Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Llegaremos a 100?
Ayer a las 23:21 por Moira

» Confieso que...
Ayer a las 22:32 por Moira

» Stealth is the key [Oswin]
Ayer a las 21:58 por Oswin

» Habilidades perecederas -FB (Jeanne Lionheart)
Ayer a las 21:31 por Jeanne Lionheart

» Buscado el consejo de un hombre sabio [Vaurien]
Ayer a las 20:50 por Vaurien

» Draconians por Cerrar Temas
Ayer a las 20:34 por El Anciano

» Registro de Rango
Ayer a las 20:14 por Letyko

» Registro de PB
Ayer a las 20:11 por Letyko

» Registro de Grupo
Ayer a las 20:06 por Letyko

» An unexpected presence [Ariakas Verminaard]
Ayer a las 19:50 por Ranema

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Thareon el Jue Ene 22 2015, 23:48

HACE 4 AÑOS...

El dragón azul estaba apoyado sobre los codos, encima de una de las almenaras. Esa tarde toda la guardia tenía un ensayo de maniobras, para alguna celebración que Su Majestad pensaba celebrar esa misma noche. Tal vez una cena, un baile, una gala... La verdad era que a Thareon eso poco le importaba. Allí, en lo alto del castillo, sobre la enorme muralla, sólo con la vacía caída libre hasta el patio ante sus pies, la áspera brisa de la estación seca sobre Talos azotaba su rostro casi con cálida crueldad. Casi le parecía sentir el polvo del aire raspando su piel, y su barba de tres días. Moloch había insistido en afeitarlo para su último entretenimiento. Divertimento que incluía, por supuesto, a su persona. Y que había dejado como secuela la hipersensibilidad de su piel, aún persistente en cada movimiento o cada estímulo que implicaba el tacto. Obviamente después de tres días, la sensación se había ido mitigando. Pero, ¿cuánto había pasado en esa última ocasión en manos de la Muerte Negra? ¿Cinco, tal vez seis? Días que habían pasado como una extraña pesadilla, confusa y extraña. Días en los que un complejo tatuaje había tomado forma en su antebrazo izquierdo después de que Moloch se hubiera dedicado a arrancarle la piel a tiras para darle forma al dibujo. Mas lo había hecho con instrumentos de acero. Algo que dada la rapidez de cicatrización del dragón curaba demasiado rápido para gusto del noble. Haciendo que las formas se desdibujaran y la marca fuera fea, desagradable y poco artística. Mas, ¿qué importaba? En unos meses, Thareon no tendría marca alguna, y podría volverlo a intentar.
Así lo había venido haciendo durante dos años ya.

Y no era sólo las mutilaciones... No. Thareon sufría con ello, pero no tanto como cuando el noble lo drogaba hasta colmar su mente de sensaciones irreales, y lo conducía por los tortuosos senderos psicotrópicos del placer. Se aprovechaba de su cuerpo y su indefensión, o la indefensión de otros, para someterle. Para profanar su cuerpo, una y otra vez, de todas las maneras inimaginables. La última había sido exponerle y tomarle, encadenado, en medio de una oscura fiesta en sus aposentos. Después de haber servido esa carne... Sí, Thareon había descubierto esa misma noche los cuerpos deshuesados en las cocinas, después de salir. El propio Moloch había hecho que así fuera a propósito. Le había enseñado lo que le había dado de comer a él, a todo el mundo, lo que seguramente llevaba haciendo años, sino siglos. Le había dado carne humana. Se había pasado el día vomitando como si estuviera enfermo. Incluso en aquellos momentos, sentía mal cuerpo y se le encogía el estómago dolorosamente al pensar en ello, y tuvo que reprimir una arcada.

El por qué había ido allí el esclavo... incluía varias razones. Necesitaba un sitio para estar tranquilo, y reflexionar. Para poder pensar, replantearse las cosas. Iba a estar tranquilo durante un buen rato hasta que terminasen los preparativos. No tenía permitido ir a esa parte del castillo pero... ¿ya qué mas le daba? ¿Qué iban a hacer? ¿Mandarle de vuelta con Moloch? Dudaba que el dragón negro quisiera verle en un tiempo, al menos hasta que se curase la herida de su brazo y pudiera volver a pintar en él.
Retiró el esclavo la mirada de la vista hermosa de la ciudad, acercándose al atardecer y proyectando sombras en el suelo. Suspiró, clavando la vista en la larga caída entre su altura y el suelo. Y una parte de sí mismo se preguntó... si quizá había llegado por fin el momento de tomar el camino fácil. De saltar al vacío y dejar su frágil carcasa desintegrarse dese su altura, aplastarse contra el pavimento, y lanzar su alma directa al infierno tras el impacto. Purgar su alma de la culpa, del dolor, de sufrimiento, y poder trascender y reencontrarse con Ancaria. ¿Estaría ella esperándole después de haberle visto en aquella situación? ¿De ver a su amado hundirse en la miseria, convertido en un mero esclavo, un sirviente de aquellos que habían supuesto su muerte? ¿Con qué cara se presentaría ante ella en la otra vida?

No se di cuenta, pero en su azul mirada, la tentación de saltar se hacía patente, y su expresión ausente parecía mirar aquel salto, simple y rápido, como algo realmente apetecible...






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1414

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Megerah el Dom Ene 25 2015, 01:55

Ugh.

Preparativos para un baile de la Reina. Muerte y destrucción. Megerah odiaba los días en los que el castillo entero parecía entrar en un estado de éxtasis y movimiento cuando la rubia Madre abría la boca. Todo se disponía a su antojo, calculado todo al milímetro, lo que implicaba castigos severos si algo no salía bien. Y, lógicamente, no iban a ser los señores quienes pagaran el pato.

Por suerte, Moloch se las ingeniaba siempre para que sus esclavos tuvieran más libertad en ese sentido, ya que la Reina lo respetaba pero distaba mucho de agradarle ver a sus monstruitos por toda su corte y salones. La única más presentable era Megerah, con diferencia, y eso, a la esclava rubia la llenaba de gozo... irónicamente hablando. Había conseguido escabullirse de un par de órdenes ya cuando, al pasar por uno de los grandes ventanales, se le ocurrió mirar hacia las torres. Entrecerró la mirada cuando vio una figura en una de ellas, y detuvo sus pasos en cuanto juró reconocerle. Era Thareon... peligrosamente cerca del borde.

Blasfemó internamente como primer impulso, y en su mente explotaron mil premisas, preguntas y dudas como fuegos de artificio. ¿Qué estaba haciendo ahí? La humana abrió más los ojos. ¿Había llegado al límite? ¿Moloch había necesitado sólo dos años para acabar con él? Erah no daba crédito a ello. No podía creérselo. No quería. Quizás, por una necesidad irracional que llevaba tiempo con ella, a la que se había acostumbrado y de la que ya no quería librarse, pues, después de todo, seguía siendo una muchacha caprichosa y egoísta que no quería prescindir de la fluctuante compañía del dragón de escamas azules.

Ignoraba si su señor estaba al corriente de esa relación entre ambos esclavos pero, con franqueza, a Erah le daba igual. A menos que el dragón negro preguntase, ella no iba a dar explicaciones. Se apresuró -corrió para el resto de los mortales-, hacia esa última puerta que le permitiese verlo y detener esa desesperación que lo estaba llevando a la locura. El trayecto le pareció eterno y la respiración llegó a faltarle en algún momento, más por el miedo, que encogía su estómago, que por el esfuerzo físico.

Por fin, llegó a ese ansiado marco. La puerta que daba al exterior estaba ya abierta, por lo que Megerah no tuvo necesidad de empujar, advirtiendo esa fresca brisa que golpeó su cuerpo y la hizo estremecerse mientras buscaba al esclavo. Una sonrisa temblorosa, por el cambio de temperatura, se esbozó al encontrarlo-. ... ¿Temes que no quiera clavarte ese puñal de jade al reconocerme que has aceptado tu esclavitud? -inquirió, haciendo alusión a aquella primera conversación en su cuarto. Y sí, como aquella vez tuvo miedo de hacer y hasta mostró reticencia por ello, ahora, le tuteaba. Hacía escasos meses, pero le tuteaba. Al estar ambos bajo la sombra de Moloch, sus encuentros habían sido frecuentes, a pesar de la fijación obsesiva y estúpida de su señor por aquel dragón. Erah se había llevado más de un castigo por titubear ante Moloch, por Thareon. Había descubierto una afinidad demasiado grande con él, y aquel primer e intenso encuentro había derivado muchas conversaciones realistas o tediosas -sin llegar a serlo en absoluto- con el dragón azul, que no había tenido con esclavo alguno.

Era el único hombre con el que en realidad, podía relajarse. Con él había aprendido a sonreír con elocuente sinceridad, a allanar tantas intenciones entre palabras, a no ser tan ambigua. Mas esa Erah, sólo aparecía con el dragón azul.  

Y eso, al corazón de la rubia, no le había pasado inadvertido.

Como bien supo ver en su momento, aquel dragón supuso una compañía más que agradable e inesperada-. Eso es lo que están buscando... -que te rindas. Y, aún así, la rubia era incapaz de sumarse a todos esos que ansiaban su caída del guerrero hecho esclavo. Pero, ¿quién era ella para mirar por él?
Con cierto recelo ante cualquier movimiento brusco, Erah se cuidó de cautelosa a la hora de acercarse, y el brillo de sus cristalinos ojos desprendió alivio cuando su mano se posó sobre el castigado brazo del dragón-. Apártate de ahí, Thareon. -ordenó con una suavidad que dejaba entrever esa súplica evidente, mientras negaba lentamente con la cabeza. Megerah no sabía rogar como los humanos anónimos y normales.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Thareon el Dom Ene 25 2015, 19:05

Thareon se quedó como un clavo en el sitio cuando aquella voz conocida se coló en el trance de sus pensamientos, cual campana tañendo en medio de una catedral vacía. Giró despacio la cabeza, centrando sus ojos turbados por haber aterrizado tan drásticamente a la realidad, en ella. Y de repente el vacío desapareció de su conciencia. Y el salto que parecía fácil y rápido, se le antojó largo, pesado, imposible...

- ... Erah. - Musitó, escuchando extraña su propia voz. Ante su pregunta, miró primero al vacío, y luego de nuevo a la humana. Titubeó, tratando de encontrar sentido a la situación, no sólo para ella, sino para sí mismo. - No, iba a... - Se interrumpió. Inspiró hondo, cerrando los ojos momentáneamente, para acto seguido abrirlos y centrarlos en los de ella. - ... No sé qué iba a hacer, la verdad. La tentativa de saltar admito que se me ha antojado apetecible durante un breve lapso. - Un lapso que bien podía haber suficiente para acabar con su vida de una vez por todas. Thareon prefirió ser sincero, pues fingir que no estaba planteándose seriamente dejarse llevar por ese impulso le parecía innecesario. Había sido demasiado evidente.

Así se lo demostró la joven, cuando apoyando aquella mano estilizada y pálida sobre su piel herida, le insinuó que precisamente así, Thareon sólo iba a seguir el juego. ¿Mas qué era él, jugador o un mero peón? A fin de cuentas, en cualquiera de los dos casos, él salía perdiendo. En una moría, y abandonaba el mundo. En otra, su castigo seguía haciendo mella en él, otorgándoles la victoria a todos aquellos que se aprovechaban de su patética condición. Regalándoles otro día más su sufrimiento y su miseria. El dragón azul bajó la mirada, y apretó los labios en una fina línea. Demostrando su frustración y su evidente desgana interna. Relajó los hombros, negando sutilmente con la cabeza.

- ... ¿y por qué no rendirme, Erah? - Preguntó él, en contraposición. Buscando intensamente una respuesta en sus ojos azul celeste. - ¿Qué sentido tiene seguir adelante con esto? No tengo nada que ganar ya... sólo pierdo, cada día más, cada brizna de aire que respiro... - Murmuró, desviando inevitablemente la vista hacia el brazalete de jade que adornaba su muñeca derecha, enrojecida por el continuo roce de la nociva piedra sobre su piel. Mas, a pesar de su reticencia inicial, finalmente dio un paso hacia atrás. Aunque sólo fuera para que la chica pudiera respirar con normalidad.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1414

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Megerah el Lun Ene 26 2015, 12:45

Erah controló la respiración, cosa complicada entre el maldito frío que ya empezaba a estremecer su cuerpo y esa intento evidente de Thareon por ser equilibrista sin red o seguro alguno. Se acercó, tensa, previendo cualquier tontería aunque con la esperanza de que el dragón fuese lo suficientemente cabal aún como para no saltar. Y la respuesta del moreno tampoco ayudó mucho a que aquel nudo enganchado y retorciendo su estómago, disminuyese-. Un lapso que, para tu desgracia, no lamento haber interrumpido... -murmuró lo bastante alto como para que el dragón lo oyese por encima de la silbante brisa que los rodeaba. Discretamente, Megerah se llevó el brazo que no había posado sobre Thareon al lado contrario de su cintura, resguardándolo de esa falta de calidez que estremecía su piel y la erizaba-. Por favor... -suplicó quedamente mientras tiraba con suavidad del delineado y marcado antebrazo del dragón, hasta que se separó. La rubia casi suspiró visiblemente de alivio. Casi.

Porque las palabras del hombre le dieron las mismas ganas de poner los ojos en blanco-. ¿Y tú me lo preguntas? Porque ambos sabemos que no quieres hacer algo así. -se le hacía tan extraño oír aquello de boca de Thareon. El único dragón que había conocido cuyo sentido del honor y la bondad desprendida en su sonrisa eran capaces de mover a cualquier persona-. Si saltas, les estás dejando ganar, y creo recordar que eso no entra en tus planes... -carraspeó levemente, devolviéndole una mirada de lo más tranquila-. No te gusta seguir el camino fácil, como hacemos los demás... -no había reproche ni en sus palabras ni en su tono, pues en el fondo, Erah aplaudía su determinación. Los cristalinos ojos de la rubia vieron brillar la desesperación en los zafiros del moreno. Y aquello le llevó a mover su mano hasta el hombro de él-. No me desharé en palabras tiernas porque sabes que no soy así. La verdad duele por mucho que quiera suavizarse pero, en ti queda decidir cómo aprovechar tus días. -la  esclava frunció el ceño al verlo tan atormentado. Ni en sus peores pesadillas se habría imaginado ver tan rota la sólida entereza de aquel que estaba apenas a un paso de ella-. Y dime,  ¿qué sentido tendría traicionar todo lo que tú eres? -discrepó. ¿Para que había luchado y sufrido tanto si ahora lo arreglaba todo con un simple salto al vacío?-. Te equivocas. Que tú no quieras verlo no implica que todo eso que ganarás al no rendirte no exista. Nadie sabe lo que depara el futuro, ni inmediato ni a largo plazo. Porque ahora te encuentres en el más profundo de los pozos no significa que vaya a ser así siempre, Thareon. -tuvo la osadía de pellizcar con suavidad el mentón cubierto por una densa pero corta barba que se había dejado crecer, esbozando una sonrisa torcida, aunque tímida-. No estás solo, por mucho que te emperres en no verlo, cabezota.


Última edición por Megerah el Lun Ene 26 2015, 15:53, editado 1 vez





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Thareon el Lun Ene 26 2015, 13:38

Thareon se sintió un poco como un niño reprendido por la maestra, después de haber sido cazado haciendo novillos. Apartó la mirada de la mujer, perdiéndola en alguna parte de la inmensa ciudad. Dejándose sermonear por ella, sabedor de que no podía recriminarle o negarle ni una sola de sus afirmaciones. De hecho, la mujer logró hacerle sentir un poco culpable por querer tomar finalmente la vía rápida para escapar a todo ese sufrimiento. El dragón incluso llegó a percibir en aquellos reproches su preocupación y el leve enfado interno que había provocado en ella el susto que le había dado, al hacerle pensar que iba a suicidarse.
Aquello le hizo devolverle la mirada azul topacio a la otra esclava. Bajó un poco los hombros y el gesto, como avergonzado, pero esbozó un suave amago de sonrisa cuando ella le llamó "cabezota", pellizcando su barbilla con sus dedos. Thareon dejó ir el aire por la nariz, y encerró aquella mano entre sus dedos ásperos como el cuero.

- Puede que tengas razón. - Le concedió, aunque en su mirada se dejaba ver que una parte de él seguía herida y poco convencida. Confundida, más bien, neceistada de algún tipo de señal en la oscuridad que le confirmara, de algún modo, que aquel pozo tenía, efectivamente, salida. Tal vez por ello aprovechó su tacto sobre la mano de Megerah para cogerla y tirar de ella, con suavidad y firmeza, y atraerla contra él. Rodeando con el otro brazo su elegante cintura, y hundiendo su nariz entre sus dorados cabellos, mustiando con voz grave: - Lo siento... No quiero que te asustes y te preocupes por mi. No es necesario... - Le pidió, sinceramente. Thareon no era estúpido, ni ignorante. Sabía perfectamente que Moloch no aprobaba la preocupación que Megerah demostraba hacia él, y trataba por todos los medios de minar la relación entre ambos... bueno, fuera cual fuera. Porque Thareon nunca había tenido muy claro qué tipo de vínculo les unía. Durante los castigos de su señor, ella se mostraba con esa coraza fría e indiferente, hacía lo que le ordenaba, porque esa era supuestamente su misión. Pero luego, cuando estaban sólos, la Megerah que hablaba con Thareon era compeltamente diferente, casi como otra persona. Y al parecer, los celos y la rabia de la Muerte Negra habían provocado que muchos castigos para el propio dragón azul, o incluso para Megerah, fueran a causa de eso. De que el esclavo fuera uno de los pocos capaces de afirma que había algo más detrás de la esclava rubia que simple conveniencia o indiferencia ante el resto del mundo. Que tenía un corazón que no se atrevía a mostrar. - Estoy tan cansado de todo esto Erah...






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1414

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Megerah el Lun Ene 26 2015, 22:57

Y, sin querer, aquellos intensos halos azulados captaron toda la atención de Erah que fue incapaz siquiera de apartar la mirada, sonrojada, cuando el dragón sostuvo la mano con la que le acarició-. ¿Sólo puede? -replicó la rubia sin perder esa sonrisa burlona, como broma sutil, pues no era ningún secreto cuánto gustaba de llevar la razón. Claro que, contaba con la sagacidad necesaria para enreversar las palabras para que así pareciera siempre. Mas no con Thareon. Realmente, el llevar razón cuando hablaba con él, había quedado relegado a un segundo plano, pues las charlas con Thareon se habían convertido en un entretenimiento -y un respiro- para ambos. Momentos en los que poder hablar sin tapujos, opinando libremente hasta del más irrelevante asunto. Habían sido incontables ocasiones y Megerah les había encontrado tal gusto que pecaba de egoísta en realidad, al suplicarle que no saltase. Aquel dragón sacaba de ella lo que juraba no haber sentido en toda su vida con Moloch. Se sentía bien consigo misma, siendo amable, y hasta cariñosa con el moreno, cosa que ni se planteaba ser con los demás. Y mucho menos con su señor. La esclava había podido reflexionar abiertamente sobre su propia situación y llegar a la conclusión de que tanto ese amor como el odio que sentía por el dragón negro era tóxico, y sólo la arrastraba a un sentimiento tan arraigado de venganza que la acabaría consumiendo. Así había estado por años, sin darse cuenta, hasta que la llegada del dragón azul había levantado el velo de sus ojos y, al menos, ser consciente de que ella se consumiría en el infierno dantesco que rodeaba al príncipe de las monstruos, escondidos en la corte. Pues ella no dejaba de ser creación del dragón esclavista pero, ¿Thareon? A Megerah se le hacía realmente fácil imaginar todas esas grandes hazañas que aún le quedaban por hacer. Algunas, muchas seguramente, cuando ella ya no estuviera. No podía verle flaquear así y quedarse impasible. No quería, tampoco.

No puso resistencia al tirón, acoplando con una suavidad exquisita su destemplado cuerpo al del dragón. La rubia cerró los ojos al sentir ese calor característico que desterró con prestreza el frío de su piel, reconfortándola y hasta anhelando más esa calidez. Llegó un punto en el que Erah se acurrucó ligeramente, cerrando los ojos-. No digas tonterías... -musitó echando entonces el brazo que tenía libre sobre el cuello de Thareon, rodeándolo-. Tú harías lo mismo por mí. -¿lo haría? Erah podría emocionarse pensando que sí, pero, ¿realmente conocía tanto a Thareon como para afirmar algo así? Erah desprendía seguridad, mas con él, era otra de las cosas que cambiaban.

Apretó con delicadeza ese pseudoabrazo cuando lo escuchó-. Aguanta, por favor... -ahora iba más en serio pero su tono fue suave, para nada desgarrador, sumida en el velo del confort y bienestar que aquel abrazo le proporcionaba-. Acabará. Puedo prometerte eso... -no sabía cuándo, pero lo haría. Erah lo había asumido hacía tiempo. Pero, oh, desde el punto de vista mortal y perecedero de la humana que era.

Y por un momento, temió que la vida del dragón azul fuese demasiado larga.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Thareon el Mar Ene 27 2015, 16:30

Su pregunta le hizo ahogar una breve carcajada suave y grave en su garganta. No le contestó, mas tampoco hizo falta. Su sonrisa habló por él. Sí, ella tenía razón. Era una de las pocas de las que podía decir eso en aquellos momentos. Casi la única que, cuando no debía autoprotegerse contra Moloch, se mostraba sincera con él. Y dejaba, aunque fuera sólo sobre los contados instantes que tenían para ambos en exclusiva, de ponerse esas máscaras y de adoptar esas posturas que debía mantener ante el resto del mundo.
Thareon nunca la había juzgado por ello. Ni siquiera cuando Moloch la obligaba a ayudarle a torturarle y a desquiciar su conciencia. Por esa regla de tres debería también culparse a sí mismo por limpiar cristales, fregar suelos y llevar fardos. O por tener que fingir y vender su cuerpo a cambio de migas de pan, o mantas, o un baño de agua fría en las lavanderías... El mundo de los esclavos era un mundo donde sólo sobrevivían los más listos. Los que eran capaces de hacer pensar a sus dueños que eran sumisos y estúpidos, que no tenían ni media oportunidad; y al mismo tiempo podían permitirse momentos para ser ellos mismos. Sobrevivir, ver el sol un día más... esa era su prioridad cada día. Tanto para él, como para ella. Aunque, claramente, Megerah había sabido buscarse mejor las castañas que Thareon al aprovechar el oscuro abrigo del ala del dragón más vil que el casillo.

- Eso no lo dudes. - Le aseguró, dejando que ella se acurrucara, apoyando el lado rapado y tatuado de su cabeza contra la fina tela color azul desvaído que le cubría el torso. Terminó por rodearla con dos brazos, para que sintiera su calor rodeándola y así su piel dejara de erizarse por la corriente. Thareon también habría actuado así en su lugar, habría intentado convencerla de que aquel no era el camino. Aunque, siendo honestos, no sabría cómo se lo habría dicho, y menos ahora que su determinación estaba tan en jaque. Ante su petición, Thareon dejó ir el aire lánguidamente. Con desgana. - Sí... de un modo u otro, terminará. - Muriendo él, o huyendo de ellos... O quizá ninguna de las dos, manteniéndose así diez, veinte o doscientos años más. ¿Quién podía decirlo? Lo único que podía saber Thareon en aquellos momentos era que no quería esa vida. - Tú eres más fuerte que yo en esto Erah. No te mentiré, cada día lo veo más difícil. Y le encuentro menos sentido a esto... ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Para qué soportarlo? Ya no lo sé... - Preguntas que, cada vez más, golpeaban con saña su cabeza y a las que cada vez las pobres respuestas contestaban menos. Ya no le servía con haber sido una leyenda, o un soldado. Cada vez menos le servía el orgullo o el honor, como bien Moloch se encargaba de recordárselo cada vez que le torturaba. Cada vez encontraba menos razones para soportar la humillación que ese modo de vida le suponía.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1414

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Megerah el Jue Ene 29 2015, 18:44

Sus palabras desterraron cualquier temor que Erah pudiera tener, comprobando que Thareon, después de todo, también se había encariñado con ella lo suficiente como para evitar que saltara desde la almenara más alta. Con esa grata sensación ladeó la parte más descubierta de su cabeza, apoyándola en él. Y hasta un tembloroso suspiro consiguió escaparse de su garganta cuando sintió la calidez de su pecho a través de las marcas que adornaban su piel.

- Puede que sea más fuerte... porque llevo más años que tú estancada en esta vida. -una vida a la que se había hecho, había anclado las raíces de la costumbre en aquel castillo y por más que soñase con la ansiada libertad y la independencia, Megerah sabía que aquellas dos cosas no eran tan fáciles de conseguir, sobre todo a la vez. No obstante, antes de seguir indagando en su razones y autoanalizarse, miró el semblante de Thareon con una sonrisa traviesa desde el cobijo que le daba su cálido pecho-. Irónico, ¿verdad? -ella, una humana, y él, un dragón. Y era justo la esclava quien tenía más experiencia. Pero, aparte de todo aquello, Erah se alegraba con toda sinceridad de que Thareon no tuviese esa pericia que sólo daban los años, pues esa vida no era fácil, y él desesperaba de forma evidente por ello. Hay pájaros de belleza oculta que no deberían ser enjaulados, pensó Erah. Mas los dragones rara vez se paraban a ver más allá de la apariencia de un bonito rostro, proporcionadas curvas o habilidades que fuesen obvias. Corazón, integridad u honor eran cualidades que escapaban siempre a los sentidos, ergo, desechables. No importaba lo que se hiciera en el pasado pues eso carecía de valor si cometías un error-. Darme calor, eso haces. -cerró los ojos y amplió su sonrisa, sincera, ante la evidencia. Presionó su abrazo ligeramente, ahora que el dragón había liberado su mano para poder corresponder su gesto-. Yo puedo ayudarte a que mejores un poco tu estancia aquí si así lo deseas... -él perfectamente sabía las limitaciones que tenía la humana por ser la esclava favorita del dragón negro... pero también sus inherentes ventajas. Thareon no tendría necesidad de volver a trabajar de más por una simple migaja de pan que llevarse a la boca. Pero claro, Megerah sabía que el dragón era terco como él solo y quizás, sólo quizás, no querría su ayuda-. Pero tendrás que llenarte de esa esperanza que brilló en tus ojos la primera vez que tuvimos libertad para hablar. -Erah se tildaba de patosa -como poco- a la hora de alentar, pues era Thareon el primero con el que lo había intentado sin pretensión posterior. Lo veía deshecho y aquello anudaba la entrada de su estómago como nada lo había conseguido antes-. En momentos de flaqueza, todos necesitamos una mano amiga que se tienda sola... -hablaba más por lo que había leído en libros que por experiencia propia, pues la dulce suavidad de una amistad era algo que Erah nunca había llegado a experimentar-. Ve en la mía la razón para soportarlo o estar aquí... -la rubia tenía sus reservas sobre sus argumentos, pues los veía sin peso, nimios y hasta despreciables, para una leyenda como había sido el dragón azul-. Porque me aburriría drásticamente sin estos pequeños momentos contigo. -volvió a dibujar la sonrisa en la comisura de sus labios, separando su cabeza lo justo para poder mirarlo de una manera más cómoda, sin pensar siquiera en romper aún ese abrazo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Thareon el Jue Ene 29 2015, 23:22

- Sí, quizá sea por eso... - Terció el dragón, sin apagar su sonrisa. Podía resultar irónico, sí, tal vez. Pero no por ello menos comprensible. A fin de cuentas el dragón estaba supuesto a una vida acomodada, llena de privilegios. Y ella, muy al contrario, estaba destinada por nacimiento a ser tan sólo una más entre la masa informe de súbditos, o de ser, como era su caso, una sierva en manos de otros.
Eso sería lo que muchos dirían. Cómo el mundo lo vería.

Pero para Thareon... Megerah era algo más. No tenía claro el qué, nunca lo había sabido. Ni siquiera sabría si llegaría a averiguarlo alguna vez. Pero, de la misma manera en la que no podía ver al resto de humanos como simples hormigas, tampoco había podido ver a la mujer rubia como una simple esclava. Incluso al principio, cuando la tomó por una de las concubinas de ese cierto de los horrores con el que Moloch se recreaba, tuvo que admitirse a sí mismo, y a ella, que se equivocaba. Que, después de todo y a pesar de todos los disfraces que ella quisiera ponerse, había un corazón bajo las capas.
Uno muy fuerte, capaz de soportar lo que a él cada vez se le hacía más cuesta arriba.

- Calor, ¿eh? - musitó el dragón, y dejó ir una suave risilla. - Tú y tus respuestas ambiguas. - Negó con la cabeza, y dejó ir un suspiro largo, dándose por vencido contra ella. -  Ya haces bastante por mi. Aún a riesgo de que Moloch caiga en los celos y te retire su favoritismo. No tientes más a la suerte Erah. Jugar con la ira de la Muerte Negra es peligroso, ya lo sabes. - Le pidió, de forma sincera, en voz baja. Notando cómo ella estrechaba su abrazo. Y aprovechando para pasar sus dedos por su cabeza rapada, dibujando con ellos aquellos trazos sinuosos de su tatuaje. - A veces encuentro mi propia esperanza en aquellos que han sabido alimentarse de ella. - Se separó de la esclava lo justo para clavar en ella sus ojos azul topacio, en una mirada intensa y sostenida, penetrante y cálida. Sencillamente sincera. Sencillamente, suya. Al parecer acatando esa muda petición que la muchacha le había hecho, volviendo a brillar, a través de todo agotamiento mental, esa luz que tan propia era de sus ojos. Y su mano buscó la de la chica, sosteniéndola entre sus dedos de nuevo. - Me alegra que sea tu mano la que se tienda por sí sola, Erah... - Sobre todo, porque aún no contaba con un sólo amigo ni con nadie que se preocupase por él. Los dragones le repudiaban, y los esclavos humanos le marginaban. Incapaz de encontrar un hueco en ningún sitio, era normal que Thareon terminara sintiéndose perdido. Pero, luego, estaba Megerah, otro ser que, como él, tampoco pertenecía a ningún sitio. Y por ende, la única capaz de comprender el duro trago que el dragón debía soportar. Como esclavo.  Y como protagonista de las oscuras prácticas de Moloch. Se llevó los nudillos de la joven a los labios, depositando en ellos un suave beso. Mas su último comentario consiguió arrancarle una suave carcajada que reverberó en el pecho, donde ella tan cándidamente se apoyaba. - Ay, Megerah... De verdad que no entiendo cómo puedes seguir brillando tanto como el sol al mediodía, a pesar de vivir casi siempre a oscuras... - refiriéndose "a oscuras", obviamente, a bajo la sombra del Lord que era su dueño.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1414

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Megerah el Vie Ene 30 2015, 15:33

Acabó bajando sus manos al pecho del dragón, cada vez más reconfortada de ese pequeño sitio que había hecho suyo por un rato. Fingió indignación golpeando con suavidad en el pecho al dragón-. No juegues conmigo... No soy ambigua. Sólo contesté a tu pregunta. -Jum. Se quejó con aire infantil, divertida, después de todo, interactuando internamente con una Erah que le agradaba. Pero aquella magia no podía durar mucho, pues Moloch, como siempre, ensombrecía sus pensamientos y la alejaba de esa tranquilidad que el abrazo de Thareon le proporcionaba-. Si te lo ofrezco es porque aún puedo hacer más. Olvídate de Moloch en ese respecto. Los celos le llevan a dominarme o castigarme en la cama... -Erah tenía la suficiente confianza en sí misma todavía como para saber que aún tenía libertad para hacer y deshacer. Y le nacía ayudar a Thareon, de corazón-. Eres tú el único que podría robarme su favoritismo... -admitió, aunque con ciertos matices que integrar, con el ceño fruncido-. De una manera cruel, debo añadir. Pues me parece realmente estúpida esa obsesión que tiene contigo. -Erah abrió sus ojos y bajó la mirada, encontrándose con ese maltrecho antebrazo del dragón. Apretó los labios en una delgada línea blanca, frustrada-. ¿Qué es lo peor que puede hacerme? -¿torturarla? ¿Castigarla? ¿Herirla? ¿Matarla? Megerah sabía que ese dragón era tan maquiavélico como inconstante. Pero ella seguía siendo su punto débil, y eso le concedía ventaja a la humana. Al menos, en parte-. No te quepa duda que no puede sorprenderme con meras amenazas. -Erah no tenía debilidades ante su dueño. Y, en realidad, había aceptado hacía años la posibilidad de que se le cruzaran tanto los cables que pudiese matarla si se le antojaba.

- Te diría que de la misma forma que los que saben ver más allá esperan a que oscurezca para poder ver esas estrellas ocultas a la luz del día... -Erah, por supuesto, había captado su metáfora, y, divertida, se la había devuelto, ignorando el rubor que se adivinaba en sus mejillas por tal lisonjeo gratuito. ¿Cómo iba a considerarse tan importante como cualquiera de los astros que iluminaban el oscuro manto de la noche que les cubría?-. Pero no digas tonterías, Thareon. Yo no brillo, tan sólo sobrevivo. -ésta era la manera que tenía Erah de agradecerle el cumplido. Refutaba su halago por ese centelleo cariñoso con el que la miraba que la turbaba demasiado, pues sentía que con éste era capaz de ver su alma. Un ánima de pureza que ni Erah se imaginaba, pues la había disfrazado ya hace mucho tiempo con un velo oscuro. Tampoco había indagado nadie tanto como para que la rubia tuviera que preocuparse de que ese velo no fuera suficiente. Y Thareon le había roto todos los esquemas.

Y, por primera vez, Erah había bajado de manera inconsciente esas uñas felinas que aparecían cuando alguien intentaba conocerla con formas bruscas, sin tanto diálogo o encuentros sin mayor pretensión que un momento tranquilo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Thareon el Sáb Ene 31 2015, 18:41

Thareon sonrió y negó con la cabeza, rodando los ojos, sintiendo los vagos golpes sobre su pecho. Sí, Megerah era ambigua. De hecho, a veces lo era tanto que ni el propio Thareon entendía muy bien a la joven rubia. Tan pronto podía mostrarse cálida y sincera, como fría e indiferente, dependiendo de si recurría a sus máscaras para ocultarse o no. El dragón azul, desde luego, prefería que no las usara con él. Prefería mucho más a la Erah cálida y honesta, a su manera, antes que a esa mujer frívola, incluso despiadada, que siempre rondaba bajo la sombra de la Muerte Negra.
Juntó su frente junto a la de ella, y le susurró, adoptando un gesto algo más serio:

- Crees que juegas con ventaja contra Moloch, porque sabes lo que significas para él. - Agregó. Sí, hacía mucho que había adivinado cuál era "el punto débil" del Lord. Casi desde la conoció, podría decirse. Razón por la cual el dragón seguía entero y no había sufrido ningún intento de venganza por su parte. Pues si la venganza contra el dragón tenía que implicar el sufrimiento de Erah para herirle, entonces Thareon prefería dejar el odio a un lado. - Pero andas por las cuerda floja, sobre un inmenso vacío negro, del que puede que no salgas si caes. - Seguro que no le decía nada que no supiera ya. Pero dada la tranquilidad que la chica demostraba al respecto, quizá incluso pecando de exceso de confianza, al dragón no le pareció mala idea recordárselo. - Te aseguro que no es mi deseo rivalizar contigo en pos de sus atenciones. Es más, por desear, preferiría que ninguno de los dos existiéramos siquiera en sus pensamientos. Pero nuestra situación no es tal, para mi pesar. - Dejó caer los párpados parcialmente, aunque no apartó la mirada de la esclava en ningún momento. - No te tomes a la ligera a Moloch, Erah. Es un monstruo, una bestia imprevisible. Puedes creer que le tienes contra las cuerdas hoy, pero nadie te asegura que no pierda los estribos ante un ataque de celos y decida destruir su fuente de origen en un arrebato. No te juegues la vida en esto, y menos por mi. Ni se te ocurra. - Su sonrisa se había ido desvaneciendo mientras hablaba. Transformando su gesto en uno intenso, sinceramente preocupado, y al mismo tiempo anhelante. Sus nudillos le acariciaron la mejilla izquierda a la chica, notando el contraste entre sendas pieles durante el roce. - Tú eres la única estrella que ahora mismo brilla en la larga noche que para mí es la esclavitud. Esta vez seré yo el egoísta al decir que no deseo perder eso... por nada del mundo.

Sus últimas palabras apenas fueron un susurro, en el que terminó por cerrar sus ojos del todo. Luego apretó los labios, al parecer enmudeciendo en ellos palabras que no quiso pronunciar, o que, simplemente, cruzaron fugazmente su mente antes de volver a irse tan rápido como habían llegado. Dejándolos a los dos sumidos en el silencio arrullado por la fresca brisa, y por sendas respiraciones. Y el latido de dos corazones.

Justo entonces, dos guardias pasaron por el pasillo de las almenaras inferiores, comentando algún tipo de cosa trivial, pero llamando la atención del dragón, el cual abrió los ojos e inclinó la cabeza sobre el muro de piedra, para observarlos. No les habían visto, parecían bastante absortos en lo que fuera el tema de su conversación.

- Si la guardia te ve aquí, conmigo, tendremos problemas. - Terció él, sin mirar a la chica, pues no quería perder de vista a los centinelas.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1414

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Megerah el Dom Feb 01 2015, 02:29

Megerah cerró los ojos con fuerza por un momento cuando Thareon junto su frente con la suya. Su ceño se arrugó un tanto, mientras sentía la propia respiración cálida del dragón acariciar su pecho. Un sutil golpe de calor entre la fría brisa que erizaba y destemplaba la piel que rozaba. Y un nudo se cerró en la boca de su estómago mientras él hablaba. Mientras él deleitaba sus oídos con esa melodía robusta y grave. Con esa canción aterciopelada que acariciaba sus tímpanos y la hacía sonreír hasta sin querer.

Pero el nombre de su dueño golpeó la burbuja que los rodeaba y aislaba de todo lo demás.

¿Por qué tenía que mencionar a Moloch? ¿Por qué? ¿Por qué tenía que ser él el tercero en discordia? ¿Por qué siempre tenía que arruinarlo todo con su egoísmo y falta de creatividad para torturar y seguir creando unos monstruos que no agradaban a nadie más que a él? Por la sencilla razón de que ambos dependían de él. De que ninguno de los dos tenía libertad de movimiento sin que el dragón negro lo supiera.

A la rubia no le sorprendió en absoluto que Thareon ya supiese cuan importante era ella para su torturador-. Sé perfectamente cuánto puedo jugar con él. -Erah no estaba del todo segura, pues las palabras del dragón la habían hecho dudar. Llevaba con Moloch toda su vida, ¿no era suficiente para conocer al dragón negro? Al parecer, no. La humana soltó su mano con suavidad y subió ambas para acunar el rostro barbudo de Thareon entre ellas-. Mi situación fue precaria desde que él me tomó como amante... -hacía ya tantos años, que Megerah no alcanzaba a recordar-. Debo mi vida a la costumbre de haber asumido esa precariedad... tranquilo... -murmuró en su intento por hacerle ver que, después de todo, seguía siendo consciente de su posición. No te preocupes por mí, Thareon. Con ese pensamiento, Erah negó con la cabeza, para rozar ambas frentes, abriendo sus cristalinas pupilas para navegar en el calmo océano reflejado en los orbes de él. La rubia sonrió con timidez-. No te dejaré que rivalices siquiera conmigo en eso. -esta vez era egoísta por el propio bien del dragón. El peso de esa exclusividad lo quería para ella, en un deseo interno y arraigado porque le dejara en paz. Además, tenía más experiencia y Moloch respetaba más su fragilidad.
 
- No tengo intención de olvidarme de él, Thareon... pero no me pidas que no me arriesgue... -¿por ti? La humana ocultó la sonrisa. ¿Qué no haría? Erah tenía miedo. Miedo a dejar que Thareon la conociera -aunque para esto, parecía que ya era tarde- tanto como para llegar a ser transparente. Miedo de todo ese bien que sentía cuando él estaba cerca. Miedo a lo que Moloch pudiera hacerle si llegaba a enterarse de esa debilidad de Erah por el dragón azul. No, en realidad, esa debilidad era él. Y no quería que le robara esos momentos también. No podía permitirse el lujo de dejar que Moloch supiera nada. O que, de hacerlo, supiera lo justo. Por mucho que Megerah ya fuera sincera con aquel esclavo que no le era indiferente... no podía serlo del todo. Adoraba sentirse así de bien con él, era totalmente nuevo para ella, mas prefería atesorar esos instantes sin suponerle mayor problema al dragón de escamas azules. Ya tenía bastantes. Además, Thareon acabaría saliendo del castillo. El subconsciente de la humana lo sabía. Aquel dragón llamaba a la gente. De seguro, tarde o temprano, alguien lo sacaría de su rutina de torturas. Y Erah se encargaría de atar en corto a Moloch para que no lo persiguiera.

Erah suspiró lentamente ante las últimas palabras de Thareon. Se lo ponía realmente difícil, desprendiendo tanto afecto y una sinceridad que hacía tambalearse la cordura de la rubia. Era esa falta de costumbre la que la golpeaba con contundencia. ¿Cómo era posible que existiera esa sensación tan plena y beneficiosa, desconocida hasta ahora para ella? En su mente, se vio probando esos labios escondidos, mientras el vello facial que los ocultaba acariciaba la comisura de sus propios labios. Un instante que congelar en su recuerdo. Una oportunidad que podía no volver a darse. Escondámonos, Thareon, pensó la humana. Piérdete conmigo en cualquier sitio, que yo me perderé en tus ojos. Ese impulso reprimido de acortar la distancia que separaba sendas bocas, tantos pensamientos fuertes, deseosos de convertirse en palabras articuladas que la humana callaba de manera desinteresada... No era justo.

Pero, ¿cuándo lo había sido?

Ese momento pasó de largo en cuanto el propio dragón alejó su semblante del de ella. Erah tragó saliva entonces, sintiendo cómo el aire volvía a entrar en sus pulmones. Cómo la distancia se agrandaba de nuevo, devolviéndole a la triste realidad en la que no podían estar juntos. En la que Erah no quería empujar a Thareon a algo así.

- Será mejor que volvamos dentro entonces. Tú tampoco deberías estar aquí... -murmuró con una sonrisa de aire triste aprovechando que no la miraba. Parpadeó un par de veces, con un escozor en los ojos que achacó al aire, antes de romper ese contacto suavemente, esperando que no fuera el último, con la firme intención de regresar al resguardo que ofrecían los muros del castillo.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Thareon el Dom Feb 01 2015, 12:29

Thareon frunció el ceño y apretó levemente los labios mirando a la joven. Señal de que, por mucho que ella le asegurase que lo tenía todo bajo a control en lo que respectaba al noble dragón negro, él no iba a dejar de preocuparse. Tal vez fuera porque el miedo hacia él estaba logrando instalarse en su corazón. Tal vez porque el maldito brazalete de jade en su muñeca le recordaba día y noche que no se podía escapar de él... pero le costaba pensar que alguien, ni siquiera Megerah, pudiera salir impune de un juego tan peligroso, cuando el mayor y peor adversario, era el propio Moloch.
De hecho ella había dicho, que no tenía "intención de olvidarse de él". ¿Cómo podía ser eso? ¿Cómo podía la mujer siquiera pensar en permanecer al lado de un ser tan cruel? Aquella pregunta sobre la esclava había atosigado a Thareon desde que la conocía, y nunca, jamás, había obtenido una respuesta. Ni de ella, ni de él, ni por conclusión propia. Se escapaba, resbalando de entre los hilos de su entendimiento, quedándose en misterio. Un misterio, que por el momento, no podía desvelar.

No le discutió nada a la humana . Tampoco podía. Ella estaba convencida de su capacidad, ¿y quién era él para ponerla en duda? Después de todo la muchacha siempre había estado un escalón por delante de él a la hora de mantener su integridad y conseguir beneficios con los que la mayoría de los esclavos sólo podían soñar. Quedaba claro que la mujer sabía cuidar perfectamente de sí misma.
No obstante, el dragón azul pudo entrever esa especie de sonrisa entristecida. Hizo el amago de rozarle el rostro a la mujer, intentando averiguar a qué se debía aquella repentina expresión. Pero antes de poder siquiera pronunciar palabra, la rubia se giró. El abrazo se separó, y el frío aire volvió a azotarles a los dos, mientras se dirigían muralla abajo.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1414

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB - Suicidal imbecile, why do you wanna throw it away like this? (Megerah)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.