurarte que estoy bien, pelirroja? –dentro de lo que cabía-. Sólo quiero salir a dar una vuelta y, bueno, igual pueda cazar algo. -pellizqué su mentón cariñosamente-. Ese rasguño me lo permite, ya que tú no me dejas acompañaros.




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1294

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Nyssa el Dom 5 Abr - 18:03

¿Cuál era el mejor saludo que podía hacerle el pelirrojo? ¿Al menos para sonrojarla? Pues… silbido incluido con miradita apreciativa de arriba abajo muy lentamente. Sus mejillas se ruborizaron. Ladeó la mirada, fingiendo continuar seria. Porque si alguien se lo preguntaba o se lo apuntaban, ella NO se había sonrojado. Adelantó la pierna izquierda un poco, puso su mano derecha sobre su cadera del mismo lado y esperó a que él terminase de deleitarse con las vistas.


-Gracias… digo… ya estás dando la vuelta a tu habitación –hizo un gesto de que diese media vuelva. “¿Gracias? Tú estás tonta”, pensó para sí.

No iba a dejarlo salir solo. De ninguna manera. Tenía que protegerlo, era deber de amiga. No podía estar pensando preocupada en él en medio de un suicidio colectivo. Prefería estar segura de que se había quedado en la base y no había cometido ninguna locura por la impulsividad a la que se había apuntando él.

¿Tendencia a ponerlo en apuros? ¿Relacionado con acostarse? Ah, bien. ¿Se tenía que reír en ese momento o podía dejarlo para luego? Lo miró y alzó una ceja pelirroja, con cara de “¿me estás tomando el pelo?”. La pregunta del millón, sin embargo, era: ¿qué le contestaba ahora?

-No creo que puedas comparar como apuros que yo estuviese borracha, haciendo preguntas incómodas a esos dos con beso incluido, y que nosotros dos nos acostásemos. Por mucho que ellos dos también lo hayan hecho ya. En realidad deberíais darme las gracias. Y por cierto, no te escuché quejarte ninguna de las veces –apuntó, quitándole importancia a que ella las liase parda.

¿Qué pasa cuando a alguien le marcas que se ha sonrojado? Si alguien ha pensado que se sonroja más, din, din, din, un perrito piloto para el ganador. Eso es lo que pasó, sus mejillas enrojecieron más y movió la cabeza de forma que algunos mechones largos, ondulados y pelirrojos cayeron sobre ellas, intentando ocultar el rubor.

-Me sonrojo porque la sangre se agolpa en los vasos sanguíneos localizados en mis mejillas –tará, respuesta obvia. Y ahora, para poner la guinda al pastel, cambio de tema-. Vamos, los dos sabemos que las mujeres de la resistencia están deseando meterse en tu cama –bajó y alzó las cejas varias veces, con diversión.

Pero después, lo miró con una mezcla de preocupación, cariño y seriedad. Subió una de sus pequeñas manos de finos dedos hasta una de las mejillas de Trystan. La apoyó sobre la barba, aquel enviciante tacto que le parecía suave y picante a la vez. La resistente era de las mujeres a las que les gustaba sentir el vello facial. Alguna vez le había restregado su propia mejilla contra la de él, como un pequeño felino mimoso, sólo para deleitarse con esa sensación. Le dedicó una sonrisa adorable cuando le pellizcó el mentón.

-Trys… no estás bien –susurró, mirándolo con carita preocupada-. Lo sé, lo noto. Me mata no saber cómo ayudarte y no haber podido evitar que te pasasen algunas cosas. Te he fallado, lo siento. Pero no quiero hacerlo más. No puedo permitir que salgas, herido, con tu recién descubierta impulsividad y te pase algo –susurró, sintiendo que sus ojos se volvían acuosos. Bajó la mirada, intentando que él no lo notase-. No quiero perderte, Trys. ¿Podrías, por favor, esperar a que vuelva? Luego te llevaré a cazar si quieres –le pidió en un débil murmullo-. Si te pasara algo… -tragó saliva suavemente y sintió que una lágrima rodaba por una de sus mejillas.

No, no podía ponerse a llorar ahora. No era justo para él. Esperaba que con la cabeza un poco gacha y los mechones cayendo, tuviese alguna posibilidad de ocultar aquel rastro acuoso. Tenía que hacer algo. Tenía que decir algo más. Lo que fuera. Algo para arreglarlo, algo para no hacerle sentir mal.

-… ¿Quién me aguantaría? ¿Y a quien molestaría picándolo con el dedo con un: Trys, Trys, Trys? –terminó de decir, haciendo un esfuerzo por esbozar una sonrisa, aún cuando le salió algo triste.






avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Trystan el Lun 6 Abr - 16:43

Era tremendamente fácil sacarle los colores a la pelirroja. Y eso que conmigo tenía confianza. Tal vez fuera precisamente por eso por lo que sus mejillas adquirían ese tono rosado. Y, sinceramente, no llegaba a entender por qué. Era un simple juego, ¿verdad?

Me quedé estático ante su gesto, aunque un centelleo burlón asomó a mi mirada por un instante, casi retándola a que me empujara de vuelta a mi agujero. No obstante, sabía perfectamente por qué insistía tanto, pues bajo toda esa capa de desenfado una preocupación labrada con años seguía latente. Demasiadas aventuras juntos como para no querer lo mejor para el otro a estas alturas.

Rodé los ojos con una suave risa-. No te me hagas la digna ahora. Te encanta ponernos a todos en situaciones embarazosas. Disfrutas con nuestras reacciones, sean las que sean. –repliqué, con la ceja alzada, contestando su mirada-. Claro que no me quejé. ¿Lo harías tú de algo que te gusta hacer? –vale, creo que debería haber puesto la frase en pasado, pero bueno, supuse que me entendería perfectamente, pues mi comentario era demasiado genérico como para sólo centrarlo en el sexo.

Apreté los labios en una sonrisa ante la obviedad fisiológica de su respuesta-. No me digas… alguna razón habrá para que toda esa sangre llegue a tus mejillas. –puntualicé, metiéndome con ella con una libertad que juraba no tener con nadie más. Mi sonrisa menguó ligeramente cuando mencionó a todas esas supuestas mujeres que querían algo conmigo-. Lo dudo… pero de haberlas, supongo que sea más por mi rango que por mi cara bonita. –contesté con cierto sarcasmo.

Me importaba bastante poco, la verdad.

Suspiré por la nariz, dejando que hablara y se desahogara en el proceso, cuando desembocamos en un tema serio, sin prentederlo-. Anda, ven... -alcé uno de mis brazos, cogiendo el suyo, y tirando de ella con suavidad-. Ven aquí. -murmuré, mientras la abrazaba con fuerza contra mí. Supuse que aquel abrazo nos vendría bien a los dos-. A ti no puedo mentirte, Nyss. Pero ambos sabemos que podría estar peor... -o muerto, directamente-. Ninguno de los dos pudimos evitar que ciertas cosas pasaran. Tanto a ti como a mí. Y no quiero que te culpes por algo así... -una de mis manos, hasta entonces entretenida en su cintura se elevó para acariciar su intensa melena roja-. Eres la única que sigue a mi lado después de tantos años, ¿cómo puedo pensar que me has fallado? –si me paraba a pensarlo mejor, me daba cuenta de que, efectivamente, Nyssa era la única que había aguantado conmigo tanto tiempo-. Vuelve. -rogué y ordené a partes iguales. Sabía perfectamente a qué se refería, pues el mismo miedo tenía yo a que algo le pasara en las montañas y no pudiera regresar.

Aquella conversación parecía afectarle más de lo que ambos pretendíamos mostrar en un principio, pero a pesar de ello, la pelirroja supo hacerme esbozar otra sonrisa por la salida de tangente que tuvo, tan característica de ella cuando la conversación derivaba en algo demasiado emocional como para mantenerlo más de unos minutos-. También hace mucho que dejaste de hacer eso… -le recordé, evocando todas esas veces en las que una renacuaja de pelos rojos se convertía en mi sombra cuando yo sólo buscaba tranquilidad en mi peculiar mundo de un niño de diez años. Hasta que lo compartí con ella y nos hicimos inseparables durante unos años-. Va, no va a pasar nada, ¿hm? -murmuré al separarme, lo justo para buscar su mirada con la mía y bromear una vez más-. No dramatices tanto...




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1294

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Nyssa el Mar 7 Abr - 18:00

No pudo evitar ladear una suave sonrisa. Intentó mantenerse seria, pero no pudo. Trystan la conocía demasiado bien. “Maldición, no puedo enfadarme contigo demasiado tiempo”, pensó para sí.

-No te hagas tampoco, luego hasta tú te diviertes –apuntó. Iba a decirle algo respecto a la quema, pero entonces se dio cuenta de la conjugación verbal que él había utilizado-. ¿Qué? ¿Te gusta? –repitió, mirándolo sorprendida.

Entonces se sintió más culpable que todo lo que se había sentido en estos años. Ella había terminado con aquellos encuentros esporádicos con el pelirrojo. Bueno, y con cualquiera. Básicamente creía que no era justo para nadie que continuasen. Pensó, además, que entre Trystan y ella existía una amistad más fuerte que cualquier relación sexual. Pero ahora le soltaba aquello en presente y no estaba tan segura. Nunca le había preguntado qué pensaba él al respecto.

-Porque soy jodidamente adorable –replicó sobre su sonrojo, dedicándole una de sus encantadoras sonrisas. Rodó los ojos y negó con la cabeza antes de contestarle-. Trys, eres un hombre encantador, protector, siempre preocupado por los demás, un buen líder, tienes la paciencia de un santo y cariñoso. Eres atractivo. Posees unos hermosos y profundos ojos azules, una sonrisa arrebatadora y, cuando te muerdes el labio, hasta a mí me dan ganas de empotrarte contra la pared –le dijo al final con aire divertido, antes de serenarse. Ladeó la cabeza, mirándolo con una suave y cariñosa sonrisa-. Eres fuerte, Trys. Y divertido. E increíblemente terco a veces. Lo que quiero decir es que… tu rango es lo de menos. Eres ese pequeño gran tesoro por ti mismo que cualquier mujer estaría agradecida de que se lo entregases –terminó de halagarlo.

Sintió que cogía uno de sus brazos y tiraba de él para acercarla. Se dejó mansamente, hasta que sus cuerpos chocaron con suavidad. Coló sus brazos por debajo de los de Trystan, abrazándolo con fuerza, con urgencia, con necesidad. Apoyó su rostro contra el torso de su amigo, aspirando aquella mezcla de aromas, el propio del líder y el olor que se pegaba de las cloacas, a los cuales estaba acostumbrada. Quiso llorar, pero se contuvo. No podía. Así que se conformó con mantenerse contra él, sin soltarlo.


-Lo sé –murmuró, sonando su voz apagada por estar contra el pecho masculino-. Tendría que haberte cuidado y protegido mejor. Lo siento mucho, Trys –se le quebró la voz y tuvo que guardar silencio un instante-. Yo estoy bien. Un poco frustrada porque no logré encontrar a mi hermana ni a mi sobrino, pero… todo lo que haya pasado antes… no es culpa tuya. Bastante hiciste como para darme permiso para ir a Puerto Krosan a buscarlos –contestó, suspirando y empezando a ronronear suavemente por las recientes caricias en su cabello. Sabía que ese tipo de mimos la relajaban-. Ojalá hubiera hecho más. Tú me has estado salvando desde que éramos pequeños. De los demás, hasta de mí misma –susurró.

Ante la mezcla de ruego y orden, lo abrazó un poco más fuerte. Una respuesta silenciosa, en combinación de promesa de volver y comprender su miedo. No podía hacerle. Él había perdido demasiada gente como para que ella también desapareciese en una misión. Además, le aterraba ser agarrada y torturada. Quiso decirle que cuidaría de los demás, especialmente de Kyrieth. Después, abrazada a él, lo empezó a picar con un dedo índice en un brazo.

-Trys, Trys, Trys, Trys, Trys, Trys –murmuró en broma, como cuando era pequeña y perseguía como una sombra, como un perrito falto de cariño, al niño pelirrojo por las alcantarillas. Entonces él se separó. Sus orbes verde selva chocaron con los intensos zarcos del líder-. Como mucho te van a violar cuando te deje atado en la cama. Disfrútalo –le bromeó suavemente.

Frunció encantadoramente el ceño, mirándolo. Sus ojos bajaron hacia los labios del pelirrojo. Iba directa a un suicidio, no podía tenerlas todas juntas. Sobre todo si se ponía delante para proteger a los demás. Era consciente de que haría cualquier cosa para que el resto de los resistentes cumpliesen con el plan. Hasta plantarse delante de los guardias que hubiese. Aunque fuesen dragones. Necesitaba despedirse de él, por si acaso.

No quería que él la recordase como aquella pelirroja loca que lo había interceptado y le había echado un rapapolvo. No le apetecía que, si le pasase algo, él pensase en ella como aquella amiga de la infancia que se había alejado hacía cinco años. Quería que supiese que lo quería muchísimo, que había sido su salvavidas cuando su mundo se había desmoronado, que había sido su consuelo en las noches que las pesadillas la asolaban, que continuaba siendo su amiga aún cuando había decidido ser una sombra más en la multitud.

No sabía cómo decírselo. Sólo se le ocurrió una forma de hacerle notar cada una de las palabras que sus labios no lograban pronunciar. Rompió la poca distancia de sus rostros y posó sus labios en los de Trystan. Superficialmente, de forma tierna. No había lujuria ni segundas intenciones. Sólo cariño. Un contacto compartido, suave, de dos personas que se conocen hacen demasiado tiempo, que se adoran desde la infancia y cuyo silencio es la mejor forma de comunicarse entre ellos.






avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Trystan el Miér 8 Abr - 1:49


Reí con suavidad, ante sus palabras-. Luego.... véase, días después. -maticé con soltura, reconociendo indirectamente que llevaba razón, pese a las situaciones tan peculiarmente embarazosas por las que me había hecho pasar, a mí en particular. Porque no había sido sólo una.


Chisté, golpeando el paladar con la lengua, algo contrariado. Pues no, no me entendió-. ¿Gustaba? -hice el intento de rectificar, encogiendo la nariz por un segundo, en un gesto cómico-. No lo pienses tanto, era una pregunta demasiado genérica. -lo era, por mucho que la pelirroja se centrase en esa parte de nuestra relación. Sí había ayudado a afianzar esa confianza que teníamos, ¿para qué íbamos a mentir a estas alturas? Por lo menos en lo que a mí concernía, porque, de los dos, no era el que más brindaba oportunidades para confiar en los demás. Eso es algo que, por regla general dejaba a Nyssa. A mí no se me daba del todo bien ser excesivamente sociable a la primera.

Pude replicar, matizar y desmontar prácticamente todo lo que dijo de mí, pero me limité a escucharla, casi agradecido por que me tuviera en tanta estima. ¿Buen líder? ¿Cómo se medía eso? No era la primera que me lo decía, pues Derek también lo había hecho en aquella borrachera imprevista que nos pillamos con un simple barril de cerveza. ¿Cariñoso? ¿Yo? Por favor. ¿Fuerte? Puede, tenía serias -pero muy serias- dudas en esta parte. Y fue entonces, cuando agaché la mirada, tragué saliva e hice acopio para librarme de ese nudo en el estómago que sentí de repente-. Quien te oyera, podría pensar que eres tú la que se quiere colar en mi cama. -bromeé en un murmullo, antes de volver a alzar mis azules a sus esmeraldas, pues bien sabido era que quien te halagaba, algo quería. Pero yo era el primero que sabía que Nyssa no era así. Rara vez daba una opinión tan íntima sobre los demás. Para ello, hacían falta años, más aún para que tuvieras la oportunidad de escuchar por ti mismo lo que pensase de ti. Sí, la pelirroja tenía descaro para muchas cosas, pero ser tan sincera le costaba mucho.

Cerré los ojos en ese momento en el que la sentí contra mí, estrechándola en un abrazo que, por mi parte, me habría gustado tener antes. No obstante, me conformaba y esa pequeña presión que ella hizo, esbozó una sonrisa ladeada en mi semblante-. Tanto como puedo haber sentido yo no haber estado ahí para ti... no merece la pena darle más vueltas, pelirroja. Ya está. -se estaba poniendo tierna, haciendo retrospectiva de todos esos años de relación que compartíamos. Porque te quiero, enana. Estuve tentado de contestarle con esas simples y sinceras palabras, pero corría el riesgo de tener el impulso de no dejarla marchar a las montañas, con ese plan tan inestable como impulsivo y peligroso.

Solté una suave risa cuando hizo alusión a esa peculiar manera que tenía de llamar mi atención de pequeña, sintiendo esos toquecitos de su dedo en uno de mis brazos, justo antes de separarme, para conectar sendas miradas. Enarqué ambas cejas antes de llegar a contestar-. ¿Como mucho? Di más bien, como poco... -repliqué relajado, poco atento al trasfondo -o veracidad- de esa simple broma.

Y con la tranquilidad, nos invadió el silencio. Un silencio que no era incómodo en absoluto, pero sí extraño, pues la mujer gustaba de hablar, aunque fuera del tiempo. Parecía tener pavor a la falta de voz en el ambiente. Fruncí ligeramente el ceño, preguntándome qué estaría pasando por aquella revolucionada cabecita, pues su mirada cambiaba a cada segundo que pasaba entre nosotros, y se escurría entre los dedos, sin posibilidad de poder detenerlo-. Quiero ir contigo, Nyssa. -musité, en un arranque de sinceridad, a sabiendas que como buena cabezota que era, seguiría en sus trece de no dejarme ir. La veía hasta capaz de enfadarse conmigo si yo me valía de mi obstinación también y me plantaba en las montañas. Porque también quería ir con los demás, ¿eh? Que ya me jodía tener que perderme la fiesta por un arañazo. Pero la pelirroja era mujer de armas tomar, y no tenía muchas ganas de llevarle la contraria... más de lo necesario.

Entonces, pasó algo más extraño todavía. Aquel amago que yo tuve -y contuve- en aquel escondite de Talos, arrastró a Nyssa, haciéndola acortar esa efímera distancia y regalándome el contacto de sus labios, en un beso que dejó en los míos. Y yo no pude actuar como ella hizo hacía unos días. No pronuncié su nombre. No le advertí de que no le hiciera. Correspondí aquel beso, con la misma tranquilidad, en un principio. Pero era algo cantado que yo era el débil en ese momento, y fui perdiendo esa calma conforme sentía que ella no se apartaba, llegando a afianzar esa mano que ya tenía alzada en el lateral de su cabeza, con la sutil intención de evitar que se separase demasiado pronto.

¿Qué demonios estaba pasando?




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1294

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Nyssa el Vie 10 Abr - 2:00

Vale, sí. Unos días después. Unos cuantos. Era como el tiempo aproximado para que el efecto de la situación embarazosa desapareciese. Pero sabía que Trystan estaba acostumbrado a ella desde hacía casi veinte años. De hecho, creía que el pelirrojo tenía paciencia de santo y estaba curado de espanto gracias a tener que soportarla.

Se irguió de hombros ante el intento de cambiar la conjugación del verbo. Ok, se había equivocado. Ahora estaba más tranquila. Agarraba el punto de la pregunta. Aunque a veces ella dejaba de hacer cosas pensando en los demás más que en sí misma. Como molestar a Trystan, cantar, sentarse fuera de las cloacas y dibujar tranquilamente. A Rainreth no le hubiera hecho mucha gracia aquel jueguecito inocente. Su hermosa voz llevaba demasiado tiempo sin fluir en notas melódicas, trabándose ante los golpes que la vida la proporcionaba. En cuanto a salir… solía hacerlo por trabajo, misiones… poco más. Sobre todo después de tener un cartel de se busca.

Agradeció que él no le replicase ante las cualidades que los demás podían ver en él, lejos del mero rango de líder. Muchos no veían ese puesto, sino a la persona que era el pelirrojo. Cuando lo vio bajar la mirada y tragar saliva, adelantó una mano para apoyarla en una de las mejillas ajenas y mover el pulgar en una suave caricia sobre la barba. Claro que no se esperaba el murmullo que la hizo ruborizarse. “Muy bien, Trys. ¿Intentas comprobar cuántas veces puedes hacerme sonrojar en una conversación?”, pensó.

-Ahm… -“piensa rápido una respuesta”, se instó. Después le dedicó una de sus adorables sonrisas ladeadas, mirándolo a los ojos-. Echo de menos colarme en tu cama cuando tengo una pesadilla –susurró-.Pero soy yo la que te pica y tú el que me aguantas –le recordó.

Desde pequeña lo había hecho. Cuando se despertaba en mitad de un mal sueño, asustada, correteaba a la cama de su amigo y se hacía un ovillo contra él antes de dormirse. Obviamente, junto con robo de manta incluido. Sabía que él la protegería, que no dejaría que nada le pasase, ni siquiera que le alcanzasen sus peores temores. Algo que había dejado también de hacer hacía cinco años, quedándose sentada y abrazada a sus rodillas, temblando en la oscuridad de su cuarto.

Se quedó abrazada a él, como si temiese que, si lo soltaba, no volviese a verlo. Su rostro femenino enterrado en el pecho masculino, luchando por no ponerse a llorar. Él se había llevado la peor parte. Pero tuvo que guardar silencio, no replicarle, para evitar tocar los detalles más dolorosos sobre el pasado del otro resistente. No quería hacerle más daño… y tampoco quería que la odiase por ello.

-Hombres también irían… pero… siempre te puedes relajar y disfrutar –bromeó con suavidad.

Aquel silencio era diferente a todos aquellos a los que había sido arrastrada. Había estado sumergida en varios. De pequeña, en la soledad, por su cuenta. No tuvo que hablar cuando la resistencia la encontró. La primera vez que habló en las alcantarillas fue cuando se presentó a Trystan… y a partir de ahí no paró. Ahora de adulta, solía callarse cuando dibujaba sola. O cuando se quedaba sentada, mirando al vacío.

-No te dejo ir –fue tajante ante la petición, aunque por un poco dudó por lo adorable que resultó él al decírselo-. Protegeré a los demás, te lo prometo. Y, cuando vuelva, te contaré los detalles más entretenidos –agregó, en un susurro.

Sintió que le correspondía aquel beso fraternal, como si comprendiese lo que intentaba decirle con aquel suave contacto. Pero entonces pasó algo extraño. Los labios masculinos empezaron a ganar en intensidad poco a poco. Sintió aquella mano en su cabeza, queriendo evitar que rompiese el beso. Pensó, después de la sorpresa inicial, que quizá él necesitase de aquello. Igual que ella la primera vez que se acostaron. ¿Podía negárselo?

Era también diferente a cualquier beso que hubiera tenido en toda su vida. No sentía a nadie más aparte de ella. Bueno, a Trys… pero… no se refería a él. No había sensaciones raras y fuera de contexto. Sólo era ella. No supo cómo asimilarlo. Separó un poco los labios para seguir el ritmo que él llevaba, queriendo experimentar y llegar a una conclusión. ¿Alivio o preocupación? Todo cuanto sabía era que aún notaba como si estuviese incompleta.

Se separó cuando le faltó el aire, lo suficiente como para respirar. ¿Qué se decía en esos casos?

-Así que… ¿le dijiste a Derek que yo tenía un polvazo del calibre 14? –inquirió.

Sí, fue lo único que se le ocurrió preguntar. ¿Qué se podía comentar después de un beso como aquel? Porque… siendo sincera, Trystan besaba muy muy bien… condenadamente bien. Endemoniadamente bien. Jodidamente bien. A cualquiera le hubiera fallado la sinapsis cerebral y ella no era de piedra. Pero a la vez… no había planeado que saliese así. Lo de ella había sido más beso amistoso, con cariño fraternal. Después de todo habían sido siempre amigos, pero algo más que eso… inseparables. Con derecho a varias cosas, pero nunca pareja.

Si volviesen al pasado, ¿volvería a ser aquel que conoció sin tanto dolor ni experiencias negativas? Si regresasen al principio, ¿tomarían alguna decisión diferente?





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Trystan el Sáb 11 Abr - 13:09

Si lo pensaba con detenimiento, la relación que tenía con Nyssa era... extraña, cuanto menos. Años y más años compartidos... salvo estos últimos cinco. Primero porque la propia pelirroja decidió mantener las distancias y luego por la obviedad de que Rainreth entró en mi vida. Y las pocas veces que llegaron a entablar conversación... digamos que la tensión se podía palpar con la mano, más por la dragona que por la pelirroja.

Ladeé un intento de sonrisa con su caricia, que se marcó algo más al evocar todas esas veces que, en mitad de un sueño, me encontraba con un murmullo tímido de la pelirroja diciéndome que había tenido una pesadilla. Hubo veces que, incluso, me despertaba abrazado a ella sin recordar la parte en la que había venido a meterse en mi cama y se acurrucaba a mi lado, haciéndose un ovillo. Llegó un momento en el que mi subconsciente le decía que sí, o le hacía el gesto para que se tumbara conmigo mientras yo dormía. Pero fue una costumbre que ambos perdimos con el tiempo. A esa sonrisa de medio lado le siguió una exhalación por la nariz, correspondiendo su mirada-. Era una de tus costumbres más tiernas. -recordé en subjetiva conclusión. No podía negar que aquella mujer que tenía delante de mí tenía muchas facetas, y yo podía jurar de haber visto la inmensa mayoría-. Las cosas cambian, Nyss. Y la gente también. Y, quien sabe, entre nosotros se pueden haber cambiado los roles. -alcé las cejas una sola vez. ¿Quién picaba a quien ahora? ¿Quién aguantaba a quien? Desde luego, nunca había visto a la pelirroja sonrojarse tantas veces conmigo. Pero la idea de que fuera yo quien irrumpiera en su cama a mitad de la noche por esas pesadillas que me visitaban últimamente era bastante más complicada.

Sin querer, me perdí en ese abrazo por un instante, centrándome en esa esencia floral tan suya y omitiendo cualquier aroma añadido a éste. Conseguí que todo, absolutamente todo lo demás, desapareciese, por lo que fácil hubieran podido ser dos segundos. Pero para mí fueron horas. Con los ojos aún cerrados, dejé que la calidez de aquel gesto supusiera un bálsamo que calmara mis demonios, que los ahuyentara por un segundo para poder coger  fuerzas en condiciones, para aguantar un poco más. Tragué saliva, como si aquello ayudase a que todo ese malestar me abandonara más rápido. Pero no. La presión en mi pecho, ese vacío, seguía ahí. Como el predador dispuesto a hacer agonizar a su presa, consciente de su final.

Y el que me correspondiera la tierna fuerza de un abrazo fue un punto de guardado, y un respiro para mí.

- No. Paso, no sea que luego les guste y quieran repetir... -contesté en un murmullo, con la misma suavidad que ella bromeó. Lo cierto era que no necesitaba nada de aquello en esos momentos como para siquiera querer bromear sobre ello. Inspiré, no obstante, cuando refutó mi petición. Era algo que ya sabía de antemano, pero bueno, siempre se guarda la esperanza de que ella finalmente cediera y me dejara ir-. Tú, vuelve... por favor. -me limité a susurrar, apoyando ligeramente mi mejilla en su cabeza.

No supe por qué. No supe por qué me dejé llevar. Por qué acrecenté mi avidez en aquel beso. Por qué respiré de alivio cuando ella me correspondió. O por qué ella no se apartó. Fui egoísta por un segundo y no me paré a pensar si ella tenía a alguien, como yo había tenido a Rain. No quería ponerle en ninguna tesitura. Porque antes de nada y por mucho que la quisiera, Nyssa era mi amiga. Muy amiga. Más que amiga. Ella tenía ese derecho a una vida en pareja, como yo la tuve con la dragona. Y no pensaba reclamarla para mí en ninguna circunstancia.

Finalmente se apartó, y antes de que yo pudiera formular cualquier comentario para justificarme, su pregunta me pilló por sorpresa. Reí, apoyando mi frente contra la suya, en otro toquecito amistoso, antes de separarme algo más, para poder mirarla-. ¿Eso le dije? Hmm... es posible... -fingí reflexionar. Estaba claro que Derek era un bocas que no sabía guardar un secreto. O a saber que artes habría usado la pelirroja para sonsacarle información-. Aunque creo qué me quedé corto. -una sonrisa impregnada de picardía afloró a la comisura de mis labios.

Pues no era ningún secreto que nunca le dije que no a todas esas veces que yacimos juntos. Aquello no era aguantarla. Me gustaron. Todas esas ocasiones me gustaron. No iba a negarlo si llegaban a preguntarme. Pero las cosas habían cambiado demasiado en estos cinco años y no podíamos fingir -ni pretender- que todo era como antes. Porque no lo sería.

¿No?




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1294

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Nyssa el Dom 12 Abr - 0:12

Sonrió adorable. Él nunca le había negado que se metiese en su cama para dormir, por sus pesadillas. Y realmente, ella tampoco lo haría si estuviese en su lugar. Pero él nunca había dado ese paso y ella había perdido aquella costumbre.

-Ah, vale, que ahora me vas a picar tú a mí. Pues… me voy a tomar la revancha, que lo sepas –le dijo con aire divertido, prometiéndole una serie de situaciones bochornosas.

Quería decirle que no la soltase, que la abrazase más, que no quería separarse de él. Ese abrazo se sentía muy bien, aquel que había necesitado durante tanto tiempo pero que no había ido a reclamarlo. Suspiró, sintiéndose por un momento protegida, a salvo. Sin ningún peligro al acecho. Una ilusión que se resquebrajó al volver a la realidad.

-Por supuesto que repetirían. Yo lo hice –contestó con diversión, después de reírse quedamente-. Volveré… y los demás también –susurró en regreso, acariciando su espalda como si quisiera relajarlo con ese simple tacto.

Después de aquel beso, en el cual no sabía si indagar, él se rió con su pregunta. Notó la piel de su frente contra la suya y bajó los párpados un momento, esbozando una cálida sonrisa, disfrutando de aquella sensación. Movió su cabeza, haciendo que sus narices se rozaran, de manera tierna.

-Claro, ahora hazte el loco –bromeó, antes de sonrojarse por lo siguiente que él dijo-. No soy para tanto… -murmuró, como si la sola idea de que alguien pensase que era sensual y hermosa era producto de la locura o las drogas.

Suspiró. Era la hora de marcharse y no tenía ganas. Ladeó la cabeza para frotar con suavidad su mejilla contra la barba pelirroja, ronroneando un poco ante la sensación. Aún recordaba cuando todavía no le había crecido aquel vello facial. Estaba mejor con él, sin duda. Pero, cuando todavía eran un par de adolescentes, cuando él tenía catorce años, ella había tenido un flechazo con él. Y nunca se lo había dicho, porque ella no le llegaba a la suela de los zapatos, porque ella no merecía la pena, porque no le había podido ofrecer nada. Hasta que se le había pasado… dando más importancia a aquella amistad que tenían.

-Tengo que irme. Nos vemos cuando vuelva. Pórtate bien, ¿vale? –estiró el cuello y le dio un beso en la mejilla antes de separarse por completo. Caminó hasta la salida, dándole la espalda, hasta que se giró un poco para mirarlo, dedicándole una última sonrisa-. Gracias por la conversación –le dijo con aquellas simples palabras pero que demostraban más de lo que parecía, antes de volver a encaminarse para marchar a las Montañas Quemadas.





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2800

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A little outstanding conversation... | Nyssa

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.