Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Reagan el Dom Mar 22 2015, 01:03

Comencé a sentir el calor que la respiración de la rubia me brindaba y con ello el rubor volvió a mis mejillas mientras mis labios y mi boca degustaban la piel de aquella mujer.
Cerré los ojos dejándome llevar, rozando con los labios poco a poco uno de sus pechos hasta llegar a la rosada aureola que coronaba su cima y dejando un suave mordisco antes de erguirme un poco volviendo a subir por su piel y ayudarle a quitarse por completo aquella blusa que encontraba tan molesta en aquel momento.
Acto seguido yo hice lo propio con la mía, dejando al descubierto el conjunto de vendas que llevaba enroscadas al torso para sujetarme el pecho y que me facilitara los movimientos en cuando necesitaba pelear.
Ambas blusas fueron cayeron acompañando al resto de prendas. Se podía decir que estábamos redecorando el suelo del barco la verdad, pero tampoco me iba a parar en exquisiteces y ordenarlo todo bien cuando estaba en aquel momento tan especial.

Puse las manos sobre la nuca de la inquisidora y la besé pausadamente, como si mis labios fueran las olas de un mar calma, a juego son los sonidos que hacían eco desde fuera del camarote.
Había comprendido la certeza de sus palabras. Sí que iba a librarme de ella, porque aquella sería la última vez que la viera. Aquella sería la última vez que podría disfrutar de su compañía, pero precisamente por ello, esos instantes que compartiera con ella serían los mejores y al menos, intentaría que quedara también un buen recuerdo de mí en aquella mujer. Dejándole una huella, aunque fuera por tiempo contado, como la que ella había o iba a dejar en mí.

Deslicé una de mis manos desde la altura de su nuca hacia el final de su espalda. Rozando con la yema de todos mis dedos el largo de su columna y deleitándome con la suavidad de la piel ajena.

-Si algo os molesta, debéis hacérmelo saber- suspiré contra sus labios. Mis relaciones siempre habían sido consensuadas por ambas partes, aunque en la mayoría había siempre dinero de por medio, pero no quitaba que mi forma de comportarme con las mujeres en ese tipo de circunstancias fuera mucho más cortés de lo normal pues quería generar una experiencia confortable y placentera para ambas.

Me separé de ella, agarrándole de la mano y dando pasos lentamente de espaldas hacia el camastro sin retirar mi mirada de la de ella con una sonrisa afectuosa.
Terminé sentada en la superficie de la cama, deseando al instante tener una mejor, pero no podía pedirle peras al olmo, al fin y al cabo estábamos una fragata. Sosteniendo todavía la mano de Megerah guié el dorso de la misma hacia mis labios dejando allí un beso y clavando mi mirada en sus orbes azules, invitándola de nuevo a la aproximación entre nuestros cuerpos y dejando a ella que decidiera qué posición debía tomar a continuación.




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Megerah el Dom Mar 22 2015, 23:44

Quizás fuera la certeza de ese poco tiempo que le quedaba.
Quizás fuera el desamparo que sentía desde que se había quedado sola.
O, también, esa sensación de desasosiego que rodeaba a la rubia, encogiendo su pecho.
La comprensión –o pena- de la pirata aplacó ese vacío, que Erah quiso llenar con una falsa impresión de ser apreciada. Aunque sólo fuera por esa noche. Un último remanente de esa rubia que lo dio todo por lo que más quería y se tachó de cobarde por no querer enfrentarse a la realidad de que, hiciera lo que hiciera, no había nacido con el derecho a amar y a ser correspondida en igual medida. Había sido esclava y, como tal, las leyes no eran justas para la rubia, aunque Moloch le hubiera dado libertad hasta cierto punto. Se había enamorado de un dragón caído en desgracia, demasiado torturado como para detenerse a pensar lo que pudiera sentir por una vulgar sierva de su propio torturador. ¿Qué naturalidad podía haber en aquel mundo de lascivia, vicio y narcóticos? Erah había aprendido a apartar todo aquello con esa apatía tan suya, lo suficiente como para darse cuenta de que ella misma era capaz de sentir algo más que todo aquello, por un hombre. Un sentimiento que la impulsó a cometer la locura de liberarlo, de ayudarlo, firmando así el que sería su propio final.

¿Le importaba?

En realidad, no. Quizás aquel acto no redimiese su alma. No tenía forma de escapar de aquel funesto destino, mas la tranquilidad que le proporcionaba el saber que Thareon ya no podía ser martirizado e, incluso, podría regresar a lo que antaño fue, era lo único a lo que podía aferrarse mientras los días se sucedían y su fin se acercaba…

¡Qué agónica estaba siendo esa espera!

Pero mejor así, pues de esta forma Erah podría asegurarse de que el desenlace sería bastante más rápido. Todo gracias a ese veneno que la pelirroja le acabaría consiguiendo. Mas esa noche, simplemente, sería una desafiada intentando disfrutar entre las sábanas de una mujer cuya vida era la mar. Y, como tal, acariciaba la piel de la rubia con la suavidad y contundencia con las que las olas acarician la costa en pleamar, abriéndose paso, ganando terreno, desbocándose paulatinamente. Megerah empujó su camisa por los hombros, ayudándola a que cayera, y correspondió el beso, cargándolo con un agradecimiento que no supo expresar con palabras. Aunque, dadas las circunstancias, no lo consideró necesario, pues un roce o una mirada podrían ser más elocuentes que un pequeño discurso improvisado.

Exhaló sonora pero suavemente cuando la pelirroja se separó. No pudo evitar dejarse guiar, y casi corresponder ese afecto implícito en la sonrisa que la observaba en su camino a la cama de la estancia. Reagan se sentó, de frente a ella, y Megerah no se lo pensó mucho. Se reclinó sobre la pelirroja, sentándose en su regazo, a horcajadas, como era costumbre para ella. No podía evitarlo. Mas algo fue diferente. Algo impulsó a la rubia a apoyar su frente en la de la mujer sobre la que se sentaba, sin más intención que mostrar cierta dilección, sin recompensa alguna.

En uno de esos últimos vestigios de lucidez, se acordó de esa pequeña daga que traía escondida en su bota, como complemento defensivo que podría servirle como respiro si se diera el caso. Y aunque no era para defenderse, sí la usaría para liberar el cuerpo de Reagan de aquellas vendas que cubrían su piel. Con cuidado, y movimientos lentos, sacó el arma y cortó varias vendas que no llegaban a estar en contacto con la piel de la implicada, bajo su atenta mirada-. Esto… me molesta. –murmuró cuando consiguió que las vendas cayeran, mostrando la castigada piel de la mujer con la presión de éstas. La picardía centelleó en sus azules cuando sus miradas volvieron a encontrarse, antes de dejar caer la daga al suelo, con poco interés en saber dónde rebotaría. Con su mano izquierda –aún vendada por la cura- acunó delicadamente la mejilla correspondiente de Reagan antes de inclinar su cabeza y sellar sus labios de nuevo con cierto encanto pausando esa inminente avidez al presionarse contra el torso de la pirata y sentir el calor de sus pechos, de su piel, en la propia. La mano que sostuvo el arma en su momento viajó a esa zona castigada, repasando con los dedos las ligeras marcas que adornaban el costado de la pelirroja, mientras Erah se perdía al beber en aquel beso, como preámbulo a algo que, por extraño que pudiera parecer, quería hacer.





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Reagan el Sáb Mar 28 2015, 18:30

Jamás me hubiera imaginado en una situación como aquella, bueno sí, tenía fantasías de muchos tipos y debía reconocer que desde la noche en la que la rubia me dio aquella paliza en la taberna, había sido una de las protagonistas que más aparecía en ellas, pero la verdad es que pensar en que se haría realidad era algo remoto y además añadiendo el pequeño detalle de que estábamos compartiendo unos momentos íntimos que muy probablemente fueran los últimos para la inquisidora y a pesar de que había decidido rendirme al placer y obviar todo lo que tuviera que ver con los asuntos de Megerah, sabía que en cuanto la noche pasara mi mente volvería a divagar en ello.

Sentir su peso sobre mi, su frente en la mía dirigiéndome aquella mirada cristalina me hizo volver a la realidad. No, no dejaría que aquello me afectase más de la cuenta. Estaba tratando con alguien que había firmado sus sentencia de muerte, alguien a quién no iba a ver en más ocasión que cuando le entregara el veneno y ya había dejado claro que aquella velada la rubia debía olvidarlo todo, así que no sería la única.

Le sonreí con picardía mientras se quejaba pausadamente de las vendas que cubrían mi pecho, tal y como yo había protestado sobre su corset. Sacó una daga de su bota, una buena medida para defenderse desde luego, ¿quién no llevaba una daga dentro de la bota en estos días tan oscuros? quien no lo hiciera, no sabía en el mundo en el que estaba.
Hizo uso del filo para comenzar a liberarme de aquellas vendas que se me antojaban ahora más molestas que nunca, dejando poco a poco mi torso al descubierto con las marcas algo rojizas, huellas de la presión de las tiras.
Nuestras miradas se cruzaron entonces antes de que soltara la daga volviendo a ocasionar un golpe en el suelo que fue como un pistoletazo de salida para que los labios se reencontraran y mis manos fueran directas a su espalda en un deseoso abrazo para que la presión entre nuestros cuerpos fuera mayor mientras aquel beso estaba teniendo lugar. Sentía sus labios, su lengua jugueteando ansiosa con la mía, sus dedos acariciando con parsimonia las marcas de mi costado, su suave piel, sus pechos contra los míos y poco a poco me estaba llevando a la locura como aquellas criaturas de las leyendas de Eneas que conseguían hundir las más grandes embarcaciones con sus cánticos, atrayendo a los marineros hacia sus redes. Aquella mujer, como ya había predicho, estaba provocando la más desastrosa de las perdiciones.

Bajé las manos hasta el final de la espalda y las afiancé entre la tela de su pantalón y la piel, dejando que mis dedos se hicieran hueco, palpando y recorriendo la cintura de la inquisidora de aquella forma hacia delante hasta llegar al cierre de la prenda con el fin de desabrocharla ansiosamente. Agarré los extremos del cierre mientras bajaba los labios a su cuello besándolo esta vez mucho más apasionadamente con la respiración entrecortada.
Necesitaba que se deshiciera de sus botas, que se quitara aquello que me impedía llegar hasta... solté una exhalación para intentar liberarme en vano de aquella ambiciosa desesperación que me envolvía.




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Megerah el Dom Mar 29 2015, 21:45

Megerah detectó ese titubeo nimio de la pirata cuando ella misma se sentó en su regazo. La pelirroja la había pedido que se olvidase de todo aquella noche pero, ¿lo haría ella también? La desafiada pudo considerar una ligera idea de cómo se sentía Reagan al saber que la mujer que apretaba sus muslos contra el camastro moriría pronto por propia voluntad. Erah dudaba mucho que la pelirroja quisiera impedirlo, por mucho que adorase la vida, pues, la rubia, por el contrario, había dejado de hacerlo. Consideraba el desafío como una vulgar excusa, pues después de varios intentos fallidos, Megerah estaba cansada de intentarlo. Quizás el salvar a Thareon la había absorbido tanto que ahora que no tenía nada más que hacer consideraba que había llegado el momento de marcharse.

Pero fue entonces, cuando se percató de la posibilidad de que hubiera alguien a quien realmente sí le importaba su final. ¿Podría ser? La rubia frunció el ceño por un instante, mientras se deshacía cuidadosamente de las vendas de la mujer. Nah, seguramente, la pelirroja estuviera así por el shock que implicaba estar hablando con una persona que le había revelado su inminente final-... Perdeos en esta noche conmigo. –rogó de forma queda, queriendo disfrutar de la luz que desprendían esos azules entre tanta oscuridad que se cernía sobre ella. Una única –y última- petición para que Reagan se olvidara de todo lo que no les implicaba en aquel lugar, y en cualquier otro momento que no fuera ese.

Su mano trató el relieve castigado de su piel como si pasease sus dedos por porcelana, mimando con suaves caricias cada centímetro del costado por los que sus dedos pasaban. Fue subiendo hasta el pecho de la pelirroja donde suavizó aún más el paseo de sus yemas, entreteniéndose en ese pezón que acabó endureciéndose por sus atenciones. Su otra mano, la herida, se deslizó hasta su sien y los dedos de ésta rozaron el nacimiento de la cabellera roja de aquella mujer que la presionaba contra sí mientras bebía de sus labios en aquel beso lento, predecesor de aquel acto inminente repleto de lujuria y avidez.

La rubia suspiró ante el tacto descendente de las manos de Reagan, tensando su espalda y acercando más sus caderas al cuerpo que tenía bajo ella. Pero tan solo fue un momento, pues, volvió a separarse al sentir sus dedos viajar a lo largo del borde de su pantalón hasta el cierre frontal. El escalofrío que la golpeó, entrecortó una exhalación, al notar los labios de la pirata en su cuello, así como su respiración desacompasada estrellarse contra su propia piel, mientras desabrochaba la prenda.

Y así fue como Erah quiso más.  

Movió sus dedos por el lateral de la cabeza de Reagan, apoyando ahí, con ligereza, su mejilla, atrapando con sus labios el lóbulo del oído de la pirata, de manera sugerente. Momentáneamente, abandonó esas caricias sobre el pecho de la pelirroja, más que dispuesta a ir quitándose las botas, una por una, poco a poco. Porque después de todo, la rubia le había cogido el gusto a ese juego lento y previo, que desataba desesperaciones y anhelos, en antelación por lo que iría a continuación.

Algo que iba a forzarse a disfrutar, por encima de todo.

Se deshizo del calzado y acabó empujando a Reagan hacia el lateral, para que se tumbara en el camastro, sin perder la suavidad, sin demorarse mucho en seguirla. Inspiró con cierta satisfacción al ver que ella cedía, dejándose guiar por el dominio que imponían sus orbes cristalinos, que le instaban a buscar una postura algo más cómoda.


No tardó en sellar sus labios en un nuevo beso antes de continuar, con esa casi insulsa conversación que ya traían-. Y, ¿a vos? -murmuró sobre ellos sin llegar a separarse, con el atisbo de una sonrisa traviesa en su semblante-. ¿No os molesta nada? -estuvo tentada de reírse por lo bajo.

Después de todo, no era Megerah precisamente la experta en mujeres.





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Reagan el Dom Abr 05 2015, 04:12

Sonreí en mi interior irónicamente debido a la petición de la inquisidora.

¿Perderme con ella? Me había perdido desde el mismo momento en el que nuestras miradas se cruzaron, justo en el momento en el que me atreví a darle el primer beso de aquella noche, cuando sus zafiros me llevaron más allá de cualquier leyenda que se contara sobre los siete mares. De hecho era bastante probable que el principio de esto hubiera tenido lugar antes y ya me hubiese descarriado desde el mismo instante en el que me topé con ella en aquella taberna de mala muerte.

Sus dedos se deslizaron por los lados de mi cabeza y notando aquella muestra de deseo en mi lóbulo, más los movimientos de su otra mano, acariciando, rozando haciéndose con mi pecho,  no pude sino soltar otra exhalación. Sin embargo, su tacto cesó y vi cómo sus manos buscaban lentamente las botas quitándoselas una por una. Sonreí de forma victoriosa. La cosa ya solo podía mejorar.
No despegué mis ojos azules de los suyos ni un solo segundo mientras ella gentilmente me empujaba hacia la cama para quedar completamente tumbada debajo de ella.
Y sentí de nuevo sus labios antes de que abriera la boca y no precisamente para continuar con aquel beso, parafraseando la misma incógnita que yo misma le había planteado con anterioridad. Clavé mi mirada en ella con una sonrisa escéptica.
¿A mí? ¿Molestarme? ¿Qué podía... oh, sí, había algo que no me cuadraba del todo.

-Esto...- murmuré con la voz ronca sobre su oído antes de proceder.
Llevé las manos hacia los brazos de la inquisidora agarrándola por allí y desplazándola hacia un lado, obligándola a girar para, a continuación ocupar el puesto que debía ocupar, tomando el control y colocándome encima de ella.
Se podría decir que en mi barco no era el único lugar donde yo capitaneaba.

Me apoyé en el camastro con ambas manos a los lados de sus brazos. Alcé una ceja divertida mientras le miraba desde mi nueva posición y luego bajé la cabeza para posar directamente los labios sobre uno de sus pezones recreándome en él con pequeños mordiscos y luego dirigiéndome pausadamente hacia el otro para finalizar bajando paulatinamente hacia su vientre, manteniendo aquella casi tortuosa espera de lo que estaba por venir.




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Megerah el Miér Abr 08 2015, 00:00

La rubia pareció leer la mente de la pirata en el mismo momento que hizo el ademán de incorporarse, sujetando sus brazos y tirando suavemente de ella. Erah cedió con la reverberación de una queda risa en su pecho. Se dejó llevar, apoyando la espalda donde instantes antes había estado la de Reagan, con el atisbo de una sonrisa complaciente por ese susurro que la pelirroja le dedicó tan cerca de su oído.

Aunque no diese claras muestras de ello, mientras se perdía en ese pausado baile con la pelirroja, Erah tenía la lucha interna de dejarse llevar o valerse de todas esas veces que había tomado el control en una situación así, que no eran pocas. Realmente, por ese instante que le pareció eterno, no supo qué hacer, pues había perdido la esencia de lo que había sido hasta entonces.

¿Qué te quedaba cuando lo habías perdido absolutamente todo? De no ser por ese lazo que el desafío establecía, Megerah ya habría abandonado Talos en solitario, para dar más entretenimiento a los propios inquisidores, pues tendrían a alguien más a quien buscar. O quién sabe, de no haber sido por éste, precisamente, estaría muerta desde haría prácticamente ocho meses. Cualquier cosa era mejor que haberse ido con aquel extraño cuarteto que vio perderse en la oscuridad hacía apenas un par de días.

Dejó escapar el aire cuando sintió parte del peso de la pirata sobre ella. Tal y como habían girado, el cuerpo de Reagan seguía entre sus piernas, mas ahora tenía completa libertad de movimiento para hacer lo que se le antojara sobre el cuerpo de la rubia.

Y tampoco se demoró mucho.

La respiración de Megerah se entrecortó, acelerándose en un último momento, cuando sintió los dientes de la pelirroja en su pecho. Primero uno y luego el otro con una parsimonia que la acercaba a la desesperación. ¿Era esto lo que ella mismo hacía sentir a aquellos con los que había jugado? Bufó ligeramente cuando el propio cierre del pantalón de la pirata se enganchó de forma imprevista en el de Erah, ya abierto, cuando la pirata comenzaba su descenso por el vientre. Sus caderas se elevaron suavemente, en una instintiva declaración de intenciones, antes justo de tomar impulso para incorporar su torso y buscar nuevamente los labios de Reagan, devorándolos. Tan solo quería perderse en ellos, con esa desesperación paulatinamente azotada por tanta lentitud. Sus manos sujetaron el rostro de la pirata durante un momento, antes de bajar recorriendo su piel hasta ese cierre que había sentido segundos antes.





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Reagan el Lun Abr 13 2015, 21:33

Debía reconocer que hacía mucho, mucho tiempo que no pasaba una noche como aquella, porque si siendo pirata ya era bastante difícil encontrar a alguien que estuviera dispuesto a ofrecerte algo como lo que estaba viviendo en ese momento voluntariamente, más difícil podía ser cuando eras una mujer pirata con esa preferencia que tenía yo. Sí, era más fácil conseguir una noche con un hombre que con una mujer y en cierto aspecto, ahí radicaba también el encanto. Las mujeres eran hermosas y complicadas. Los hombres eran burdos y simples.

Tenía el corazón desbocado y es que no podía pedir más. Tenía a una de las mujeres más bellas de Talos en mi cama y eso que no había visto mucho de Talos... pero seguro que era una de las más bellas sin dudarlo. Y en ese pequeño camarote la tenía solo para mí.
Cuando se irguió para besarme con tanto anhelo respondí a aquel roce de labios con la misma fuerza. La lentitud con la que se habían desarrollado los hechos ya me parecía absurda. Necesitaba más y lo necesitaba ya. Quería escucharla y quería sentirla.
Me separé de ella un instante, perdiéndome en su mirada un último momento antes de lanzarme sobre ella con otro beso, imponiéndole que se tuviera que tumbar otra vez y que se quedara debajo mía.

Spoiler:


Apoyé mi cuerpo sobre el de ella y seguí recreándome en sus labios en un arrebato de pasión mucho más caluroso que cualquiera anterior, sintiendo mis pechos contra los suyos, mi cuerpo entero contra el suyo, comenzando a bajar la mano izquierda por todo su cuerpo hasta llegar al cierre, que ignoré, de sus pantalones, introduciéndome bajo la prenda y acariciando con los dedos el monte de Venus de la inquisidora.

Spoiler:


Sonreí contra sus labios a la vez que alcanzaba su clítoris con las yemas de mis dedos, rozándolo suavemente en un principio para luego seguir con movimientos circulares.




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Megerah el Jue Abr 16 2015, 00:47

La pelirroja propició que sus labios volvieran a encontrarse y bebieran la una de la boca de la otra con avidez compartida. Con esa ansiedad característica que se vertía por cada fibra de la rubia llegado un punto, en esa intimidad que ofrecía aquel camarote en exclusiva compañía de aquella pirata.

Megerah seguía sin dar crédito a la manera de dejarse llevar por Reagan. Tan fácilmente. Como si no fuera la primera vez que yaciera sólo con una mujer, después de llevar tantos años a las caprichosas órdenes del dragón negro. Claro que, Moloch siempre la había querido exclusivamente para él. Irónicamente, sólo llegó a compartirla con su peor enemigo, del que Erah se acabó enamorando. La rubia tardó en sentenciar aquel sentimiento y desterrarlo -muy a su pesar- cuando tuvo que mentir al propio Thareon, sacándolo de su vida tan dolorosamente como Moloch hizo con su corazón meses después. Nunca pudo perdonárselo. Y nunca llegaría a hacerlo.

El capricho de la Muerte Negra había alargado su vida unos meses más, todo por salir victorioso ante la ineludible parca, sin pararse a pensar en lo que implicaba para Erah ser una desafiada. ¿Quitarle sentimientos a una persona que ya de por sí los había enterrado en la fosa más profunda de su corazón? Era hasta sarcástico decir que al no tener corazón, esa avalancha sentimental que Megerah había conseguido atar, estaba retrasando esa insensibilidad propia de los heartless.

Algo que también aprovechó justo en aquel momento, cuando Reagan atacó con un nuevo beso y un ímpetu que tumbó a la rubia en el camastro de nuevo, después de clavar sus claras pupilas sobre los orbes cristalinos de Megerah. Cedió, otra vez, mas mantuvo sus manos en aquel cierre que consiguió abrir.

La aún inquisidora dejó escapar una exhalación cuando sintió el peso del cuerpo de la pirata contra el suyo, quien ya con desesperación, volvió a comerle la boca. Algún que otro jadeo se perdió entre los labios de la pelirroja, mientras la rubia correspondía aquel ambicioso baile, sin querer detenerlo. Sus manos, bordearon la cadera de la dominante por debajo de la ropa, hasta llegar a sus nalgas. Erah clavó con suavidad las yemas de sus dedos, en un arranque para presionar sendos cuerpos, sin perder esa absorbente conexión establecida entre sus labios. Hasta que Reagan se coló en sus propios pantalones, alcanzando su entrepierna y haciendo que un gemido escapara de los labios de la rubia.

Su respiración se entrecortó y Megerah se separó, apoyando la cabeza sobre el lecho, para dejar que su mirada hablara por ella. Quería todo lo que Reagan quisiera darle. Ahora.

Fue ella, la que buscó entonces los jugosos labios de la pelirroja con ganas renovadas. Fue ella la que alzó la cabeza de nuevo, seducida por el mar angosto de los orbes contrarios. Fue ella la que apartó su brazo izquierdo y lastimado de la prenda de Rea antes de hacerlas rodar ligeramente a su izquierda, hasta que ambas quedaron tumbadas de costado. Y la que rodeó las piernas de la mujer con la suya, justo antes de imitar el gesto de la pirata y volver sobre sus pasos con la mano que aún mantenía en su trasero. Entre jadeos, deslizó sus dedos hasta su entrepierna. Algo tarde, correspondió esa sonrisa anterior que la capitana le dedicó, al tiempo de alcanzar su sexo, acariciándolo con suavidad y parsimonia.





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Reagan el Mar Abr 28 2015, 15:42

Una sonrisa lasciva ocupó mi rostro en cuanto la rubia dejó escapar un leve gemido mientras mis dedos buscaban todo el placer que pudiera darle sin llegar a internarme del todo en ella. No aún.

Entonces se lanzó a mis labios, y acompañé su gesto, devorando los suyos con deseo. Rodamos entonces hacia su izquierda quedando de lado y sin dejar que aquel movimiento me sorprendiera continué jugueteando con ella con ayuda de mis dedos mientras seguía deleitándome con sus labios.
El tiempo se paró para mí en el momento en el que la inquisidora buscó aquel lugar que yo ya estaba conquistando en su cuerpo. Abrí la boca para decir algo, pero el apetito de Megerah por darme placer hizo que aquel intento se tornara una especie de mezcla entre suspiro y jadeo. Guardé silencio después y subí la mano que se había encontrado en su entrepierna todo este tiempo. Por el camino me llevé la que ella estaba utilizando conmigo y la deposité delicadamente sobre su pecho.
Si pensaba que esto iba a ser una especie de juego empatado no estaba para nada en lo cierto. O al menos, no aún.

Le sonreí de nuevo y negué con la cabeza levemente antes de volver a posicionarme sobre ella y bajar a la altura del cierre de sus pantalones ahora abierto. Agarré el borde de la prenda con ambas manos y la fui deslizando hacia abajo muy poco a poco para terminar tirándola con el resto de la ropa que estaba en el suelo, dejando completamente desnuda y vulnerable a la inquisidora ante mí.
Mis manos serpentearon bajando por sus piernas hasta agarrar los tobillos y ejerciendo cierta fuerza los empujé haciendo que la rubia tuviera que doblar las rodillas, dejándome unas vistas maravillosas de lo que iba a ser mi próximo botín.

Me incliné sobre su sexo, acercando boca al mismo mientras mis brazos rodeaban abrazando sus dos piernas para mantenerlas abiertas. Besé aquellos labios rosados una vez y me dispuse entonces a utilizar la lengua pausadamente para rozarlos ascendente y descendentemente varias veces humedeciendo más todavía la zona. Alcé el rostro mínimamente para clavar mis ojos en Megerah y observar cómo reaccionaba ante aquello... y eso que todos mis movimientos aún eran muy superficiales.




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Megerah el Dom Mayo 03 2015, 00:55

Su cuerpo reaccionaba indiscutiblemente a las caricias que la pirata le hacía, acelerando el pulso de la rubia cada vez más, conforme las ardientes yemas de la pelirroja se centraban en su entrepierna. Liberó parte del calor que la recorría en un suspiro antes de fusionar sus labios con los de Reagan. Beso que ella siguió, con ávidos movimientos, contra los de Erah hasta que ésta coló una de sus manos en pantalón ajeno. La pelirroja entreabrió sus labios, dejando escapar un jadeo que a la rubia se le antojó de queja. Por un momento, sus dedos suavizaron sus caricias y Megerah aprovechó para atrapar el labio inferior de la pirata entre los suyos, en un lascivo mimo que acompañaba su mano sobre su sexo.

Ese impulso por querer tener el control, por ser dominante, esa costumbre que había tenido desde que tenía uso de razón, chocaba con el carácter de Reagan que, al parecer, cojeaba del mismo pie. Erah frunció el ceño ligeramente cuando apartó la mano de su cuerpo, más cuando se llevó con ella la de la propia rubia. Fue cuando la inquisidora abrió sus párpados, mostrando tanto deseo como confusión en el azul de sus pupilas, clavándolas en las contrarias. Soltó aire al volver a sentir a la pelirroja encima de ella, reteniendo a duras penas las ganas de seguir en sus trece por tener el dominio de la situación. La vio sonreír, la vio negar con la cabeza... Estaba equivocada si pensaba que la pirata se lo iba a poner fácil. Pero, dadas las circunstancias, Megerah acabó cediendo, sin llegar a estar segura si mantendría esa decisión por mucho tiempo.

Tuvo libertad y oportunidad para replicar físicamente, pero no lo hizo, concediéndole la voz cantante a la mujer que tiró con cierta ansiedad de sus pantalones, dejándola completamente desnuda ante ella. No se demoró apenas en inclinar su semblante sobre su zona más íntima, invadiéndola con su lengua en caricias lentas. Erah ahogó un gemido entonces, arqueando levemente la espalda. Un latigazo suave golpeó ésta, haciendo que al volver a apoyar su columna sobre el lecho, alzara sus caderas, buscando profundizar esos agónicos repasos que Reagan hacía sobre su sexo. Cerró los ojos con fuerza, por esa sensación que entrecortaba su respiración, por ese placer que, a oleadas, golpeaba su cuerpo, impidiendo hasta que pudiera pensar con total claridad. Unas cuantas exhalaciones después, abrió de nuevo sus azulados orbes, percatándose de que la pelirroja no perdía detalle de sus acciones. Correspondió su mirada, al tiempo de aferrarse con una de sus manos a la ya arrugada tela del camastro.

Y entonces, la retó con la misma mirada, de forma silenciosa, a que no se detuviera.





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Reagan el Vie Mayo 22 2015, 23:40

Notaba cómo el calor emanaba del cuerpo de la inquisidora y cómo llevada por el placer actuaba en consecuencia.
Me devolvió la mirada y de nuevo quedé hipnotizada por sus orbes cristalinos. ¿Me estaba desafiando de aquella forma a que continuara?
Aquello no hacía más que aumentar mi deseo por seguir por supuesto y hacerla sentir tan plena en aquel momento que comencé a devorarla con ansias. Ya no me contenía, besaba y succionaba aquellos labios rosados, paseando mi lengua con lujuria, introduciéndola todo lo posible allí donde podía probar de su dulce miel.

Mi respiración se volvió mucho más entrecortada debido a aquel "ejercicio bucal" que estaba realizando. Entonces dejé de sujetar una de sus piernas para llevar la mano hacia allí y ayudarme con los dedos, abriendo sus labios y haciéndome espacio para continuar con la faena con mucha más comodidad.
Con el pulgar acariciaba también su clítoris a medida que seguía con mi tarea, humedeciendo la zona hasta que, a mi parecer, ya debía terminar de usar la lengua.
Sonreí pícaramente mientras separaba el rostro de allí abajo y me lanzaba a recorrer con los labios su viente colmándola de besos, preparándola para lo que iba a venir a continuación.

Volví a posicionarme sobre ella, con nuestras cabezas a la misma altura, apoyándome sobre la mano izquierda en el camastro y bajé la diestra, zigzagueando por su suave y tersa piel, hacia su monte, acariciándolo mientras llegaba de nuevo allí donde había estado trabajando antes. Mis dedos se deslizaron por aquella hendidura e introduje uno de ellos en su interior por completo esperando alguna reacción por parte de la inquisidora. Aunque claro, ¿qué iba a esperarme si solo había sido uno?

Otra vez sonreí y a la vez que introducía dos dedos más de golpe, me lancé a su cuello, mordiéndole, marcándolo, lamiéndolo, besándolo, haciendo aquel territorio todo mío. Mi mano izquierda fue a parar a su nuca, acercándome más a ella. Y mis dedos buscaron en su fuero interno aquel punto tan especial para masajearlo ambiciosamente.

Spoiler:


En aquel momento podía sentirlo todo, todo lo que comprendiera aquella mujer y yo. Nadie más, nada más. Quería fundirme con ella y hacerle sentir que no existía nadie más en el mundo aquella noche.




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Megerah el Jue Jun 04 2015, 19:20

Erah estaba haciendo un esfuerzo mayúsculo por dejarse llevar sin pelear por el control. Bueno, en realidad, no era tal el esfuerzo conforme la pelirroja se entretenía bebiendo de su sexo. Su lengua le provocaba tales estremecimientos que en parte se reflejaban en la fuerza con la que cerraba los dedos de su mano derecha sobre las sábanas sobre las que se tumbaba. Con la izquierda, apenas acertaba a hundir los dedos entre los cabellos rojos de Reagan, alcanzando a masajear su cabeza, en un quedo ruego para que no parara. Para que se la llevara con ella adonde quisiera ir. Erah capitulaba de manera voluntaria a ese dominio de la pirata. No como inquisidora. No como desafiada. Mas sí como mujer.  

¿Qué había de malo en llevarse aquel momento con ella antes de sucumbir, por fin, a la justicia dracónica? Nadie podría robarle aquel momento de deseo, de placer. Una última primera vez que nadie podría robarle. Tan solo Reagan, pero la quedaba claro que la mujer estaba más por la labor de acercarla a la antesala del azulado cielo antes que negarle aquello. Su lengua, sus dedos, la exaltaban, convulsionando levemente su cuerpo. Sus caderas se alzaban levemente, su espalda se arqueaba por propio instinto sin que la rubia pudiese hacer más que entregarse a ese deseo que empezaba a cargar el ambiente, ahogaba murmullos en su garganta y le robaba el aire que alcanzaba a inspirar. Alzó su barbilla, propiciando sus jadeos. Aquellas húmedas caricias, aquellos hábiles labios, aquella sensación que la hundía en una espiral de placer que paralizaba su cuerpo, incapaz siquiera de implorar por más.

Hasta que Reagan se detuvo.

Megerah exhaló de forma marcada, parpadeando un par de veces, como si aquella mujer hubiese conseguido que se evadiese de aquella vida que se estaba desmoronando según pasaba el tiempo, más rápido de lo que la inquisidora pudiese controlar.

Realmente, ¿qué podía controlar? Desde luego, su cuerpo, colmado de besos por parte de la pelirroja, parecía no querer reaccionar a la razón, que latigaba la mente de Erah, así como lo hacía la lujuria que Reagan despertaba en ella con aquellas sugerentes caricias y seductores besos en la zona más íntima de la desafiada.

Sintió sus labios subir por todo su vientre, estremeciéndolo. La rubia volvió a agachar la mirada, con toda su atención puesta en ese lento ascenso que dejaba una sensación húmeda y fría sobre su piel… hasta que aquellos ojos claros se pusieron a la misma altura que los suyos. Una necesidad impulsiva elevó su cabeza y los labios de Erah se apoderaron de los contrarios, en un beso plagado de desesperación. Entonces, soltó las sábanas y echó la su mano derecha sobre aquel cuerpo que la dominaba, arrastrando pesadamente sus dedos por su espalda, descendiendo por su piel, así como lo hacía Reagan. La rubia lanzó un quedo suspiro que se perdió en la boca contraria cuando la pirata introdujo uno de sus dedos en su interior. Un suspiro que se hizo gemido al final, cuando Reagan unió dos más a ese vaivén que comenzó entre sus piernas. El cuerpo de la desafiada se paralizó por un momento que la pelirroja decidió aprovechar para descender a su cuello. Erah sintió sus dientes jugueteando con su tersa piel y aspiró entre dientes, volviendo a hundir los dedos de su izquierda en aquella melena roja que caía sobre ella, dejando un suave hormigueo sugerente. Tal y como estaba, al sentir los dedos de Reagan correspondiendo su gesto, Megerah elevó ligeramente la cabeza, y aprovechó para buscar el lóbulo de la oreja de la pelirroja, atrapándolo con sus labios, y respirando marcadamente a propósito, con el claro objetivo de excitarla. Esa rubia dominante que era por regla general, coleteó en su interior y consiguió hacerse con el control de su mano derecha que terminó de bajar por la espalda de Reagan, rodeando su cintura y volvió a colarse en su pantalón, regresando a su entrepierna, donde se había deleitado momentos antes. Sus finos y templados dedos buscaron el sexo de la mujer, queriendo estremecerla de nuevo. Quizás no tanto como Reagan había conseguido con ella, mas Erah parecía decidida a demostrar que, por mucho esfuerzo que hiciera, el ser sumisa no era del todo de su agrado.





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Reagan el Lun Jun 29 2015, 18:29

El destino tenía una curiosa manera de jugar sus cartas y por primera vez en mi vida decidí dejarme llevar. ¿Quién era yo para no aceptar los deseos de una condenada a muerte?
Además, por ello mismo, sabía que aquello no saldría del camarote del barco. Nadie lo sabría a parte de nosotras.
También podría decir que estaba demasiado excitada como para ofrecer ya una negación a lo que Megerah pretendía hacer. No obstante, tampoco me iba a quedar sin hacer nada. Disfrutaríamos las dos.
Así pues, mientras me deleitaba jugueteando en su interior, dejé que su mano recorriera mi cintura y terminara en aquel lugar que antes le había prohibido.

Inspiré profundamente sintiendo sus dedos intentando descontrolarme y me dejé caer con suavidad sobre mi costado izquierdo quedando casi al borde de la cama. Llevé mis besos de su cuello a sus labios sedienta por ellos y continué masajeando su sexo algo más pausadamente. Subí la mano izquierda de su nuca a sus cabellos enredando los dedos entre lso mechones dorados.

¿Qué había quedado de aquella mujer dominante que era? En ese instante prácticamente no quedaba mucho de ella. Finalmente había cedido a los encantos de aquella sirena acomodada sobre mi lecho con los cabellos desperdigados por las sábanas y su respiración haciendo que deseara llevármela lejos de allí para que no sufriera los pobres sucesos que le iba a traer el futuro.

Lancé un leve suspiro. Mi fuero interno se debatía entre volver a agarrar su mano y retirarla de allí, y no hacerlo porque ansiaba más de aquello que me estaba llevando a la locura. Jamás había dejado que una mujer tomara el control conmigo. Sí, lo habían intentado en numerosas ocasiones, pero siempre me había impuesto. No obstante, aquella rubia tenía algo que hacía que perdiera la cabeza. La respetaba y eso ya era decir en mi caso. Respetaba a pocas personas que no formaran parte de mi tripulación y ella se había ganado aquello ¿con una pelea de taberna?

Reí para mis adentros. No. Debía haber algo más. En el fondo deseaba que ella también me respetara de la misma forma. Había dejado de lado todos mis problemas en aquel momento. Todos mis negocios, todos mis asuntos y todas mis dudas sobre lo que estaba haciendo.  Había hecho una excepción con ella y sabía que pocas personas iban a lograr aquello.
Quizás, si Megerah no fuera a morir, podría llegar a tener algún tipo de relación diferente con ella.
Total, no todas las mujeres con las que compartía lecho tenían que terminar siendo mis amantes ¿no?

En cualquier caso, pensamientos a un lado, dejé que siguiera adelante al igual que yo también le dedicaba todo mi ser y todas mis caricias e ella. Centré todas mis fuerzas en no perder el ritmo y mis dedos dejaron de hacer movimientos pausados para de nuevo ser más rápidos y precisos.




Sonata de la Diosa :

avatar
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Megerah el Sáb Jul 04 2015, 21:36

Megerah tuvo la sensación de que Reagan terminó capitulando parcialmente, cuando se dejó caer a un costado, jadeando por la sensación que los delgados y suaves dedos de la rubia dejaban en su sexo. Erah se sintió experta por un momento, pues, por primera vez, sabía exactamente la presión exacta que ejercer y dónde hacerlo para que hacer sucumbir a la pelirroja. Sus caricias, esos movimientos circulares, alternados con un leve vaivén arriba y abajo, arrancaban respiraciones marcadas en la mujer que tan excitada tenía a la desafiada en ese momento. De haber tenido corazón, su pulso retumbaría en su cabeza, desconcentrándola, mientras la pirata perdía su mano en su entrepierna. Pero aquella condición sin corazón la permitía ser más consciente de las reacciones del contrario. Y Reagan la estaba haciendo saber que aquello que las caricias e insistencia por darla placer de la rubia estaban haciéndole replantearse el dominio en aquel momento. Erah no evitó sonreír de forma triunfal, ante esa idea, pero, ni por asomo, se planteó detener su mano. Tenía que reconocer que, pese a no haber llegado nunca a tal nivel de intimidad con una mujer, no era tan desagradable como hubiera podido llegar a pensar.

Belladona la pilló de sorpresa cuando abandonó su cuello para volver a sus sensuales labios, para devorarlos una vez más. La rubia le correspondió, bebiendo con la misma avidez de esa fina boca, guardián de una delgada lengua, mensajera de un corazón más grande de lo que la pelirroja quería ocultar. No cualquiera habría llegado hasta tal punto tras saber la situación de la inquisidora. A Megerah se le antojaba que su vida no duraría ni los días que se alcanzaban a contar con ambas manos. Pero era algo que no minaba su ánimo en aquel instante. No reprimió un gemido, furtivo, inesperado, ante un giro imprevisto del paseo de uno de los dedos de la pelirroja.

Reagan la estaba ayudando a no pensar, a olvidar su vida, su pasado,  y todo lo que contenía para disfrutar de aquella noche en compañía de la capitana de aquel barco que seguía meciéndose en un suave vaivén, como los dedos de su dueña. Ya no era inquisidora. Ni una traidora a la corona. No era siquiera desafiada. Simplemente había pasado a ser una mujer de cabellos dorados, ardiente de deseo y con ganas de más.

Volvió a arquear la espalda, alzando la barbilla cuando aquellos dedos, que no cesaban de moverse en su interior, aceleraron sus movimientos otra vez, haciéndola retomar la ansiedad después de un pequeño respiro. Su mano izquierda marcó sobre la melena color fuego las caricias de sus dedos, llegando a agarrar, a medias, varios mechones entre ellos. Megerah aspiró entre dientes, por el deseo sumado a ese esfuerzo de su brazo lastimado. Jadeó sonoramente, dejando que su exhalación arrastrase su voz ligeramente, en un gruñido suave. Éste salió con facilidad al tener el cuello estirado, postura que no le duró mucho, en cuanto tuvo la necesidad de volver a devorar la boca de aquella mujer que, aunque ahora se dejara hacer, seguía marcando su dominio, quedándose ligeramente encima de ella. En aquel beso, Erah le transmitió todo ese ansia por dejar que la llevara a la máxima representación de placer, que se rendía a ella, que sería la única a la que se entregara aquella noche...

Hasta que la rubia atrapó el labio inferior de Reagan entre los suyos, abrió sus azules con un brillo ladino en ellos, y bajó sus caricias por el sexo de la pirata hasta introducir dos de sus dedos en su interior. La humedad los envolvió pero no fue impedimento o señal para que la rubia se echara atrás... pues estaba más que dispuesta a causarle las mismas -o casi las mismas- sensaciones a la pelirroja.

Aunque empezaba a dudar que ella misma aguantase hasta ese momento.





couldn't help myself <333333:


OMG ♥️:


honours:



avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 876

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet raptured light, it ends here tonight ~ Reagan ~ +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.