Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Llegaremos a 100?
Ayer a las 23:21 por Moira

» Confieso que...
Ayer a las 22:32 por Moira

» Stealth is the key [Oswin]
Ayer a las 21:58 por Oswin

» Habilidades perecederas -FB (Jeanne Lionheart)
Ayer a las 21:31 por Jeanne Lionheart

» Buscado el consejo de un hombre sabio [Vaurien]
Ayer a las 20:50 por Vaurien

» Draconians por Cerrar Temas
Ayer a las 20:34 por El Anciano

» Registro de Rango
Ayer a las 20:14 por Letyko

» Registro de PB
Ayer a las 20:11 por Letyko

» Registro de Grupo
Ayer a las 20:06 por Letyko

» An unexpected presence [Ariakas Verminaard]
Ayer a las 19:50 por Ranema

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Nyssa el Lun Mar 09 2015, 18:46



El sol brillaba en lo alto del cielo celeste en aquella mañana. Parecía guiñar, a lo: “mírame, ¿a que soy hermoso? ¿Te cegué? Pues te jodes.” ¿Y de quién había sido la maravillosa idea de salir a la ciudad? Pues… mitad y mitad. La pelirroja iba cada día a Talos y Trystan necesitaba distraerse. Un tiempo soportándola seguro que le venía de perlas. Además, Alexion y Evolet vete a saber si estaban haciendo manitas por algún lado, no quería molestarles y se aburría soporíferamente sola. Siendo justos, no estaba completamente sola. Tenía una extraña relación con los guardias. Ellos querían citas con ella, ella les decía que no, la acosaban ¡públicamente! Y al final zafaba porque era más rápida. Añadiendo que ellos tenían un extraño fetiche con las esposas. Al menos que la invitasen antes a una copa, ¿no?

Hacía mucho tiempo que no veía al líder resistente. Y eso que se conocían desde hacía nada menos que… redoble de tambor… ¡diecinueve años! Lo había votado, sí. Culpable. Porque pensaba que nadie podía ser mejor líder que él, hacer cambios necesarios en la resistencia, poder llamarlo “jefe”, “fefe” y demás variaciones. La diana en el culo era preocupante, sí. Pero a la mierda, tendrían que pasar por encima de ella para llegar hasta el otro pelirrojo. Seguramente otros resistentes pensarían lo mismo. De algún modo, eran una extraña y loca familia. Como cualquier otra, vamos. Así que, ni corta ni perezosa, fue un: “hey, Trys-tras, ¿vienes conmigo a montarla parda en Talos?”. La misión era de lo más sencilla: arrancar carteles de “se busca”. Fácil, ¿no?

Nyssa llevaba su traje de fino cuero oscuro y ceñido al pequeño cuerpo, dibujando el contorno de su femenina figura. Desde los tobillos hasta el cuello, con un escote en pico. Las botas negras, de cuero, ocultaban parte de las perneras. El cabello rojo fuego suelto, formando marcadas ondas que enmarcaban el hermoso rostro. ¿Y la capa? A la mierda, no la llevaba, no volvía a asarse de calor. Caminaba por las calles de la ciudad con paso seguro y el mentón elevado. Levantaba los brazos e iba arrancando los carteles según pasaba cerca de las fachadas de los edificios. Hizo un montón de pelotitas y las tiró a la fragua encendida de una herrería, esbozando una sonrisita. Oh, uno de Alaric. Para la saca. O mejor dicho, para el zurrón de cuero marrón oscuro que llevaba. Se lo daría a Derek, que seguro que lo disfrutaba.

Sus ojos verde selva se elevaron hacia un cartel que estaba… a ver… como… ¿a tres cabezas por encima de ella? ¿A quién hijo de su madre se le había ocurrido ponerlo ahí? ¡Las bajas también tenían derecho a retirar carteles! Plan B. Su cabeza giró con suavidad y sospechosa lentitud hacia Trystan. Sus carnosos labios esbozaron sonrisa que cualquiera hubiera dicho un “huye ahora que puedes”.

-Tan-Taaaaan –lo llamó sólo para molestarlo-. Aúpame, anda, por favor –le pidió, poniendo impagable carita de gato con botas-. Ah, espera… si hay otro de tu lado. Ya voy yo –y hala, a trepar a la espalda del pelirrojo. Una vez en sus hombros, se estiró un poco y arrancó el cartel con sus finos dedos, antes de mirar al frente y distinguir algo no muy lejos de ellos. Achicó los ojos antes de sentirse algo inestable sobre Trystan-. Tryyyyyssssss, que caemoooos –lo avisó, con toda la jeta. No, que se caía ella, en verdad.





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Kyrieth el Lun Mar 09 2015, 19:42

Hacía un día maravilloso, un día maravilloso para huir de una pareja de soldados por mitad de las calles de Talos. Sí, porque yo no podía ser yo sin que hubiera una persecución a la semana en mi vida.

Había decidido ir, por primera vez en años, a ver la que había sido la herrería de mi familia, mi antiguo hogar, mi vieja casa. Obviamente seguía siendo una herrería, pero con otras personas trabajando dentro. Los recuerdos me invadieron cuando entré en ella, pero parece ser que para los que allí trabajaban más bien había sido yo la invasora y claro, no les había sentido nada bien que me colara en lugares del establecimiento en los que yo no podía estar, y mucho peor les sentó que me hubiese llevado un par de cosillas así sin permiso, pero jo, que esa había sido mi casa y yo también necesitaba materiales con los que no me podía hacer en ningún otro lugar.

Total, que en cuanto los dueños del lugar me vieron tomar prestadas aquellas cosillas y estar en sitios en los que no se me permitía estar, llamaron a los soldados y evidentemente lo primero que hice fue salir corriendo. Al menos iba completamente equipada con mi cinturón lleno de compartimentos, mi arco desmontable colgado de él y el carcaj camuflado a la espalda. Llevaba una especie de parte de arriba de una tela oscura bastante buena, buena teniendo en cuenta la ropa que se suele llevar en la resistencia, sin mangas y con una capucha, que llevaba puesta por supuesto para ocultar el rostro. Unos pantalones marrones y unas botas altas de piel negras completaban aquel conjunto que me estaba resultando muy adecuado para correr. Además contaba también con la pieza de cuero que llevaba en el brazo derecho para protegerlo al disparar con el arco... mirándolo desde fuera sí que parecía una fugitiva. Pues qué bien.

Me sentía tentada de utilizar el truquito de los polvitos que ya había usado en otra persecución, y en otra anterior con Kain. Por la diosa, si es que lo único que hacía últimamente era correr. Al menos había seguido el consejo que Alecto me dio al llegar a la resistencia, así que en ese aspecto podía sentirme orgullosa y debía admitir que después de tanto tiempo de entrenamiento mi cuerpo se había vuelto más atlético y podía soportar mucho mejor el correr durante un largo rato sin cansarme.
Me topé en mi carrera con un conjunto de cajas dispuestas en L, con una columna de ellas a la izquierda. Salté las dichosas cajas con un buen salto y con un movimiento de mano y una orden mental provoqué un pequeño movimiento de tierra bajo la columna de cajas haciendo que todas cayeran al suelo y se rompieran en el acto dejando un montón de frutas rodando por el suelo -Ops- murmuré con una sonrisa sin parar de correr. El frutero salió de su tienda a maldecir y a gritarme mientras los dos soldados, que para mi decepción no parecieron nada sorprendidos por mi movimiento, disminuían su velocidad para no pisar ninguna de aquellas frutas y luego volvieron a la carga.

No sé cuánto tiempo más estuve doblando esquinas y recorriendo calles, pero en una de esas esquinas me topé con algo interesante, Trystan y aquella pelirroja exploradora. Yuju. ¿Qué demonios estaban haciendo allí?
Seguí haciendo como que corría pero sin moverme del sitio mientras les observaba -Qué bonito día hace ¿eh? ¿Qué tal chicos?- miré hacia el lado y pude atisbar a lo lejos dos figuras que doblaban la esquina para perderse por otra calle. Dediqué una sonrisa apurada a los dos y paré mis movimientos recuperando algo de aire. De momento les había perdido de vista, pero seguramente me estarían buscando -¿Qué hacéis? Por cierto, no os conviene estar mucho tiempo aquí parados. Ni a mi tampoco.




Kyrieth:

I can't scape from my dreams:

avatar
Kyrieth
Human

Ocupación : Arquitecta e inventacosas en general. Jinete de dragón.
Mensajes : 616

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Trystan el Mar Mar 10 2015, 23:31

Y otra mañana interesante. Parecía coleccionarlas últimamente. Bien. Mejor que bien, en realidad. Tal y cómo estaba, no me interesaba lo más mínimo no tener nada que hacer. Porque por mucho que no hablara de ello –ni quisiera- aúnno estaba del todo bien. Y tardaría en estarlo, de hecho, pero eso no quitaba que pudiera divertirme de vez en cuando. Aunque el estirar las piernas. Probar esa resistencia perdida y recuperada de nuevo. Comprobar que la fuerza de los brazos y la agilidad que intenté recobrar tras esa sesión que se me antojó eterna de torturas no habían variado lo más mínimo. El resultado no era el esperado pero tampoco me decepcionó. Mi cuerpo reaccionó francamente bien a todo aquello. Claro que... todavía no había hecho falta correr.

Sobre todo, cuando cierta pelirroja con la que llevaba compartiendo dos tercios de mi vida parecía haberme sacado de la oreja con los primeros rayos de la mañana para dedicarnos a arrancar carteles por las calles de la ciudad. Todo muy normal, sep. Así, como en alguna ocasión en la que coincidimos cuando yo fui explorador. Antes de que conociese a… ¡Anda, mira, otro cartel! Me acerqué en un par de pasos al papel y tiré sin miramientos. Desde luego, la cantidad de papel que se usaba en los dichosos anuncios con nuestros semblantes se podría mantener las cloacas mucho más secas. Pero, bueh, salíamos favorecidos, todo había que decirlo. Uy, otro más. ¡Rash! Se lo pasé a Nyssa, que tuvo el mismo pensamiento que yo cuando vimos aquella fragua que nos pillaba de paso.

La enana ésta y su motes.  

No se hacía una idea de cuánto podía agradecerle el detalle de haberme sacado de paseo. Era sólo con ella y un par de personas más con las únicas que, dadas mis circunstancias personales, podía relajarme tanto con tanta facilidad. La miraba de soslayo cuando se volvió a mí con esa cara tan... suya cuando quería algo. Llevé los ojos al cielo de forma teatral antes de colocarme de espaldas para que trepara. ¿Y lo que se mueve?-. Mira que te gusta complicarlo... -con un simple movimiento del brazo alcancé a provocar un golpe de aire que consiguió desenganchar el papel al que la pelirroja aspiraba. Trys 1, Nyss 0. Jé. Esto empezaba a gustarme. Quizás podría acostumbrarme.

Una voz conocida, me hizo girarme, con Nyssa a mis hombros. Kyrieth-. Hey... -sonreí antes de levantar a la pelirroja al peso, por encima de mi cabeza y bajarla. Ojúh, o ella había ganado un par de kilos o... no, definitivamente era yo que había perdido algo de fuerza. No iba a hacer comentario alguno de ello tampoco-. Nada, alimentando las hogueras de Talos por nuestra cara... -ingenioso, sí, señor. Tal vez me dieran un premio por ello. Su advertencia me pilló de imprevisto y me hizo fruncir el ceño-. ¿Por qué n-? -ni terminé la pregunta cuando dos guardias nos pillaron al doblar la esquina. Kyr podría escaquearse pero ¿nosotros? De seguro esos dos se habían visto y aprendido nuestras caras a la perfección.

- ¡Eh! ¡Vosotros!

Oh-oh.

Me giré a ellas entonces, dándoles la espalda a los guardias-. Ehm... ¡corred! -enuncié alzando la voz, y retrasándome adrede para cerciorarme que ambas me hacían caso.




De parvis grandis acervus erit
This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Nyssa el Miér Mar 11 2015, 16:49

“Claro, ahora pon caritas teatrales. Ambos sabemos que estás sometido a mi voluntad. ¿VEEES? Ya te has puesto en posición para que trepe”, pensó con aire divertido antes subirse como un pequeño lémur a su espalda y sentarse en sus hombros. Pero el otro pelirrojo, no supo qué demonios hizo, quitó antes el cartel. Espera, no, ni siquiera lo había tocado. La resistente parpadeó, confundida. ¿Qué había pasado? Había sentido aire levantándose cerca de su rostro. Se quedó en silencio un poco, repasando mentalmente el proceso. No me jodas, no me jodas, no me jodas. ¿Trystan era hechicero? ¿Desde cuándo? Quizá no era así y había sido otra cosa. “Bah, vamos a probar, a hacerle una pregunta comprometida a ver qué contesta”, se dijo a sí misma.

-Hey, Trysy. ¿Así es como levantas las faldas de las mujeres por la calle? –le soltó, inclinándose con una flexibilidad envidiable y poniendo su rostro casi paralelo al del líder, pero su propia cabeza estaba boca abajo, cayendo el cabello rojo fuego por la gravedad. Así de paso lo incomodaba un poco más, con sus intensos irises verde selva clavados en los de él.

Su mirada se posó sobre la más joven de la resistencia, que estaba en el lugar haciendo como que corría. Sus carnosos labios esbozaron una sonrisa. Iba a soltar un “hey” que casi haría eco con el de su jefe, cuando sintió unas manos sobre ella que la alzaban. Espera, espera… ¿dónde estaban esas manos? Sus mejillas se tiñeron de rojo cuando la sangre se agolpó en ellas. ¿Era realmente necesario colocarlas tan cerca de su culo? Tan, tan, tan jodidamente cerca. ¿En serio? “Y luego se hará el santo, claro, seh”, pensó la pelirroja.

Mejor no decía nada. Sus pies tocaron finalmente el suelo y se colocó bien el traje de cuero. Se le ocurría un comentario jocoso para decirle a la otra chica, pero era demasiado joven como para hacerla malpensar. Quizá si fuese mayor y más experimentada, dejase caer el cliché de “no es lo que parece”.

-Míralo qué chistoso –buscó de su zurrón una galletita con chocolate y se la tendió a Trystan, a lo “hala, premio para ti”. Otra se la tendió a Kyrieth-. Aquí estamos, arrancando carteles de “se busca” y preparados por si tenemos que darles una galleta a los guardias –comentó, ladeando una sonrisa traviesa-. Y tú. ¿Qué estás haciendo? ¿Footing? –inquirió, enarcando una ceja pelirroja.

No, aquella advertencia de Kyrieth significaba que se había metido en problemas. Otra vez. Trystan iba a decir algo, pero de repente escuchó la voz de un guardia. Venga, ejercicio ya desde por la mañana temprano. Iba a preguntar que por qué no se quedaban y les invitaban a bailar (a hostias pardas), pero la orden del jefe había que obedecerla. Correr estaba bien para ella. Ahora bien, que no se quedase atrás. Agarró una mano a Trystan y otra a Kyrieth, tirando de ellos para empezar a correr. Quedaba una cuestión. ¿Cómo distraer a los guardias?

Por el rabillo del ojo, vio que al lado había una pescadería. Oh, mira, si hay barriles. Seguro que contienen agua y peces resbaladizos. Soltó las manos y empujó los barriles con fuerza para tirarlos. Pam. Cayeron y el contenido se desbordó en la calle, entre ellos y los guardias. ¡Pulpos! Prlprlprlprl. Entonces ahí sí que empezó a correr.

-Intentad alejaros de la calzada –les avisó a sus compañeros, agarrando una cuerda que había de una polea y ascendiendo por ella hasta el tejado.





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Kyrieth el Jue Mar 12 2015, 00:20

Total, que el líder y la pelirroja, creo que se llamaba Nyssa, como si los cientos de carteles con su cara no me lo hubiesen ya confirmado. Estaban allí quitando carteles con su careto. Esos carteles que empapelaban toooooda la ciudad.
La pelirroja se bajó de los hombros de Trystan y nos dio una ¿galletita? a cada uno. Me quedé mirando la galleta con cara de confusión total. Es decir, por qué una gall... -No, precisamente no estaba corriendo por placer- respondí a Nyssa mientras me metía la galletita en la boca y la dejaba entre los labios.

Entonces una voz a mis espaldas me hizo girarme.
Uy, guardias. Volvían a por nosotros, así que ya me podía poner a correr. Por suerte esta vez estaba bien acompañada. Siempre se hacían más amenas las persecuciones cuando no ibas sola ¿no? Que nos lo dijeran a nosotros después de la movidita en las ruinas.
Haciendo redundancia en el tema de correr, yo sabía hacerlo muy bien por mi cuenta, pero parecía ser que eso la pelirroja no lo entendía del todo y tiró de mí y de Trystan que incluso había hecho el amago de quedarse detrás nuestra. Y yo todavía con la galleta entre los dientes...

-¡Efh! ¡Que fo fé coded fola!- le di un bocado a la galleta haciendo que el resto cayera al suelo y tragué de golpe. Mira que darme aquello para que me atragantara y me quedara en el sitio para siempre... muy mal Nyssa -¡Sé correr sola!- repetí mientras veía a la pelirroja tirar un cubo de pescado y ¡pulpos!. Plrlrlrlrlrllrlrlr.

Aquello podía servir para entretener a los soldados. Esperaba que esta vez no terminara como en las ruinas. Por la diosa, que no pasara nada parecido por favor.
Alejarnos de la calzada, vale, esa era la siguiente orden. Mi cuerpo funcionó más rápido que mi cabeza y con un movimiento de ambos brazos hacia abajo hice que el suelo se resquebrajara con un sonoro crujido formando una columna creciente de tierra bajo mis pies que me ayudó a impulsarme en un salto hacia arriba y alcanzar el tejado al que había subido Nyssa casi al mismo tiempo que ella, cuya elección para ascender había sido esa cuerda colgante.

Uou, eso había sido rápido y había sido impresionante también. Di un par de saltitos de espaldas esperando a que Trystan subiera. Tenía la adrenalina por las nubes y una sonrisita que había aparecido en mi cara al descubrir que cada vez podía usar mejor el don de la tierra. Me había acomodado mejor al elemento que lo de la retrocognición, eso era más que evidente.

Eso sí, había dejado el suelo de la calle bien bonito.

-¡Corre Trys!- moví la mano en el aire para animar al líder y que se apresurara a seguirnos. Lo último que quería era que de verdad se quedara atrás y le pillaran.




Kyrieth:

I can't scape from my dreams:

avatar
Kyrieth
Human

Ocupación : Arquitecta e inventacosas en general. Jinete de dragón.
Mensajes : 616

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Trystan el Jue Mar 12 2015, 20:25

Su comentario me sonó a 'te vacilo para no hacerte ver que me has desconcertado', cosa que me hizo reír por lo bajo, justo antes de alcanzar a ver esas dos esmeraldas curiosas, precedidas por su melena pelirroja-. Ssssh... guárdame el secreto. -contesté, socarrón. Definitivamente, con ella me era demasiado fácil y tentador entrar en ese juego de piques y relajación que llevaba tiempo mereciéndome. Sí, ¿por qué no? Todo el mundo necesitaba un respiro así. Sobre todo si eras líder de una organización clandestina y peligrosa y tu culo corría peligro todos los días. Después de diecinueve años, la confianza entre nosotros se daba demasiado por sentado. A Nyssa no le hacía falta preguntarme nada para saber qué me pasaba. Incluso, a veces, me sorprendía cuán bien podía conocerme, anticipándose a mí. Así como hice yo en esa ocasión, alzándola a pulso para quitármela de encima. Alcancé a ver ese rubor tiñendo sus mejillas, pero tan sólo me sonreí. Si hacía algún comentario, acabaría tan colgado como el cartel que acabábamos de quitar. Pronuncié más la sonrisa por ese pequeño premio, que no tardé en meterme al morral. No tenía hambre. Además, Kyrieth distrajo mi atención al aparecer... y con ella dos robustos guardias que... anda, ¡nos han visto!

A correr. Bien, muy bien.

Nyssa tiró de ambos, y alcanzó a tirar unos barriles que no me molesté ni en mirar qué contenían. Pienso para pollos, comida para peces, estiércol de caballo. ¿Qué más daba? Mientras mantuviera a los guardias entretenidos, nos bastaba. Ambas mujeres se pusieron a salvo como acto reflejo. A los tejados. Sigh. Con lo divertido que era ponerles trabas y ver cómo las iban resolviendo. No obstante, mejor que se quedasen allí arriba, pues a los perseguidores les sería más fácil tirar a por el pringado que se había quedado a ras del suelo. Y puesto que quedaba demasiado claro que eran de esos pocos humanos que pertenecían a la guardia podía tentar a mi suerte. Con los dragones no habría dudado en ganar altura y huir por patas. Las voces de los soldados ordenándonos parar sonaban cerca. Ilusos.


O no tanto. Porque apenas un par de calles más esquivando gente, y ya habían doblado el número. Y también terreno.

Momento de volar. Y un carro sin animal enganchado, apareció en mi trayectoria a tiempo. Jé. Hoy no me atraparían. Trepé por él de dos zancadas y antes de que mi peso lo hiciese levantarse, salté, encaramándome a una ventana de un primer piso. No me costó mucho baláncearme hasta poder apoyarme en el marco de la siguiente ventana con el pie e impulsarme hacia el tejado. Bueno, no me había oxidado tanto. Aún así, mientras estiraba los brazos para alzar mi cuerpo y poder considerarme a salvo en el tejado, los ahora gritos de los guardias eran cada vez más altos e imperativos. Vaya carácter.

Una vez de pie, miré de refilón lo que había dejado abajo, todo estupor de los testigos y cabreo de los soldados. Una sonrisa de suficiencia, ladeada, afloró a mi rostro antes de oír un '¡Eh!' a mis espaldas. Mi giré a tiempo de ver otro compañero suyo a la misma altura que yo.
Y aquellos ojos clamaron a gritos que no era un humano.

Mierda, Trys... ¡corre! ¡YA!

Salí disparado en dirección contraria por los tejados, saltando, esquivando chimeneas. Por suerte no había gente... pero sí espacios entre los tejados que podían suponer un riesgo intentar cubrir de un simple salto. Más si tenían un pequeño muro al final, por movidas de construcción en las que no quería pararme a pensar. Y eso fue lo que hice: pensar. De manera rápida. Si se me iban los pies me partía la crisma. ¿Solución? Valerme de la inercia de la carrera para tener un aterrizaje más cómodo.


Apoyé las manos en el muro y me impulsé. A ese movimiento instintivo de las piernas para empujarme en el aire se le sumó ese pequeño control que pude ejercer sobre el etéreo elemento y así alcanzar el otro muro con las manos, encogí las extremidades inferiores velozmente y tomé tierra preparado para seguir corriendo, sin siquiera plantearme el mirar atrás. De hecho, esa consideración me hizo acelerar el ritmo y aumentar mis zancadas. No podía seguir en los tejados si pretendía despistarlo. Así que, aproveché un par de casas y el muro de un patio para volver de nuevo a tierra.


A un patio interior. Genial, Trys. De un nuevo empujón subí al muro por el lado contrario por el que entré en aquel lugar y me aupé con rapidez. Calle otra vez. Gente. Obstáculos. Me curé en salud y doblé un par de esquinas antes de volver a subir por una pared y detener mis pasos. Fue entonces cuando me giré para cerciorarme de que no podía haberme seguido hasta allí. Esperé. Y seguí esperando, mientras recuperaba mi aliento ligeramente.

Al ver que no aparecía. Volví a subir al tejado, con cuidado de no ser evidente. Quizás viese a Kyrieth o Nyssa alcanzarme o en alguna azotea próxima para poder juntarme con ellas de nuevo.




De parvis grandis acervus erit
This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Nyssa el Vie Mar 13 2015, 16:50

Asintió, al tiempo que esbozaba una sonrisa. La mirada de la pelirroja le decía que no diría nada a nadie. Ya era jodidamente malo ser líder de la resistencia. Que el jefe además tuviese poderes, era un extra que la inquisición no pasaría por alto. No hacía falta hablar tras ese comentario disfrazado de broma que confirmaba que ese golpe de aire no había sido fortuito.

Tuvo tentaciones de carcajearse con el comentario de Kyrieth. No corría por placer. Si la más joven supiese las veces que se ponían delante de los guardias porque les prestaba tocarles las pelotas… metafóricamente. Por pura diversión, vamos. O quizá es que ella estaba un poco loca y tenía una faceta temeraria. Pero no pudo evitar reírse ante la réplica de la morena mientras tenía la boca llena de galleta. ¿Seriedad? Ninguna. Mira que hacía esfuerzos por no soltar todo lo que pensaba y fingir serenidad, pero con sus compañeros no había tu tía quien lo consiguiese.

-Pues ni hablar de quedarse atrás a hacerse la heroína. ¡Y eso va también por ti! –gritó lo último a Trystan, antes de ponerse a correr.

Ya en el tejado, correteó por las resbaladizas tejas, recordando que la última vez casi se pega una hostia bien dada contra la calzada y hacía sopa humana con tropezones. Mientras tanto, pensaba un “¿es que todo el mundo tiene poderes salvo yo?”. Porque el crujido al levantarse la columna de tierra había sido bastante perceptible para todos. ¿Sigilo? ¿Qué era eso cuando los guardias ya te habían calado y te perseguían?

A todo esto. ¿Dónde estaba Trys-T? Claro, muy bien, yendo por libre. La próxima vez le ponía una correa y tiraba de él para que no se perdiese a su aire por ahí. Pff… ya no recordaba lo que era ir de misión con él. ¡Hacía lo que se le antojaba, como ella! Entonces frenó en seco en el borde del tejado y miró al edificio contiguo. Midió la distancia visualmente. Si pudiera pedir algo en aquel momento… serían unas piernas más largas. Calibró un momento. Detrás, los guardias. Por delante… bueno, si no zafaba, a lo mejor se estampaba.



Se alejó un poco del límite y luego tomó carrerilla e impulso. Sintió el aire rodeando su cuerpo y a último momento cerró los ojos, al sentir que la gravedad hacía su trabajo. “Me mato. Adiós, mundo cruel”, pensó. Vamos, si caía contra el suelo en ese momento y ese era su último pensamiento… era triste que no hubiese nadie a quien recordar en el instante final. Oh, por favor, ¿podría rebobinar sólo unos segundos para hacer un chiste con el nombre de su jefe y el adjetivo “triste”?

Plac. Sus manos agarraron la barandilla de metal de un balcón. Se aferró con toda la fuerza a ella y abrió los ojos verdes, con incredulidad. “Mófate del líder mentalmente y esta es tu recompensa”, pensó jocosa, ladeando una sonrisa juguetona. Intentó subir con las punteras de sus botas, resbalando en un par de ocasiones, hasta que tomó impulso y logró colarse dentro del balcón. Entró en aquella casa, donde una familia estaba a punto de desayunar.

-Buenos días –saludó jadeante por el esfuerzo-. Oh, gracias, muy amables –alargó una mano y agarró un poco de pan y un vaso de leche fresca. Lo primero se lo metió en el zurrón y lo segundo se lo bebió antes de dejar el recipiente en una repisa.

Abrió una puerta y empezó a bajar las escaleras que daban a la calle. Neee, error. Guardias subiendo. Dio media vuelta y quiso comunicarse con sus dos compañeros. Pero no tenía con qué. Subió los peldaños tan deprisa que los gemelos de sus piernas empezaron a doler. Alcanzó finalmente la azotea y miró alrededor, con carita de “¿y ahora qué diantres hago?”. ¿Dónde estaba Kyrieth? La había perdido al saltar.

Vio una ventana con las contraventanas de madera entreabiertas. No quedaba muy lejos. Así que… de perdidos al río. Corrió con toda la rapidez que pudo y saltó en dirección a su objetivo. Se puso los brazos por encima del rostro, en protección. Atravesó casi de costado la estructura de madera y penetró en un cuarto, cayendo al suelo y sintiendo dolor. Emitió un quejido suave y se quedó en posición casi fetal antes de levantar la mirada. Había una cama, con dos mujeres desnudas y un hombre bastante atractivo entre ambas.

-Eh… esto… lamento interrumpir –soltó de buenas a primeras la resistente, incorporándose y sacudiéndose el polvo y las astillas que había en su ropa y en su cabello color fuego-. Por mí, podéis continuar –agregó, antes de poner carita de “ups”, y largarse como alma que persigue el demonio-. Perdón… lo siento… oh, buena posición, ah, no, no soy cliente ni trabajo aquí… ¡gracias! Vaya, buen culo… -iba pasando de cuarto en cuarto mientras pensaba “¿dónde me he metido?, por favor, que alguien me saque de aquí”.

Pudo llegar a la calle y… tará, un par de guardias. ¿Es que siempre iban en pareja? Vueeelta.

-¡Eh, tú!

¿En serio? Pff… Volvió a correr, dobló varias esquinas, saltó por encima de un carro de mercancías con cajas en la parte de atrás que eran un buen soporte. Por el sonido, diría que portaban gallinas. Una pena no poder pararse y agarrar una para tener la cena en la base. Pollo a la cazuela. Continuó desplazándose hasta que trepó por una hiedra que adornaba una fachada. Le encantaba aquella resistente planta invasora. Desde aquel tejado, oteó. Al primero que vio fue al otro pelirrojo. Después buscó la posición de Kyr-Kyr.





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Kyrieth el Vie Mar 13 2015, 22:43

Ya que Trystan había decidido hacer alarde de sus habilidades de parkour, algo que a mi no se me daba nada bien por no decir que no tenía ni la más remota idea de hacerlo, había terminado siguiendo, con mucho equilibrio, a Nyssa por el tejado hasta que llegamos al borde.
Fruncí el ceño mientras Nyssa actuaba rápido cogiendo carrerilla para saltar hacia el otro edificio y llegar por los pelos. ¿Y yo qué? Yo no podía saltar todo eso, era demasiado pequeña como para alcanzar tal distancia. En aquel momento deseé ser mucho más alta y decidí que debía practicar más algo de atletismo con obstáculos, pero en vez de quedarme allí parada a llorar por sentirme una pequeña pulga también actué.
Puede que no supiera saltar tanta distancia, pero podía correr rápido, era ágil y tenía ese poder tan bonito con el que controlaba la tierra.
Así que en vez de saltar directamente al edificio, salté hacia el suelo y antes de llegar, una columna de tierra se alzó hacia arriba, una columna que pronto se convirtió en un camino elevado y además un muro que cortaba el callejón de un lado a otro. Corrí por encima hasta llegar al balcón al que se había agarrado Nyssa anteriormente y salté dentro del edificio.
Una familia estaba allí con la mesa llena de comida y la cara blanca, seguramente por el susto que les habría dado Nyssa al pasar por allí y... mierda. Soldados acababan de entrar en la sala.
Me giré y volví sobre mis pasos volviendo a subirme al muro de tierra, pero saltando a un lado de este para acabar en el suelo y a correr. A correr muchísimo, doblando todas las esquinas que podía hacia la izquierda y derecha, intentando perder a mis queridos perseguidores.

Sin embargo, no podía seguir así puesto que tenía que juntarme con Trystan y Nyssa, así que buscando entre callejones di con unas escaleras de mano que llegaban a otro tejado.
Justo cuando iba a subir una voz me hizo girarme

-¡Eh, vuelve aquí!- otro soldado, con otro soldado, con otro más. Es decir, tres soldados que pensaban meterse en el callejón a por mi. Ay, qué bien y joe qué pesaos.
Di una patada seca en el suelo y levanté por los aires una gran roca, causando de nuevo estropicios preciosos en la calzada. La reina ya podía comenzar a buscarse obreros para arreglarlo todo. Y con un puñetazo al aire lancé la roca hacia los tres soldados. Dos de ellos se movieron a los lados esquivándola, pero el del centro se la comió entera saliendo disparado hacia atrás. Seguro que eso dolía un poco por lo menos.
Me hubiese gustado pedir disculpas, pero no tenía tiempo así que subí por las escaleras dandole luego una patada desde arriba para que cayeran y quien quiera que me siguiese perdiese más tiempo todavía.
Vale, ahora tenía que buscarles. Me puse la mano sobre la frente para taparme el sol y divisé a Nyssa y Trystan en tejados diferentes. Afus.
Me pasé la lengua por los labios que se había quedado secos, porque después de tanto correr estaba algo deshidratada, pensando cuál iba a ser mi siguiente movimiento y entonces encontré una cuerda que unía el tejado en el que estaba y otro cercano.
Ea, pues ya está, iba a tirar por ahí.

Me acerqué al borde sacando mi arco desmontable del cinto y agarrando una de las dos partes de madera que lo conformaban, dejando la otra colgando por la cuerda que los unía y de un salto pasé el palo por encima de la cuerda montándome una especie de tirolina improvisada perfecta para llegar al siguiente edificio con un buen impulso.
Así pues me moví a gran velocidad hacia mi objetivo cortando el aire y de otro salto situándome en el siguiente tejado, rodando un poco por el suelo porque me tropecé al no calcular bien ese salto y a partir de ahí ya me fue fácil llegar hasta Nyssa.

-Holaquétal- la saludé estirando los brazos -Ufff- saqué una pequeña cantimplora de metal que tenía en el cinturón y bebí algo de agua haciendo tiempo para que Trystan se nos uniera. Les habíamos sacado algo de ventaja a los soldados, pero estaba segura de que no nos iban a dejar escapar tan fácilmente y la verdad es que un poco de ejercicio no venía tan mal.
Le pasé la cantimplora a Nyssa mientras le hacía gestos a Trystan para que viniera de una vez por todas y no se le fuera tanto la pinza que la última vez que se separó del grupo acabó con los ojos un poco feos.




Kyrieth:

I can't scape from my dreams:

avatar
Kyrieth
Human

Ocupación : Arquitecta e inventacosas en general. Jinete de dragón.
Mensajes : 616

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Trystan el Sáb Mar 14 2015, 02:30

Parecía que a las chicas les había ido un pelín peor que a mí. Jé. Novatas. Bueno, Kyrieth al menos, tenía mucho más color en las mejillas, fruto del esfuerzo. ¡Vamos, que sólo había sido una carrera! De unas cuantas zancadas y un par de saltos de tejado a tejado, conseguí alcanzarlas. Reí con suavidad ante sus gestos de apuro y sus respiraciones alteradas, mucho más que la mía, en comparación-. ¿Qué? ¿Un segundo asalto? –pregunté, divertido. Para ser una situación tan peliaguda había preferido preocuparme lo justo pues sabía de las capacidades de los tres, aunque no quisiera confiarme del todo.

Posé una de mis manos en el hombro de Kyrieth, al tiempo de buscar su mirada y alzar mis cejas. Quería cerciorarme de que todo iba bien, pues sabía que ella no tenía costumbre de andar esquivando a los guardias como podíamos tenerlo la torpe de Nyssa o yo. Años siendo exploradores y pocas capturas a nuestras espaldas. Por mucho que la gente pensase que éramos prudentes… los teníamos demasiado engañados. La suerte consistía un factor bastante importante en aquel oficio. Y si a eso le sumabas la facilidad de moverte, pues más posibilidades de salir sin un rasguño-. Va, venga, será mejor que salgamos de aquí. No tardarán en venir. –enuncié a las dos, mirando a la pelirroja por un momento, antes de ladear la cabeza de un solo movimiento, indicándola que fueran juntas.

Pooooorrrrque yo no tenía tal intención.

Me alejé de ellas, sentándome justo en el canalón del tejado en el que estábamos-. Avanzad por aquí arriba. Yo os daré algo más de tiempo. –acerqué un poco más mi trasero al borde con una sonrisa divertida, cuando me volví a mirarlas-. ¿Hace una carrera hasta la puerta principal? –y con esa pregunta y un alzamiento rápido de cejas me dejé caer. No sin antes engancharme con una de las manos al propio canalón, para poder colarme por una de las ventanas. ¡Uf! Abierta. Ding, ding. Premio para mí. No obstante, el golpe seco de mi propio cuerpo al aterrizar sobre la madera sonó lo suficiente como alertar a una mujer mayor que pasaba por el pasillo al que daba ese cuarto en el que me había metido. Su grito casi me dejó sordo, así que no tuve reparo en taparle la boca con la mano. Gesto inútil. Como si le hubiera comido la boca para callarla… aunque, puaj, mejor no. Las contundentes voces de los guardias, se escucharon en el piso inferior. Y la verdad, siendo un segundo piso, no me apetecía volar por la ventana por la que había entrado segundos antes.

¿Qué iba a hacer?

Pues el kamikaze. Bajé el primer tramo de escaleras a zancadas para ver como la sombra de un guardia inundaba el rellano siguiente. Y pensar no era algo en lo que tuviese mucho tiempo.


Me agarré de la barandilla justo antes de llegar donde el guardia, me giré y me impulsé, propinándole una patada doble. Pero no me paré a observar si lo había noqueado o no. No, no. Eso es de principiantes. Dragón o humano, no se iba a olvidar de mí en una temporada. Aparte de la huella que hubiera podido dejarle en toda la cara. De regalo.

Y, al parecer, el karma, pareció volver a sonreírme porque no me encontré con ninguno más mientras terminaba de bajar. El muy cabrón. Ya era hora. Al terminar las escaleras, me detuve. Algo no iba bien. Demasiado fácil. A mi derecha quedaba la puerta de entrada. Esa que daba a la calle. Abierta. Y a la izquierda, otra, pero de un patio interior. Mm. No iba a tentar tanto a la mala suerte. Ni quería buscarme más problemas. Algo me impulsó a la izquierda, haciéndome cruzar el umbral de la puerta y pegar mi espalda a la pared de fuera. Por encima de mi respiración marcada, pude escuchar unas pisadas contundentes-. ¡Malditos terroristas! Tú, conmigo, a la primera planta. Vosotros dos, a la segunda. Dejemos que el dragón atrape a las otras dos.mierda. Mil veces mierda. Me asomé ligeramente, viendo el rellano vacío. Y salí disparado a la puerta principal y, así, a la calle. Una calle secundaria. Me costó orientarme un momento, pero al menos tenía la seguridad de que los soldados estarían entretenidos unos minutos… hasta que se dieran cuenta de que yo ya no estaba en la casa… o hasta que a la mujer petarda le diera por chivarse.

Corrí, corrí y corrí. Impulsado por esa inquietud que me asaltó al escuchar al guardia aquel. Nyssa por la madre que ninguno de los dos tenemos ya, más te vale cuidarme a Kyrieth. Las calles tenían gente, pero aquella parte era la más alejada del mercado, por lo que pude moverme sin problemas. No obstante, preferí evitar las calles principales. Eché un vistazo a lo que alcanzaba a ver de los tejados. Ni rastro de ellas. Jo-der, Trys, menudo líder.

Ya está.
Se acabó.

No iba a seguir con esa incertidumbre ni un solo momento más. Trepé por repisas, salientes y terrazas hasta alcanzar las azoteas otra vez. Ascendí al lado de una chimenea medio derruida, así que me llevé uno de los ladrillos de recuerdo. Uno que me vino muy bien, instantes después cuando vi al compañero dragón de la guardia de espaldas a mí, y tras las chicas. Cabrón. Se iba a enterar. Alcé el brazo, como acto reflejo. Un par de pasos más y…





De parvis grandis acervus erit
This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Nyssa el Dom Mar 15 2015, 22:32

Finalmente, Kyrieth llegó a su posición. La pelirroja soltó aire, aliviada de verla a su lado. Había empezado a sentirse preocupada por la más joven. Estuvo tentada a abrazarla y a estrujarla, a decirle que nunca más le hiciese eso. Pero se contuvo y la miró aparentemente serena. Después de todo, se le daba bien fingir y auto controlar sus emociones y sentimientos.

-Hey. De momento bien. Me alegro de verte, por cierto –le contestó a la morena.

La observó beber de aquel recipiente de metal, tan diferente a su pellejo que tenía para portar agua. Cuando se lo pasó, lo tomó con una mano y lo miró un momento, antes de inclinarlo para verter el agua en su boca. El sabor fue horrible, como si hubiera chupado una barra de hierro. Sus carrillos se inflaron con el líquido dentro, conteniendo una arcada e intentando no expulsarlo fuera. “¿Qué demonios es esto? ¿Agua o sangre?”, pensó, obligándose a tragar mientras fruncía el entrecejo con cara de supremo asco.
Por supuesto, cuando bajó la cantimplora, fue a cerciorarse de que realmente fuese agua. “Muy bien, primero bebes y luego compruebas”, ironizó para sí. Por fortuna para ella, era un líquido incoloro. Uff… qué mal lo había pasado por un momento. Le devolvió el recipiente a Kyrieth, esperando que no volviese a ofrecerle. Por favor, NO.

-Gracias –susurró, porque la intención de compartir había sido para hidratarla-. ¿Alguna vez has bebido de un pellejo? El sabor es más… es diferente –comentó a la otra mujer. “Más a agua, ¿sabes? Claro, porque se supone que el agua tiene sabor… seh… “, sarcasmo puro y duro en su mente.

Por fortuna, pudo salir del atolladero con la recién presencia de Trystan, quien se unía a ellas. ¿Segundo asalto? La pelirroja miró a Te-Te como si casi pudiese ver a través de él. Al final sus hombros se irguieron. Ok. Estaba claro que él necesitaba esa adrenalina corriendo por sus venas y ella no se lo iba a negar. Para personas como ellos, aquello era la mejor terapia que había. Sólo esperaba que no fuese demasiado impulsivo.

Pudo observar, por el lenguaje corporal, que él se preocupaba con Kyrie. Al más puro estilo de un hermano mayor con la pequeña. También, por una parte, era lógico. Ella misma tenía más resistencia. Su pulso era más bajo y su respiración menos costosa. Supuso que era por estar acostumbrada a correr delante de los guardias e ir de aquí para allá. Después de todo, era también humana, ¿no?

Sus irises verde selva chocaron con el par azulado un instante y asintió ante su gesto. Sí, iría con K. Cuidaría de ella, no le importaba ser la niñera de nadie. Adelantó un poco los labios carnosos, pensativa. ¿Por arriba? Tenía ideas mejores para avanzar. Y más seguras, por cierto.

-Trys… ten cuidado. No podemos dejar todo en manos de Derek –bromeó un poco al final para relajar esa petición, antes de que él se deslizase. Una vez solas, miró a Kyrieth-. No te separes de mí más de medio metro. Contacto visual en todo momento, ¿de acuerdo?

Entonces miró una de las poleas que había junto a la fachada, llegando hasta el tejado. Esbozó una sonrisa de lado y miró a su compañera.

-Bajamos por aquí –le anunció, antes de agarrar la cuerda y dejarse deslizar hasta abajo.

Cuando sus pies tocaron suelo, rápidamente hizo que la cuerda tomase la posición inicial para que la chica bajase. La esperó hasta que estuvo a su lado. Le echó una mirada de “confía en mí”, antes de correr por las calles de la ciudad. Cada poco, controlaba que la morena estuviese cerca de ella. Entonces, vio a un guardia que las buscaba delante de ella, a tres metros de distancia. Frunció el entrecejo. De ninguna manera iba a dejar que se acercase a la otra mujer.

Se agachó y le dio una patada a un tablón de madera que conocía bien. Allí se había escondido cuando era pequeña, después de que su padre fuese ejecutado delante de ella. Ambas féminas eran pequeñas y delgadas, así que cabían perfectamente por el hueco. Miró a su compañera y le hizo un gesto con la cabeza para que la siguiese, colándose por el agujero que daba a un túnel. Una vez dentro, tragó saliva. Los recuerdos impactaron sobre ella con una fuerza hiriente. Sus manos temblaron y las cerró en un par de puños, armándose de fortaleza interior. Continuó hasta que dio con unas vigas verticales. Sí, la salida estaba cerca. Se agarró a una de ellas y giró por detrás en horizontal, con una habilidad casi felina. Repitió la operación con un par más hasta que se deslizó hasta la apertura desde donde se veía la siguiente calle.


Ojeó que no hubiese moros en la costa. De paso, esperaba a que Kyrieth se pusiese a su altura. Tomó aire con tranquilidad, intentando normalizar su respiración antes de continuar la carrera. Cuando la otra resistente ya estaba con ella, salió agachada y escopetada. Los carros con mercancías no paraban de pasar por la calzada, pero eso no la detuvo. De hecho, estaba dispuesta a hacerlos frenar antes de que los cascos de cabellos las alcanzasen. Dio una voltereta, haciendo que su espalda rodase por el suelo de piedra. Para incorporarse, apoyó la suela de la bota derecha y aprovechó el impulso para levantarse y seguir corriendo. Vía libre.


Miró hacia su compañera, cerciorándose de que no se quedaba atrás. Trystan no le perdonaría si la perdía de vista y era capturada. Ni siquiera ella misma encontraría una excusa para ello. Vio un par de guardias yendo en dirección de ellas. Agarró unas cajas de madera y las fue tirando a medida que corría, hacia ellos.

-¡Por aquí! –le gritó a la morena, sin decir su nombre. Nada de eso, por si eran capturados.

Dobló una esquina y se encontró con ese par de barriles que nada contenían dentro. Sacó las tapas y se metió en uno de ellos, agarrando de la mano a Kyrieth cuando pasaba y tirando de ella para que ocupase el otro. Así, si ese par de inútiles las seguían, pasarían de largo. La pelirroja conocía cada escondrijo de la ciudad de aquellos cinco años que pasó sola antes de que la resistencia la encontrase.

Una vez a salvo, salió del barril y le hizo una señal a la otra chica para que la siguiese. Iba a llevarla por una serie de calles que parecían un laberinto en su conjunto. Sin embargo, un guardia con unas escamas verdes por cejas salió a su encuentro junto delante. Oh, mierda. Joder. Con la suerte que estaban teniendo hasta el momento.

-Tú –la señaló.

-¿Yo? –inquirió la pelirroja, quien se había frenado en seco delante de él, poniendo carita angelical.

Hora de correeeeer. Se dio media vuelta y agarró la mano de Kyrieth para arrastrarla con ella. Le importaba un carajo si la morena protestaba. No iba a dejarla lejos de ella ni por todo el oro, la libertad para todos y la paz mundial. “Trystan, por todo lo que más quieras, mueve tu culo hasta aquí. Cómo odio ahora mismo no ser telépata, puta vida”, pensó mientras sus pulmones ardían de tanto correr. Vio entonces un ánfora de aceite en un negocio y se le abrió el cielo. Soltó la mano de su compañera.

-¡Sigue corriendo! Voy detrás de ti –le gritó en orden casi desesperada.

Con todas sus fuerzas, volcó el ánfora y derramó el pringoso y resbaladizo aceite en la calzada, justo delante del dragón. Qué pena no tener también canicas para joderlo vivo. Retomó la carrera, con una clara ventaja sobre el guardia, siempre pendiente de la otra resistente. Pero el muy hijo de su puta madre escamosa, no sabía cómo, se las ingenió para seguirlas. En ese momento, estuvo tentada a frenar y encararse a él. Darle una oportunidad a Kyr. Pero escuchó primero un “clap” y seguido de un fuerte golpe seco que la hizo volverse mientras corría.

El dragón estaba noqueado en el suelo y tras él… tarán… Trystan al rescate. Se frenó y jadeó, transpirada y sintiendo las piernas y los pulmones dolerle.

-Nunca me he alegrado tanto de verte, gracias –le intentó bromear un poco, sintiendo que necesitaba un respiro. Un momento después, aparecía… sí, señores y señoras, otra pareja de guardias-. ¡¿Pero de dónde coño sale tanto guardia?! –le salió del alma-. ¿Los clonan? –inquirió exasperada.





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Kyrieth el Lun Mar 16 2015, 16:14

Pero bueno ¿qué se pensaba que le había dado par abeber? Porque vaya cara me estaba poniendo Nyssa. Jopetas que solo era agua normal y corriente.
Me devolvió la cantimplora y antes de volver a prenderla del cinturón le di otro trago. Luego miré a la pelirroja con el ceño fruncido -Claro que he bebido de pellejo antes- de hecho, cuando iba con mi macuto a todas partes era lo que utilizaba para beber, pero ahora ya no llevaba ningún macuto puesto que el cinturón de compartimentos era mucho más útil y fácil de llevar y no era plan de ir con un pellejo colgando del cinturón.

Trystan se acercó al fin a nosotras. Asentí cuando posó su mano en mi hombro. Parecía que estaba divirtiéndose y eso me hizo sonreír. Después de todo lo que había pasado podía ver cómo el líder se levantaba poco a poco.

-Por mí vamos bien. Estoy dispuesta a seguir con ese segundo asalto- junté las manos, una de ellas cerrada en puño y lo froté con la otra, deseosa de notar de nuevo ese subidón de adrenalina y si nos quedábamos mucho tiempo allí parados nos pillarían.
Mi mirada fue directa a Nyssa en cuanto vi a Trystan marcharse con esa último reto e hice un amago de sonrisa. Nop, no me iba a separar de ella, porque sabiendo de lo que podía ser capaz la pelirroja podíamos llegar a liarla de verdad.

La seguí, después de su indicación, bajando por una polea que estaba junto a la fachada y una vez pisamos ambas el suelo comenzamos a correr. Allá donde fuera la pelirroja, yo la seguiría.
Tampoco hacía falta que se estuviera volviendo cada dos por tres para ver si estaba bien, es decir, ¿se creía mi madre o algo? Que yo ya era mayorcita para cuidame sola. Entonces apareció otro soldado como por arte de magia y Nyssa abrió un nuevo camino ante las dos -Vámonos que nos vamos...- murmuré para mí mientras me colaba por el hueco y continuábamos por un túnel hasta unas vigas por las que la pelirroja se deslizó de una forma demasiado profesional para que yo pudiera imitarla. Pero lo intenté, lo intenté y casi me doy de hostias contra el suelo, pero al final pude llegar a su lado.

Llegamos hacia la calle y de nuevo Nyssa hizo alarde de sus movimientos ágiles y bonitos. Pero bueno ¿desde cuándo Trystan y ella sabían hacer tantas cosas? Porque parecía que en vez de estar en la resistencia, se habían criado en un circo. Vamos, que seguramente les iba a pedir en un futuro que me enseñasen a hacer tantas virguerías.
Pero yo también tenía mis habilidades, un poco más destructivas, peeero, era lo que había. Di un par de zancadas hasta la mitad de la calle y levantando los puños creé un muro de tierra que se alzó cerrándole el paso a los carros. Ea.


Me giré hacia Nyssa y cuando la alcancé le eché un último vistazo al muro que acababa de levantar, para derrumbarlo desde la distancia con un simple gesto de la mano.
Después de que la pelirroja le buscara una utilidad a unas cuantas cajas para atrasar a nuestros perseguidores, sentí un tirón de la mano y lo primero que hicepor instinto de supervivencia fue meterme en un barril vacío. Nyssa se habría metido en el de al lado. Una vez dentro, afiné el oído escuchando todo el ruido de la expectación que estábamos creando.
Cuando pasaron de largo los soldados, salimos a la luz del sol como pequeños gusanillos que acababan de romper su crisálida convirtiéndose en hermosas mariposas.

Qué bonito me había quedado eso.

Pero oops, otro guardia nos cerraba el paso. Rodé los ojos algo desesperada. No sabía si habían puesto a todo el ejército a darnos caza, pero lo parecía. Y otra vez a ser arrastrada por la pelirroja como un saco de patatas. Iba a acabar con el brazo dislocado a este paso.
Cuando me soltó le dediqué una mirada de reproche y al ver aquel ánfora entendí su plan, así que sin decir palabra ni rechistar seguí corriendo como alma que lleva la reina el diablo.

Sin embargo el dragón se las ingenió para no entretenerse demasiado con el truquito de Nyssa y nos pudo seguir el paso, hasta que Trystan hizo una aparición heroica con una bonita piedra o ladrillo o lo que fuera y plaf cataplom, dragón al suelo.
Me incliné hacia adelante apoyando las manos sobre las rodillas jadeando por tanta carrerita y para colmo, aparecieron dos soldados más.
Quise darle la razón a Nyssa con eso de la clonación, pero ya comenzaba a cabrearme un poquito, así que preferí hacer un poquito el paripé de que estaba pegando un puñetazo ascendente mientras levantaba una columna de piedra desde el suelo, justo debajo de uno de ellos para que le propinara un golpe fuerte y seco en la barbilla haciendo que perdiera el equilibrio hacía atrás.

-No aprenden, eh. No. Aprenden.




Kyrieth:

I can't scape from my dreams:

avatar
Kyrieth
Human

Ocupación : Arquitecta e inventacosas en general. Jinete de dragón.
Mensajes : 616

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Trystan el Lun Mar 16 2015, 22:09

Tino parecía ser mi segundo nombre. O tuve la potra también de acertarle al guardia en toda la cabeza para dejarlo totalmente KO y así poder acercarme a ellas-. Un placer… -contesté de una sola vez, mientras ya empezaba a notar cierto cansancio por haber tenido las piernas entumecidas durante tanto tiempo. No debía haber dejado de ser explorador. Nunca quise dejarlo, en realidad. Y, de no ser por ese no rotundo de Rainreth cada vez que yo contemplaba la idea de volver a salir, después de mi elección como líder, habría vuelto antes con carreras y apuros como los que andábamos teniendo. También fue que yo tampoco sabía decir que no, y prefería pecar de prudente. Después de todo, la dragona lo pasó francamente mal cuando a mí me atraparon.

Sonreí a ambas cuando todo pareció calmarse. Pareció, porque no llegó a hacerlo del todo. Dos soldados más. Genial. Normal que las chicas empezaran a estar cansadas ya-. Bueno, pelirroja, esto no debe ser nuevo para ti… -la piqué con una sonrisa ladeada y burlona, casi divertido por ese comentario de indignación suyo. Ni tiempo tuve de pensar en cómo librarnos de ellos cuando Kyrieth nos hizo el favor de librarnos de uno con ese poder casi recién adquirido. Me impresionó cuánto había avanzado en su desarrollo y control… llevándome inmediatamente a la pregunta tácita de si habría avanzado tanto también en aquel don de la ¿retrocognición? Estuve tentado de preguntárselo, pero no era precisamente el momento-. Si hablamos de tocar las pelotas a los terroristas, sí que aprenden. –bromeé antes de decidir que aquel soldado estaba ya lo suficientemente cerca como para ir pensando en moverse-. Vamos, corramos un poco más… Tengo una idea… -esta vez sí, dejé que se fueran adelantando durante la carrera. Al saltar entre tejados, el soldado nos perdió de vista un momento, justo el que aproveché para esconderme tras una de las chimeneas que había en nuestro camino. Y esperé.



Cuando escuché la respiración marcada del guardia, cada vez más cerca, cogí impulso, saliendo de repente al campo de visión del soldado y de un par de giros en el aire conseguí la fuerza necesaria para propinarle una patada en la cabeza que lo tiró al suelo. Al aterrizar, resoplé, cerciorándome de que la patada le había dejado sin sentido, mientras les indicaba que volvieran a acercarse-. Creo que lo mejor que podemos hacer es cambiar de dirección. –sugerí sin dejar de mirar por donde habíamos venido-. Se habrán percatado ya hacia dónde vamos y tendrán la intención de cortarnos el paso… -me volví hacia ellas, esperando su opinión.




De parvis grandis acervus erit
This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Nyssa el Sáb Mar 21 2015, 22:39

Le caía bien Kyr-Kyr, para qué negarlo. La chica tenía iniciativa, buscaba los problemas, disfrutaba la adrenalina. ¿Se preguntó si había alguien en la resistencia que no tuviese un punto de locura? Porque hasta Trys-Trys lo tenía, salvo que él parecía el más cuerdo de todos. También el más sensato, salvo en aquel momento por razones obvias. Kyri parecía a punto de soltarle un “déjame a mí sola ir a por los guardias, que ya no soy una niña”. Pero lo sentía por ella, tenía que cuidarla. Con una sola mirada y un asentimiento, se lo había prometido al pelirrojo.

Una de las veces que se giró a mirar a la morena, la vio creando un muro de tierra en plena calle, interrumpiendo el tráfico. Los ojos verdes se abrieron en sorpresa. WOW. Aquello había sido impresionante. Gran dominio de un poder. Ok, vale, era la primera vez que veía algo parecido. No podía evitar sentir que aquella habilidad de la otra resistente era imponente. La verdad es que tuvo suerte, porque su compañera acataba sus indicaciones sin ponerle problemas. Casi todo iba como la seda.

El dragón, ladrillazo, Trystan y cansancio. Se podía resumir así perfectamente lo demás que aconteció. Su propia cabeza se giró hacia el líder de la resistencia ante el comentario/pique que él se marcó. Enarcó pronunciadamente una ceja pelirroja al mirarlo. “¿EN-SERIO?”, parecía querer decirle, marcando las palabras.

-Espero que no termines esa frase, no sería nuevo para ti lo que te pasaría a continuación –lo amenazó, ladeando una sonrisa retadora a lo “ahora vas y lo cascas”.

Entonces, Kyrieth utilizó su poder para darle un puñetazo de tierra en la barbilla al guardia, dejándolo más idiota de lo que era. Tuvo tentaciones de aplaudirla. Eso había estado muy bien. Bravo, morena, tú lo vales. “Ya quisieras tú que te tocaran las pelotas, moreno. Digo, rubiales. Digo, pelirojoh. ¿Pelirojoh? Estás tú buena. ¡Pelirrojo, coñe!”, pensó con la broma del único varón del trío.

-¿Correr? –repitió. “¿Es que tú nunca te agotas? Eso no pasaba antes, ¿eh? ¡Eso no pasaba antes!”, le quiso gritar-. Kyr, vete en esa dirección, voy a dejarles una pista falsa, ahora voy contigo –le indicó a la morena, antes de empezar de nuevo a correr.

Agarró una cuerda, un extremo lo puso en un gancho para la carne que había por allí e hizo un nudo resistente. Agarró una antorcha encendida de una herrería y subió por una escalera hasta el tejado. Correteó por las tejas e hizo un movimiento circular con un brazo para tirar la cuerda, haciendo que el gancho se clavase en un canelón y saltar agarrada a ella. Con la antorcha, prendió un cesto que había en una polea, tirándola ahí, el cual cayó a la calle detrás de ella cuando aterrizó.


¿Qué hizo después? Correr. A toda pastilla, lo que sus piernas aguantaban y sus pulmones permitían. Hasta que se reunió de nuevo con sus dos compañeros, con ese aroma picante a incendio provocado.

-Ya les he dejado un regalo para que se distraigan un rato. Conozco un buen lugar donde escondernos y pasar desapercibidos un rato. Oh, un cartel –zas, recordando que estaba por ahí a una altura que no podía alcanzar, aprovechó que estaba en el tejado. Se inclinó, se estiró, bajó su brazo, movió la mano en el aire... que llego, que no llego, que llego... y lo arrancó e hizo pelotita con él para tirarlo por encima del hombro.


Última edición por Nyssa el Lun Mar 23 2015, 19:04, editado 1 vez





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Kyrieth el Dom Mar 22 2015, 23:16

¿Correr más? ¿MÁS? ¿Pero qué bicho le había picado a Trystan? En serio, cuál porque yo necesitaba que me picara también.
Pero bueno, en fin, que teníamos que volver a la carrera.

-Oído cocina- le respondí a Nyssa mientras salía corriendo en la dirección indicada por la pelirroja, notando enseguida las piernas ya entumecidas y el corazón como loco haciendo que los latidos se notaran en mi sien.
Mierda, aquello no me gustaba. Demasiado había usado yo el control de la tierra y haciendo demasiadas barbaridades. Debería haberme controlado más, pero...
Básicamente lo único que me dediqué a hacer a continuación mientras Nyssa realizaba todo su truquito pirotécnico y Trystan se iba a su bola, era correr en diferentes direcciones, pero a grandes rasgos en círculos.

Llegué a doblar una esquina en la que tuve guardias por detrás y delante en una misma calle. Tuve que actuar rápido. Miré a ambos lados buscando algo que me pudiera servir y encontré una cuerda. Encima mía había una viga de madera que cruzaba de un edificio a otro y los soldados estaban lo suficientemente lejos como para que me pudiera dar tiempo a lo que tenía en mente.
Agarré rápidamente la cuerda, destapando con la otra mano el carcaj de flechas que llevaba a la espalda y sacando una para luego agarrar los palos que componían el arco. Con un movimiento y la tensión de la cuerda monté el arco en segundos y cuando intenté atar la cuerda a la flecha, se nubló la vista.
Mi idea era disparar la flecha con la cuerda a la viga, que se enrollase en ella y trepar, pero la flecha se me cayó al suelo con la cuerda. Lo único que pude sostener era el arco, llevándome la mano libre a los ojos que había terminado por cerrar al no ver absolutamente nada.
El agotamiento podía conmigo.

Pero no debía dejar que me atraparan. Sacudí la cabeza abriendo los ojos al instante, todavía mareada, para darme cuenta de que los soldados estaban prácticamente encima mía y en un momento de lucidez comencé a pegar pisotones en el suelo, seguidos de patadas voladoras y girando sobre mi misma para dirigir rocas hacia todos los soldados que tenía alrededor.


No obstante, aquello iba a ser lo último que hiciera con tierra, pues en cuanto dejé a los adversarios KO y subí a los tejados, pegando una última carrera hacia Trystan y Nyssa, me quedé quieta unos instantes frente a ellos, mirándoles fijamente, o intentándolo ya que los ojos se me iban y los párpados se me cerraban. Alcé una mano con el dedo índice levantado y apreté los labios antes de hablar.

-Chicos, creo que me voy a desmayar-  y me desvanecí por completo cayendo al suelo en el acto con un golpe sordo.
Seguro que la bronca me la llevaba por no haber utilizado de forma responsable mis poderes y no haberlos racionado, pero había sido necesario.




Kyrieth:

I can't scape from my dreams:

avatar
Kyrieth
Human

Ocupación : Arquitecta e inventacosas en general. Jinete de dragón.
Mensajes : 616

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Trystan el Lun Mar 23 2015, 20:51

Las chicas, después de tanta queja porque les pedí un último esfuerzo, desaparecieron. Y no sólo eso, acabaron separando para hacer juegos pirotécnicos y tirar varias piedrecitas mientras yo intentaba seguir su ritmo por encima de sus cabezas. Fruncí el ceño, centrándome por un momento en Kyrieth. Sabía que había estado practicando mucho con aquella habilidad suya desde el altercado en el bosque, pero, ¿no se estaba pasando?

Me detuve a su altura, desde el tejado, dispuesto a ayudarla como pudiera cuando Nyssa me alcanzó por detrás, satisfecha con su pericia para desviar la atención. Más de una vez nos había sacado del apuro a los dos. Le sonreí con cierta sorna, con ese juego tácito que casi siempre existía entre nosotros, repleto de piques. Me apoyaba en esa confianza que hasta podía considerar ciega, que tenía con ella después de casi veinte años, como para tener la libertad de vacilarla tranquilamente, pues aquel juego no dejaba de ser inofensivo.

Fui a preguntarle si estaba segura de que nos daría tiempo, por chincarla algo más cuando Kyrieth apareció, exhausta. Apenas llegó junto a nosotros,  enunció una frase y perdió el sentido. A tiempo llegué de sujetarla para que no se golpease la cabeza-. ¡Kyrieth! –si ya decía yo que más temprano que tarde se quedaría sin fuerzas por abusar tanto. Pero no todo acabó ahí. Al parecer, los guardias, como bien había mencionado la pelirroja momentos antes, se clonaban, y al menos dos más habían esquivado los truquitos de la morena. Seguíamos contrarreloj. De soslayo me percaté del arco que la muchacha había traído, y con una sola mano, la liberé del carcaj que le colgaba a la espalda-. Nyss, toma. Creo que te vendrá bien usarlo. –enuncié al tendérselo. Ya empezaba a ser hora de que aquella persecución acabase, pues Kyrieth ya estaba fuera de juego, la pelirroja empezaba a mostrar signos de cansancio evidentes y, aunque yo no lo exteriorizase tanto, también lo estaba. Pasé un brazo por detrás de las rodillas de Kyr, y el otro sujetó su espalda para alzarla en brazos. Me cercioré de que su cabeza quedase bien apoyada sobre mi pecho-. Necesitamos llegar al lugar que dices. –aunque fuera sólo para retomar fuerzas. Sabía que la pelirroja se desharía de aquellos dos en un santiamén. Ya le había visto manejar el arco antes, y era más que diestra. Con esas, les di la espalda, acercándome ligeramente al borde… hasta que encontré lo que andaba buscando: un buen montón de paja. No estábamos a mucha altura, pues el tejado nada más tenía un piso esta vez, así que no me lo pensé dos veces. Sujeté con más fuerza el cuerpo que sostenía entre mis brazos y salté. Ya en el aire noté un pinchazo en el costado derecho que pareció rasgar mi piel.

Rasgar que no atravesar.
Por los pelos.

Aún así, mi prioridad era aterrizar debidamente, para que Kyrieth no se levantase con algún moratón más. Sería gracioso que me regañase por imprudente. Además de que los rumores se dispararían y la gente malpensaría enseguida. Dioses, cuanta perversión. En fin, habría que rezar para que aquella aventura no llamara demasiado la atención dentro de la base.

El golpe fue menor de lo esperado y tanto Kyrieth como mi trasero agradecieron que tuviera aquella genialidad. Bueno, Kyr no tanto. Pero, eh, tenía prisa, ¿vale? Miré hacia arriba, pero no vi rastro alguno de trifulca. ¿Nyssa habría bajado ya? Miré alrededor, para asegurarme que no había peligro si salía de aquel escondite improvisado. Y no, no lo había. Mas sí alcancé a ver a la tercera del grupo, quien traía un aire despreocupado y más que presuntuoso-. ¿Me haces de guía? –la miré con una sonrisa y cierto ruego en la mirada, antes de salir de entre tanto heno, aun manteniendo a Kyrieth en mis brazos-. Nos vendría más que bien un respiro y ver si conseguimos traerla de vuelta. –hice un movimiento rápido con la cabeza, señalando al adorable peso muerto que ya empezaba a castigar mis brazos.




De parvis grandis acervus erit
This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1300

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Catch me if you can (Kyrieth, Trystan)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.