Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Get ready to feel (Megerah)

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Megerah el Sáb Abr 18 2015, 01:50

Claro, la culpa siempre era de los guardias. Erah rodó los ojos ante la respuesta de la dragona. Dichoso ego que gastaba la señorita. Exhaló por la nariz,  en su intento por armarse de un poquitito más de paciencia. Aún le quedaba mucho, mucho tiempo aguantando comentarios de esa índole, pero no era algo a lo que no estuviera ya acostumbrada-. ¿De lo que he hecho? -inquirió en respuesta, clavando con amenaza velada la intensidad de sus azules en los orbes verdes de Corah-. No. -y que fueran las consecuencias que fueran. Megerah de lo único que se arrepentía en todo caso, fue de creer las mentiras del maldito dragón negro. Esas mentiras que habían hecho tanto daño y con las que la rubia actuó en consecuencia... para luego quedarse y asumir el peso de sus actos.

Soy buena en lo que hago, pero no me considero tan especial como para librarme de la muerte. En los últimos días, parecía haber hecho mérito para que la muerte la encontrara por fin, pero Corah le había jodido los planes a ambas.

Como todos. Moloch. Leviathan. Ambos entraban en la definición emitida por la dragona. Curiosamente, eran los que Erah más podía haber querido, aunque a uno fuese de una manera demasiado retorcida y tóxica. Y al otro, bueno, no era precisamente que adorase esa faceta de Thareon, pero ese era él ahora. Una personalidad que la odiaba, que sabía la verdad... y que se lo había echado en cara cuando por fin la tuvo delante. ¿Cómo podía enfrentarse a algo así? Ayudándolo a escapar. Asegurándose de que no volviera a verla. Quedándose ella con esa culpa.

La esclava elevó ambas cejas, con cierta incredulidad. ¿Convenceros? Ya lo estáis. No habríais venido por mí de no ser así. Uno de los extremos de su boca se elevó con suficiencia, a sabiendas de que Corah tenía perfectamente presente las habilidades de la humana, y lo mucho que podía aprovecharse de ellas. Al menos, hasta que Moloch quisiera arrastrar de vuelta su trasero milenario y reclamársela. Otro gallo cantaría entonces. Megerah sabía que con él las cosas serían muy distintas. Habría reproches, puyas,  incluso gritos, golpes, más odio que hasta ahora y quien sabe si el dragón pondría voluntariamente fin a la vida de la que había sido tantas cosas para él. O al revés. Desde luego, ambos tenían motivos: ambos se movían por la traición a esa tácita confianza que cada uno había puesto en el otro.

Había sido Erah la primera que había dado el paso para sacar al que fue su dueño de su vida, al enamorarse de otro. Pero Moloch, por capricho y obstinación, la mantuvo peligrosamente junto a él. La rubia no había tenido el valor de romper barreras hasta que había sido demasiado tarde. No obstante, sí tuvo libertad para elegir ese acto que podría redimirla de parte del dolor que pudo causar.

La blasfemia que Corah emitió en la red por los comentarios del dragón la sacaron de su ensoñación.  Miró entonces, divertida, cada gesto que la rubia hacía conforme avanzaba la conversación entre esos dos... hasta que ella le retó.

Erah echó ligeramente la espalda hacia atrás cuando ¿Kariel? se puso a su altura. Se sintió desnuda en cuanto él habló, mencionando a Thareon. ¿Es que también lo conocía? ¿No iban a dejar su relación con el dragón azul en paz? ¡Bff! ¿Acaso esa relación era de dominio público ahora? Moloch no había dicho nada. Ella tampoco. Y Thareon estaba más que indispuesto a dar explicaciones. Mantuvo sus cristalinas pupilas en las del contrario, sopesando sus palabras, su entonación y las opciones que le brindaban-. Vaya, al parecer tenéis mejor don de la palabra que mi dueña... -murmuró lo suficientemente alto para que Corah la oyese. El gesto del dragón, más expresivo de lo que Megerah había llegado a pensar, terminó por convencerla de que haciéndose la loca, sólo conseguiría más molestia si no se dejaba curar. Molestia que se transformaría en dolor e incapacidad física en cuanto los moratones empezasen a tomar forma y se apoderasen de todas esas zonas golpeadas. Suspiró echando la mirada al suelo, antes de hacer el esfuerzo de retomar el control de su cuerpo para incorporarlo, con cierta pesadez y dolencia. Acto seguido, comenzó a  desvestirse, con lentitud, congestionando el gesto de vez en cuando, poco atenta a las miradas que pudieran estar observándola.

Su pelea ahora era librarse de aquella ropa, con verdadera intriga por los motivos de aquel dragón para estar allí. Porque ayudarla de manera desinteresada se le antojaba imposible.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Corah el Dom Abr 19 2015, 10:43

Ladeó apenas una sonrisa de satisfacción al escuchar las palabras de la desafiada. Bien, al menos no era hipócrita. No se estaba equivocando con ella. Era una pena que fuese esclava de Moloch, de lo contrario intentaría hacerse con ella. A pesar de esa lengua filosa que llevaba la paciencia de la reptil hasta el límite. Pero tuvo curiosidad por el motivo oculto para quedarse y se lo demostró a Megerah con una simple pregunta.

-¿Qué sentimiento te hizo quedarte? –inquirió. Estaba claro que había sido uno.

“Nadie se libra de la muerte, pero se puede vivir un tiempo prestado”, declaró la dragona mentalmente. “Todo aquel que lucha contra monstruos debe temer convertirse en uno”, comentó, enarcando una ceja marcadamente. “La diferencia es que sentirse como un monstruo no tiene por qué implicar desentenderse de lo demás”, agregó.

Chasqueó la lengua ante el siguiente comentario mental que la humana osó mandarle. Sí que era consciente de sus habilidades. La llevaba tanteando para ver si esa voluntad no se había ido al carajo. De momento mantenía el ego de inquisidora y que, muy probablemente, fuese también propio de su carácter de fábrica. Respetaba cómo era, su trabajo cuando eran compañeras… pero admitir todo aquello era otro cantar.

“No te creas tan importante. Vine a por ti porque los demás son unos vagos, alguien tenía que hacerlo”, soltó aquella perla con cara de bitch, please.

Ladeó una sonrisa al escuchar la conjugación del verbo que Kariel utilizó para referirse a Thareon. Pasado. Como si ya no lo viese… como si ya no existiese. Quizá la rubia también se diese cuenta. Se quedó al margen mientras el dragón rojo desplegaba sus habilidades. Pero la diversión le duró poco. Entonces Megerah la picó de nuevo. Frunció el entrecejo de mal humor. Se acercó a ellos y coló la mano entre los dos cuerpos. Zas, le soltó una bofetada con la mano abierta en toda la cara a Megerah. Contundente, pero no a lo bestia. No lo hizo con el dorso de forma despectiva. Era un toque de atención. Luego la señaló con el dedo índice de la mano derecha.

-Sabes por qué ha sido, lo sabes bien –marcó molesta.

Por supuesto, la intervención del otro dragón funcionó. Su nueva esclava se incorporó y empezó a desvestirse. Allí estaba la cicatriz de su desafío, pero no le dio mucha importancia. Agarró el frasco que antes Kariel le había dado. Lo abrió y pasó los dedos índice y corazón por la superficie, recogiendo un poco de aquella sustancia cremosa. Empezó a aplicar con suavidad sobre los golpes que le había dado a la humana, según la piel iba siendo descubierta.

-Entiendo qué más Thareon vio en ti –marcó el verbo en pasado para devolverle el pique. No sabía si la había visto desnuda y en realidad le importaba un carajo, pero no iba a desaprovechar la oportunidad.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Kariel el Dom Abr 19 2015, 17:35

Se relajó un poco al ver que decidía hacerle caso y se desnudaba. Esbozó una sonrisa ladeada ante el comentario, para Corah no debería de ser novedad. Alzó una ceja al ver el cachetazo y entrecerró los ojos, había más sentimientos en juego allí de los que se podía ver a primera vista.

Se paró y fue a la otra habitación a buscar vendas cuando escuchó el comentario de Corah y pensó “Pff, gaaaay” en chiste, recordando cuando eran jóvenes y jugaron, muy borrachos, a un juego de preguntas y respuestas. Se anotó mentalmente una nueva respuesta a una de ellas.

Volvió con las vendas para ver a Corah aplicar la pomada con suma suavidad y sonrió aprovechando que no lo veía. A veces era cruel y despiadada, pero otras mostraba una suavidad inesperada, era uno de esos momentos. Lástima que no los sabía aplicar más seguido.

Esperó a que terminase la aplicación y se puso a vendar a Megerah con expresión concentrada. Había tenido mucha práctica antes con cierta esclava… en la cual había acordado no pensar, y también con la bruta de Corah en sus entrenamientos. No era un experto, pero hacía un buen trabajo.

-A veces siento que mi vida contigo es un círculo vicioso. Hay ciertas cosas que no se arreglan a lo bruto, y me haría dichoso si lo entendieras. Aunque, probablemente moriría de un infarto ante la impresión…


Comentó terminando de atar las vendas y apartándose de la esclava. Era una pena verla así, y sabía que en algún punto Corah estaba de acuerdo, aunque fuera muy en el fondo. Quizá podría hacer con ella lo que habían hecho con muchos otros. Y con ese pensamiento en mente la miró de reojo… esto era distinto, Megerah era de Moloch, era complicado… pero los sentimientos de la inquisidora en esto también eran complicados.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Megerah el Lun Abr 20 2015, 22:37

Y bien, señores, ahí teníamos la pregunta que Erah bien sabía que iba a llegar tarde o temprano. ¿Qué sentimiento? La rubia lo tenía muy claro-. Miedo. -¿miedo? Megerah tragó saliva al pensarlo más detenidamente. ¿Miedo a Moloch? Por ese miedo, rompió el corazón de Thareon con mentiras. Por ese miedo, no volvió a intentar verlo. Por ese miedo, nunca le dijo lo que sentía por él. Por ese miedo, sólo lo cuidó desde las sombras. Pero no era ese miedo quien la había instado a quedarse.

No, a Moloch ya no le tenía miedo. Ni respeto. Su actitud egoísta y caprichosa para con ella habían conseguido desligarla sentimentalmente de él. Por fin. Justo ahora que el dragón negro se había agenciado su corazón, haciéndola lidiar con tanto sentimiento que, irónicamente, perdería con el paso del tiempo. Como si al desafiarla, al arrancarle el corazón, hubiese eliminado esos límites entre los que la humana encerró todo lo que sentía por el dragón que liberó.

Erah se había quedado por un miedo muy distinto. Era ese miedo al propio Thareon. Miedo a su reproche. Miedo a su odio y repulsión al saber que le había mentido. Que había sido egoísta y le había hecho daño. Miedo a escuchar las mismas palabras que Leviathan le dedicó, con el registro de voz del dragón azul. No, eso sí que no podría soportarlo.

Pero, ¿qué entendería la dragona de esa simple palabra?

La esclava oyó las palabras de ésta en su cabeza, y esta vez calló, concediéndole la razón. Erah no había luchado contra nadie. Erah aceptó su condición y se aprovechó de ello. ¿Eso la convertía en otro monstruo? Interesada, caprichosa y calculadora.

Unos vagos, sí. Drem entre ellos. Enunció en su mente. El rubio era también inquisidor. Humano. Y estaba más que segura que por la experiencia de Megerah en los inquisidores, era demasiado fácil hacer comparaciones y ver que la rubia valía más a priori. Había sido ella la que había cruzado la línea. Para llevar a cabo investigaciones, arrestos... y traición. Erah lo tenía presente y sabía que Corah también. Fue por eso por lo que marcó a un lado su sonrisa.

No supo bien por qué la pilló aquel bofetón de sorpresa. Era algo cantado que tarde o temprano, la dragona perdería la paciencia. Pero eso no fue suficiente para que la altivez en la mirada de la humana desapareciese al devolvérsela a Corah, mientras mascó cierto regusto metálico. Marcó dos respiraciones al sentir el picor característico, pero no dijo nada, pues el dragón volvió a llamar su atención justo para que se desvistiera. Y entonces, salió de la habitación, dejándola sola con su dueña de nuevo.

Erah puso los ojos en blanco en cuanto la inquisidora mencionó a Thareon. Otra vez. Otra. Vez. Otra jodida vez. ¿Por qué? ¿Tan obvia había sido? ¿Qué iban a ganar mencionando al dragón repetidamente? Ya no estaba. Y Erah sinceramente, creía que no volvería a verlo. ¿Tenía sentido que la rompieran así? ¿Para qué? ¿Por propio regocijo? Era humana. Frágil. Mortal. No obstante, Megerah se dio cuenta que si acababan con su voluntad, esa devastadora fuerza de voluntad que la rubia había presentado desde que tuvo libertad para unirse a los inquisidores, la volverían increíblemente dócil. Pues no le quedaría nada más para luchar. Pero eso no pasaría justo en aquel momento, porque estuvo demasiado tentada de picarla con otro comentario ladino y venenoso, pero se abstuvo. Todo por el alivio que sentía conforme Corah aplicaba aquella sustancia sobre su piel.

Kariel regresó y comenzó a ¿vendarla? Una ceja se le disparó hacia arriba a la humana, pues en sus conocimientos adquiridos en los últimos años, gracias a todas esas ocasiones en las que curó a Thareon, para unos simples golpes no hacía falta vendar. Mas sí lo agradeció, con una mirada apaciguada a los azules del dragón y una exhalación calmada por la nariz. Llegó a vendarle la parte baja de las costillas, justo debajo del pecho, y a Erah le costó inspirar por un segundo.

Empezaba a tener curiosidad por lo que viniera a continuación.... pues dudaba mucho que Corah tuviese como definición de tortura, lo que había hecho hasta ahora. Seria una gran decepción que el pensamiento de Megerah no fuera cierto.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Corah el Miér Abr 22 2015, 09:26

-¿Miedo? –enarcó una ceja dorada al repetirlo-. ¿A qué? –inquirió.

Para ella, aquel sentimiento estaba fuera de su propio diccionario personal. Si bien entendía que los demás lo tuviesen. Muchas veces jugaba con ese miedo en los prisioneros, pero primero tenía que saber a qué podían temerle. Ella había sido presa de pequeña, se hacía una ligera idea en los interrogatorios para dónde tirar. Pero con Megerah, aquello era un misterio.

Había perdido su rango de inquisidora, por lo que no tenía miedo de ser agarrada y volver a ser esclava… o a las demás consecuencias relacionadas. ¿A Moloch? Si estuviese en su lugar, ya podían petarle al dragón negro. Ni loca volvía con ese demente por miedo a que se enojase. ¿A no recuperar su corazón? Tendría sentido. La realidad de los desafiados era una gran putada. Si continuaban descorazonados, el destino que les esperaba no era muy esperanzador. Muchos se suicidaban antes. ¿Miedo a la libertad? No sabía si eso iba con la rubia. Estar de repente sola por su cuenta podía llegar a ser duro e imponía cierto respeto, pero se podía salir de eso.

Por mucho que le diese vueltas, intentando comprender aquella psique, no daba con una posibilidad más probable para tirar a acertar. Había muchas formas de miedo, demonios que atormentaban la mente y esta se convertía en el peor verdugo para sí mismo.

“A Drem lo dejo demasiado cansado como para poder hacer otra cosa”, le soltó mentalmente a la rubia, curvando la comisura de sus labios. En realidad, no tanto últimamente. La verdad fuera dicha, tendría que hablar con él en cualquier momento para que aprovechase las habilidades de tortura que le había enseñado. Con eso de que tenía que continuar ejercitándose con su habilidad, era probable que, de buscarlo, no tuviese que ir más lejos del burdel más cercano al castillo.

Megerah, para ser humana, había sido de las mejores inquisidoras. Más incluso que muchos dragones. Esos con los cuales a Corah se le caía la cara de vergüenza propia por su raza. Que daban ganas de decirles que se largasen a la aristocracia a disfrutar de la vida en vez de ser peso muerto para la inquisición. Después de todo, la dragona no hacía mucha vida social. Trabajaba, trabajaba y… ¿trabajaba?

Aquella humana era parecida a ella. No lo diría en voz alta, por supuesto, pero lo era. Había sido trabajadora, había abierto investigaciones, había hecho que aquel grupo creado hace unos meses se moviese. Cuando no lo hacía, estaba segura de que investigaba sobre su desafío. O la vez que la había visto en la taberna, con cara de que quería estar sola y que nadie la molestase. Era consciente de ello. Era una pena que hubiera tenido que agarrarla y reclamarla.

Alzó una ceja, lanzándole una mirada al otro dragón de “ni te atrevas, ese día no sucedió”. Nunca admitiría lo que sucedió aquella noche de borrachera con él ni en otras. Terminó de aplicar la pomada y se separó un poco. Kariel empezó a hacerle un bonito vestido de vendas a la humana. Estuvo tentada a hacer un comentario jocoso sobre el gusto sobre el arte del dragón rojo, los egipcios y las momias, pero se abstuvo.

Pero algo que sabía sobre el otro reptil es que no callaba ni debajo del agua, no. Tenía que lanzar su comentario de “quiero que te portes bien, que seas sentimental y tan adorable como falsamente creo que eres”. Caminó hasta la mesa mientras él continuaba vendando, de espaldas a ella. Empezó a preparar el zumo de limón, añadirle la sal… pero no rebajó con agua. Agarró otro frasco con un líquido incoloro y volvió justo cuando Kariel se estaba alejando de la esclava. Agarró la venda del antebrazo con determinación y rapidez, arrancándola. Entonces le tiró el contenido ácido y salado del cuenco sobre la herida. No contenta con eso, le soltó todo el alcohol que había en el otro recipiente, de golpe.

-Ahora que ha quedado claro mi punto, voy a continuar castigándola. Puedes quedarte y observar. O puedes salir y esperar a que termine para ponerle más vendas después –habló a Kariel con indiferencia.

Él tenía carta blanca para muchas cosas, pero no para todo. A otro dragón ya le habría soltado un golpe a lo grande. El intento de retarla para que fuese más suave no le había funcionado. Había tenido el efecto contrario al deseado. Kariel necesitaba entender que ella era un monstruo. Que aquella humana tenía que ser castigada. Había sido muy suave, demasiado para cómo era en las torturas. Aquel regaño lo vio fuera de lugar. Si no era capaz de soportar una simple bofetada, no tendría estómago para su trabajo completo.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Kariel el Miér Abr 22 2015, 23:43

Pensó que al menos era algo que no iba a magullarle más, escocería mucho, sí, pero esos golpes que a veces daba para magullar eran mucho peores. Kariel había sido víctima de ellos cuando practicaban.

Corah a veces tenía la necesidad de probarlo equivocado todo el tiempo, en esos momentos todavía veía su parte asustada e insegura, a pesar de que nunca se lo remarcaba a ella. A veces se preguntaba qué harían si tuvieran que enfrentarse, ¿ir a los puntos débiles del otro que tanto conocían, o bien evitarlos y hacerse los tontos?

-Paso, tengo cosas que hacer. Pero me ofrezco como niñera cuando termines, que sé que eso no se te da bien, y no es buena idea que rompas un juguete que no te pertenece.

Sabía que no necesitaba recordarle que no era de ella… pero a veces necesitaba recordatorios de que la gente era frágil-. No me vendría mal alguien con quien entrenar que tenga otro estilo, tampoco-. Soltó casualmente al respecto.

No estaba seguro si Corah le haría caso, sin embargo ahora tenía la oferta sobre la mesa. No sería la primera vez que le pasaba el fardo a Kariel, sabiendo que era capaz de cuidar de lo suyo sin apropiárselo. Al menos no del todo.

Con eso último se dio media vuelta y saludó con la mano, sin mirar a Corah y se fue, cerrando con llave tras de sí.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1268

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Megerah el Jue Abr 23 2015, 17:01

- Quizás algún día llegue a decíroslo. -respondió la desafiada entonces. Sabía que Corah insistiría como había venido haciendo hasta ahora para desglosar a la esclava y que ésta fuera más... accesible. Pero Megerah no pensaba capitular tan rápido, pues cuanto más aguantara ella, para su desgracia, los inquisidores no continuarían con esa supuesta investigación que estuvieran haciendo. Porque como bien habían remarcado ambas rubias... eran unos vagos.

Ese comentario que Corah vertió en la mente de la esclava le hizo demasiada gracia como para obviarlo y no sacar la puntilla. Si hacéis eso con todos, no me extraña que sean tan vagos. Ea. Corah era la culpable de la pereza de la Inquisición. A Erah le divirtió lo dicho pues tenía demasiado claro que la Inquisición no tendría el empuje que tenía de no ser por aquella dragona... Ella pudo comprobarlo cuando formó parte de aquella sección minoritaria y contundente del ejército. La élite, supuestamente. Pero aún tenían que pulir demasiadas cosas y bajar algo de ego para que aquel grupo funcionase mejor. Megerah lo intentó en su momento... pero por su condición, sólo consiguió comentarios altivos y miradas de suficiencia. 'Bitch, yo sé hacerlo mejor'. ¿En serio? Pues hazlo, holgazán. Fue una conversación mental interna que Erah tuvo en incontables ocasiones en esos seis meses. Mas las cosas habían cambiado demasiado para que mantuviera tanta altivez. Erah lo sabía, así como que llegaría el momento en el que se apagaría tanto carácter. Pero no tenía intención alguna de ponérselo fácil a la dragona.

Aunque Corah hiciera lo que acabó haciendo, arrancando de cuajo la venda de su brazo. De la fuerza del tirón, los dos últimos puntos saltaron, y la postilla de esa zona cedió. Insatisfecha, sin contemplaciones, haciendo alarde de esa frialdad, la dragona vertió el líquido ácido por el brazo lastimado y ahora desnudo, de Megerah. Y ésta terminó por gritar lo que se había aguantado con el tirón. Rápidamente, se llevó el antebrazo a la venda que Kariel había puesto instantes antes bajo su pecho, y las piernas se le hicieron débiles por un momento, en el que cayó de rodillas. Escocía. Dolía. Y del dolor, a la rubia se le nubló la vista por el líquido que cubrió sus ojos y acabó surcando sus mejillas. Bien sabía lo que el limón, la sal y el alcohol provocaban en cualquier herida. Mas no lo había llegado a comprobar de una manera tan drástica hasta entonces.

La dragona enfundada en cuero parecía verdaderamente molesta con el dragón cuando habló. ¿En serio? ¿Ese arranque había sido simplemente por contradecirlo? Erah arrugó la nariz, contrariada, frustrada, adolorida y sobre todo, irritada.Muy bien, Kariel. Estupendo. Llegáis, me cabreáis a la rubia, pago yo las consecuencias y os marcháis. Os habéis ganado una medalla... y una hostia con la mano abierta en cuanto tenga la ocasión. Si es que llegaba a tenerla. Desde luego, aquel dragón no la había ayudado mucho, si lo que quería era librarse del carácter de Corah. Más bien, y quien sabe si sin querer, había conseguido lo contrario. Tras el click del cerrojo, la habitación quedó en silencio. Sólo los jadeos de Erah interrumpían, lastimeros, ese sosiego mortuorio por el que la dragona se paseaba, dejando un nimio eco de la suela de sus botas al pisar. La esclava apretó la mandíbula, alzando de nuevo la llorosa mirada a su dueña-. No me extraña que estéis sola. -espetó entre dientes con ponzoña, con la mirada echada al brazo, tembloroso. Le importaba poco o nada lo que pudiera hacer la dragona a continuación. Que dolería era algo que tenía claro ya. Pero ahora sólo podía sentir ese escozor punzante en su antebrazo izquierdo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Corah el Jue Abr 23 2015, 23:28

Enarcó una ceja dorada. ¿Ahora iban a jugar a ser misteriosas? Porque ella podía hacerlo también, pero es que no le daba la real gana. Era como ponerle un caramelo cerca de los labios y, cuando fuese a abrir la boca para atraparlo, quitárselo. No era muy amable que digamos. Pero mejor, más diversión a la hora de sonsacárselo. Dejaría que pensase que se iba a librar, para luego retomar el tema. Cuando hubiera bajado sus defensas.

“Con todos no. A Giovanni no lo toco ni con un palo”, replicó en su mente. “Y a las hembras tampoco”, añadió.

En realidad, no se había tirado a tantos inquisidores. No le importaba hacerle una lista de sus amantes, que no era corta. Se lo diría con orgullo incluso. Sabía que la pereza en los inquisidores se estaba extendiendo como una enfermedad. De la cual esperaba zafar… porque ella lo valía más. Aunque fuese por mero orgullo, por no ser del montón. Si alguien no hacía su trabajo, ya sería investigado. No le importaba si tenía ella misma que llevarlo a cabo, al estilo asuntos internos. Porque los demás se la bufaban. Pero otra cosa era el servicio a la reina, la lealtad, el agarrar a cualquiera que fuese una amenaza para los dragones.

La comisura de sus labios se curvó en una sonrisa de satisfacción al escuchar gritar a la desafiada. Oh, sí, música celestial para sus oídos. No hizo falta decirle un “grita si te duele”. Kariel no parecía muy contento. Con suerte, se le había quitado la venda de los ojos y dejaba de buscar su lado sentimental de una vez.

“Eso no se te da bien y no es buena idea romper un juguete que no te pertenece”, replicó mentalmente, pudiendo escucharlos los dos, con un sonido de burla y diciéndolo rápido. No contenta con eso, movió los labios modulando la respuesta mental y rodando los ojos muy expresiva. A la mierda la contención. Hasta los ovarios estaba que le sacasen a colación cosas que no se le daban bien. Es que no estaba interesada en hacerlo bien. ¿Dónde estaban los machos que le decían lo hermosa que era, lo inteligente, sus virtudes, aunque ella ya lo supiese? Meh. Hombres.

-Claro… va… venga… Si eso, luego te aviso para que te la lleves a echar un polvo… con otro estilo. Aunque creo que Megerah debe de tener los mismos gustos que yo. Así, como dato.

Y le daba igual si le replicaba que era realmente por entrenar peleando. Los dos sabían cómo acababa eso. A Kariel le encantaba intentar ponerla contra la pared, besándola pasional, aunque ella luego fuese a dominarlo también. Porque una buena lucha siempre excitaba. Así que no estaba mal encaminada con la humana.

Hizo un movimiento de cabeza de despedida, que seguramente el dragón no vio por haberle dado la espalda. Al final, quedaron de nuevo solas. Se encaminó hacia el armario para abrirlo de nuevo, escuchando detrás el molesto ruidito lastimero de su nueva esclava. Tsk. Emitió ese sonido con molestia. Sacó una aguja curvada e hilo. También otro frasco con alcohol. Los puso sobre la mesa y miró a Megerah.

-Deja de llorar, no ha sido para tanto –replicó de mal humor.

Pero el comentario de la rubia hizo que la mirase cabreada. Torció el gesto, notándose el desagrado en su expresión, elevando de un costado el labio superior. Le había dado justo en un punto a la dragona que no le gustaba que tocasen. Estaba jodidamente sola y lo sabía. Todos la abandonaba, también era consciente de ello. Pero que la desafiada se lo soltase… era peor oírlo que pensarlo.

-Entonces como tú –siseó entre dientes, mirándola con enojo. Caminó hasta la habitación, agarró el primer vestido que encontró y volvió para tirárselo a la cara-. Vístete… después de que te cosa esa herida tan fea –agarró la aguja ya enhebrada-. Moloch me dijo que te dejara viva y útil… pero no me dijo que tuviese que ser confortable –ladeó una sonrisa malévola.


Agarró con la mano libre el antebrazo por debajo y lo sujetó con firmeza. Con la otra mano, clavó la punta de la aguja en la carne, cerca de la herida. La introdujo despacio, abriéndose paso por el músculo. No de forma suave, no, sino de esa manera tan condenadamente lenta que solía hacer que uno desease que acabase ya. Deslizó el hilo por el paso que se hizo con el metal. Clavó con la otra parte de carne que limitaba también con la herida. Repitió la operación una y otra vez. De vez en cuando, se detenía para echar alcohol, gratuitamente, antes de continuar cerrando. Agregó un cataplasma de hojas curativas y vendó.

***

Dos días después

La puerta del cuarto se abrió, dejando que la luz entrase. La dragona miró a la humana que había dejado encadenada a una pared. La había estado castigando sin comida, aunque no sin agua. La había privado de luz, junto con un maldito silencio, que sólo rompía para no permitirle dormir. Sólo por el placer de joder.

-Buenos días –saludó en un tono casi alegre, casi a lo “je, estoy contenta y tú jodida”.

Puso una bandeja con comida encima de la mesa. Había tostadas de pan recién hecho. Mermelada de fresa casera. La mejor mantequilla de los territorios de la reina. Café con espuma de leche y cacao espolvoreado por encima, caliente y con un delicioso aroma. Un vaso de zumo de naranja recién exprimido. Huevos fritos cuya yema se deshacía en el paladar. Salchichas pequeñas y tiernas, de increíble sabor.

-Supongo que no querrás unirte a Thareon, ¿verdad –la molestó con el temita, ahí, picando.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Megerah el Vie Abr 24 2015, 09:10

Mientras Erah intentaba controlar esos impulsos de retorcerse de dolor, presionando su antebrazo contra ella misma, oía más que escuchaba la conversación entre aquellos dos. No le interesaba lo más mínimo. Ese jueguito que tenían, había acabado mal para la esclava, que no tenía ni culpa ni voto en aquella extraña relación. Mas Erah sabía que más temprano que tarde, Corah se dejaría de estupideces y cortesías. Estuviera Kariel delante o no. El dragón se marchó con la indignación pesando sobre sus hombros y Corah adoptó un aire ridículamente triunfal que, de haber tenido a Megerah más atenta, le habría hecho soltar la carcajada. A veces las dragonas pecaban de ser tan divas, pensándose que todos tenían que besar allá por donde pisaran. Idiotas.

La rubia tragó saliva, cuando la dragona habló, antes de apretar la mandíbula y atravesar su espalda con sus cristalinos. No, para nada. ¿Queréis comprobarlo vos también? gruñó mentalmente, usando demasiada fuerza, llegando a rechinar los dientes ligeramente. Acabó suspirando, disimuladamente, cuando Corah enunció la evidencia de que tan sola estaba ella... como Erah-. Parece que os cuesta aceptarlo más que a mí. -farfulló, saboreando el veneno que desprendían sus palabras, justo antes de alzar el brazo derecho sobre su propio rostro y coger el vestido que la dragona le había traído. Estar sola, no era ninguna novedad de la que Megerah no fuera consciente. Pero ella así lo había querido. Ella lo eligió. Al desterrar a Thareon de su vida -que no de su corazón-, al liberar a Lyvana junto con el dragón, al quedarse con el único que podía devolverle su perdida condición de humana... pensando que Moloch se había quedado en la ciudad. ¿Qué habría ganado yéndose? Nada. ¿La libertad? ¿Qué libertad? Una mentira en la que se basaría una vida que la volvería un ente inhumano, insensible. Un muerto viviente. ¿Quién quería algo así? O el enfrentarse al hombre del que seguía enamorada, si es que él llegaba a calmar ese alter ego tan destructivo que había desarrollado gracias a las malas artes de la Muerte Negra.

Erah, de manera inconsciente, prefirió quedarse por no ver el reproche y la repulsión en aquellas dos pupilas de color topacio que tanto la hicieron sonreír.

El brazo le tembló ante el primer pespunte, del cual la rubia replicó con un gemido contenido. Sudor frío, dificultad para enfocar, boca reseca y hasta un bajón de tensión pudo llegar a sentir de todas esas punzadas que Corah tenía la bondad de clavar en su carne. Algo que ya había hecho Lyvana, pero de una manera mucho más dulce y cuidadosa. ¡Ah, dónde estaría aquella albina tan peculiar ahora! Megerah quiso pensar que se había tomado la promesa que le hizo, en serio, y estaba cuidando del dragón azul. Pero, ¿qué valía la promesa de una persona tan cambiante? Es más, ¿acaso era verdad que Thareon ya no estaba, ni dentro del castillo... ni fuera? Megerah tragó con lentitud y tiró ligeramente, en una de esas veces que la dragona embadurnó la herida con alcohol. Se tensaba. Se encogía. Y poco a poco, volvió a sentir alivio, con aquel cataplasma final y la venda.
Por un rato, Corah no se ensañaría más con esa herida de la que Erah se quería librar ya.

*******

Megerah ya sólo intuía cuántos días podían haber pasado, pues aquel zulo no tenía tragaluz alguno, y la dragona interrumpía regularmente, hubiera luz o no, para evitar que la rubia descansara la conciencia. ¿Es que ella tampoco dormía? Su estómago ronroneó durante unas horas, pero enganchada a la pared y encerrada, dependía de la dragona más de lo que la gustaría admitir. Corah había tenido el detalle de no encadenarla por los brazos, así como dejar comentarios ladinos que daban a la esclava horas de diversión, afianzando dudas en aquella entereza férrea... que ya empezaba a resquebrajarse con algunos temas.

Ya sentía las piernas adoloridas, pues las cadenas no la dejaban sentarse. Tiraba ligeramente de éstas hacia abajo, cuando la puerta se abrió y la luz la hizo fruncir el ceño, sin llegar a abrir los ojos, acostumbrados a la oscuridad. ... días, reflejó esa palabra en la mente de su dueña con hastío, cansancio y debilidad. Sintió un escalofrío cuando tantos apetecibles aromas golpearon dulcemente su nariz. Comida. La esclava salivó, de manera instintiva, queriendo ignorar todo. A Corah, la comida, el lugar, el malestar, la jodida dolencia de su brazo izquierdo. Todo-. Algo... me dice que no me dejaríais si así fuera... -¿unirse? Megerah alzó la mirada, con calma, hacia la dragona, ignorando adrede tanta comida que ya invadía su olfato. Unirse... ¿en qué sentido? Tenía claro que la inquisidora iba a seguir latigándola con el nombre del dragón. O más bien con su paradero. La desafiada sabía sus intenciones, las sabía, pero su situación y los sentimientos, no la dejaban pensar con claridad y esa duda sobre la muerte de Thareon había ganado fuerza. La suficiente para empezar a ser ineludible y, si todo seguía igual, llegaría un momento en el que a Erah se le antojaría real.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Corah el Vie Abr 24 2015, 14:20

“Cuando quieras lo comprobamos conmigo. No seas tan ingenua como para pensar que, todo lo que te hago, no lo he experimentado antes”, replicó mentalmente la dragona.

-Yo ya he aceptado mi destino. ¿Lo has hecho tú? –le devolvió a la desafiada, pareciendo que ambas eran incapaces de dejar de picarse.

Como si con esas palabras envenenadas desearan hacer ver más a la otra de lo que había frente así. Como si quisieran romperse mutuamente al saberse hembras, de distinta raza, capaces de pelear, de retorcerse, de sobrevivir ante cualquier adversidad. Porque ambas había conocido la crueldad en su cuerpo, en su psique. Ambas se habían hecho un hueco en la inquisición, habían trabajado a destajo. Y aunque pretendiesen que no era así, sin duda formarían un buen equipo juntas. Uno bastante peligroso.

En un momento, mientras le iba cosiendo como si de una lenta tortura se tratase, le acercó un cuenco vacío lo suficientemente profundo.

-Por si sientes ganas de vomitar. Mis botas no son una opción –le soltó con esa indiferencia tan hija de puta que solía utilizar.

Había visto el sudor frío perlado en la frente de la humana. La palidez en su rostro, pareciendo que su piel hubiese sido fabricada en mármol blanco. Sabía, por experiencia, que ante una situación de tanto dolor, había un cuadro clínico que podía repetirse. Con bajada de tensión, mareos y náuseas. No era por bondad, simplemente le estaba diciendo que sabía por lo que estaba pasando, que era consciente mientras lo estaba prolongando.

***

-Moloch no quiere que mueras –le dio por toda respuesta-. Quiere ocuparse de ti personalmente cuando vuelva.

Una verdad como un templo, que nada tenía que ver con Thareon, pero que podía hacerle pensar que el dragón azulado había fallecido. Técnicamente no le mentía, sólo jugaba con las palabras, puteándola, molestándola, dando lugar a malentendidos. Picaba con mente ponzoñosamente con su lengua de víbora.

Cortó un trozo de salchicha casera y la mojó en la deliciosa yema de huevo. Después, con los dedos pulgar e índice de una mano, hizo presión en ambos puntos de unión entre ambas mandíbulas de la humana, intentando obligarla a abrir la boca como un perro que no quiere tomarse la pastilla. No le importaba utilizar la fuerza para hacerle comer.

-Oh, lo siento, no te pregunté antes. ¿Necesitas ir al baño? –preguntó, fingiendo preocuparse ahora por ello, cuando llevaba dos días sin dejarle ir-. Lo digo para antes de que continuemos con el castigo. Por cierto, ¿qué tal está tu brazo? –presionó con el codo sobre el antebrazo que le había cosido.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Megerah el Sáb Abr 25 2015, 13:39


La rubia escuchó a la dragona en su cabeza, girando la cabeza a un lado mientras rodaba los ojos, hastiada por la petulancia de Corah. Una petulancia que aunque no quisiera admitirlo, compartían. ¿Ingenua? Si la rubia pensaba que Megerah era una ingenua, le estaba demostrando a la desafiada lo poco que la conocía realmente. La esclava había visto y hecho demasiado para ser tan inocente-. Supongo que sí. -encogió la nariz, en una extraña mueca de conformismo por su situación y dolor por su brazo. ¿Qué destino le deparaba a Erah? Algo que escapaba a sus ojos o cualquier predicción que pudiera hacer. Su vida había dado demasiadas vueltas y cambios de dirección en tan poco tiempo que, pasara lo que pasara, la rubia humana lo acabaría aceptando ya. Aunque, por los últimos acontecimientos, dudaba que fuera algo que fuese a disfrutar.

Erah tragó saliva, exhalando marcadamente cuando la dragona le advirtió quedamente. Ni alcanzaba a cerrar la mano del temblor que le provocaba. Estuvo tentada de tirar, de salir corriendo pero, como así acabaría demostrándole a Corah cuan ingenua era. Y no estaba dispuesta a ello, sobre todo, en las condiciones en las que estaba. No tenía la más mínima opción por muchos impedimentos que le pusiera a la inquisidora. Además de la falta de fuerzas que sentía en aquel mismo momento.

Capituló entonces, considerando esa tortura como merecida, y vistiéndose cuando pudo.

*****

Megerah, al irse Kariel, consideró la idea de dejar de picar a la dragona, viendo cómo se las gastaba. Así que, había ido intentándolo poco a poco. Estaba cobrando igual, Corah se lo había tomado en serio, después de un par de tonterías que sólo sirvieron para envalentonar a la esclava. O para mantener el descaro que Moloch le había dejado tener. Megerah no era ninguna estúpida, mas no podía evitar esos comentarios pérfidos que se le escapaban. Por muy prudente que quisiera ser -que no mucho-, lo de controlarse no lo llevaba del todo bien.

Apretó los dientes con la contestación de Corah. Respuesta que alimentó la duda que terminaría engullendo a la rubia, pues no pudo evitar seguir enlazando la pregunta inicial con la consiguiente replica de la dragona. Se concentró en su respiración, con el ceño fruncido, intentando relajar esas tremendas ganas que le dieron de acelerarla. La barbilla le tembló ligeramente, antes de desterrar esa incómoda sensación pensando en el culpable de todo aquello-. Qué extraño... -murmuró más para sí que para su dueña. Eran unas palabras colmadas de ironía, pues por culpa de aquel dragón aún seguía viva. Tal vez, ahora sólo la quisiera para poner remedio a ese error que pudo cometer hacía ya casi ocho meses.

En su garganta se emitió un quejido con el contundente agarre de la inquisidora, como si Erah se hubiera negado a abrir la boca. La humana cedió sin esfuerzo, por el cansancio, aunque su dueña apretó sin miramientos. Aquel trozo de carne le supo a gloria después de tantas horas a base de agua. Lo saboreó, exhalando ligeramente de alivio, sin llegar a desfruncir el ceño-. Como si os importara lo más mínimo... -susurró mientras rumiaba con trabajo lo que le quedaba de comida en la boca. Dudaba mucho que, tuviera ganas o no, Corah la soltase para una nimiedad fisiológica como aquella. Pero todo pensamientos se vio resquebrajado con aquel contacto físico que supuso el codo de la dragona en su antebrazo herido. Erah aspiró profundamente como única respuesta a su última pregunta, congestionando el gesto de dolor por ese pinchazo que atravesó la carne que Corah presionó consistentemente. Sus labios temblaron, como reacción inconsciente de su propio cuerpo al suplicio que le suponía esa fuerza y tensión sobre la herida-. ...duele. -musitó en fenicio, dejando escapar su aliento entre dientes, apretados por el dolor, más que por enfado.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Corah el Dom Abr 26 2015, 17:29

-No lo veo tan extraño. Has liberado algo que era suyo, los dragones tendemos a ser posesivos. Además, ahora que Thareon no está… supongo que pagarás por los dos –la continuó picando, en un tono indiferente como quien habla del tiempo que hace.

Esbozó una sonrisa al escuchar el quejido. Cierto era que su agarre era innecesario, pero… ¿qué diversión habría de no hacerlo? Observó cómo comía, paladeaba aquel trozo de carne untado en la sabrosa yema de huevo. Sabía que el jugo de la salchicha se derramaría en su boca en una explosión de sabor. Lo mejor era la expresión de la desafiada, que parecía a lo “quiero comer pero te sigo odiando mucho”.

-Realmente me la bufa –soltó la dragona. Disfrutó el dolor ajeno, aquel placer culpable en el sadismo. Alzó una ceja dorada al escuchar los sonidos que parecían palabras, murmurados entre los labios de la ex inquisidora-. Como me empieces con lenguas muertas que vete tú a saber cuáles son, te hablo yo en draconiano y te cagas –la avisó.

Dejó de presionar en el antebrazo de la recién esclava. Le puso un collar con una correa y le soltó las cadenas y la obligó a andar… o a arrastrarse por el suelo, lo mismo le daba, no miró hacia atrás. Su paso no era rápido, sin embargo. Le daba tiempo. Pero sabía que sus piernas estaban débiles, quizá con calambres, al haber tenido que mantenerse de pie durante tanto tiempo.

Después de un rato por ahí, volvió a su habitación, sin llegar al cuarto donde la había retenido. Abrió la ventana, dando a un patio donde se castigaban públicamente a unos esclavos. Algunos eran niños. El chasquido de los látigos se escuchaba, restallando contra los pequeños cuerpos. Las ropas estaban ya manchadas de sangre. Muchos no podían mantenerse en pie. Hizo mirar a Megerah la escena.

-¿Sabías que desaparecieron muchos durante la estancia de Leviathan? –le preguntó, aún con la correa en sus manos, sujetándola con firmeza-. ¿Cuántos crees que se habrá comido? –agregó, enarcando una ceja dorada y mirando a su antigua compañera-. ¿Crees que disfrutó devorando sus entrañas? –continuó puteándola, pero no había terminado. Tiró de la correa y la obligó a retirarse de la ventana, caminando con paso seguro hasta el cuarto-. Puedes continuar comiendo. Buen apetito –esbozó una sonrisa, fingiendo ser adorable, pero con toda la maldad en su interior.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Megerah el Lun Abr 27 2015, 19:28

La inquisidora seguía royendo con sus palabras, carcomiendo como la más voraz de las termitas, la ahora tambaleante entereza de la esclava. Erah estaba cansada, adolorida y su psique había sido vapuleada de malas maneras en los últimos días. Porque tras la marcha de Thareon y Lyvana, la rubia había lidiado con esos pensamientos tan destructivos y ahora truncados por el desaliento de haber sido pillada. Y ya no sabía qué era peor-. Eso os encantaría... -matizó sabiendo que sí, que Corah tenía razón: Megerah acabaría pagando por los dos. Por ella y por Thareon.

Pero Erah estaba más que dispuesta a asumir las consecuencias de lo que había hecho.

La esclava rumió la comida, aparentemente con desgana, a pesar de sentir que aquel hambre atroz se reactivaba con ese humilde trozo que se había llevado a la boca. La desafiada no quería admitir que estaba extenuada, habiendo estado de pie durante dos días, sin alimento que probar y apenas una cabezada. Los calambres en las piernas habían pasado a ser algo con lo que la rubia lidiaba, prácticamente acostumbrada. Pero su naturaleza de heartless, al parecer, le ayudaba aún a mantener rectas las piernas y no ceder a su propio peso. Mas la herida del brazo era otra historia. Sois joven. Aún podéis aprenderlas... espetó mentalmente a la dragona. Ignoraba la edad de la dragona y lo que había podido llegar a ver de todas esas guerras que se habían lidiado antes de que Megerah naciera, pero era bien sabido lo afines que eran los dragones a aprender de la edad antigua de los humanos. De todas formas, la rubia había hablado fenicio por inercia, sin pararse a pensar siquiera si Corah la entendería. Esa había sido siempre la lengua por excelencia en la corte de Moloch. Y Erah había hablado fenicio mucho más que la lengua común.

Inspiró de alivio cuando la inquisidora le soltó el brazo, pero le duró poco, pues adivinó rápidamente las intenciones de la dragona en cuanto le puso la correa y la liberó de sus cadenas. Hizo recolección de fuerzas ante el primer tirón pero la pierna derecha le falló y cayó al suelo al intentar dar un paso... y un tremendo pinchazo recorrió parte de su cuerpo cuando, por instinto, apoyo ambos brazos para sujetarse. La respiración se le entrecortó pero Corah no iba a darle tregua y siguió andando, así que la correa al cuello pronto empezó a presionar el cuello de Megerah. Más le valía levantarse si no quería verse arrastrada.

Y eso hizo, con un acopio de energía que no supo de dónde salió.

Tras un par de trabajosos pasos, consiguió erguirse y seguir a la dragona. Quizás fuera el orgullo de no verse reducida de tal manera, quizás fuera su condición extraordinaria de desafiada, pero sus piernas pronto sacaron provecho del movimiento y renovaron esas fuerzas que las empujaban, aunque la molestia del entumecimiento estuviera presente. Ese hormigueo pronto menguó, conforme andaba, sin embargo, el brazo izquierdo le abrasaba por dentro lo que no estaba escrito. Fue por esto que no desfrunció su ceño en ningún momento mientras se daban ese ridículo paseo. Y lo que le gusta joder a la rubia, pensó con el suficiente control como para que aquel pensamiento no fuese más allá de su cabeza.

No pasaron mucho tiempo cruzando los pasillos que Erah ya se sabía de memoria. Pero cuando estuvo en su habitación, Corah no la llevó inmediatamente de vuelta a su cubículo. El familiar sonido del látigo llegó a los oídos de Megerah cuando la inquisidora abrió la ventana. La dragona la obligó a mirar hacia un patio donde varios esclavos estaban siendo víctimas del crepitante cuero. La rubia se aproximó a la ventana, poniendo su brazo izquierdo, concienzudamente entre su cuerpo y la pared bajo ésta, dejando que el frío de la piedra la aliviara. Tragó saliva, aún con el rostro imperturbable con la primera pregunta. Lo mantuvo con la segunda, así como la mirada fija en aquel espectáculo que tenía ante sus ojos. Y así hizo con la tercera también, pero no contestó a ninguna. Porque lamentablemente, sabía las respuestas.

Seguía sin fiarse de la dragona, así que... de todo lo que había en la bandeja, tuvo claro hacerse primero con el zumo y una tostada. Llevando tanto tiempo sin comer, no era recomendable hartarse en poco tiempo. Erah lo sabía desde el punto de vista de torturador, pero como víctima reprimió ese impulso de, efectivamente, abalanzarse contra la bandeja y llenar la boca con la máxima cantidad de comida posible como si le fuera la vida en ello. El dolor de estómago y los retortijones posteriores era algo que Corah estuviese buscando, pero que Megerah no estaba tan dispuesta a concederle.

Bebió un par de tragos, agradeciendo el sabor y casi sintiendo como esa explosión de vitaminas la revitalizaban enormemente. Con movimientos cautelosos, dejó el vaso y se cambió la tostada de mano, la dobló por la mitad y la sumergió parcialmente en la mermelada. Levantó la mirada con prudencia cuando se llevó el trozo de pan a la boca, buscando las esmeraldas que la observaban con malicia contenida. Su cuerpo tembló de manera imperceptible entonces.

Y ahora, ¿qué?





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Corah el Miér Abr 29 2015, 16:27

Sonrió zorrunamente. Por supuesto que le encantaría. Por desgracia, estaba segura de que Moloch no la dejaría mirar. Celoso dragón negro. Tampoco ponía la mano en el fuego porque estaría conectado a la red dracónica y podría husmear allí. Al final, sólo se enteraría de lo que pasaría cuando volviese a ver a Megerah… o no la viese. Era consciente de ello, así como del sadismo, crueldad y brutalidad de los que hacía gala el otro inquisidor.

Le echó una mirada a la otra rubia que suerte tenía de que no pudiese matar con ella. ¿Cómo se atrevía a decirle lo que podía o no podía hacer? Humana descarada. Sabía que en algún momento terminaría perdiendo la paciencia. Estaba sumando puntos a lo bestia para ganarse una paliza de campeonato.

“Lo sé, en vez de doscientos y pico años, aparento estar en los cien”, replicó mentalmente a la desafiada. Con todo el ego draconiano que pudo reunir.

Esbozó una sonrisa de satisfacción cuando Megerah se irguió, sacando fuerzas de donde pudo, y empezó a seguirla. Por cosas así la respetaba. Era lo suficientemente terca y orgullosa como para no sucumbir. Por muy jodida que estuviese. No muchas personas podían decir lo mismo. Y quienes no lo hacían, no merecían la pena para la inquisidora. Su nueva esclava era uno de esos raros especímenes que quieres tener al lado. Su valía residía en sus habilidades, en su fuerza de voluntad, en su obstinación, en su inteligencia.

Chasqueó la lengua frente a la ventana. Su ex compañera no le daba coba. Seguramente a propósito, para que no pudiese deleitarse con sus respuestas. Casi se podía sentir ese “ahora te jodes, rubia de bote”, implícito en el silencio de la descorazonada. A lo que la dragona pensó que había que ser hija de puta y retorcida para echar ese pulso con ella.

La dejó comer tranquilamente. Después llamó al mejor sanador del castillo para que se hiciese cargo de la herida de su antebrazo. No quería que lo perdiese. Incluso le permitió que eligiese varios brazaletes anchos para tapar aquella zona. Distintas texturas, dibujos, materiales y formas.

---

Al día siguiente, cuando Corah volvió de la calle, la dragona permaneció en silencio. Su semblante estaba serio, pero ni siquiera miró a la humana. Fue escueta en su conversación con Kariel por la red draconiana. Sólo con decirle que quería unos sirvientes para alimentar y cuidar a Megerah, el dragón aceptó. Estos no tardaron en llegar, haciéndose cargo de limpieza, alimento y cuidados de la desafiada.

La dragona desconectó de la red draconiana mientras apretaba con fuerza el cilicio en su muslo, sintiendo el metal clavarse en la carne. Trabó la mandíbula, soportando el intenso dolor.

---

El segundo día pasó un tanto de lo mismo. Pero el tercero fue diferente. Ordenó a un sirviente que echase agua fría sobre la encadenada Megerah para despertarla, antes de soltarla. Siempre la sujetaba por el torso contra la pared, manteniéndola de pie durante la noche. Después, les dijo que podían volver con su amo y le transmitiesen su agradecimiento. Se quedó a solas con la rubia y le tiró una espada al suelo.

-Supongo que sabes pelear. Vamos a ver qué tal lo haces –dijo con un esbozo de sonrisa psicópata. Dicho esto, empezó un movimiento de ataque con otra espada que llevaba también ella.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 586

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Megerah el Vie Mayo 01 2015, 18:19

Megerah llevó los ojos al cielo, por la puntilla de la otra rubia sobre la edad. Nunca habría adivinado la edad de ésta, principalmente, porque era un tema un tanto turbio. Los humanos crecían y su apariencia física menguaba llegada un punto, pero a Erah se le antojaba diferente para los dragones, pues en su vida había visto algún dragón con decrépito aspecto. Mismamente, había oído que la Reina era la madre de todos los dragones, pero cuando tuvo ocasión de verla, una vez, se quedó en shock de la impresión, pues no aparentaba más edad que ella. Así que, le daba francamente igual que Corah tuviese veintiséis años que dos mil quinientos treinta y siete. Que le sacaba más de cien era algo incuestionable.

La dragona, pareció ligeramente frustrada ante el silencio mortuorio de la esclava. Erah ladeó una sonrisa socarrona al darse cuenta que, aunque la sacara de quicio, sus filosas y rebeldes contestaciones de la humana... la divertían. Así que, en ese momento, tanto la castigaba una, como la otra le devolvía el golpe. Una peculiar relación que no había tenido nunca, pues al único dragón que había tenido como dueño hasta entonces, lo respetó, lo amó y lo odió a partes iguales. Y tanto distaban sus formas, como el carácter de ambos dragones, dentro del comportamiento standard de su raza. Para su sorpresa -que supo ocultar mejor de lo que pensaba-, la dragona dejó que desayunara, así que, la desafiada, acabó llenándose, con poco, eso sí. No contenta con ello al parecer, la inquisidora la regaló los servicios de un sanador quien pareció obrar milagros en su brazo. Megerah pudo descansar, a base de ungüentos, de ese lacerante dolor que le había estado acompañado por semanas.

Al día siguiente, Corah volvió a sorprenderla, cuando dejó que otros se ocuparan de ella. Pero no en el mal sentido. Erah averiguó a base de hablar con ellos que servían al dragón que había despertado la ira de la dragona días antes. Quizás, no se mereciera esa bofetada que la humana pretendía darle, después de todo. No obstante, le resultó extraño -cuanto menos- que su dueña la dejase en paz. Así como el día siguiente, en el que apenas la vio.

Pero la rubia sabía que era la calma que precedía a la tormenta.

La manera que tuvo de despertarla al tercer día, se lo confirmó. Respiró marcadamente por la boca un par de veces hasta que dejó de sentir el agua tan fría. Vio el percal, cuando Corah hizo por quedarse a solas con ella. Oh-oh. Con presteza y entumecimiento en las piernas, se apartó para esquivar aquel contundente filo. Cayó de rodillas, lejos de la trayectoria diagonal de la espada de Corah. Ugh. A regañadientes, Erah se hizo con el arma que estaba tirada en el suelo a tiempo de alzarla con ambas manos para detener un segundo ataque, y de la violencia del choque metálico, su brazo izquierdo se resintió. Por suerte, alcanzó a trabar por el extremo afilado, su propia espada contra el muro sobre el que se había estado apoyando. Se ayudó de éste todo lo que no pudo con su brazo, y pudo detener ese primer ataque. ¿Qué? ¿Ya volvisteis a hablar con Kariel? Vertió con burla y veneno en la mente de Corah. Había tenido un par de días para recuperar fuerzas y moral y se había acostumbrado a los calambres, al pasar tanto tiempo de pie mientras dormitaba. Hasta confianza, al entrever ciertos comportamientos de la dragona de los que pudo sacar conclusiones. La rubia atacó en respuesta, volviendo a incorporarse, con un movimiento rápido, cogiendo la espada con una sola mano. No podía valerse de la fuerza que sus brazos no tenían, así que, prefirió convertir aquello en una batería de ataques rápidos que no dejaran tiempo a la inquisidora para volver a intentar un mandoble, ataque con el que Megerah no podría hacer nada. Pero no pudo aguantar mucho tiempo así, pues la dragona seguía siendo más rápida que ella, que no había tenido ocasión de volver a entrenar en semanas. Su ímpetu la llevo a pensar que Corah descargaba toda esa ira que había estado conteniendo en cada sablazo que intentaba asestar, y que Erah, cada vez con más dificultad, lograba esquivar.

Hasta que su dueña volvió a acorrarlarla contra otro de los muros, simplemente separadas por el pulso entre espadas.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Get ready to feel (Megerah)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.