Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Thareon el 10.11.14 14:23

Como esclavo, el trabajo de Thareon no sólo se limitaba al palacio. De vez en cuando, tanto él como otros tantos eran escogidos para realizar tareas fuera de él. Y en aquella ocasión, su tarea consistía en ir al Templo, para recoger las mercancías ofrecidas por los ciudadanos de Talos. De modo que fue trasladado en un carro, que más bien parecía una jaula de hierro y madera con ruedas, por las calles de la ciudad. Los demás esclavos que habían sido escogidos con él, se apartaron de su presencia, dejándole sólo y aislado en un rincón de aquella celda móvil. Thareon les escuchó cuchichear durante el trayecto. Mas no les dedicó atención.

Al llegar al impresionante edificio que era el Templo, los guardias les obligaron a bajar, y les guiaron por el interior del complejo. Thareon no recordaba la última vez que visitó aquel lugar. Fue mucho antes de su desgracia, cuando aún era capitán del ejército y un dragón reconocido entre los de su especie. Justo cuando empezó a asquearle el significado que para él tenían lugares como aquel.
La impresionante arquitectura y las exquisitas esculturas, filigranas y grabados no eran para él nada más que una deliberada apología al ego de la Reina Madre y su sociedad de dragones inmisericordes y brutales contra todo ser que no demostrara por ella una ciega y honda devoción.
Otra demostración más de lo mucho que se alegraban los suyos de estar en el poder, y de lo poco que les importaba lo demás.

Pasó el día recogiendo suministros de comida, especias, ricas telas, delicados trabajos artesanos, joyas, dinero y tesoros. Cada un en Talos pagaba con lo que podía, pero pagaba. Y el que no, sabía bien a qué consecuencias se exponía. Thareon únicamente se dedicó a transportarlos de los altares dedicados a la Reina a los carros que durante todo el día fueron llegando y esperando fuera. La cantidad de ofrendas que se iban acumulando sin duda hacía honor a la magnitud del Templo del Dragón.
El sol llegó a su cénit, y descendió su curva hasta el horizonte. Los esclavos fueron llamados a subirse en los últimos carros, menos él, que debía quedarse para esperar el último, y acompañarlo con los últimos fardos atados y anudados con cuerdas.

El Templo prácticamente se quedó vacío. Y Thareon sospechó que si el último carro tenía que ir al castillo, descargar y volver, tardaría un buen rato. Dejó el último cargamento listo cerca de la entrada, y luego regresó al interior del largo y alto corredor principal, rodeado de columnas magníficas alrededor de las cuales se enredaban esculturas de mármol con forma de dragones ricamente adornadas.

No obstante, el dragón ni siquiera alzó su mirada azul topacio para admirar aquellas espléndidas obras de arte. Estaba agotado, hambriento, y tenía bastante sueño. Llevaba casi tres días sin dormir, ya que le habían estado vapuleando de aquí para allá con tareas en el castillo, sin darle ni un respiro. Además, en todo el día no había comido nada, e irónicamente, lo había pasado rodeado de comida. Comida que, además, contrariamente a lo que hacía en las cocinas del castillo con bastante asiduidad, no podía robar. Los guardias y los sacerdotes del Templo les habían vigilado como halcones. No le merecía la pena buscarse un problema por un mendrugo de pan, por necesitado que estuviera.

Se dirigió hacia el patio interior, decorado con arbustos debidamente cuidados y sistemas de fuentes que cantaban bajo las últimas luces del crepúsculo. Una estatua de la Reina Madre se erigía en el centro, rodeada por arcos de medio punto tras los cuales discurrían los corredores del templo, que empezaban a iluminarse con antorchas desde el interior. Desde algún punto empezaron a resonar voces corales entonando salves y alabanzas al imperio y a su soberana. La luz del sol se volvió purpúrea, ilumnando el lugar con un delicado tono rosáceo.
Exhausto, Thareon se sentó en el suelo de mármol gris pulido, sintiendo su frialdad a través de sus pantalones de cuero. Apoyó la espalda en una de las columnas, y se cruzó de piernas, dejando descansar los codos sobre su regazo. Le dolían las manos del roce de las sogas, y sentía entumecidos los músculos de su espalda, sus muslos y sus antebrazos después de todo un día transportando cargas especialmente pensadas.

Intentó dejar la mente en blanco y descansar un poco durante su espera. Pero el atronador quejido de sus entrañas por el hambre se lo impidieron. Desvió su mirada hacia los ojos vacíos de la estatua de la Reina Madre, sintiendo emociones encontradas al contemplarla.
Y casi sin darse cuenta, se le fueron cayendo los párpados, quedándose casi instantáneamente dormido en apenas segundos.







Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:



¡Gracias Kya! ❣️
avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1678

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Maryah el 12.11.14 22:32


Fire Fire by Flyleaf on Grooveshark
Fire, fire, fire!
Fire from the tongues of liars,
(oh send your rain)
Fire, fire, fire!
Fire from the tongues of liars

You're afraid of who you are (you're ashamed of where you're from)
Crying 'cause your father's gone (fire from the tongues of liars)
Dreaming 'til you hit the truth (we can't die because we're young)
You'll find that you've nothing to lose (fire from the tongues of liars)
You'll find that you've nothing to prove.


Sus ojos se hallaban clavados en la nuca de aquella a la que llamaban su diosa, esta le daba la espalda mientras caminaba por la sala con fluidez, mostrando lo poco importante que era aquello, lo poco que valía su vida. Había llegado el momento, después de tantas noches en vela, de tantas dudas...iba a ser condenada. Los grilletes de jade quemaban en sus muñecas, se sentía pesada...

-Has sido acusada de traición...-  comentó con voz neutra la frívola mujer que tenía delante.- ¿Como te declaras? - Se giró para mirarla, y los ojo de la dragona parpadearon un momento observándola, mientras los gritos de su madre sonaban de fondo.  Maryah notó las lagrimas acudir a sus ojos al tiempo que alzaba la barbilla con infinita dignidad.
-Muerte a la reina loca.

Abrió los ojos envuelta en lagrimas y sudor, desde hacia unas cuantas noches, las pesadillas la atormentaban, la perseguían. Nadie podía ayudarla porque nadie sabía lo que le sucedía, nadie podía saberlo... a excepción tal vez de la esclava que se encargaba de cambiar las sabanas todos los días.  Hanna, alguien que en la vida diría nada, entre otras cosas porque ya le habían cortado la lengua antes de que la dragona la comprara, desde entonces, nunca había hablado. A pesar de que Maryah estaba segura de que tenía que ser capaz de emitir ciertos sonidos o palabras, ella no iba a ser quien la obligase, la pobre muchacha aun no entendía porque su nueva ama era compasiva con sus esclavos, y Maryah prefería que siguiera sin entenderlo.El sol ya entraba por su ventana, al parece, a pesar de las pesadilla era bastante tarde. Se levantó y agradeció ver que su eficiente servicio ya le había prepara una tinaja con agua caliente.  "Gracias a la dio..." El pensamiento, se quedó en el aire.
~

Sus pasos eran silenciosos sobre las calles de Talos, recorriendo un camino más que conocido. Había sido un día tranquilo y monótono, un día de esos en los que la mascara había seguido en su sitio y todo seguía siendo absolutamente normal, al menos, fuera de su cabeza. Había revisado y ordenado las tareas de sus esclavos, echado un vistazo a las cartas que llegaban de sus tierras,  redactado otras cuantas y en esos momentos se dirigía al templo.

Un oscuro deseo era el que la empujaba hasta allí alguna que otra noche,  aunque la dragona no sabría decir si era la necesidad de mirar aquellas inmortales y vacías estatuas o la probabilidad de encontrarse con su madre e intercambiar un par de palabras respetuosas. Un par de palabras teñidas en mentiras... porque si a alguien debía engañar por encima de todos los demás, era a su progenitora. La sacerdotisa de aquel templo.

Un oscuro deseo era el que la empujaba hasta allí alguna que otra noche,  aunque la dragona no sabría decir si era la necesidad de mirar aquellas inmortales y vacías estatuas o la probabilidad de encontrarse con su madre e intercambiar un par de palabras respetuosas. Un par de palabras teñidas en mentiras... porque si a alguien debía engañar por encima de todos los demás, era a su progenitora. La sacerdotisa de aquel templo.  Pero ese día, algo o mejor dicho alguien, llamó su atención antes de adentrarse, un hombre dormido en el suelo marmoleo.

Parpadeó un par de veces confusa y miró a su alrededor, era un dragón...estaba segura, uno que no estaba en una buena posición. Tragó saliva al imaginarse a si misma en su lugar y suspiró, agachándose a su lado para tocarle con suavidad en uno de los hombros.

-Disculpa...¿estás bien? No creo que sea un lugar cómodo...- dijo preocupada.




avatar
Maryah
Dragon

Ocupación : Esclava
Mensajes : 1521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Thareon el 13.11.14 21:06

El toque del dedo de la dragona en su hombro hizo que Thareon abriera los párpados pesadamente, hinchando el mismo tiempo su ancho pecho con una profunda inspiración. Pestañeó, dándose cuenta de forma súbita de que ya había anochecido del todo. Y no quedaban luces ya, a parte de las antorchas ardiendo en los muros y la fulgurante luz de las estrellas iluminando la bóveda nocturna.

Su mirada azul topacio se encontró con un rostro femenino de ojos claros que no tardó en reconocer.

- Lady Maryah... - su voz áspera y grave retumbó en la gran sala, escuchándose un leve eco envolvente.

Les presentaron formalmente una vez, hacía ya tiempo. Pero nunca habían llegado a conocerse. Thareon era entonces un prometedor capitán del ejército, y el hijo de un afamado y orgulloso general. Algo muy diferente al pobre hombretón de pelo largo y barba espesa y sin cuidar, que tan precariamente se había quedado dormido en medio de un lugar "sagrado".
El dragón apartó la mirada de los ojos de la mujer en cuanto se dio cuenta de que la estaba mirando de manera demasiado directa.

- Tenéis razón. Mas para quien ha pasado el día de pie y casi sin descanso, hasta la piedra es una buena opción para sentarse a descansar. - aseguró, llevándose la mano derecha al rostro para frotarse la cara y el ceño con gesto cansado. Al hacerlo, la manga de su áspera y hajada camisa dejó ver el brillo del brazalete de jade en su brazo. Rodeando una muñeca marcada por una fea cicatriz similar a una quemadura, producida por el continuo roce de la piedra verdd sobre su piel. - Os ruego que me perdonéis, milady. Me he quedado dormido sin quererlo.

De hecho, estaba tan cansado que, cuando intentó levantarse, no fue capaz. Se sentía demasiado débil, y sabía que no era sólo a causa del hambre o el agotamiento físico. Se debía también al maldito brazalete. Aquel artefacto relegaba su fuerza, resistencia y reflejos a los de un mero ser humano. Además, hacía que para él, recobrarse de grandes esfuerzos (como era el caso) le llevara más tiempo y le costara mucho más. Ejercicios y tareas que para cualquier dragón requeriría un esfuerzo mínimo, para Thareon se convertían duros retos a los que enfrentarse. Con el tiempo había llegado acostumbrarse a su nuevo y pésimo nivel de energía, y había aprendido a ahorrarla como bien podía. Pero aún así, había momentos en los que su debilidad se volvía más evidente que de costumbre.







Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:



¡Gracias Kya! ❣️
avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1678

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Maryah el 18.11.14 20:24

Poison by Tarja Turunen on Grooveshark
Your cruel device
your blood like ice
one look could kill
my pain, your thrill

Los ojos de la mujer toparon con los del hombre, en los de él, un brillo de reconocimiento, en los de ella, uno de desconcierto. "¿Quien eres?" se preguntó, manteniendo sus pensamientos ocultos y  sus labios cerrados. Tragó saliva incomoda, mientras su mente escaneaba sus facciones...ojos, cabello, barba...y las comparaba con todos sus conocidos...por todas sus victimas... sintió una punzada de preocupación, de paranoia...

Sacudió la cabeza ligeramente y esbozó una sonrisa sincera, las ultimas semanas habían sido demasiado duras...parecía buscar la ironía del destino en cada paso que daba...y en cierto modo, ya la había encontrado con Eryadon, nada más absurdo podía sucederle, asó que dejó de intentar comparar su semblante con el de sus víctimas, para hacerlo con el de sus amigos y conocidos.

-Disculpadme...creo que jugáis con ventaja, mi memoria no es tan buena como yo misma pensaba...-confesó bajando la mirada en un gesto de humildad. ¿cómo iba a tratar como un ser inferior a un esclavo dragón...si no era capaz de hacerlo siquiera con los humanos. Si ella misma podía terminar siendo él.

Sus ojos de detuvieron en el brazalete de jade un momento...ella misma no hacía mucho había soñado con unos similares, aunque más rudimentarios, un escalofrió la recorrió al recordar el sueño intentando tapar todos sus pensamientos con infinita eficacia. Casi podía sentirse como antaño ante los suyos, cuando debía decidir que mostrar y que no, para hacer que la gente confiara en ella...para poder ofrecerle a su reina a los traidores.

-No es a mi a quien corresponde perdonaros... ¿puedo ofreceros algo? ¿Tal vez comida...o comodidad?-preguntó con honestidad. Por alguna razón, sentía la necesidad de mejorar su situación.- ¿Tenéis algún sitio al que regresar?¿amo que os eche en falta?- No deseaba meterlo en problemas por entretenerle. Pues sabía que si bien los esclavos como él, no morían... no tenían porque ser bien tratados... eran posesiones valiosas, pues eran longevos...pero posesiones al fin y al cabo. Aquel en concreto no parecía un esclavo bien cuidado...lo lamentaba.




avatar
Maryah
Dragon

Ocupación : Esclava
Mensajes : 1521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Thareon el 19.11.14 10:13

No necesitaba vínculo mental alguno para comprobar en su mirada que la dragona trataba de reconocerle. Debajo de la espesa barba, los azules ojos ojerosos, el áspero rostro consumido por el hambre, y el largo cabello desaliñado. Thareon apenas era una sombra de lo que en su día fue. Realmente que le reconocieran era difícil. ¡Había cambiado tanto y tan a peor! No sólo físicamente. ¿Pues qué había sido de aquel orgulloso capitán del ejército que tantos honores había conseguido siglos atrás? Casi olvidado había quedado en su mente, en tan sólo seis años. Qué irónicamente difícil resultaba alcanzar la gloria. Y cuán fácil resultaba, no sólo perderla, sino relegarla al más absoluto olvido.

- No os preocupéis, milady. No hay nada importante en este rostro que debáis reconocer. - Thareon dibujó una sonrisa cansada y negó con la cabeza. Ella bajó la mirada hacia el brazalete de jade. Él suspiró, adivinando la empatía y la lástima en sus ojos - No pertenezco a ningún señor, milady. No soy más que una propiedad más del castillo, y de la Reina. - Dudaba también de que nadie fuera a echarle de menos, al menos hasta el día siguiente. Y aunque tuviera el deber de regresar al castillo con el último carro, si Maryah decidía darle otra orden, ella tendría la prioridad sobre él. - Estoy a disposición de cualquiera que necesite mis servicios. - El comentario sonó amargo en sus labios. Y no era para menos, pues no todos los dragones le trataban de la misma manera. Aunque había cierta indiferencia, incluso a veces crueldad, generalizada entre ellos cuando le usaban.

Cuando ella le preguntó si necesitaba algo, esencialmente algo tan básico como comida, el dragón abrió sus ojos azules sin ocultar su asombro. No se esperaba que una aristócrata fuera a ofrecerle comida en el mismísimo templo de su Reina. El lugar de culto a la misma "diosa" que bien había permitido y propiciado su desgracia y su castigo, así como había propiciado el declive de la humanidad... y de su propia raza.
Thareon se percató de que quizá estaba pensando muy "en voz alta", así que decidió cambiar su hilo de pensamiento. No sólo por Maryah, sino por la cantidad de devotos que pululaban de aquí para allá dentro del edificio, y que podrían buscarle un problema si adivinaran sus pensamientos.
Por supuesto, el bonachón no quería molestar a la señora con su pobre persona. Así que abrió la boca y negó con la cabeza, dispuesto a rechazar cortésmente su ayuda. Mas lo que sonó no fue su voz, sino su pobre estómago, rugiendo desesperado, incapaz de contener su hambre ante la mención de comida en la conversación. Thareon cerró la boca y se mordió el labio inferior. Alzó las cejas y rodó los ojos, haciendo un gesto con la cabeza, mostrando avergonzado que ya nada podía decir ante lo evidente.

- Veo que mi estómago responde por mi. - Evidenciando lo evidente, aquellos ojos azul topacio se clavaron en los de la otra dragona. Su sonrisa se ensanchó, y un suspiro resignado le hizo agachar momentáneamente la vista y la cabeza. - Tenéis cara de que, aunque os diga que no os preocupéis, lo haréis igualmente, ¿verdad, milady?







Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:



¡Gracias Kya! ❣️
avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1678

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Maryah el 19.11.14 12:13

Podía notar el cansancio y malestar del hombre. El dragón sometido por probablemente sus ideales, pues los que cometían crímenes contra sus congéneres, solían optar antes por el exilio...por la locura, que por la esclavitud. ¿Qué elegirías tu, Maryah? ¿Seguir viendo las luces aun rodeada de oscuridad como Thareon....o apagarlas por un ideal, como Eryadon? "Unirme a la milicia...como Valdyr" respondió su mente con cierto tono de humor.

-Me abría gustado poder decidir eso a mí...-dijo mirando sus azules ojos y esbozando una sonrisa calmada.- Pero respetare vuestras decisión.- Pues algo en ella comprendía que prefiriera ocultar su nombre, mantenerse en el anonimato, centrarse en el futuro....para olvidar el pasado que le había llevado a estar allí en aquel momento. ¿Qué importa lo que hemos sido, cuando lo que somos lo abarca todo?

Su pregunta quedó en el aire y el sonido del estomago del hombre respondió, contrariando a su gesto. Otros se habrían reído, ella solo negó suavemente y dejó ir un suspiro. ¿Porque la arpía que les gobernaba dejaba pasar hambre a los que un día habían sido de los suyos...? La mirada de la dragona se encendió un momento, y tubo que parpadear un par de veces para controlar su hilo de pensamientos. Cada día era peor...cada vez era más difícil...tenía que apresurarse, tenía que matar a la reina antes de que fuera demasiado tarde.

-En efecto, no soy de ese tipo de mujeres.-"de las que se dejan influenciar por un esclavo." pensó en alto, siendo consciente de que cualquiera que estuviera observando su buen gesto, apartaría un poco sus pensamientos de los de ella, ante un pensamiento tan frio-Entonces, espero que no le importe que reclame sus servicios, la gente de la aristocracia, como yo....a veces necesitamos un poco de ayuda.-respondió ella a sus amargas palabras con seriedad,  girándose sobre sí misma, para tomar el mismo rumbo por el que había venido. Permanecer en un templo a una diosa en la que ya no creía, era solo una muestra de su rebeldía más oculta, mezclada con las ganas de ver a su madre...de hablar con ella... pero no podía. porque si de algo estaba seguro, era de que ella podía intuirla mejor que nadie....incluso siendo una mujer de mil mascaras, como la dragona era.

No procuró darle conversación en el camino, últimamente siempre se sentía observada, cansada...tal vez porque hubo una época, en la que ella era la observadora, ahora le tocaba ser la observada. Solo cuando atravesó la puerta de su hogar. Un hermoso y elegante palacete y desconecto su mente de la red un poco, se sintió relajada. No era algo que pudiera hacer demasiado a menudo...pero en ocasiones, le era necesario.

Un par de esclavas se asomaron a la puerta a saludar con naturalidad, haciendo que la dragona sonriera, aquella era su familia humana, uno de los motivos por los que muchos habían posado sus ojos sobre ella, tachándola de débil, uno de los motivos por los cuales se resistía a dejarse ganar aquel pulso al destino. ¿qué sería de ellos si ella desaparecía?

-Hoy tenemos un invitado...haced un poco más de comida y preparadle una tinaja de agua caliente, necesitara asearse.-dijo segura de que podían oírla, antes de girarse hacia el esclavo draconiano.- Siéntete en tu casa mientras estés aquí. Imagino que preferirás comer algo antes que nada verdad?- sabía que él debía sentirse sorprendido, que el contraste de puertas para adentro...era enorme. Pero confiaba en que aquello no la metería en ningún problema, entre otras cosas, porque su palabra valía más que la de él, y si había que truncar pensamientos...Maryah ya tenía dos versiones mentales de lo que había sucedido allí, mucho más convincentes de lo que la realidad era.




avatar
Maryah
Dragon

Ocupación : Esclava
Mensajes : 1521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Thareon el 19.11.14 13:39

Esa forma de hablar se le antojó peligrosamente familiar, y no supo decir muy bien por qué. Thareon aumentó la intensidad de su mirada hacia ella. ¿"Me abría gustado poder decidir eso a mí..."? ¿Qué se suponía que debía entender con eso? A fin de cuentas, no era más que otro esclavo, un don nadie en la sociedad de los dragones. ¿Hubiera cambiado algo si ella le hubiera reconocido? Lo dudaba. Pero, de momento, ella no le había preguntado por el nombre ni le había ordenado dárselo. Así que se tomó la pequeña libertad de no presentarse. Era una de las pocas cosas no obligatorias en su nuevo protocolo.

El dragón sonrió, mostrando unos dientes demasiado blancos y bien ordenados para pertenecer a un esclavo. Dejando ir una risilla grave al percibir en su mente el final de la frase de la dragona. Maryah parecía ser una jugadora rápida en aquellos menesteres. Pero Thareon no se quedaba atrás. Si iba a molestarse en ordenarle que la acompañara, sin duda era porque quería disponer de él en un ambiente más privado. Cosa que, en medio del templo, no tenían. Enarcó las cejas un momento, antes de inclinar la cabeza como debía. Sin abandonar esa media sonrisa bajo la sombra de su barba.

- Como ordenéis, milady. - Una vez más volvió a intentar levantarse. Lo logró, apoyando la espalda en la fría piedra de la columna. Y si bien tardó unos segundos en dar los primeros pasos, asegurándose de que no iban a fallarle las rodillas; una vez empezó a andar, cogió relativamente rápido el ritmo de la dragona.

Ella no le dio conversación. Él tampoco la empezó. Si a caso se percató muy superficialmente de que ella estaba incómoda, por su forma tensa de andar o de apretar inconscientemente los puños mientras caminaba. Se preguntó qué podía querer la dama de él, o por qué desearía ayudar a un pobre dragón esclavo que se había encontrado dormido donde no debía. Cualquier otro dragón le habría azotado o regañado por haber hecho algo así. Pero ella, en vez de eso, le guiaba hacia su propia casa, como descubrió minutos después de andar por las calles. Dirigiéndose a la parte alta de la ciudad, donde vivía la mayor parte de la aristocracia dracónica.
No conocía la mansión, y por ello no pudo evitar quedarse impresionado. Era grande, lujosa, aunque no tan recargada como los ostentosos salones del castillo. Nada más entrar, percibió la mente de la dragona alejarse de la red. Y él hizo lo mismo. Allá a dónde fueres, haz lo que vieres, rezaba el refrán. Aquel principio tan simple le había salvado el pellejo un par de veces desde que era esclavo.

Varios esclavos humanos salieron a recibir a su señora. Y Thareon reconoció en seguida los síntomas de que Lady Maryah cuidaba bien a su sirvientes. Estaban bien alimentados, vestidos y bañados. No mostraban marcas, golpes, o heridas. Y lo más importante, sonreían. Se mostraban relajados, tranquilos, cómodos en presencia de Maryah. Aquello le provocó una sensación reconocida en su interior. Porque él había hecho lo mismo que ella, mucho tiempo atrás. Y sabía reconocer la gratitud cuando la veía.
Maryah ordenó que le preparasen la comida y un baño. El dragón contuvo la respiración. ¿De verdad no seguía dormido junto aquella columna del templo? Porque aquel golpe de suerte sólo podía sucederle en un sueño.

- En realidad, creo que podría hacer esperar al hambre un poco más por un baño, milady. - le confesó. A fin de cuentas, no era correcto entrar en la casa de otro oliendo a cuadras, sudor y polvo. Los esclavos entonces asintieron y lo guiaron hacia el interior de la mansión.

Prepararon para él un cuarto en las dependencias de los esclavos, con un gran barreño de agua caliente y humeante. Thareon lo agradeció de forma infinita. Aunque había disfrutado de un baño no hacía mucho en las termas, cuando conoció a Ismene, sabía que oportunidades como aquellas escaseaban. Y debía aprovecharlas cuando se presentaban. Un esclavo joven le ayudó a lavar su cuerpo, quitar los restos de tierra, roña y suciedad de su piel marcada por cicatrices. Sacó brillo a sus azules escamas, le frotó la dolorida espalda, y le lavó el pelo con cuidado y delicadeza. ¿Cuándo había sido la última vez que un esclavo le ayudaba a asearse? Ni se acordaba ya.
Le prestaron unas ropas del cocinero, el sirviente más fornido de la casa. Ya que la altura del dragón esclavo se quedaba próxima a los dos metros, y su fuerte y musculosa complexión hacia que no le valiera la ropa de ningún otro. Le dieron una camisa suave, blanca, que se ataba con cordones por delante, y unos pantalones de tela fina y color gris oscuro. Le estaban ligeramente grandes, pero menos era nada.

Llegó pues al comedor, una sala más bien pequeña, íntima, decorada de forma elegante. Había un ventanal grande que daba a una amplia balconada. Al fondo se veía el templo, parcialmente el castillo, el mapa de tejados de Talos, y al fondo, muy al fondo, el brillo de la luna sobre los árboles del frondoso bosque.
En medio de la sala había una mesa redonda, con varias sillas, y lo que a sus ojos se antojó un banquete de aspecto exquisito. Tragó saliva sintiendo la lengua húmeda, y su estómago volvió a revolverse ante la anticipación y el delicioso olor que se coló por sus fosas nasales. En ese momento, Maryah también hizo acto de presencia en el comedor.

- Milday. - Cayó al suelo hincando en él la rodilla izquierda, y bajó la cabeza. - Os doy mis más sincera gratitud por lo que estáis haciendo por mi. Pero no puedo evitar preguntarme, ¿por qué? - Le devolvió la mirada, claramente turbado por aquella pregunta, por la situación. A las claras quedó que el esclavo no estaba acostumbrado a que lo trataran bien. Además, allí dentro ninguno de los dos estaba conectado a la red, y al parecer ella confiaba en sus esclavos, y ellos en ella. Si había un momento propicio para preguntar, era aquel.







Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:



¡Gracias Kya! ❣️
avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1678

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Maryah el 19.11.14 21:24


Trouble by Leona Lewis on Grooveshark
I’m a whole lot of trouble
We’re in a whole lot of trouble


La dragona asintió levemente, cuando él aseguró preferir el baño antes que la comida. Era el orden más normal, pero ella no había querido condicionarle, pues había escuchado su estomago vació quejarse. Por eso tal vez no dijo nada al respecto y dejó que sus esclavos le guiaran para ocuparse de él. Si el dragón prefería ser un invitado aseado, antes que saciado, ella lo respetaría y comprendería.  Se quedó sola y en silencio, estaba segura de que su barbudo invitado estaría en buenas manos. Así que mientras su invitado desaparecía para asearse con la debida ayuda, la dragona subió por los escalones conocidos hacia su habitación, la cual hayó perfectamente ordenada, con su enorme cama de matrimonio con dosel y las sabanas limpias, perfectamente echa...no había ni rastro de sus pesadillas...simplemente era como si nunca hubieran existido, pero en la mente de la dragona, aun estaban los ojos de la reina, indiferentes.

En la habitación no había más que un par de muebles de madera, un tocador y un escritorio donde unos cuantos papeles bien ordenados descansaban. Caminó por la habitación, hasta detenerse frente al espejo del tocador unos segundos y examinarse a sí misma. "Es extraño cuanto puede cambiar una persona por dentro...sin hacerlo por fuera." Con esa idea en la mente se perdió durante unos minutos entre los papeles del escritorio distraída.

Cuando Thareon ya estaba vestido, un esclavo la avisó, haciendo que la morena, dejara los papeles y bajara al comedor,  entrando en el mismo, unos segundos después que el dragón de ojos azules, tan iguales y tan diferentes a los de ella.

"My lady... Os doy mis más sincera gratitud por lo que estáis haciendo por mi. Pero no puedo evitar preguntarme, ¿por qué? " Dijo finalmente arrodillado, con la cabeza gacha mientras hablaba, atreviéndose a alzar la mirada a la de ella, unos segundos después, cuando la habitación quedó en silencio.

-Levántate...esto no es necesario.-dijo con tono imperativo, más como un deseo, que como una orden. El rosto de la mujer se mantuvo sereno.-Como abras comprobado...no soy del tipo de dragonas dominantes, que exigen pleitesía. No considero esclavo a nadie... a uno de los míos...menos.-   Porque yo, podría ser tú, en un futuro.-Tal vez tengo demasiados pecados que necesitan redención.- Estaba siendo sincera con él, estaba mostrándole humanidad. Algo que más que valorado por su sociedad, era castigado. Porque Maryah estaba humanizada desde hacía demasiado tiempo...pero lo había ocultado bien. Hasta el último decreto, donde la posibilidad de que los dragones y humanos pudieran tener descendencia, había endurecido los corazones de los más duros...y los que eran como ella, habían empezado a estar mal vistos. "Porque los humanos han dejado de ser ganado...para poder ser el futuro"- Estoy segura de que tu estomago agradecería que habláramos durante la comida.-dijo caminando hacia la mesa. Donde sus esclavos habían provisto de todo tipo de manjares diferentes, carnes, caldos y frutas.




avatar
Maryah
Dragon

Ocupación : Esclava
Mensajes : 1521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Thareon el 20.11.14 14:21

Thareon se puso en pie, espacio, sin apartar la mirada de ella. Tuvo una sensación interna... Una revelación emocional, que no sabría decir bien con palabras. Pero que le identificó enormemente con ella. Tal vez fue aquel azul cruce de miradas. Tal vez fueron simplemente sus palabras, las que dijo, y las que no hacían falta saber. Pero el esclavo supo en ese momento que, al igual que él, Maryah destilaba humanidad entre la perfecta covertura de sus gestos estoicos y sus escamas.
Lo supo, simplemente, por que a él le pasaba exactamente lo mismo.

El dragón sonrió, y asintió a sus palabras cuando ella le invitó a comer antes de hablar. Thareon se sentó en la mesa, y no esperó ni medio segundo para abalanzar sus manos como garras depredadoras sobre la comida. Ni benciones ni rezos a la Reina coronarían aquella cena. Ni su estómago ni su instinto podían esperar más. Y además, intuyó que tampoco iban a ser necesarias las cortesías en aquel momento. No estaba para andarse con remilgos. Tenía mucha hambre. Y así se notó mientras empezaba a acaparar buena parte del festín, comiendo y bebiendo como si el mundo fuera a acabarse en diez minutos.
Casi lloró de emoción cuando descubrió nada menos que un pedazo de solomillo de ternera en su salsa ante sus ojos. ¡Carne! ¡Por sus escamas que hacía años que no la probaba! Lo más cerca que había estado de la carne habían sido los huesos de sobras que le arrebataba a los perros, o los restos de aves de corral y cordero que los nobles casi nunca se terminaban. Lo devoró como si fuera un león famélico. Luego le dio un trago a la copa, percatándose entonces de que contenía vino. Mas no se detuvo en paladearlo. Simplemente refrescó su garganta antes de seguir zampando más como un animal que como un hombre.

Dos de los esclavos se rieron por lo bajo, y lograron sacar al pobre Thareon de su trance. Se quedó congelado, con la boca llena y el plato rebosando. Intercambió una mirada de circunstancias con los dos sirvientes, que obviamente encontraban divertida su actitud pordiosera. Tragó con esfuerzo, y se recompuso sobre la silla, emitiendo un carraspeo áspero y grave. Rodó los ojos y se llevó una servilleta a la cara, para limpiarse los restos de la boca y la espesa barba. Y al volver a intentar mirar a Maryah con cara de "y aquí no ha pasado nada", la risilla de los sirvientes se le contagió. Apoyó un codo en la mesa, y se llevó la mano al rostro, tapándose la boca y mordiéndose el labio inferior. Pero al final terminó por reírse también negando con la cabeza.







Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:



¡Gracias Kya! ❣️
avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1678

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Maryah el 23.11.14 9:15

Los pues de la mujer se detuvieron, de espaldas a él, junto a una de las sillas, expectante. Por suerte para ella no tuvo que esperar demasiado, ni dar más explicaciones. Dejó ir un suspiro inaudible, en agradecimiento. Escuchando en los movimientos de Thareon como se levantaba y caminaba hacia la mesa.

Ambos se sentaron y la morena pudo observar como su invitado se dejaba llevar por la tentación unos segundos, antes de retirar la mirada de él con educación. Una reina que permite a los suyos morir de hambre, que pasa de tratarlos como héroes a marcarlos como ganado por  tan solo un pensamiento, no debía de ser una reina. Fue en aquel momento, en aquel preciso instante, que Maryah comprendió que, de verse algún entre la espada y la pared. De tener que decidir entre la esclavitud o el exilio...entre ser Thareon o Eryandon. Ella decidiría el exilio. Aunque una parte de su mente fría y el espíritu asesino que guardaba en su interior, le dijeran que mantenerse como esclava, podría acercarla a su objetivo a través de los años, La muerte de la arpía.

La humanizada dragona, no salió de sus cavilaciones, hasta que las risas se hicieron oír bajito en la sala. Haciendo que sus pupilas se dilataran un milímetro emocionadas. Al parecer, Thareon había seguido mostrando su espectacular hambre, y sus esclavos, poco acostumbrados a aquello, no habían podido contener la risa. Los ojos de la mujer miraron al invitado, intentando disculparse...pero el dragón rodó la mirada, usando una servilleta y terminó por posar sus ojos en los de ella, con una significativa mirada. De haber estado atenta, ella no abría reído ante la situación, pues aunque tal vez fuera comida, era terriblemente triste. Pero él empezó a reír, tapándose la boca y ella le acompañó.

-Se me hace raro no tener un nombre con el que dirigirme a vos...-dijo con una sonrisa, tomando una pareja de cubiertos y empezando a comer, con mucha menos ansiedad que su desafortunado invitado.-Tal vez debería inventarse uno...-propuso ella, encogiéndose ligeramente de hombros.-Uno digno de alguien tan valiente.- masticó pensativa. Era consciente que tal vez la persona presente no estuviera "encadenada" por nobles motivos, que tal vez fuera una sesión de los suyos propios y ella una ilusa, ofreciéndole su cuello...pero algo en el interior de la mujer, le decía que no era así.




avatar
Maryah
Dragon

Ocupación : Esclava
Mensajes : 1521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Thareon el 23.11.14 9:54

Habiendo saciado su hambre inicial, Thareon recuperó en parte la compostura. A fin de cuentas había sido criado como soldado y como aristócrata. Así que sabía cómo mantener las formas en una comida formal. Cosa que no había hecho, pareciéndose más a un animal. No podía negar que su propia actitud era vergonzosa. Mas la señora no parecía molesta con su conducta. De hecho, acompañó su risa ante la situación, indudablemente cómica a la par que inapropiada.

Más relajado y con el estómago más lleno y en silencio, Thareon pudo fijarse mejor en su anfitriona. Su expresión era amable y sus mirada directa y señorial. Nunca había tenido oportunidad de conocerla de cerca en el pasado, aunque recordaba que la reputación de Lady Maryah era tan buena como mala. Por suerte, o por desgracia, el esclavo nunca había hecho demasiado caso de rumores o habladurías. Por lo que nunca había indagado mucho en los deberes o en la historia de la mujer. En resumen, se podía decir que el dragón conocía poco, o nada, sobre ella, más allá de cómo se llamaba y de que era una noble que a menudo había visto por el castillo. Lo único que había podido sacar en claro durante los últimos minutos, era que no aparentaba ser mala persona. Había demasiados vestigios de humanidad, en ella, en su casa, en los suyos, como para creer que se trataba tan sólo de otra noble retorcida pretendiendo ser simpática para luego terminar humillándole o aprovechándose de él.
La observó comer con la delicadeza que a él le había faltado, y sonrió humildemente ante sus palabras. Era la primera persona que lo tachaba de "valiente", que pudiera recordar.

- Valiente, no lo sé. Insensato, tal vez. - Puntualizó el esclavo, clavando sus ojos azul topacio en los de la dragona. Sus iris le recordaron al color del mar. - Mi nombre me fue arrebatado hace años, milady. Y como esclavo, no soy un ser, soy un objeto. Y los objetos no tienen nombre. - Sus palabras deberían haber sonado amargas, tal vez tristes. Pero en vez de eso, sencillamente reflejaron la naturalidad propia de la habituación. De alguien que ya había asumido que no era nadie, realmente, y que seguiría sin ser nadie mientras el brazalete de jade siguiera en su muñeca, y mientras siguiera atrapado en Talos, como si la propia ciudad fuera su prisión particular. A Tharoen realmente muy pocos le llamaban por su nombre. - Mas siento curiosidad por saber. ¿Qué nombre le pondríais a un pobre diablo como yo? - Quiso saber, llevándose un trozo de pan a la boca, comiendo más pausadamente.







Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:



¡Gracias Kya! ❣️
avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1678

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Maryah el 23.11.14 21:03

Cortaba la carne con la delicadeza de una dama, sus modelas eran plenamente intachables, su madre podía estar orgullosa pues sus enseñanzas habían calado hondo en ella, la había convertido en la dragona que cualquier dragón pudiera desear. Tan perfecta como un jarrón de la más pura porcelana...cuyo interior era del más dañino jade. Una mentirosa profesional, un ser que había sido y tal vez volvía a ser...peligroso.

-Todo rastro de insensatez publica a los ojos de una sociedad...conlleva un profundo valor.-dijo antes de llevarse un pedazo de carne a la boca, mirándole a los ojos mientras empezaba a masticar. "más siento curiosidad por saber. ¿Qué nombre le pondríais a un pobre diablo como yo?" Tragó y bebió de su copa pensativa.

¿Qué nombre le pondría alguien como él?  ¿alguien a quien creía valiente? Un dragón hambriento...apartado...maltratado por los suyos... Se hizo el silencio durante segundos, minutos... La dragona se limitó a comer y beber, como si el nombre que estuviera decidiendo fuera el de su futuro hijo... sonrió ante la absurda idea de poder tener un cachorro.

-Amphipteres.- respondió finalmente. Hacia muchos muchos años, había escuchado una leyenda. Cuando sus manos se manchaban de sangre con facilidad y su único deber era desenmascaraba traidores y humanos por doquier...había escuchado la historia de Amphipteres, el dragón serpiente. Cuyas escamas eran de diferentes colores y cuyo corazón era diferente, pues era totalmente inofensivo para los humanos. Casi como un protector. Por aquel entonces, Maryah había visto aquella historia como la de otro traidor más, la de alguien despreciable...y la había olvidado. Hasta aquel momento...a pesar de ello, la probabilidad de que el hombre presente, supiera el porqué de su respuesta, era mínima.-¿Puedo preguntar porque cayó en la esclavitud? ¿Por qué se le condeno...porque esa decisión? -sabia que eran preguntas amargas e incomodas, pero algo en ella presionaba su pecho...necesitaba preguntarlo, a pesar de que el pudiera decidir no responder.




avatar
Maryah
Dragon

Ocupación : Esclava
Mensajes : 1521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Thareon el 24.11.14 8:24

- También conlleva un castigo cuando el valor se traduce en herejía y en traición. - Apuntó el esclavo, alzando una ceja, antes de darle un trago a la copa de vino. En cuanto dejó la copa en la mesa, una de las sirvientas se aproximó por su diestra para rellenar su contenido. Thareon se lo agradeció, ella le respondió con una sonrisa y se retiró ipso facto. - Amphipteres, ¿eh? La sierpe arcoiris de oriente, de quien decían que tenía las de águila y la cola como una afilada lanza. Para algunos un demonio, para otras diosa del Nilo. - Thareon sonrió ante la ironía que para él tenía el nombre. - Creo, milday, que es un buen nombre. Amphipteres seré, pues.

Una de tantas leyendas que los humanos habían conservado en su folklore antiguo sobre los de su raza. Después de tanto tiempo batallando en Oriente Medio, obviamente Thareon había oído hablar de la mitología de Arabia y el Este de África. De hecho, más adecuado sería decir que el se interesó deliberadamente al respecto. Y había llegado a empaparse intensamente de la cultura árabe, de los antiguos mitos egipcios, griegos y turcos. La historia antigua humana para él estaba llena de hermosas leyendas y cuentos que daban forma a cosas que incluso él desconocía o no llegaba  comprender.
El dragón se sirvió un racimo de uvas tintas en el plato, y cogió una de ellas para llevársela a los labios, mordiéndola y degustando su jugo dulzón en su lengua. Su mirada azul se fijó en los claros ojos de la noble, sosteniéndolos mientras le preguntaba por su condición. Thareon tragó, y su mirada voló irremediablemente al brazalete de jade en su muñeca. Se quedó pensativo unos momentos, y una leve y entristecida sombra contagio sus facciones.

- Nos crían y nos hacen crecer que somos los seres más poderosos de este mundo. Que tenemos la potestad y el deber de reinar sobre todo lo demás, o de reducirlo a cenizas si nos place. Nos hacen adorar a una madre de muchos como una diosa. Y vivimos encerrados en el sueño, cómodos y arropados por ella. - Su voz grave  susurró en la estancia. Baja, pero perfectamente audible para los presentes. - Los que despertamos del sueño y nos damos cuenta de que tal cosa no es más que una cortina de humo para inflar el ego de nuestra querida Reina, y empezamos a ver más allá; al principio sentimos asco, repulsión, confusión. No hacia su Majestad, o hacia aquellos a los que tan alebósicamente subyugamos. Sino a hacia nosotros mismos. "No debo pensar así". "No debo mostrar piedad". "No debo compadecerme de la escoria humana". - Thareon alzó las manos a ambos lados de sus sienes, y las movió en círculo en torno a ellas, mientras hacía que sus dedos se movieran como marionetas parloteando. Simulando esas voces en la cabeza que durante tanto tiempo le habían susurrado frases como aquellas. - Al final el desdén da paso a la lástima, la pena, la empatía. Cuando empatizamos con ellos nos damos cuenta de que no somos tan diferentes a ellos. De que lo que les hacemos pasar es injusto. Aunque nos hayan convencido de ello, en nuestro corazón conocemos la verdad. - Las manos del dragón se detuvieron y abrieron los dedos, imitando a las voces difuminándose en el aire. - Cuando la voz del corazón habla más fuerte que las de la red, aprendes a apreciarles. A amarles. Sientes el instinto de protegerles. Se convierten para ti en algo que quieres, más importante que el sistema, la reputación... incluso que el honor. - El dragón hizo una pausa, desviando su mirada al plato, aunque en realidad no lo estaba mirando. Estaba observando hacia dentro, muy dentro, muy hondo. - Yo amé a una mujer, humana. Nuestra relación era un secreto, o al menos eso pensábamos. Cuando dicen que las paredes oyen en el castillo, yo digo que deberían echar un vistazo al techo y al suelo, porque también hablan. Alguien nos descubrió. Y no pude protegerla. La mataron con mis futuros hijos en sus entrañas. A mi... - Tragó saliva, y emitió un suspiro alicaído. Apretó el puño derecho, hasta que le chascaron los nudillos. - Me condenaron. De haber podido elegir, milady, ni el exilio ni la esclavitud hubieran sido opciones. Hubiera elegido morir, para reunirme con ella. Mas hubo quien pensó que el exilio o la muerte serían para mi escapatorias demasiado fáciles. Así que me veo obligado a servir, a vivir, con la sombra de la humillación acechándome allá a donde voy. Ni suicidarme se me permite. Ese es el castigo de aquellos que se atreven a descorrer la cortina de mentiras de la Reina Madre. - Cuando sus ojos se volvieron a topar con los iris de la mujer, le dirigió una mirada bastante significativa.







Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:



¡Gracias Kya! ❣️
avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1678

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Maryah el 24.11.14 9:57

Dorian by Agnes Obel on Grooveshark

They won't know who we are
So we both can pretend
It's written on the mountains
A line that never ends

“También conlleva un castigo cuando el valor se traduce en herejía y en traición”

La morena no dijo nada al respecto, hacia tan solo unos días que había aceptado lo que ella era, semanas o tal vez meses, temiéndolo… y ahora simplemente aceptaba, que solo le quedaba esperar…esperar a que alguien la descubriera o señalara, o actuar...

Esbozó una leve sonrisa al descubrir que su invitado sabia a quien se refería, y lamento profundamente no haberse interesado por la historia de Amphipteres en el pasado, pues en el presente, desenterrar historias de antigua traición era impensable para ella, la gota que colmaría el vaso.

Otro cruce de azules miradas, unos segundos donde las miradas de ambos dialogaron en silencio, donde el iris azul del falso Amphipteres le trasmitió el cambio.  Congelando en su mente el momento en el que el hombre, desvió su mirada para posarla en su brazalete. Como el dragón, se acurrucaba para lamerse las cicatrices del pasado.  ¿Por qué siempre preguntaba? ¿Por qué necesitaba historias ajenas para completar la propia? “Porque soy dañina, en el pasado abría heridas sin pensarlo…y en a actualidad, reabro dolorosas cicatrices”. Ese pensamiento la golpeó, haciendo que una sombra personal cubriera su  figura unos segundos, mientras su invitado empezaba a hablar.

“Nos crían y nos hacen crecer que somos los seres más poderosos de este mundo. Que tenemos la potestad y el deber de reinar sobre todo lo demás, o de reducirlo a cenizas si nos place. Nos hacen adorar a una madre de muchos como una diosa. Y vivimos encerrados en el sueño, cómodos y arropados por ella.

“Los que despertamos del sueño y nos damos cuenta de que tal cosa no es más que una cortina de humo para inflar el ego de nuestra querida Reina, y empezamos a ver más allá; al principio sentimos asco, repulsión, confusión. No hacia su Majestad, o hacia aquellos a los que tan alebósicamente subyugamos. Sino a hacia nosotros mismos. "No debo pensar así". "No debo mostrar piedad". "No debo compadecerme de la escoria humana".”


Los ojos de la dragona volvieron a mirarle, pues sus palabras podrían haber hablado de ella hacia unas semanas, antes de resignarse a lo que le sucedía…antes de empezar a tapar sus pensamientos de nuevo, a esconder su propia verdad de los suyos.

“Al final el desdén da paso a la lástima, la pena, la empatía. Cuando empatizamos con ellos nos damos cuenta de que no somos tan diferentes a ellos. De que lo que les hacemos pasar es injusto. Aunque nos hayan convencido de ello, en nuestro corazón conocemos la verdad. “


¿Hacia cuanto había empatizado ella? Años…muchos años, tal vez por eso al margen del deber no había sido capaz de tratar mal esclavos jamás…había resultado más fácil traicionar a los suyos…servir a la reina cazando dragones como Amphpiteres, tanto el falso…como el real, podían haber sido sus objetivos.

Cuando el hombre narro su historia, la dragona se congelo. ¿Y si de verdad había sido ella? ¿Y si la persona que la miraba tras esos ojos azules…era alguien que había estado en su punto de mira?

El hambre desapareció, recordaba un par de casos como el suyo, un par de casos que había descubierto y cuyo final…había sido el narrado. No recordaba los rostros de los dragones y mucho menos de los humanos ejecutados. Pero recordaba vagamente los nombres. “¿Rengueon y Thauren?” Sacudió la cabeza, no...no eran esos.

Sintió que le temblaban levemente las manos…¿Cómo podía esperar ser aceptada entre los exiliados o entre los esclavos?  Cuando ella misma podía haberlos condenado a esa situación…
Entrecerró los ojos un segundo, intentando ocultar su nerviosismo dentro de una fachada inquebrantable.

-Lo…lo lamento.- ¿El que lamentaba?, ¿su historia? ¿la posibilidad de haber sido su delatora? ¿lo lamentaba por él o por sí misma, o tal vez por todas esas personas que seguro que había delatado?-Quiero que sepa, que es bien recibido en esta casa cuando lo necesite o plazca.-mientras esté aquí”- Incluso si yo no me encuentro en ella…mis esclavos le servirán. Puede venir cuando quiera…o quedarse el tiempo que necesite.-Tal vez no era un camino hacia la redención…pero era un principio, un breve principio de un camino muy largo y duro.


Última edición por Maryah el 25.11.14 7:22, editado 1 vez




avatar
Maryah
Dragon

Ocupación : Esclava
Mensajes : 1521

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Thareon el 24.11.14 18:21

El esclavo inclinó la cabeza como gesto de agradecimiento por el ofrecimiento de la dragona. Mas el leve temblor de las manos temblorosas de Maryah llamó la atención del dragón. No pudo evitar observarla con ciencia complicidad. No dudaba de que la dragona debía de haberse sentido identificada con la mayoría de sus palabras. Thareon entendía bastante bien por lo que debía estar pasando. Porque él estuvo hace años exactamente en el mismo punto del camino que ella. Y recordaba que incluso a él las perspectivas de futuro se le antojaban aterradoras. Fue por eso que eligió huir con Ancaria y renunciar a todo. Por eso fue que fue traicionado, y su vida se había visto truncada de manera casi apoteósica.

Maryah había dicho "incluso si no me encuentro en ella". Es decir, que temía la posibilidad de que un día ya no viviera en ella. Y no se refería al día en que abandonara este mundo. El dragón sabía perfectamente a qué se refería.

- Tenéis miedo. - Su voz no sonó acusadora, en absoluto. Fue suave, comprensiva y sincera. Thareon suspiró suavemente e hizo un ademán tranquilizador con la otra mano. - Vos sois como yo. Aunque mucho más lista. Pues habéis logrado mantener la fachada mucho más tiempo. - Concedió, esbozando una sonrisa algo sarcástica, riéndose de sí mismo. Lo cierto era que el dragón azul era un desastre para mentir. No sólo porque iba contra sus principios, sino porque realmente le costaba mucho engañar a los demás. - No es necesario que ocultéis lo que yo veo evidente, milady. De mi nada debéis temer. Mi destino no se lo deseo a nadie, más que a unos nombres de una corta lista. Y os aseguro que vos no estáis en ella. - ¡Ay, si Thareon hubiera sabido lo irónico que estaba siendo el destino con él en aquel momento! Pero aquel era un secreto aún por desvelar. Suspiró él, entonces, tratando de calmar el ambiente que con su historia tan tenso se había vuelto. - Que no os inspire lástima mi situación. Cuando uno corre riesgos tiene que asumir las consecuencias de sus decisiones. Tanto si tiene éxito... como si no.







Yo vivo por el ship, el ship, el ship...:



¡Gracias Kya! ❣️
avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1678

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me dream with freedom [Priv. Mariah]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.