Novedades

- (15/12) Ya están disponibles novedades de Diciembre, ¡no te las pierdas!

- (15/12) Ya podéis pedir los dracs del mes de Diciembre.

- (15/12) En el pregón, nueva entrevista a Cyrenia.

- (15/12) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/12) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/12) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
59/60

Afiliados Normales


Remember: You are dead to me (Priv. Kael)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Remember: You are dead to me (Priv. Kael)

Mensaje por Kael el Jue Ene 08 2015, 16:11

El tacto de la mano de Thareon generó el efecto deseado, necesitado por el propio general. Se sintió reconfortado, respaldado, pero no se sintió débil o vulnerable frente al dragón azul. Kael era consciente de que ese sentimiento de compañerismo, de camaradería, estaba ahí, y ahora, en realidad, era un dragón hablando con otro, un amigo consolando a otro que había cometido demasiados errores en poco tiempo.

Escuchó todas y cada una de sus palabras, sintiendo que iba cerrando heridas y dejando atrás ciertos recuerdos. Pensar en lo que pudo ser y no fue no servía para nada más que para martirizarse, y no tenía sentido darle vueltas. Shurelya había tomado una decisión, consciente de todas sus consecuencias, y había aceptado todo lo que vino después sin borrar la sonrisa de su rostro. No sufrió, ni sintió miedo o desesperación. Que Cassandra ahora estuviera viva era un juego cruel del destino, incontrolable para alguien tan insignificante como él o cualquier otra persona, y por tanto, ajeno a su control.

No podía seguir así. Las cosas estaban cambiando, y Talos, poco a poco, también cambiaría para bien o para mal. No podía seguir llorando en silencio, ajeno a todo lo que sucedía a su alrededor. No, no podía convertirse en un actor pasivo de la obra que se daba frente a sus ojos. Kael ladeó el rostro, apartando su mirada de la de Thareon, y se fijó en el cajón en el que había guardado el mechón de Cassandra. No podía controlar sus sentimientos y sus emociones, y por tanto, no podía controlar sentir o no sentir. Hacerlo habría sido hipócrita para con sus principios, algo que no estaba dispuesto a permitirse:

- Gracias, Thareon.- Expresó finalmente, y en el suspiró que escapó de sus labios dejó ir gran parte de ese dolor, de esa confusión que tanto le había atormentado en las últimas fechas.-  Al final, me he dado cuenta de que no somos tan diferentes. Ellos y nosotros.- No, tenían demasiadas cosas en común, más allá de un físico similar en su forma humana. Algunos estaban ciegos y lo ignoraban por completo. Otros, como Thareon, habían pagado las consecuencias de abrir sus sentidos a la realidad, y les había salido la jugada del revés. Él, al menos, aún tenía la oportunidad de intentarlo.- Lamento que tu destino no fuera el deseado... Si hubiera sido posible, yo mismo te habría aliviado esa carga.- Él le habría ejecutado. Con dignidad, con honor, pero lo habría hecho. Si no quería seguir en ese mundo, si realmente no podía, ¿quién podía privarle de un derecho tan fundamental?.- Pero las cosas no salen como uno quiere, y solo queda recomponerse y hacerse más fuertes.

Sus labios se curvaron en una sonrisa, cansada pero satisfactoria.





Spoiler:
Gracias *_*:
avatar
Kael
Dragon

Ocupación : General del ejército dracónico
Mensajes : 1390

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember: You are dead to me (Priv. Kael)

Mensaje por Thareon el Jue Ene 08 2015, 23:34



Thareon sonrió al dragón, contagiándose de aquel brillo esperanzador en su mirada esmeralda. Se alegró de corazón al ver amanecer aquella sonrisa en la expresión del General. Aunque, por otro lado, tampoco le sorprendía. La derrota nunca había sido algo que figurase en los planes del dragón esmeralda, eso había aprendido de él desde que le conocía. Ni siquiera en lo personal. Y, en cierto modo, al esclavo le aliviaba poder ver esa sonrisa tan significativa. Ver que, después de todo, aunque quedaba esperanza en los demás.
Esperaba, sinceramente, que la hubiera, larga y plena, para él y para Cassandra. Desconocía si acaso la humana correspondía a los sentimientos del dragón. Pero suponía a su compañero lo suficientemente cabal como para no considerar sus sentimientos algo que turbara su conciencia de no ver alguna posibilidad en el horizonte. Así que, internamente, esperó que así fuera. Para que pudiera el dragón conocer lo más valioso que él había conocido en esa vida. Y que no lo perdiera, como le pasó a él.

Desvió un momento la mirada hacia el cajón que se había quedado observando el General, percatándose de que era el mismo que le había visto cerrar al entrar. Pero no le dijo nada al respecto, ni le preguntó, respetando su intimidad. Lo fuera que tuviera ese cajón, estaba sólo en su cabeza. Pero pudo ver un atisbo, gracias a sus palabras.

- Así es. - Asintió, reforzando su apoyo en la mano que ya sostenía la de Kael, y apretándosela brevemente; para acto seguido añadir: - Y seguramente te lo hubiera agradecido, igual que Shurelya, de haberlo hecho. Mas el Destino parece reticente a revelarme el final de lo que me espera, me temo. Tendré que aguantar en este mundo un poco más. - Alegó, ladeando la cabeza con cierta ironía en sus palabras. Mas así era. Pues tras tanto tiempo deseando la muerte, se encontraba ahora deseando de nuevo vivir la vida. Ironías de la vida. Como la que les había vuelto a reunir en esa ocasión. - Me alegra volverte a encontrar, hermano. - No pronunció la palabra como lo había hecho anteriormente con Flauros. En esa ocasión tenía una connotación especial, sincera, cercana... casi como si hubieran retrocedido seis años en el tiempo. Se le quedó mirando unos segundos sostenidos, antes de ponerse en pie y romper el contacto entre ambos. Sacudiéndose los pantalones y echándose el peo y las largas trenzas hacia atrás, sobre los hombros.  - Debo irme. Pero me gustaría que volviéramos a vernos, sin necesidad de errores culinarias de por medo. - Apuntó, enarcando una de sus oscuras cejas y clavando en él su mirada azul. Aunque no desapareció su sonrisa del rostro.

Tal vez en otro momento, y en otras circunstancias. No sabía cuándo, pero realmente le apetecía volverle a ver. Aunque supiera que era algo que podía ser difícil. Ahora les separaba su condición de esclavo, y su condición casi nobiliaria aunque siguiera siendo parte del ejército. Kael sabía que podía disponer de él para lo que deseara. Pero igualmente, seguía siendo difícil ver a su antiguo maestro desde una posición tan baja, mientras el otro seguía alto alto en su atalaya. Aún así, se sintió optimista, pues para él las distancias habían parecido acortarse un poco en aquella inesperada reunión.

- Cuidaos, mi General. - Murmuró, inclinándose ante él, con sincero respeto. - Y comed algo, os hará bien. Y por mi no os preocupéis. Que yo haré lo propio. - Le guiñó uno ojo azul antes de apartarse de él definitivamente, coger la mitad del sandwich emparedado que había sostenido antes, y sonreírle a modo de despedida, dirigiéndose hacia la puerta.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.