Novedades

- (15/08) Ya están disponibles novedades de Agosto, ¡no te las pierdas!

- (15/08) Ya podéis pedir los dracs del mes de Agosto.

- (15/08) En el pregón, nueva entrevista a Zenda.

- (15/08) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/08) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/08) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
60/60

Afiliados Normales


FB ~ Sort of... Meant to Be ~Thareon ~ +18

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: FB ~ Sort of... Meant to Be ~Thareon ~ +18

Mensaje por Megerah el Sáb Feb 28, 2015 8:07 am

Los latidos desbocados del corazón de Thareon, su respiración alterada, todos esos sonidos que emitía en ese último momento, mientras su cuerpo reaccionaba ante el ruego de la rubia, rodeándola con el brazo y acercándola a él… Eran demasiadas cosas por las que deleitarse, mas sólo conseguían arrastrar el cuerpo de la humana, ansiando la culminación de tanto placer. Pero fue el susurro que llevaba su nombre el culpable de que Erah alcanzase el clímax, rindiéndose a ese orgasmo que sacudió cada fibra de su ser con vehemencia, robándole el aliento, como la rubia no alcanzaba a recordar. Juró perder la consciencia por segundos, y su cuerpo se presionó de forma instintiva contra el del dragón al tiempo de sentir cómo Thareon la seguía en aquella consumación de placer.

Y nada más importó en esos segundos.


Ninguno de los dos se atrevió a romper ese abrazo según volvían a calmarse. Poco a poco, Megerah fue recuperando la respiración. Esa que poco solía alterarse tanto. Aunque la rubia se sintió incapaz de separarse del dragón, que, aún en su interior, parecía seguir disfrutando del calor que emanaba de ambos. La esclava rodeó el cuerpo de Thareon, con el mismo mimo que había tenido desde que él rompió la barrera de la distancia que Erah intentó imponer y se besaron de manera sincera. Antes de que ese beso colapsara el corazón de la rubia, acelerándolo sin motivo aparente. Antes de que ese beso les llevase a perder el control como acababan de hacer. Antes de que las esperanzas de la rubia se disparasen, pese a que ella se emperrase en negarse a sí misma que quería acostumbrarse a una vida al lado de aquel hombre que la sostenía contra él. No, negarse una vida así no. Más bien, se dejaba llevar por el golpe de realismo que implicaba el hecho de que ignoraba lo que Thareon pudiera sentir y que Moloch no permitiría que ella lo quisiera. A él no. Destrozaría al dragón azul en cuanto supiese de los sentimientos de la esclava. Por celos. Por rencor. El dragón negro se volvería loco y la rubia le habría dado la excusa perfecta para intensificar sus torturas y destrozar a Thareon. Y Megerah lo adoraba demasiado –ahora lo sabía bien- como para hacerle aquello. No daría ese paso que la pusiera al borde del precipicio y correr el riesgo de que los separase. No sería ella quien propiciara algo así, mas respetaría que el dragón azul sí lo hiciera. Porque se merecía algo mejor que lo que ella podía ofrecerle, aunque Megerah daría cualquier cosa por seguir viendo esa sonrisa medio escondida entre esa densa barba.

Porque nada más le importaba en aquel ahora.

Ni el sonido del agua, ni siquiera ya sendas exhalaciones notablemente más calmadas. Erah entreabrió sus labios, inspirando sonoramente al sentir la ardiente línea de la superficie del agua recorrer su cuerpo hasta la altura de sus hombros. Notó el contraste del frío sudor que perlaba su piel con la calidez del agua de las termas. Otra sensación dispar que rodeó el cuerpo de la esclava, estremeciéndola de una manera dulce, abrazándola después del esfuerzo hasta que Erah se acostumbrara. Así como seguía haciéndolo el dragón. Por favor, que esto no acabe nunca… Erah cerró los ojos con fuerza, aún en el hueco de su fuerte cuello, acariciada aleatoriamente con el vello facial del dragón. Era consciente de que más temprano que tarde, acabaría. Imploró en vano, pues terminaría regresando a esa Megerah impasible, fría, que aguardaba al otro lado de la puerta. Y, por primera vez, la rubia no quiso. Tragó saliva, con la aflicción golpeando sus orbes cerrados, haciendo que escocieran levemente. Fuera lo que fuera lo que Thareon hubiese hecho para enamorarla así, para hacerla comportarse de una manera tan distinta y, por más que la humana ansiara, ya era mucho para su vida de esclava. Podría –con esfuerzo- conformarse con haber tenido aquel momento.

Nada más importaría .

Cerró algo más su abrazo en respuesta a la petición del dragón. La rubia seguía sin querer apartarse de aquel ardiente cuerpo bien delineado. Egoísta como era, por quedarse entre aquellos brazos que representaban el único hueco que había conseguido encontrar en el que le gustaba estar de todo corazón. En el que querría quedarse hasta el último segundo que consiguiera arañarle al tiempo que tanto hacía en su contra. Si quisieras, ese momento que pides, podría durar toda mi vida. Erah estuvo demasiado tentada de susurrar aquellas palabras que la delatarían más que todo lo que hubiera podido decir hasta entonces, pero una molesta vocecilla interior le recordó que un desliz así podría acabar con todos esos pequeños roces, instantes, conversaciones o miradas entre ellos, de un solo golpe-… Por favor... no hables de ese momento como si me molestase… -ronroneó sobre su piel, disfrutando de las calmadas caricias que Thareon le regalaba, sin pensar siquiera en cuanto durase cada uno de aquellos momentos, pues había unos que parecían durar eternamente, y otros que, por muy largos que fueran, parecían deslizarse como arena entre los dedos en cuestión de relativos segundos.

Y, desde luego, ese encuentro en las termas, no pertenecía al primer grupo.

No obstante, nada importaba más que aquel abrazo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB ~ Sort of... Meant to Be ~Thareon ~ +18

Mensaje por Thareon el Dom Mar 01, 2015 11:52 am

Allí estaban los dos. Fundidos el uno en el otro, parte del mismo ser que respiraba recuperando latido a latido el aliento. Sumergidos en su burbuja personal, al margen del resto del mundo, sua reglas y sus problemas. ¿Cuánto había soñado Thareon con un momento así? ¿Con estar abrazado a la mujer que amaba, tenerla entre sus brazos del mismo modo en el que ella le rodeaba con los suyos? Tanto, tanto, que ya no sabía ni cuántas veces había despertado echando de menos esa sensación.
Si bien, aquella situación no era exactamente igual a lo que tanto había idealizado y echado de menos en su mente. Pues en su corazón, esa mujer rubia seguía teniendo el rostro y el olor de  Ancaria.
Y ella se había ido. Y no volvería a tenerla así, como tenía a Erah, nunca más. Durante tres años, había extrañado  tanto aquello, se había aferrado tanto a los recuerdos como un clavo ardiendo, que realmente nunca se había parado a llorar el dolor que aún le producía la pérdida de su amada.
Y por ello... No soltó a Megerah. Su contacto escocía, quemaba como el fuego. Pero sabía que era algo qie debía afrontar y soportar para cauterizar esa herida palpitante en su alma.

Una parte de él no podía evitar desear que ojalá las cosas hubieran sido diferentes. Que ojalá sus circunstancias hubieran sido más amables con ambis, o que hubieran nacido en otro tiempo menos marcado por el prejuicio y en el que hubiera dado igual ser dragón que hombre. En el que no existieran las etiquetas de la traición y la esclavitud... Mas  sólo podía desearlo, en poa de una posibilidad no tan remota de haber podido volverse a enamorar de la fragilidad inherente a la humanidad.

Thareon suspiró, dejando pasar los minutos, sangrando invisible y en silencio. Dolorido y a  la vez más entero. Sus dedos acariciaron la suave espalda de la esclava, rozando esporádicamente su piel con el brazalete de piedra verde. Lentamente volvió a acariciar aquellos labios en un lento beso que filtró el sabor salado de esas lágrimas disimuladas entre la humedad de su piel áspera y el vello facial que la mujer acariciaba con tanto mimo. Un beso agridulce, doloroso y sanador al mismo tiempo. Un beso que agradecía silenciosamente aquel momento. Aquel "aquí y ahora".

En el que nada más importaba.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1367

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.